miércoles, 8 de julio de 2009

¿QUÉ DECISIÓN TOMAR...? 3

*
**
Aquellas palabras no fueron las mejores que pude escuchar. El rostro de marfil de Virginia asaltó el espacio de mi corazón, que reflejó sus facciones como un espejo.
'No, espere, don Efrén'. Casi grité.
Sé que le debo un respeto al director, pero la urgencia del miedo me golpeó en la garganta y expulsé mi temblor como si fuera un esputo.
'Lo más probable es que ellos nos controlen de alguna manera que desconocemos'.
Me miró despacio. Me fijé en que la brasa de su cigarrillo amenazaba con encarnarse en la piel de los dedos índice y corazón izquierdos. Su mirada sobre la mía era una invitación impaciente a que continuara y lo hice.
'No creo que se hayan conformado con la nota y con el dinero. Ni se quedarán tranquilos porque hoy el periódico no diga nada sobre el asunto. Ese montón de billetes y el que supuestamente nos entregarán dentro de dos semanas sólo es una parte del gasto que les va a suponer nuestro silencio'.
A pesar de mis palabras no detuvo el movimiento de su mano y alzó el teléfono. Estuve a punto de abalanzarme sobre él, pero por suerte no lo hice. Sobre la marcha había variado el destino de su llamada.
'Hoy saldremos algo más tarde. Aún no tenemos la portada, ni la tercera… Si el director le dice que saldremos más tarde, a usted todo lo demás le importa lo mismo que un comino a un elefante. ¿Estamos? '
Así se las gastaba don Efrén. Los años no habían dulcificado su carácter.

34 comentarios:

Miguel Mora dijo...

¿Hasta dónde debemos practicar las verdades? Decía el poema o canción (¿es lo mismo?). Y, en cualquier caso, ¿hasta dónde nos deben condicionar las verdades? o ¿ a partir de qué edad ya no se revisan las verdades?. Me refiero a las verdades personales ( convicciones, quizás), las subjetivas, las nuestras, las que nos determinan casi tanto como los genes.
Desde joven cuando leí “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” tengo claro que la institución familiar es la pieza fundamental del sistema capitalista. Siempre escandalizo a los amigos cuando afirmo que los padres no debieran condicionar la educación de los hijos, imponerles su religión por ejemplo. Mis amigos se escandalizan con poco, lo hacen también cuando les digo (o decía) que quiero pasar mi vejez atendido en un Centro para mayores y evitar, así, ser un estorbo para alguien querido.
Estos últimos días – después de una fractura de cadera – ha habido que ingresar a mi padre( 94 años) y a mi madre (91) en una Residencia Asistencial para ancianos. Es un buen centro, la atención es excelente, lo mismo que la amabilidad del personal. Pero yo ya no estoy tan seguro de querer eso para mi futuro No estoy seguro de poder soportar el ingreso y permanencia en ese espació de concentración (gueto) de “los que van a morir”, viendo como se reiteran monótonamente las bajas. A la desaparición de la muerte en los domicilios, a la aparición de los asépticos tanatorios, viene a sumarse la desaparición de los viejos de nuestras vidas cotidianas, de nuestras casas. Como corroborando que esta sociedad sólo es para jóvenes, sanos y consumidores.
Hace unos días el padre de un compañero, con menos de 60 años, sin antecedentes ni factores de riesgo murió tumbado en una toalla de la playa, mientras su mujer iba a dar un paseo. Sucesos de esos que parecen evidenciarnos que la muerte – como la vida a la que da (o debiera dar) sentido – es injusta y actúa por sorpresa pero nos iguala por mucho que durante la vida actuemos para imponernos sobre los demás a cualquier precio. Cualquier tipo de precio.
Entro fuera de tema, fuera de foco y – desde luego – mi aportación está a años luz de las que muchas veces se exponen aquí: ¡qué nivel, hace unos días, en el poema y los análisis…! Permitídmelo, todos viejos amigos de otros blogs. Al fin y al cabo también hablo de cenizas.

