jueves, 30 de julio de 2009

HERCULES EL EGIPCIO

**
Cuando Hércules el Egipcio llegó por segunda vez a Segovia ya estaba muy cansado.
Esto es una conclusión- resumen que hago, para no aburrir a los lectores, de las primeras páginas de la historia de Diego de Colmenares autor de la Historia de Segovia, obra monumental en la que se narra desde la fundación de esta ciudad hasta el año 1621.
La fundación de Segovia la realizó este héroe egipcio al que, según Colmenares, otros grandes capitanes y héroes posteriores le copiaron el nombre, durante su primera visita a España cuando fundó, entre otras, Cádiz, Ávila, Sevilla... El propio Colmenares atribuye a Hércules la primera fábrica del Alcázar y el Acueducto o Puente Seca (1). Y muchas otras tareas que añadir a las conocidas por todos, así que la conclusión es evidente.
Repito, cuando regresó a Segovia por segunda vez ya estaba cansado.

Esta torre, que veis en foto aérea tomada de Internet, cigüeña incluida, desde siempre -y así lo sostiene el propio Colmenares-, fue conocida y se conoce como la Torre de Hércules. Desde mil quinientos y pico es sede del convento de las Madres Dominicas, pero en su base hay señal a través de un bajorrelieve de la fundación de Segovia por parte de este héroe.
Este fue su hogar, y según mis informaciones (cuyas fuentes no citaré, pues tienen que ver con intuiciones, mariposas, pensamientos alocados y mensajes cifrados de las estrellas) se convirtió en el lugar de su retiro definitivo.

Lo que nadie sabe es que Hércules llegó a Segovia montado sobre un elefante. Y lo que menos gente sabe aún es que poseo el testimonio de su recuerdo:
**
Descubrí el valle por casualidad. Venía del Sur cálido. Estaba cansado. El alcor se alzaba apetecible y hermoso, pacífico y puro. Bien protegido por escarpadas laderas y bordeado por dos ríos. Decidí fundar la ciudad. No es una de mis famosas hazañas glosadas por poetas, pintores, escultores y cineastas... Por el contrario, es una historia tranquila, cotidiana. Sólo el historiador adivinó mi paso por estas tierras. Aquí descansé de los trabajos y peligros que acecharon mi vida. Aquí volví cuando lo necesité.
Soy Hércules, el fundador, entre otras ciudades, de Segovia. Por más que otros historiadores y eruditos atribuyan a la fantasía del buen cura de san Juan, el hecho de que yo fundara una ciudad por estos pagos, la realidad es la que es…
Dentro de los muros de este recoleto convento de monjas dominicas, reposa, arrullado por sus rezos, el testimonio de mi hacer. La torre que en Segovia llaman de Hércules, de traza antigua y poderosa, casi no se ve desde esta plazoleta empedrada de morrillos. La iglesia románica de la Trinidad me contempla. Un poco más abajo descansa la de San Quirce, pequeña y silente, lugar de las meditaciones de los académicos…No es mal lugar éste para descansar, después de tantos trabajos, de tantas luchas.
La vida de un héroe, como todo el mundo sabe, es ajetreada y llena de peligros, por eso procuré un lugar retirado y hermoso, donde reposar mis agotados músculos... De ahí que las pruebas de esta fundación más bien sean atisbos, indicios: un relieve que me representa luchando contra el gran jabalí, justo cuando voy a acabar con él, labrado en la base de mi Torre.
A pesar de todo, los segovianos me conocen, saben de mí, saben que sobre estas altas tierras iluminadas de forma tan hermosa fundé su urbe. Aquí reposan mis sueños más hermosos, mis íntimos recuerdos. Aquí, en la parte más elevada del alcor, dormía arrullado por la brisa, acariciado por el tibio sol.
Quizá no me creéis, quizá los documentos no prueben científicamente los hechos, pero estad seguros de que los héroes descansan, estad seguros de que, a veces, las fuerzas son necesarias reponerlas. Estad seguros, en fin, de que el héroe necesita de su reposo…
**
Mariano Carabias sabía de estas cosas mucho más que yo, así que cuando recibió el encargo de crear un mural para el Patio del Palacio de las Monas, propiedad de la Diputación Provincial de Segovia, decidió homenajear a este héroe mitológico. Él mismo lo fotografió y podeis verlo con más detalle en su blog. En esta foto se ofrece una buena imagen del conjunto: elefante y Hércules
Para completar esta magnífica obra de cerámica, mi hermano me regaló la posibilidad de escribir un poemita que él incluiría en el mural. Y así lo hizo. Así, mis letras bordean el mural siguiendo su forma de arco de medio punto, formando un pequeño marco de palabras.
Estos versos que transcribo a continuación, probablemente, serán los que más perduren de cuantos he escrito y aún escriba, al menos han quedado tallados en piedra.
El tiempo quizá borre la huella de su autor. Poco importa. Al menos quedará, para el que los lea, el recuerdo de quien un día pensó en crear en esta zona de la Meseta ibérica una ciudad que más parece un sueño.
Atravesando tiempos olvidados
llega el coloso y marca con su paso
la senda de la tierra aún intacta.
Transformando semillas acunadas,
labran piedras sus manos poderosas:
cimientos, muros... la ciudad que aflora.
__________________________________________
(1) No pretendo llevar el ascua a mi sardina, como suele decirse, pero ya en el primer capítulo de esta historia, Colmenares establece varias teorías sobre el origen del Acueducto. Habla de su origen egipcio, através de este héroe, teoría que retomará siglos después Ramón Gómez de la Serna en su novela El Secreto del Acueducto. También se habla de pobladores posteriores y por último del emperador Trajano. Esta posibilidad, no la niega, pero se nota que es muy reticente a ella y da argumentos innumerables para rebatirla. Contemporáneamente se ha llegado al unánime acuerdo (¿unánime?) de La Puente es fábrica de tiempos del emperador Teodosio.
Ni pongo ni quito rey, pero si desde tan antiguo se presentan tantas dudas, ¿alguien puede rebatirme que no haya vencejos, cigüeñas y búhos, trasgos, unicornios y ángeles, detrás de su construcción?

