martes, 14 de julio de 2009

TARDE DE ESTÍO

*
**


El tiempo fractura su cadencia al contemplar las sonrisas que me envías. Quedan algunos segundos rezagados del resto del racimo, y los demás instantes, que no han reparado en el bucle de rubíes de tus labios, rebrincan inquietos e impacientes al observar la ausencia de los compañeros, a quienes consideran esquiroles o meros inútiles que no deberían ostentar el título sagrado de segundo, de esa vital unidad de medida que determina el devenir del universo.
Por alguna razón secreta, por algo que sólo sucede en el cauce que han labrado nuestras miradas, esos segundos parecen mariposas juguetonas que se desenvuelven sobre la brisa de la sobretarde, como si se columpiaran anodinamente.
Todo queda suspenso, pero no incierto. Todo se detiene, pero no se deteriora. Todo enlentece, nada languidece.
Así transcurre la tarde del estío, como si un pintor impresionista la apresara eternamente sobre la superficie de su lienzo. Son pinceladas veloces. Algunas de ellas astutas, porque juegan con la percepción del espectador, pero otras son verdaderas pinceladas maestras que pasarán por sí solas a la historia de la pintura.
Pero nada, o casi nada, es eterno, llega un instante en el que hasta las mariposas se cansan de juguetear con los pétalos azules de la luz y deciden avanzar.
Así el tiempo: Quizá a empellones, quizá por sorpresa, quizá arrestados por sus compañeros, de pronto las manecillas del reloj han recorrido un trecho excesivo para nuestra incomprensión; de pronto, hemos envejecido una hora, o más, y ha sido una hora invisible, como si la hubiéramos evitado con una pértiga.
La sonrisa no fue sonrisa, sino millones de sonrisas, una infinita sucesión de sonrisas, hasta que el labio decidió abandonar la posición de curva infinita.


32 comentarios:

Isolda dijo...

¡Qué descripción tan dulce del tiempo! El primer párrafo es de antología. Y la música perfecto complemento de lo que nos hablas.
Besos y sonrisas, escribidor.

Amando Carabias María dijo...

Isolda: Muchas gracias por tu valoración y por haber captado hasta la esencia, el sentido de esta entrada.
Más besos sonrientes.

Pilar dijo...

Buenos dias, poeta.

Sí.
El tiempo es un cuchillo cruel,
es una magnitud física que nunca juega a favor de nadie. O casi nunca. Ese dichoso devenir de los acontecimientos puede llegar a ser lacerante, sorpresivo, simplemente anodino. Quizá éste último sea el mejor de los casos. Muchas veces su lenta marcha duele tanto que desearíamos cerrar los ojos y que no existiera, o que un soplo de viento lo hiciera volar, tan ligero como nuestro vencejillo, o nuestra Nube.
Me estremecí leyendo ésto:"Todo se detiene pero no se deteriora". Preciosa metáfora de una espera.¿O no es acaso el verano un paréntesis abrasador de una promesa en un otoño reverdecido?

Besos algo lánguidos (y enlentecidos) por el calor estival, y sus consecuencias.
Pilar en su Pecera.

Pilar dijo...

Perdón. La canción, tremenda.

Amando Carabias María dijo...

Pilar: El tiempo, en realidad, son sus percepciones. Quizá no haya algo tan objetivo y subjetivo a la vez. Y muchas veces, como dices, es cuando el tiempo pasa ligero como el vuelo de nuestros pájaros. Eso que digo en esta entrada: hemos envejecido una hora, y no nos hemos enterado. Luego, hemos rozado la felicidad. Lo malo es cuando somos conscientes del crecimiento de cada micra de arruga, cuando sentimos cada segundo caer en su alacena mohosa. Ser conscientes del discurrir del tiempo no suele ser buena cosa: o esperamos con avidez, o algo nos ha hecho mucho daño (no sólo físico)... O hace un tremaendo calor que impide conciliar el sueño, que justo lo único que queremos a las dos o las tres de la madrugada cuando sabemos que hacia las ocho nos espera el agua de una pecera camino de ser sauna...
La canxión es lo mismo: música tremendamente melancólica, mezclada con una letra llena de esperanza, que nos trae, a cierta generación, muchos recuerdos de pieles contra pieles (¿o no?)

S.C. dijo...

¡Tú has estado revolcándote en la hierba de La Gargantilla de los Sauces, y luego te has puesto tierno!