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora: Salto al albero a una hora inusual. Una hora en que no debiera. Pero creo que es absolutamente imprescindible que lo haga a toda velocidad, porque te quiero enviar un fuerte abrazo, quiero que sientas que este espacio, al que si no me equivoco es la primera vez que comentas en pública, no es exclusivo de nada. Y si hoy has estimado que este recinto podría ser el canal por el que expresar esas dudas y esos miedos, me siento orgulloso. Si además haberlos escrito y publicado ha permitido alivio a la carga que llevabas encima, pues todavía mejor.
Este que describes es un problema que me he planteado en más de una ocasión y es una de las cuestiones pendientes que no ha solucionado nuestro sistema, y que se ha de empezar a plantear en serio.
Por suerte (eso afirmamos todos) la mayor longevidad alcanzada por esta civilización es una manifestación de nuestro nivel de bienestar, es una prueba del avance de la medicina (algo sabes al respecto), pero al tiempo es una prueba palpable de que los problemas realmente humanos se soslayan de continuo.
¿Qué pueden hacer los hijos con sus padres cuando llegan a la ancianidad, y la vida de los hijos está del modo que está?
Cuando alcanzan nuestros padres una edad, pero están en condiciones todo es alegría; pero cuando llega el desmoronamiento físico, qué hacemos.
Bueno, espero que recibas el abrazo, al tiempo que la bienvenida, y agradezco tu lectura silenciosa de estas pavesas y cenizas.
Lo dicho, Miguel, un abrazo.

maria dijo...

Miguel te renuevo el abrazo y le doy las gracias a Amando por conseguir un blog abierto a nuestros corazones.
Yo pienso como tú, leí el mismo libro y cada vez más pienso que tiene toda la razón. También pienso que tengo que ir a una residencia y que tengo que plantearmelo en serio cuando veo que no puedo abrir una botella de agua sin pinzas, pero hasta mi amiga Fraçoise geriartra me dice que no.
Ánimo Miguel, ya veremos...

Pepe Gonce dijo...

Amando ¿de cuanto dinero estamos hablando? Porque cada vez tengo más dudas de que hubiera hecho. Es broma hombre…sé positivamente lo que hubiera hecho con el dinero.

Miguel, yo también leí “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” entre otros tantos libros. Por supuesto que estoy totalmente de acuerdo contigo. “Los padres no debieran condicionar la educación de los hijos, imponerles su religión por ejemplo”. A los 18 abandoné la fe cristiana, no sé si desde entonces soy ateo, agnóstico o ninguna de las dos cosas. Bien, pues por cuestiones que no viene al caso comentar ahora, mis tres hijos han cursado sus estudios hasta llegar a la Universidad en un colegio Salesiano (la pequeña Carmen todavía sigue). Álvaro, el mayor con 26 años, 12 de formación salesiana, católico practicante, ahora se está planteando las mismas cuestiones que yo cuando los diecitantos y me consta que tiene una crisis de fe importante. Alonso, el de 21, directamente cuando salió del colegio, cogió la bandera republicana y colgó la foto del Ché en su habitación. La chica, ya veremos.
Al final los hijos son los que tiene que decidir y tu deber como padre respetarlo.

En cuanto al tema de la vejez, mi mujer y yo lo tenemos hoy por hoy muy claro, cuando llegue la hora buscaremos una residencia digna y allí pasaremos nuestra última etapa. Es verdad que ahora andamos por los cincuentaytantos y lo mismo cuando vaya pasando el tiempo se ablande el corazón y cambies de parecer. No sé…

Bueno amig@s perdonar por la extensión.

Un fuerte abrazo para tod@s y uno especial para Miguel.

Amando Carabias María dijo...