27 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Anda, ya que estaba convencido de los vencejos...

Toy liao...

Buenas noches, mañana más.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Goncé:
Es el problema que tienen estas construcciones tan históricas. Que empezamos a pensar y a buscar y a encontrar... Es un lío.

Susana dijo...

Pues sí, como bien dices, Colmenares tenía una imaginación bastante calenturienta para ser un hombre formado. Este fantástico hecho de la fundación de Segovia por Hércules nos permite contemplar el mejor y más bello ejemplo de torre fortificada segoviana, en cuya base, empotrada en sus gruesos muros, y protegida por la clausura del convento podemos contemplar una bella y primitiva escultura formada por dos figuras independientes y que el capricho humano unió en un único grupo escultórico, Hércules y el jabalí de Erimanto. Este grupo, que seguramente Colmenares pudo contemplar, es el origen de las fantasiosas ideas de nuestro historiador local. La clausura no permite la visita interior de esta torre única en su especie pero los que hemos tenido la suerte de contemplarla destacamos también la existencia de unas pinturas murales a modo de zócalo, en tres de sus plantas, de origen musulmán, dignas igualmente de elogio.
El mural cerámico de Mariano es magnífico y en este caso cualquier mortal puede acercarse a contemplarlo con la excusa de cumplir sus obligaciones con el fisco.

ISOLDA, es una pena que allá donde estará Pilar y allí donde estoy yo todo el verano no dispongamos de internet. Tendremos que acostumbrarnos a no disfrutaros una temporada, pero en septiembre volveremos a la carga con las pilas puestas. Me creo que el día uno, en concreto, tendremos ocasión de "visionarnos".
Besos escribidor

Amando Carabias María dijo...

Susana:
Ahora bien, quien haya leído los primeros capítulos de esta Historia de Segovia, quedará asombrado por la cantidad de datos, fechas, nombres, referencias, teorías y "pruebas" aportadas por el buen párroco de esa iglesia-museo-sala de cine-espacio escénico, etcétera que se llama San Juan de los Caballeros.
Y al final con tanto dato a uno le surge la pregunta, ¿y si no fuera sólo su imaginación...?
Vale, vale, ya sé la fantasía de los poetas.