Ferran dijo...

Amigos...de momento, Negra y Criminal me ha conseguido 51 títulos...habrá que esperar a los 200. Al parecer, el resto está descatalogado, aunque no renuncian a encontrarlos en Gijón...Tengamos en cuenta que el pedido lo hice, por autores, hasta la G. De esta letra en adelante, habrá que ponerse...Podréis visitar, ya que no la piscina, un buen fondo de novela negra cuando paséis por la bibliocasa.

Catherine dijo...

O temps suspends ton vol! et vous heures propices
Suspendez votre cours!
Laissez-nous savourer les rapides délices
Des plus beaux de nos jours!

Assez de malheureux ici-bas vous implorent.
Coulez, coulez pour eux;
Prenez avec leurs jours les soins qui les dévorent!
Oubliez les heureux!

Lamartine le Lac

Dice el poema : que el tiempo se detenga para los amantes y se accelere para los desdichados!


Aqui el tiempo se alarga con el calor terrible durante la tarde y se accelera durante la noche y la manana, que no podemos hacer todo el indispensable. Escucho la cancion con el nino que vuelve con las manos vacias de la caza a las mariposas con una bolsa de plastico. La verdad es que no necesita la bolsa, las coge con delicadeza en su dedo. "Mamie! no le toques sus alas!" Os mandamos muchas sonrisas escuchando otra vez la cancion.

Catherine dijo...

Con permiso de Amando(?):
Maririu, ni a la tercera sale el comentario que intento hacer en tu blog, ni de noche, ni a la hora de la siesta. Estas yendo a Barcelona a guardar los 51 libros? Menos mal para ti que no llegaron los 200, que pena negra para Ferran.
Amando, ya ves que voy a buscar poemas que me vuelven a la mente. Haces milagros con una (falsa) cientifica. Besos.

maria dijo...

¡oh tiempo para tu vuelo! y vosotras horas propicias
¡parad vuestro curso!
¡Dejadnos saborear las veloces delicias
de nuestros días, los más hermosos!

Bastantes desgraciados aquí abajo os imploran.
corred, corred para ellos;
¡tomad con sus días los males que les devoran!
¡Olvidad a los dichosos!
de y según Lamartine

no me lo habéis dicho pero vale la pena entenderlo en francés. Lo mismo que leer el texto de Amando.
Cathérine no sé lo que puede pasar voy a verlo
Maririu

ferran dijo...

Catherine...¿no habíamos quedado en que harías un viaje a Barcelona, muy cerca de la casa de tu hija, para ayudar a la carga? No me abandones ahora...Negra y Criminal irá en busca de los 149 que faltan y algo se logrará. Necesitaremos, además, la energía para cuando pida los libros cuyos autores empiecen a partir de la H...O sea que, ya sabes, a preparar ese viaje a las inmediaciones del clínico...

Lamartine...? Era una de las lecturas favoritas de Mitterrand. Yo recuerdo, cuando hacía clase de cultura francesa en quinto de bachillerato (Dios mío, Corneille...!) un poema que, en español, decía: "Una noche ¿te acuerdas? bogábamos los dos..." ¿Me lo localizáis, embajadoras en Francia?

catherine dijo...

Localizar el poema Ferran? El lugar es el lago du Bourget o de Aix les Bains, en Saboya, el lago del otro poema y habla de la misma mujer que entre tanto se murio. Encontrarlo ahora no tengo tiempo por una razon muy prosaica, cocer una ratatouille! Quizàs Maririu que ya hizo de traductora me precederà.
No viaje a Barcelona antes de septiembre; mi hija llegara aqui dentro de dos semanas y lo afinaremos. Ya sé que en la estacion de metro Hospital Clinic debo elegir la "sortida" Urgell en vez de Villaroel, o puedo ir a pie, andando, desde su casa. Tengo previsto también un viaje a Segovia, desde Barcelona.
Ahora, a cocinar!

maria dijo...

Alphonse de Lamartine (1790-1869), Méditations poétiques (1820)
« Le Lac »

Alphonse de Lamartine Ainsi, toujours poussés vers de nouveaux rivages,
Dans la nuit éternelle emportés sans retour,
Ne pourrons-nous jamais sur l’océan des âges
Jeter l’ancre un seul jour ?

Ô lac ! l’année à peine a fini sa carrière,
Et près des flots chéris qu’elle devait revoir,
Regarde ! je viens seul m’asseoir sur cette pierre
Où tu la vis s’asseoir !