Maririú: Los momentos cruciales de la vida necesitan deshojar la margarita. Pero soy de los que piensa que cuando la solución llega se ve. Es como si pusiera delante de nuestras miradas. Esto no quiere decir que no cuesten.
No soy yo quien abre puertas, sois vosotros los que impedís que las cierre con esta forma de expresaros, con vuestras reflexiones, con vuestras aportaciones. A veces parece que los comentarios no tienen que ver con la entrada, y sin embargo nos enriquecen a todos, y sobre todo a este escribidor, que se aprovecha de todo, aunque no sea de inmediato.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce: Todo ser humano tiene un precio (no siempre es dinero), estoy convencido. Ya que preguntas, te diré que estamos hablando de muchísimo dinero. No lo han cuantificado aún, o no me lo han dicho (os anuncio que ya están escritos los próximos tres capítulos). Y date cuenta que se trata del primer anticipo. Y también hay que tener en cuenta la amenaza sobre los seres queridos.
Ese libro, como tantísimos otros no me lo he leído, pero no termino de ver muy claro lo que decís...
A ver si me explico...
Si yo vivo de determinada forma, por ejemplo, me voy al campo todos los domingos, cuando mis hijas son pequeñas tengo dos opciones: o dejar de ir al campo para evitar influir en su elección o las llevo conmigo.
Sé que el ejemplo es malo, pero puede ser gráfico. No influir en los hijos es imposible, porque lo que más educa (o deforma) es el ejemplo. Otra cosa distinta, y desde ese punto de vista no habría nada que decir, es que a los hijos se les ofrezcan todas las herramientas necesarias, para que cuando ellos tengan que despegar del nido, puedan optar. Pero la no influencia en los hijos es imposible. No se puede vivir en una campana de cristal. La única opción es intentar ser honestos y que ellos vean coherencia entre unas cosas y otras. Y, la verdad esto también es muy difícil en muchas ocasiones. Y si no que se lo pregunten al protagonista de este relato.

Pilar dijo...

Uf, Amando, !Vaya carácter que tiene D. Efrén! Seguro que frunce el ceño como nadie. No me gustaría ponerme a (su) tiro de piedra. Ante tal decisión lo mejor es decir...
!Señor, sí, señor!, a lo marine . Eso o irse uno a dar una ducha que relaja y hace que se medite mejor y sobre todo, más húmedo, antes de tomar una decisión tan espeluznante.
¿Deduzco que el Periódico es El ABC, por eso de la tercera? Mmmmm...dame que pensar. Entonces, si es así, un periódico digamos...tradicional, ¿Quién puede estar interesado en que no salga el artículo en cuestión? ¿La mafia albano-kosovar por motivos pura y prosaicamente pecuniarios?, ¿Zapatero y las anchoas de Revilla? ¿El mismo Revilla cabreado? ¿ Rouco Varela por qué sábe nadie, as usual ?
Dejemos que nuestro poeta de la novela negra nos lo aclare en sucesivas entregas, junto con Gayano, si es que por fin le avisan.
Yo, mientras tanto, voy a ser mala y voy a apostar por el Dos , par y rojo...hala, y digo que la tal Virginia (que no virginal) se lo está haciendo con D. Efrén, que en la intimidad utiliza unos recursos muy sensuales y que ,juntos a lo "Cartero siempre llama dos veces", quieren desplumar al eurítmico reportero sin escrúpulo alguno.
!Por Dios!...hoy estoy que me sale la inventiva irreflexiva y verborreica sin freno esa que me pierde.
Perdón, por favor. Y no me quitéis mi título.
Besos atolondrados.
Pilar en su Pecera.

Gaspard P.-A. dijo...

Los años no dulcifican el carácter, debilitan las apariencias. La necesidad de ayuda, la dependencia, lleva a muchos viejos a aparecer ante los demás como mejores, redimidos, cuando en realidad siguen siendo unos *****s. Los asteriscos no van por ningún calificativo en particular. Eso los malos, los buenos son buenos también de viejos. Porque no es la edad, sino las experiencias, las que pueden agriar el carácter. Y si sigo podría hacerme de Rousseau, cuando estoy bastante alejado de él.
Mando un abrazo muy fuerte a Miguel. Yo estoy curado en espanto en cuanto a la salud familiar. Mis padres murieron cuando les tocó, es doloroso. Lo peor es cuando, como padre, ves la muerte de tus hijos. Entonces no te lo puedes creer. Ni creer en el Altísimo, aunque les pongas unas velas en el Sacré-Cœur.
Leí hace unos cuantos años el Evangelio según San Federico (Engels de nacimiento). Me parecen más originales Nancy Fraser ('Las reivindicaciones de la cultura') y Antonio Escohotado ('Los enemigos del comercio'). A esto último lo leeré en otoño.
Aprovecho para felicitar a la joven de 16 años. Yo también tengo una que tenía 16 hasta hace días... aunque es una de mis niet@s.
Me los he llevado a los mares del Sur. El viaje ha sido largo, por eso mi ausencia.