Amando Carabias María dijo...

Hablando de Hércules y del Acueducto. Esta noche se prevé en Segovia una noche mágica y artística bajo la denominación genérica de OXIGENARTE. Se realizarán diversas intervenciones puntuales en los puntos más emblemáticos de la ciudad. Pues bien una de ellas, bastante curiosa y que de algún modo enlaza con nuestras discusiones sobre elementos mágicos y voladores, tendrá por centro neurálgico el Acueducto.
.
Desde aquí se accede
a la información que sobre este evento trae hoy El País

maria dijo...

La foto de la cerámica es en sí misma un argumento, pero pronto voy a saltar con tanta literatura sobre Segovia y su acueducto ¿en qué quedamos, Amando,quién fue? estás jugando con nuestras neuronas, no sé a que atenerme.
Te concedo que Segovia es una ciudad hercúlea pero ...
¡piedad!

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
No, en serio que no pretendo jugar con nadie y menos con vosotros.
Dos mil años de historia (como minimo, je, je), dan para mucho.
Como se ve por los datos, los pocos que aporto, desde bien antiguo se establecieron muchas teorías y tradiciones.
Lo de los egipcios lo indica Colmenares, también habla de los romanos, claro. Luego está la leyenda popular que atribuye al diablo la construcción del Acueducto. Hay otra leyenda aún, barajada por ciertos sectores de la intelectualidad o bohemia de Segovia. Y, modestmante, dos que he escrito.

alena.collar dijo...

Me gustaría saber cómo puedo hacerme con esa historia de Segovia de Diego de Colmenares ( me da igual la posible fantasía del autor en algunos casos, me interesa por lo curiosa).
¿Me puedes dar alguna referencia de dónde conseguirla?...
Y también si conoces alguna otra mas "rigurosa"; suelo comprar ese tipo de libros.
Perdona la "encomienda"...

Isolda dijo...

Ah pues yo me creo todo, todas las versiones son buenas. ¡Qué chulo lo del Acueducto levitando!

Del trabajo "hercúleo" y nunca mejor dicho, de Mariano, unido para siempre a tus palabras, no me queda nada por decir. Sólo los arrtistas como vosotros, seréis capaces de sentir lo que significa.
Quizá Teodosio no llegó a percibir lo que representaría en el futuro ese prodigio de Acueducto. Pero vosotros dos podeis experimentarlo. Yo no sé los demás, pero yo tan sólo conozco a una escultora, Elena Laverón, que que puede ver su obra en la calle a diario; Adrián seguramente lo apreciará como vosotros, en su ciudad, para siempre. Impresiona, no?

Susanita (la del ratón); una de las palabras que últimamente se repiten, así como "personas humanas", "eventos" y otras varias, que me desagradan enormemente, es "visionar". Pero fíjate, que hoy cuando lo he leído viniendo de tí, no sé por qué, me ha hecho ilusión.

¡Qué cosas! Resistiremos a tu mes de vacaciones, con ganas de que llegue el 1 de septiembre.

Besos fuertes,como los que daría Hércules, para tí y para los dos artistas.

maria dijo...

los besos hercúleos.... quelle trouvaille Isolda!
No se puede decir nada vaya pues...¡ Bien!
mmm....
Mi ciudad natal también tiene más de dos mil años mejor conservados los de Segovia. ¡claro!
y la no-natal también, y bien lucidos.

así que no son los celos

maria dijo...

Ya sabemos que Segovia no es "Trifouillis les Oies" traducido daría "Batiborrillo de loa änades" el equivalente de Lepe en los chascarrillos franceses.
Lepe existe Trifouillis-les-oies no
es para daros un barniz de cultura y no os creáis el ombligo del mundo.
Ya sé que estoy provocando,

Isolda dijo...

