martes, 18 de noviembre de 2008

EL VUELO DE LA MARIPOSA

Tiemblo al tiempo que anoto mis primeras palabras en un blog. Tiemblo como las mariposas que nacen, quizá por descuido, al fondo del verano, cuando el otoño sonríe como un bebé azul, pálido.
Aquí estoy, no sé si seguiré algún tiempo, no sé, si como esas mariposas anacrónicas, será breve mi hálito y pronto me tornaré pavesas volanderas, cenizas mortecinas

10 comentarios:

javier dijo...

Amando, después de varios dias leyendo tu blog, me decido a hacer mi primer comentario, precisamente en este que utilizaste como apertura del mismo.
No tiembles y continúa, está muy bien lo que escribes, me gusta y tengo que decirte que he cogido hábito de leerte. Ánimo y enhorabuena

Maia dijo...

Me pareció que es aquí donde debo venir a felicitarte por tus quinientas entradas, quinientas verdades, tuyas, únicas, irrepetibles. Un fuerte abrazo !

Amando Carabias María dijo...

Maia:
Seguro que te has dado cuenta: hay justo veinte meses entre estos dos comentarios, el tuyo y el mío, y el de Javier. En veinte meses ¡cuántos amigos y amigas!
A veces no me creo que lo que me sucede...
¡¡¡Muchas gracias por tus palabras!!!

neko dijo...

Felicidades Amando!!! :)
hace ilusión saber que la gente te sigue, y ya ves que tu tienes bastantes seguidores. Eso siempre anima a seguir adelante, así que con fuerza, a por los mil y a hacer lo que te gusta, trasmitir con tus palabras.

Flamenco Rojo dijo...

Enhorabuena escribidor...Quinientas entradas...Muchas horas de pensar y escribir...tan brillantemente.

Un fuerte abrazo para ti y otro para Javier.

Amando Carabias María dijo...

neko:
Ni me di cuenta ayer que habías dejado aquí tu comentario. El caso es que me pareció que... En fin torpe que es uno.
Sí tengo muchos seguidores, ochenta y nueve más de los que nunca me imaginé. Es algo tan curioso y tan hermoso, que algunas cosas que han ocurrido se olvidan más facilmente.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Mejor no computemos las horas, computaré los latidos del corazón que me han sentir más vivo mientras escribía...

Paloma Corrales dijo...

Me ha emocionado este vuelo tembloroso de mariposas que dio lugar a tanto, y entre otras cosas a este cruce de caminos. Gracias.

Enhorabuena escribidor, quinientas entradas... ¡madremía!, brindo por ello.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Paloma Corrales:
La aventura ha sido y es apasionantes, porque en el proceso se aprende y se comprende, pero sobre todo se establecen cruces de camino, y a veces sendas compartidas.
Un beso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué emocionante leerte en esta primera entrada: un aleteo tembloroso que no suponía que venía a ocupar el sitio que le corresponde, un lugar estelar sin duda.