Gaspard P.-A. dijo...

Se me olvidaba.
Cuando me presienta que esto se acaba, dejaré todo lo que tengo en Francia y Euskadi a la familia, me despediré, sintiéndolo mucho de París, para terminar los días en Australia. Me tumbaré en la arena blanca de las playas de Mullaloo, al norte de Perth, al alba. Con un libro al lado. Y el día que sea, me moriré. Espero llegar a ese momento sin necesidad de residencias. Y que el momento espere en llegar, por supuesto.

Pepe Gonce dijo...

De acuerdo Amando, no influir en los hijos es imposible. Yo os hablaba de la educación religiosa dentro de la formación académica de mis hijos como ejemplo de no influenciarles en un tema tan importante. Eso me ha llevado y me lleva (por Carmen) a no incurrir en contradicciones que le pudiera crear a los niños conflictos. Es muy importante que los hijos encuentren en casa una forma de vida coherente con tus posibilidades. Aunque a veces, conozco algún caso, por mucho que lo intentes el camino que toman algunos chavales no es el que a ti te gustaría. En fin, que también hay que tener un poco de suerte.

maria dijo...

Amando, Miguel no ha dicho influenciar
imponerles, ha dicho imponerles y Gonce tampoco ha dicho influenciar.
Predicar con el ejemplo no es influenciar, ayer no más nos diste una lección de padre que no impone y sí influencia, con amor.
Algo tienen que hacer los padres para que sus "vástagos" sean humanos y no animales humanoïdes que destrozan a su paso.
Otra cosa es saber que la celula familiar es también una unidad económica etc, etc.
Gaspard en los mares del Sur aun hay playas de arena blanca para esperar ala Parca pero te imaginas en Europa y más en Agosto ¿tendido esperando? Te pedirían tu billete de poltrona.
Como véis hoy tengo internet no es definitivo, mi ordenador está viajando a Barcelona, no sé como saldrá de esa, porque a mi primo le encanta jugar con esos aparatos a ver si les puede, pero... me ha traido el suyo.
me siento en casa extraña pero buena.
Esa pecera de Pilar me intriga más que el paquete de billetes... pero yalo sabías
abrazos
Maririu

Amando Carabias María dijo...

Pilar: Efectivamente las 14:41 da para que la imaginación vuele y vuele...
Se trata del Diario de Euritmia, y la tercera página no es el editorial No llegan a tanto. Más bien es donde aparece la noticia importante de la jornada. En algo aciertas se trata del periódico de Euritmia ciudad levítica y pequeña donde las haya por tanto tradicional... Pero no por ello carente de otras lindezas modernas. Los 'chantajistas', que van a ser más cosas, están muy, muy interesados en que no salga la noticia de sus fechorías, porque se les acaba el chollo, ahora que están a punto de lograr todos sus objetivos.
Virginia es la novia de nuestro protagonista. Don Efrén tiene de sobra con el periódico, no le da para otra amante. Abrir por ese lado la historia me llevaría más que una telenovela.
Y aunque ya tenga escritos unos cinco o seis capítulos, no sé hasta dónde llegaré.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce: Exacto. Opino lo mismo que tú. Y la suerte, llamésmole ambiente, amigos, compañeros, etcétera.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard P.A I y II: Ahora me doy cuenta que me he saltado el orden. Me alegra que el viaje tan largo te haya llevado a donde querías ir. ¿O sea que estás leyendo desde Australia? Me da vértigo pensarlo.
Aguda reflexión la primera que haces. El tiempo no cambia nada, debilitan las apariencias.
De todos modos todavía creo en que hay personas que con el paso de la edad se atemperan, quizá porque van comprendiendo que no merece la pena desesperarse según qué cosas.
Me gustaría tener tan claro lo que dices sobre tu final.
Un abrazo. Y ya nos contarán de las Antípodas.

Amando Carabias María dijo...