Tu mugissais ainsi sous ces roches profondes,
Ainsi tu te brisais sur leurs flancs déchirés,
Ainsi le vent jetait l’écume de tes ondes
Sur ses pieds adorés.

Un soir, t’en souvient-il ? nous voguions en silence ;
On n’entendait au loin, sur l’onde et sous les cieux,
Que le bruit des rameurs qui frappaient en cadence
Tes flots harmonieux.

Tout à coup des accents inconnus à la terre
Du rivage charmé frappèrent les échos ;
Le flot fut attentif, et la voix qui m’est chère
Laissa tomber ces mots :

"Ô temps ! suspends ton vol, et vous, heures propices !
Suspendez votre cours :
Laissez-nous savourer les rapides délices
Des plus beaux de nos jours !

"Assez de malheureux ici-bas vous implorent,
Coulez, coulez pour eux ;
Prenez avec leurs jours les soins qui les dévorent ;
Oubliez les heureux.

"Mais je demande en vain quelques moments encore,
Le temps m’échappe et fuit ;
Je dis à cette nuit : Sois plus lente ; et l’aurore
Va dissiper la nuit.

"Aimons donc, aimons donc ! de l’heure fugitive,
Hâtons-nous, jouissons !
L’homme n’a point de port, le temps n’a point de rive ;
Il coule, et nous passons !"

Temps jaloux, se peut-il que ces moments d’ivresse,
Où l’amour à longs flots nous verse le bonheur,
S’envolent loin de nous de la même vitesse
Que les jours de malheur ?

Eh quoi ! n’en pourrons-nous fixer au moins la trace ?
Quoi ! passés pour jamais ! quoi ! tout entiers perdus !
Ce temps qui les donna, ce temps qui les efface,
Ne nous les rendra plus !

Éternité, néant, passé, sombres abîmes,
Que faites-vous des jours que vous engloutissez ?
Parlez : nous rendrez-vous ces extases sublimes
Que vous nous ravissez ?

Ô lac ! rochers muets ! grottes ! forêt obscure !
Vous, que le temps épargne ou qu’il peut rajeunir,
Gardez de cette nuit, gardez, belle nature,
Au moins le souvenir !

Qu’il soit dans ton repos, qu’il soit dans tes orages,
Beau lac, et dans l’aspect de tes riants coteaux,
Et dans ces noirs sapins, et dans ces rocs sauvages
Qui pendent sur tes eaux.

Qu’il soit dans le zéphyr qui frémit et qui passe,
Dans les bruits de tes bords par tes bords répétés,
Dans l’astre au front d’argent qui blanchit ta surface
De ses molles clartés.

Que le vent qui gémit, le roseau qui soupire,
Que les parfums légers de ton air embaumé,
Que tout ce qu’on entend, l’on voit ou l’on respire,
Tout dise : Ils ont aimé !


dicho o leido y hecho traducción no sé cuando
ahora cuina .fesols amb tomata o mongetes amb tomaquet i encara tinc que tradui el meu escrit

Isolda dijo...

Hola a todos,aquí está la traducción.


El lago

Así siempre empujados hacia nuevas orillas,
en la noche sin fin que no tiene retorno,
¿no podremos jamás en el mar de los tiempos
echar ancla algún día?

Lago, apenas el año ya concluye su curso
y muy cerca del agua donde yo le di cita,
mira, vengo a sentarme solo sobre esta piedra
donde ayer se sentaba.

Tú bramabas así bajo estas mismas rocas,
te rompías con furia en su herido costado;
así el viento arrojaba tus oleajes de espuma
a sus pies adorados.

Una tarde, ¿te acuerdas?, en silencio bogába
entre el agua y los cielos a lo lejos se oía
solamente el rumor de los remos golpeando
tu armonioso cristal.

De repente una música que ignoraba la tierra
despertó de la orilla encantada los ecos;
prestó oídos el agua y la voz tan amada
pronunció estas palabras:

«Tiempo, no vueles más. Que las horas propicias
interrumpan su curso.
¡Oh, dejadnos gozar de las breves delicias
de este día tan bello!

Todos los desdichados aquí abajo os imploran:
sed para ellos muy raudas.
Con los días quitadles el mal que les consume;
olvidad al feliz.