¿Te ha gustado lo de los besos, oi que si, Maririu?
Aunque a ti y a mí, uno de esos nos crujía los huesos.
Y no vale presumir de ciudad, que en esta España nuestra, casi todos hemos nacido en ciudades bimilenarias. Pero de las dos tuyas, bueno tres si incluímos Tarragona, pots fèr palesa partout.
(que puede presumir, vaya)

Y tampoco vale provocar ni aquí ni en otro sitio que tu y yo sabemos.

Pues eso, besos hercúleos, pero flojitos.

Sabrá usted perdonarme escribidor.
Besos para usted también.

Isolda dijo...

Aire sensual de bandolín
(poema inédito)

Muslo gris en seda rosa,

seda malva en muslo gris...

¡Oh, blancura de tu carne

bajo el verde del jardín!

Cielo azul en árbol verde,

árbol rosa en cielo azul...

¡Oh, moiré dulce del cielo

en tu vaga juventud!

Árbol verde, cielo dulce,

carne gris y seda y sol...

¡Oh, divina primavera

en mi triste corazón!

(De Arte menor)

No os perdais "El escritor interminable" en el País, Juan Ramón Jiménez.

Besos con versos.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
La historia de Segovia de Colmenares me imagino que aún se puede conseguir en casi cualquier librería de Segovia, porque se reedita constantemente. De todos modos, mañnana,antes de que se marche de vacaciones, haré las consultas pertinentes con nuestra experta en la materia, o sea, Susana.
Respecto de lo fantasioso de esta historia, según mi entender, sólo lo es en el apartado mitológico, como siempre ocurre en estos casos.
Toda ciudad antigua y casi todas las capitales españolas y muchísimos de sus pueblos lo son, tienen sus propias leyendas y tradiciones. La única cuestión, y de nuevo apelo a Susana es que los criteros historiográficos aplicados por el presbítero Colmenares son los que se aplicaban a principios o mediados del siglo XVII (recordemos que su historia acaba en 1621).
Sobre otras historias de Segovia, no sé nada, porque este tipo de literatura la tengo dejada de la mano de Dios, aunque pudiera parcer lo contrario.

Amando Carabias María dijo...

Isolda I, II, III:
Pues fíjate que todaví no tengo claro lo que se siente. Es algo especial, sí, pero no lo sé. Es diferente que lo que ocurre con los libros. Cuando uno los da a la imprenta y salen de allí ya son como los hijos que se han marchado de casa. Y esto es un poco parecido. Ya no te pertenece, ya es algo que tiene autonomía, independencia... Supongo que si en alguna ocasión hubiera una segunda edición que requiriese alguna modificación o enmienda el sentimiento también cambiaría, pero de momento es lo que siento. Los libros que uno tiene escritos y que no ha publicado, todavía son tuyos en cierto sentido, son modificables, puedes acortarlos, alargarlos, seccionarlos... incluso destruirlos o reconvertirlos...
Esto es diferente, porque el mural cerámico, en principio, es inalterable, es único. Nadie se lo puede llevar a su casa (mejor no lo diré muy alto, por si acaso), ya forma parte de un edificio que, si la lógica de las cosas se cumple, perdurará más tiempo que nosotros.
Quizá mi hermano, más acostumbrado a estas cosas, pues su obra, como sabes ya que está explicado en su blog, también forma parte de lugares públicos de la ciudad, como nuestro recoleto Jardín Botánico (que nadie piense en un lugar inmenso como Madrid o Gijón), pueda explicarlo mucho mejor yo.
Sobre los besos no entraré ahora, pero no te preocupes por mí, siempre me doy por besado cuando intervienes, aunque se los envíes a otr@, como procuro contestar...
He podido leer ese artículo que mencionas. Y es una pena que Ferran siga por el Escorial, quizá pudiera explicarnos alguna cosa más sobre JRJ.
Es curioso que hace unos días, quizá al socaire de alguno de los poemas, cuando salió a colación el onubense, llegábamos a la conclusión de la vigencia.
Este artículo nos da la razón. Creo.
Besos