Maririú: Por no discrepar, que no lleva a ningún sitio, copio la frase textual de Miguel: "Siempre escandalizo a los amigos cuando afirmo que los padres no debieran condicionar la educación de los hijos, imponerles su religión por ejemplo". De todos modos, en el fondo del asunto, que es lo que importa, tienes toda la razón del mundo.
Sobre la cuestión económica de la familia, para mí es evidente, si la familia es la célula básica lo es en todo también en la economía.
Esperemos que tu ordenador salga bien recompuesto de la intervención de tu primo.
La pecera de Pilar, aunque supongo que ella dirá algo, es un lugar desde el que se contempla la luz de esta ciudad, los altos cielos, los paisajes que ya se tienden hacia la meseta y algunos tejados.
Esa pecera en cierto tiempo (que todavía tendrá que determinar quien está capacitado para ello) será sustituida por otro habitáculo del que nos hablará ella misma.

Amando Carabias María dijo...

A todos: No es por romper el tema, pero Ana se acaba de convertir en la participante más joven del blog, ya que según sus propias palabras, por llevar la contraria ha hecho acto de presencia en la entrada de ayer.

maria dijo...

Mi ordenata ha pasado mucho tiempo en las manos de mi primo Ton, que es un sol pero un sol muy manitas, y sobretodo muy nervioso, demasiado que ya se lo quería llevar porque no había dormido pensado que yo no tenía mi compañía preferida, como yo no lo había vaciado o más bien copiado su contenido pues se volvió a Atmella de Mar y hoy ya estaba aquí a las 7h30. Ahora ya está tranquilo yo no tanto pero como es un sol le perdono.
En realidad es el único miembro de mi familia que me haría creer en la familia, porque podéis rogar al dios de los ateos y a los demás dioses que no me dé por hablaros de mi familia, tengo para un tostón más largo que Harry Potter

maria dijo...

el primo se llama Toni y faltan un montón de comas.

Amando Carabias María dijo...

Maririú I y II: En nombre de todos los miembros de este grupo, agradezco a tu primo Tony su interés, su diligencia y el cariño que te demuestra.
Sobre la otra cuestión, es demasiado delicada como para entrar en ella. Simplemente decir que en todas partes cuecen habas, como se dice por estas tierras.

Isolda dijo...

El escribidor propone y los lectores disponen.
Como dijiste un día, los temas, los pensamientos se entrecruzan, entre todos nosotros.
Ayer celebramos el cumpleaños de tu hija. Por cierto, Ana: te dejamos tranquila con tu corazón humilde, hasta el año que viene, en que si tu padre no lo remedia, os vais a sentir felicitadas las dos. Decía, Amando, que ayer hablábamos de los hijos. Hoy D.Efrén no cala tanto, porque confiamos en tu siguiente relato.

Y de los hijos, hemos pasado a los padres, que a fin de cuentas, todo es lo mismo.
También leí El Origen de la Familia y también como Miguel, me he pasado la vida escandalizando a quienes se han dejado. Pienso lo mismo que Engels; los hijos no son nuestros, pero sí son nuestra responsabilidad. Cada uno entiende esa responsabilidad a su manera; en mi caso yo llevé a mis hijas a un colegio laico, no han hecho la comunión, pero he respetado cuando mi madre vivía, que les explicara lo que le pareciera oportuno. La acompañaban a misa si era necesario, como lo hizo mi padre, por respeto a ella.
Volviendo a lo que plantea M.M., las convicciones, son difíciles de revisar. Por ejemplo, tengo escrito que si un día no puedo reconocer a mis hijas, ese será el momento en que me trasladen a una residencia y no quiero que me vean más. También saben, que si estoy en malas condiciones y tengo un cáncer por ejemplo, no querré tratamiento, sino morir cuánto antes y sin sufrir. Solo me permitiré vivir, si mi cabeza responde y no soy un estorbo ni un mal recuerdo para los que me siguen.