Mas en vano yo pido unos instantes más,
ya que el tiempo me huye.
A esta noche repito: "Sé más lenta", y la aurora
ya disipa la noche.

¡Oh, sí, amémonos, pues, y gocemos del tiempo
fugitivo, de prisa!
Para el hombre no hay puerto, no hay orillas del tiempo,
fluye mientras pasamos.»

Tiempo adusto, ¿es posible que estas horas divinas
en que amor nos ofrece sin medida la dicha
de nosotros se alejen con la misma presteza
que los días de llanto?

¿No podremos jamás conservar ni su huella?
¿Para siempre pasados? ¿Por completo perdidos?
Lo que el tiempo nos dio, lo que el tiempo ha borrado,
¿no lo va a devolver?


Amando,me perdonarás,pero tengo que hacerme con una invitacion para la bibliocasa; estaré en octubre,¿puedo Ferran?

Catherine, me encanta tu espíritu joven y animado cuando escribes, con esa naturalidad de lo evidente.
Te digo lo mismo, que cuando voy a Barcelona,vivo a cinco minutos a pie del Clínic.
Ah y con Maririu, me pasa lo mismo.

Besos en otra tarde de verdadero calor.

Isolda dijo...

No encuentro la traducción completa, el poema sigue en esa línea romántica para terminar diciendo: que todo lo que les envuelve... todo lo que se oye, se ve o se respira a au alrededor, todo dice: que han amado.

Buscando en el libro de Cultura Francesa, he encontrado una postal de mi padre. hace unos días se hablaba en algún sitio de no tocar las cosas de los libros, así siempre que lo volvamos a abrir, encontraremos sorpresas.
Yo hago eso y hoy he tenido un regalito gracias a Ferran y Lamartine.
Mas besos a repartir.

maria dijo...

perdón Amando
en principio he arreglado algo en mi blog a ver si ahora entran los comentarios que me tenéis en ascuas.
maririu
y buenas noches, no sé si me levantaré con ánimos de ir a Barcelona ganas tengo

Amando Carabias María dijo...

S.C: Pues es una forma de mirarlo.

Amando Carabias María dijo...

Ferran: Pues si te los entregan de 50 en 50 (libro arriba, libro abajo) serán cuatro entregas, con lo que la cosa disimulará un poquito. Además si lo separan en el tiempo, lo mismo te da tiempo a ordenarlos entre una entrega y otra.

Amando Carabias María dijo...

Catherine: bucólica estampa del nieto con las mariposas. Hace tiempo, también de niño, tuvimos un cazamariposas, que casi nunca sirvió de mucho. Su vuelo era más hábil que nuestra escasa destreza infantil.
De todos modos nunca me ha gustado cazar nada, ni siquiera mariposas.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:Se me olvidaba, hermosísisma letra de la canción que el tiempo pase lento para los amantes y rápido para los desdichados, pero lo normal es que ocurra exactamente al contrario.

Ferran dijo...

Gracias, Maririu, Isolda, Catherine...Es un poema hermoso, muy de su tiempo. Uno prefiere a Baudelaire, claro, pero tiene sus debilidades. Y de Baudelaire, "À une passante". Me interesa mucho como este poema tiene que ver con un rasgo en el que nunca había pensado hasta leer a Benjamin: y es que lo de la multitud y el flâneur son hechos muy próximos en el tiempo, del París del segundo imperio. Benjamin recuerda un cuento de Poe que inicia la visión de la muchedumbre desde unos ojos solitarios, sin más temática que eso que Ortega llamaba "el hecho de las masas" en un libro ambiguo...Baudelaire tradujo, como sabéis a Poe, a quien consideró un precursor de las temáticas de la modernidad. Lo moderno se convirtió en un elemento de identidad de la actitud estética para Baudelaire y "A una passante" es comentado por Benjamin como un ejemplo del anonimato de la gran ciudad. Uno cree que esas cosas han existido siempre y, de pronto, alguien, un genio (Benjamin, en sus reflexiones sobre el París del Segundo Imperio y la poesía de Baudelaire) te las trae de la mano.

"La rue assourdissante autour de moi hurlait...

así empieza, y acaba

"Un éclair, puis, la nuit. Fugitive beauté
donc le régard m'a fait soudainement renaître.
Ne te verrais je plus que dans l'éternité?
Alors, bien loin d'ici, trop tard, jamais peut être!
car j'ignore où tu fuis, tu ne sais où je vais,
ô, toi, que j'eusse aîmée
ô toi, qui le savait!