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
No sé por qué me da en la nariz que mi paréntesis con el (je, je) no ha sido entendido. No se trataba de presumir de los dos mil años, pues ya sé que Tarragona tiene muchos más, pues está datada la presencia fenicia, sino me equivoco. Estaba pensando, pero la modorra de la siesta me ha llenado los dedos de legañas, y pasa lo que pasa, que dos mil años dan para que a muchos se les ocurran muchas cosas más o menos fantásticas y más o mneos ajustadas a la realidad o las hipótesis.
No sé hasta dónde somos o no somos el ombligo del mundo. Yo no lo siento así. Simplemnte creo que hemos tenido de cara la suerte de la pobreza y la marginación que ha permitido conservar esta ciudad del modo en que se ha hecho. Y a pesar de ello, se han cometido muchísimas barbaridades con el patrimonio.
Pero respecto del Acueducto, no soy yo quien afirma que es uno de los monumentos romanos que mejor se han conservado durante más de dos mil años.
Ahora mismo, vislumbro desde este ventanal su arcada superior y sobre ella bailan luces de colores. Son, en realidad palabras que están diciendo las personas que están en el Azoguejo y que mediante un programa informático se transforman en luces de colores que se posan sobre las piedras de granito, como si nuestras palabras fueran besos que quieren demostrarle que aún nos importa.
Y es que nos importa.
Y tranguila, que si provocas es a la emoción, y eso siempre me encanta.

Amando Carabias María dijo...

Os cuento otra de las intervenciones que se vislumbra desde aquí.
Un poco más a mi izquierda contemplo las tres torres que se abren en la Plaza de San Martín, o de Medina del Campo o de las Sirenas. La torre de la iglesia de San Martín y de el Torreón de Lozoya están a oscuras, pero de pronto se observa que la nave de la iglesia y su torre se iluminan de un azul cobolto o eléctrico que la convierten a mi imaginación en una especie de nave espacial. Esta intervención se titula Se Pinta, Se Danza Se Govia. Ahora pasa a un color rosa, casi fucsia... Ahora violeta... Parece, según el programa que se trata de una apuesta que une danza, teatro, luz (que es lo que veo) y música...
Y está llena Segovia esta noche de esta magia.

maria dijo...

Muralla ciclópea en Tarragona, de los Iberos, con certificado.
Tortosa y su parte de Tierras del Ebro era Illercavona y los ilercavones eran iberos cuando salgas de tu dosmilañera ciudad te enseñaré los poblados y las pinturas rupestres y te harás cruces de lo bien que los iberos sabían vigilar el valle del Ebro.
Ahora que me has hecho pensar en ello el año pasado, en mi blog, por esta época, le dediqué un post, con fotos, lo encontraréis ,
Lo siento, me voy a ver si hoy duermo, zapatero a tus zapatos, poeta a tus ....yo estoy celosa, no puedo hacer ciencia ficción y os estropeo la noche.
Pero me voy con abrazos hercúleos, iberos, egipcios romanos y papúes nariz contra nariz.
Mañana Ferran charla por los escoriales. ánimo historiador.

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
Qué descanses, que tu buen trabajo haces. Y no se trataba de presumir de nada (aunque se pueda), sino de mostraros un trabajo y explicar un poco los motivos por los que nació.
Sabía que Ferran estaba en los cursos de El Escorial, pero desconcía el día concreto en que tenía su participación.
SI nos estás leyendo, ánimo y suerte.

Isolda dijo...

¡Esto si es un acierto! Se Pinta, Se Danza, Se Govia. Sensacional.
Y además tenemos retransmisión en directo, ¿se puede pedir más?
Gracias Amando, tu sigue mirando por la ventana.
Besos que se conviertan en colores.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Creo que no habrá novedades que pueda retransmitir desde este puesto de comentarista. De la Catedral veo poco menos de un tercio de su Esbelta Dorada y el cimborrio de la otra torre, por tanto lo que esté ocurriendo en la Plaza me es ajeno. Lo de San Martín parece que ha acabado. En San Millán que pilla tan cerca, la intervención es escultórica.
Lo que va a ser más largo es lo del Acueducto.
Según Ana, que acaba de llegar, la zona del Azoguejo está abarrotá.

Gaspard P.-A. dijo...