Pilar, te noto un pelín alborotada, las cabriolas en la pecera.
Maririu, me has hecho reír con lo de esperar a la Parca en una playa del mediterráneo.
Gaspard, me gusta tu forma de afrontar la muerte y no es frivolidad, simplemente es lo que toca.
Me repito mucho, lo sé, pero este sitio es maravilloso y te lo debemos, Amando.

maria dijo...

a ver si sigo haciendoos reír
En tiempos de los bárbaros es decir cuando los comunistas franceses representaban al 22% del electorado de 1945 a por lo menos el sesenta y tanots ¿Ferran? hubo un dirigente del PCFque fue a presidir un acto en un pueblo cuyo alcalde era comunista y el alcalde hizo el primer discurso diciendo Marx y su hermana Angela* y patati y patata otra vez Marx y su hermana Angela y siempre así hasta el final del discurso que como todos saben eran larguísimos.
Al final el dirigente le dice
-¿sabes? Engels no era la hermana de Marx
- sí, ya sé pero los campesinos de este pueblo son muy brutos y se escandalizarían si lo supieran

*Engels se pronuncia ANgels en francés

A lo mejor está tan pasada de moda que no os reiréis, perdonad

Isolda dijo...

Maririu, pues me sigo riendo y te digo otra; hará unos 20 años, en un acto oficial y con varios "altos cargos" a mi vera, suena la 9ª sinfonía y uno le dice a otro, sin cortarse un pelo: Mira! la "canción" de Miguel Rios. Unos cuantos nos tuvimos que dar la vuelta para reirnos a gusto. Ellos siguieron convencidos de lo que escuchaban y todavía se oyó: pero ¿suena distinto, no?

Esto no tiene nada que ver y va para el amigo Gónce: tuviste a tu niña, con la misma edad que tenía mi padre cuando nací yo. No te olvides nunca de que le tienes que contar toda tu vida, que habrá una parte que sus hermanos conocen y ella no. Por otra parte, te aseguro que será la niña más feliz del mundo, porque tienes mucho tiempo para ella y así cuando un día quiera recopilar tu vida, no le faltarán datos.

Besos con cariño para todos los que habitan Pavesas.

PD. Así que Chús, aparte de Ana, eres la más joven! (aunque no me creo lo de teen) Pues besos a las jóvenas.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:La dinámica de este tipo de blogs, en los que los opinantes se dedican a aportar tanto como aportáis vosotros, marca el devenir de la conversación del día. Este, si no se cuela algún otro mientras escribo, será el vigesimo tercer comentario en esta entrada y lleva más de doscientas visitas.
¿Por qué sucede esto un día en que casi no se habla de la historia propuesta? ¿Quizá tenga que ver el viaje que ha hecho Ana por el blog para conocer un poco más lo que hace su padre?
Son misterios que se me hacen indescifrables, pero me llenan de orgullo.
Estoy convencido de lo que dices. Andáis pendiente de cómo evolucionará este relato de microrrelatos, lo que en apariencia es una contradicción en sus propios términos, ya que el microrrelato, por definición es algo muy cerrado en sí mismo. Con esto pretendo algo, sin duda, también en el campo narrativo (perdonadme la pedantería) que espero se empiece a ver desde la próxima entrega que será el próximo miércoles. Es posible que me estrelle, pero lo juzgaréis vosotros.
Por si no os fijáis en la columna de la derecha aquí lo digo: Alena Collar acaba de subir a la red el número 52 de la revista Alenarte. Como siempre recomendable y tenemos un mes para leerlo despacito y sin atragantarnos.

Amando Carabias María dijo...

Maririu e Isolda: Supongo que la colección de chascarrillos y confusiones de algunos políticos con el mundo de la cultura es fuente inagotable, una proporción cuyo límite está por definir.
Uno ya no sabe si es cierto o es una leyenda urbana, pero de los más 'gordos' es cuando cierta 'lideresa' madrileña, ostentaba el puesto de Ministra de Cultura y preguntada por Saramago, debió entender Sara Mago y dijo que quién era esa señora. Claro que después lo desmintió...
¿Casi la cuarta parte del electorado francés era comunista en 1945?

maria dijo...

No era comunista votaba comunista que no es lo mismo, se lo habían ganado combatiendo en la Resistencia y fueron sobre todo muy buenos administradores municipales, alcades etc.
Ferran te lo explicará más cientificamente.
No he podido dar con el comentario de Ana el post de ayer me sale sin comentarios.

Ferran dijo...

Amando, Maririu: un dato sobre el PCF, que creo que Maria me pedía y tú.

1945: 26,2%
1946: 25,9
1951: 26,9
1956: 25,9
1958: 19,2
1962: 21,7
1967: 22,4
1968: 20
1973: 21,4
1978: 20,6
1981: 16,12
1986: 9,78
1988: 11,31
1993: 9,18

Amando Carabias María dijo...