Ferran dijo...

Los dos últimos versos son uno solo, evidentemente

Ferran dijo...

Por cierto, claro...! La cita de Catherine pertenecía al poema que yo recordaba del libro de 5º...¿No es una estupenda casualidad? Debe de haber alguna conexión misteriosa entre todos nosotros...

Amando Carabias María dijo...

Ferran, Catherine, Maririú, Isolda...: Formaís un equipo experto en todo lo que tenga que ver con poesía. Bello trabajo de coordinación. El caso es que me voy unas horas a Madrid a contemplar a luz detenida sobre los lienzos de Joaquín Sorolla (os contaré, quiza en la entrada del jueves, si es que sé y puedo), y me encuentro con un poema de amor maravilloso en la versión francesa y en su traducción casi completa al castellano.
Ferran: Con ellas de aliado y a poco que lean un poquito de la literatura policíaca que atesoras y se acrecentará, no habrá quien se os resita.

Ferran dijo...

Catherine, mon Dieu...localizar el poema quería decir que me dijeras a qué poema pertenecían los versos...Uf, lo siento...

Y lo de los 51...no lo entiendo, quizás explicar que hice ese encargo ha parecido un gesto de flatulencia vanidosa. No lo era. En fin.

Amando Carabias María dijo...

Isolda: No sabes cómo me alegro de ese encuentro. Con esto se demuestra que los libros y la vida siempre son grandes amigos.

Amando Carabias María dijo...

Ferran: Ahora no entiendo yo lo de los 51. ¿Te refieres a mi respuesta o a el hecho de que los de la librería sólo te hayan mandado ese número?
En mi respuesta, simplemente me refiero al número que tú nos habías contado y bromeo con la frecuencia. No iba más allá, desde luego

Catherine dijo...

Isolda , no me acuerdo de donde vives, quizàs nos encontraremos en septiembre o durante otra estancia mia en Espana. Si, me acuerdo que tienes lienzos con Catalunya. Lo de escribir o pensar como una jovencita a veces no se entiende bien por escrito, prefiero mirar a la gente cuando me reio de la vida mia o de la suya, pero en este rincon de Amando se entiende todo o se puede explicar todo con màs detalles. Gracias por la traduccion casi completa y que suerte que encontraras un regalo de tu padre.
Localizar el poema, mon Dieu ,ah lala si que lo no habia entendido como "en qué lugar". Y no soy tan experta que me habia mezclado dos poemas, el otro es Elvire, el nombre imaginario de una mujer de verdad. Este poema me parece màs pomposo, con referencias a todas las mujeres amadas y muertas, Laure, Eleonore, muy literario. El relampago, el flechazo con un()a passante/transeunte, quien nunca lo ha vivido, con quien te hace sonar unos minutos que acabas de cruzarte con LA persona de toda tu vida.
Ahora, a ver si por fin puedo dejar un comentario en el blog de Maririu antes de mezclar por completo las entradas en francés o en castellano del diccianario y lo de suprimir o anadir H, Y, NN, SS, y todo lo diferente entre las dos lenguas.
Amando, buenas horas en Madrid. Espero el relato para saber quien es Joaquin Sorolla. Ignorancia, ignorancia, pero cuando uno ya no tiene ganas de aprender es cuando el tiempo se detiene de verdad, en el malo sentido. Besos para ti, escribidor, con sonrisas y risas.

Ferran dijo...

No, Amando, me refería a la insistencia de Catherine en el 51.

Amando Carabias María dijo...

Catherine: Después de leerte, y después de leer otra comunicación privada, me he ido a ver cómo redacté lo de la visita al Prado y me doy cuenta de que no me expliqué bien. La visita la hice ayer. Y os contaré en la entrada de mañana algo del asunto.
Joaquín Sorolla fue un pintor español nacido en 1863 y muerto en 1923 conocido sobre todo por el manejo de la luz, y bastante popular en su propia época, no sólo en España sino en Europa y Estados Unidos.
Un beso, y disculpas por la mala redacción.

Pepe Gonce dijo...

¿El tiempo? Amando estoy harto de tener tantos relojes y no tener tiempo para nada.

El abrazo de ayer martes.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce Me das el abrazo con retraso y te lo devuelvo con más retraso, es que me ha faltado tiempo, como era de esperar.