Desconociendo como desconozco tanto Segovia como las tierras tarraconenses, no me atrevo a terciar. Si fuera de Bilbao, por supuesto, diría que las mejores ruinas romanas son las de Bilbao. Aunque en Bilbao no las hay... Afortunadamente, no soy bilbaíno (mi ciudad sí-natal, la Lutecia de tiempos romanos, está lucida, desde luego). Fuera como fuese, no conseguirás, Amando, convencer a Maririu. Tiene la cabeza más dura que las piedras de la muralla. ;)

Uno se construye lugares comunes en la mente. Que si el asado segoviano, que si la Alcaldía la tuvo algún día el CDS. Tal vez nada de eso es cierto, y uno se pierde tantos detalles interesantes acerca de lugares de los que no tiene ni idea.

En fin, que he vuelto de un paseo de varios días por Lutecia, y estoy viendo un documental curioso, como siempre, supongo, en La 2, sobre los bosques españoles. Hay mucho verde allá por el Sur, más del que mis lugares comunes mentales me hacían creer.

He estado investigando lo de la charla Ferran, después de la alusión de Maririu. El tema de la Transición me coge un poco lejos, como Segovia. Espero ansioso noticias suyas sobre Italia. Creo que es su próximo trabajo. Si no se jubila antes.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
En serio que no pretendía provocar nada parecido a la típica disputa de lo mío es mejor que lo tuyo o similar. Simplemente ha coincidido que se viene hablando del Acueducto, con esa leyenda que se me ocurrió, y ahora he hablado del mural cerámico que ha creado mi hermano, y para explicarme mejor, me fui a los orígenes que le habían impulsado a escoger este motivo. A partir de ahí he hecho un poco de literatura y he aprovechado un material del que quizá algún día me decida a dar salida. En todo caso no pretende convencerla de nada. Ya sé cómo es nuestra querida Maririú.
Sobre los lugares comunes que citas de Segovia, ambos son bien ciertos, esta es tierra de buen asado, y efectivamente, el CDS consiguió la alcaldía durante una legislatura... con dos concejales en el Ayuntamiento. La fuerza de las minorías.
Pero es cierto lo que nos quieres decir, el ser humano, quizá porque es limitado, quizá porque a veces se esfuerza poco, el caso es que se suele crear un cliché en la cabeza sobre multitud de temas y circunstancias y con ellos funciona por la vida. Son generalidades vaguísimas, pero algunas veces duran toda una vida...
El ejemplo que citas de las zonas boscosas en Andalucía, por ejemplo, es perfectamente ilustrativo de nuestra ignorancia.
Seguro que Ferran acaba su trabajo sobre Italia. Segurísimo.

maria dijo...

Ya me diréis como soy.... Aunque estoy bastante cansada de ser o de preguntarmelo.
Yo no hacía disputas de patria chica sólo señalaba que ... pues la verdad esta mañana no me acuerdo de lo que señalaba!!!!!!!!!!!!
Buenos días

mariano dijo...

El sentido final del mural es este:

yendo hacia atrás en el tiempo se tiene que percibir el momento de inicio de algo, en este caso una ciudad. Alguien la funda (en sentido simbólico). La ciudad crece, la ciudad cambia; incluso algunas ciudades desaparecen. Yo no quiero que la mía se autodestruya (el sentido de autodestrucción es amplio: no valoración de su propia personalidad, asimilación a otras formas impuestas etc).
Todavía Segovia conserva hitos importantes de su vivir en el tiempo. Ha cambiado pero no ha borrado todas las huellas del cambio. Penetrando en las distintas capas que engloban la ciudad se puede llegar a la última en que Segovia era una semilla y arraigo sobre la tierra.
Ese es el momento que conviene que no olvidemos.

Alena.Collar dijo...

En este link se puede leer a don Diego de Colmenares; es de la biblioteca Cervantes.

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01361733214581617787891/index.htm

Amando Carabias María dijo...

Mariano:
Muchísimas gracias por este comentario que resume de este modo tan maravilloso la intención del autor de la obra de arte que nos ocupa. Hoy que está tan de moda la intervención en los espacios ciudadanos tú has integrado.