Maririú: Comentario de Ana
Ana dijo...
aunque solo sea para llevar la contraria, me decido a comentar... no se si el corazón humilde se hereda, pero las palabras, al menos por el momento, parece que no; asique tan solo dar las gracias y desearos mucha felicidad a todos. besos, ana.

Amando Carabias María dijo...

Maririú, Ferran: Cuando he preguntado si casi la cuarta parte del electorado era comunista, obviemante, me refería a que votaban comunista. Si hubiera habido una cuarta parte del electorado francés afiliada al partido comunista, los resultados electorales hubieran sido mucho más ventajosos para esta formación.
La evolución de los datos es significativa. Y algunas veces es muy ilustrativa. Me parece.

maria dijo...

Ana sigue llevándole la contraria que es lo que mueve el mundo y las palabras vienen poco a poco, mientras tengas las que necesitas tú.
Ferran no me atrevía a decirlo con seguridad porque me da miedo confundir las realidades con los recuerdos o ilusiones,
también le tengo miedo a Raymond, el de las playas del Sur

Ferran dijo...

Envejecer...morir...cómo morir. Algunos sabéis mi experiencia con una enfermedad grave (una colitis isquémica, por embolia en la arteria mesentérica, que alimenta el colon). Sentí que me moría, en el momento en que mi cuerpo me dijo: no te hago ni caso, soy un conjunto orgánico que ha fallado y que va a ir deteriorándose sin que puedas hacer nada. Yo estaba en shock, perdiendo sangre abundantemente en un pasillo del hospital de Sabadell, a 40 grados de fiebre, sin que los médicos atendieran las súplicas de Carmen pidiendo que me hicieran alguna prueba. El diagnóstico sólo se hizo cuando Carmen consiguió que se me llevaran de allí y me aceptaran en la Quirón, gracias a un cirujano amigo, que consiguió salvarme aquella misma noche, devolviendo el riego sanguíneo a un intestino que se estaba muriendo. Dejando de lado otros detalles de espanto (saber que, si hubiera estado solo, habría muerto en un pasillo o en una sala de urgencias llevado demasiado tarde, con un diagnóstico de gastroenteritis), lo que ha quedado es esa impresión de morir. Cuando tu conciencia y el cuerpo son distintos. Cuando éste te descubre su inmensa capacidad de autodestruirse y tu sólo puedes sentir el sufrimiento físico. Y, en el estado en que me encontraba, me dejaba ir, sin poder apenas hablar, sin contar el tiempo, viviendo en escenas autónomas como si me despertara de vez en cuando y escuchara a un mundo muy lejano y, sobre todo, ajeno. La muerte esperaba allí, tranquilamente, a que el curso de la enfermedad siguiera unas pocas horas más. Y la mirada de Carmen como última cosa que recordaría. Una mirada de agotamiento, de desesperación, de sorpresa, de ira por no ser ni siquiera escuchada...Su mirada era lo único que echaba de menos. Todo lo demás, curiosamente, no importaba. Quizás la muerte llega así, sin poder tener recursos ni energía para considerar lo que dejas atrás, salvo eso tan directo. Como si Carmen fuera una parte mía, distinta (como era distinto mi cuerpo) de mi conciencia. De haber muerto aquella noche, sólo habría quedado, unos momentos, mi imposibilidad de responderle, de tocarla, de decirle cualquier cosa que tuviera que ver con nosotros dos. Carmen nunca me ha explicado cómo era mi mirada.

Amando Carabias María dijo...

Maririú: Le transmitiré a Ana tus palabras que llaman a la rebeledía de la autoafirmación. Aunque pienses lo contrario, eso me satisface.

Amando Carabias María dijo...

Ferran: Realmente impresionante tu relato. A uno le deja con el ánimo encogido, pero a la vez dispuesto a continuar adelante.
Supongo, casualmente hablaba de un tema igual de duro con una vecina esta mañana, que esta experiencia te habrá hecho relativizar la mayoría de cosas y de peleas de esta existencia.
Creo yo que experiencias así te tienen que empujar a disfrutar de la vida con total intensidad, a valorar lo que de verdad es importante, pudiendo prescindir, con una sonrisa, de lo que es accesorio.
Perdona que me repita tanto, pero gracias por tu generosidad.

Ferran dijo...

María y Amando: sobre lo de ser comunista y votar comunista...Obviamente, no todos los votos comunistas correspondían a una militancia, ni siquiera a una complicidad ideológica. En Italia decían que los comunistas saludaban con el puño cerrado, pero que eran los únicos que podían abrirlo sin que cayera dinero público...

En España, muchas personas que no eran comunistas llegaron a militar contra la dictadura y, más tarde, regresaron a casa y reorientaron su ideología. Otros, permanecieron. En el caso del PSUC (que llegó a tener el 19% de los votos en las elecciones al parlamento catalán de 1980 y pasó del 50% de los votos en municipios como Cornellá o Sabadell en las elecciones locales), mucha gente militó en el partido de la ruptura democrática y en el partido de los socialistas unificados más que en la ortodoxia marxista-leninista. Nuestro modelo era el PCI de los años de Berlinguer y de las propuestas de Gramsci. Era aquel partido que se respetaba incluso por sus adversarios ideológicos y se le votaba por su presencia en todos los lugares donde había gente que sufría, así como por la madurez de sus planteamientos, por su realismo político. Muchos votaban a un alcalde del PSUC no sólo porque conocían a la persona (que también), sino porque aquellas siglas tenían un prestigio especial. Como ya os he indicado en otras ocasiones, creo que Cataluña habría sido otra si el PSUC no hubiera desaparecido, víctima de muchas cosas: entre ellas, que fue la diana del proceso de transición española y hubo mucha gente interesada en su desaparición. Además, porque no pudo asumir la precariedad electoral del PCE y acabó en luchas internas que acabaron consumiéndolo en lo que nunca había sido: un partido integrista, obsesionado por su propio ombligo en lugar de ser un movimiento capaz de penetrar en la sociedad como ninguna otra fuerza ha sido capaz de hacerlo. Para mí, fue una experiencia irrepetible. Para Cataluña, un referente perdido definitivamente. No sólo para quienes fuimos su militancia, sino para el conjunto de la izquierda. Poco tiene que ver la coalición de gobierno con lo que podía haber sido la unidad del PSC y el PSU en una mayoría parlamentaria.

Abrazos

Catherine dijo...

"La vida es llama que abrasa", que destruye o purifica, que mata o hace vivir con màs ardor.
Después de lo que no conto Ferran ayer y hoy y antes, yo reafirmo lo que Cyrilnuk , psiquiatra francés, llama résilience que te da fuerza para rebotar o reanudarte después de dificuldades increibles como lo hizo él, joven judio durante los anos 1940. En la entrada de Pavesas y Cenizas, Amando, nos invitas , incitas a contar la vida con todas sus facetas y te lo agradezco. Hace tiempo que queria hablar con Miguel en varios blogs. Hoy le diré solo que se acordara lo que conté un dia: conducir mi padre al hospital porque era imposible (porque no lo aceptaba con su Alzheimer) cuidarle en su casa o en cualquier casa de sus cinco hijos y al dia siguiente recibir una llamada del manicomio regional adonde le habian conducido sin nada, sin ropa, sin gafas, nada de nada. Mejor vale instalar a sus padres juntos en un lugar elegido, con todo lo que necesitan cada dia, que tener que decidir con urgencia. En cuanto a las familias hay de todas, y en cada familia hay de todo, hasta hijos adoptivos , Pepe, que no son màs diferentes que los biologicos.
Pilar, qué imaginacion! Bravo! ahora con un corresponsal en Italia se elucidaran los cohechos, chantajes y contactos con las mafias y don Efren se calmarà con un tal periodista a su lado.
No es una broma: en mi pequena ciudad, como en dos otras de las afueras de Grenoble, y son las 2°, 3°, 4° ciudades del département, los alcades todavia son comunistas, desde el ano 1944.
Hay que adaptarse cada dia, con comunistas, familia, muerte y todo lo inesperado.
Abrazos calurosos a todos, aunque el tiempo se volvio fresquito durante la noche anterior, igual que en Segovia.