martes, 21 de julio de 2009

AFONÍA

Imagen tomada de internet
.
Al salir del estadio se avergonzó de sí mismo. Le dolía la garganta después de vociferar todos los insultos posibles a los rivales de su equipo y al árbitro, durante más de una hora.
Sobre todo al trencilla.
Fuera del recinto de juego, se avergonzaba de tanta barbaridad como habían proferido sus labios, pero ya estaba hecho.
Por más que pensaba (y lo hacía a toda velocidad) no recordaba el instante o el lance del juego que motivó o disparó el ansia de insultar con todo su alma a aquel juez vestido con ropa deportiva de diferente color a la de los dos equipos en liza.
Alguien le preguntó por el partido. ‘Bien, bien’, contestó de modo mecánico y con voz de lija. Pero no se detuvo ante su interlocutor de quien no le eran desconocidas las facciones.
No recordaba ni el resultado. Tampoco recordaba ningún momento preciso del juego. En las retinas de su memoria, sólo se había impreso la imagen del árbitro, su carrera solitaria en diagonal de un lado al otro del campo, su accionar de brazos para conceder la ley de la ventaja a pesar de la falta, o los silbidos agudos que se le clavaban al fondo de los oídos…
Una de las veces decidió callarse, porque la falta, una fea patada sobre una rodilla apoyada, había sido cometida por su hijo. Estaba casi a su lado. Cuando el niño miró el silencio de su padre, se dio cuenta que algo no funcionaba bien. El árbitro le sacaba una tarjeta roja y su padre callaba.
Faltaban cinco minutos para el final del partido, y salió del campo, afónico... y perplejo
No oyó los gritos de dolor de aquel extremo derecha de doce años que aquella mañana de domingo había corrido por última vez la banda.

25 comentarios:

Susana dijo...

Padres ciegos que esperan, en "silencio", que algún día sus pequeñas estrellas les saquen de la pobreza mental en la que viven.
Besos escribidor.

María A. dijo...

Querido escribidor y compañía, aunque os leo, no tengo apenas tiempo de escribiros y eso que lleváis unos días sembrados… Las vacaciones tienen estas cosas, que una debe dedicarse a hacer lo que no puede el resto del año.
Los padres/madres… quieren lo que creen mejor para sus hijos. En algunos casos, que sean o tengan lo que ellos no pudieron tener o ser. Los protegen hasta extremos increíbles…Una vez me quiso pegar una madre porque no aprobé a su hija –una prenda- y me decía que yo sería la responsable de los problemas psicológicos que tuviera la criatura por el fracaso escolar… Al año siguiente, vino a pedirme ayuda pues su hija la maltrataba físicamente porque no le había comprado una moto.
Ferran, tienes toda nuestra solidaridad. Conocemos bien las arbitrariedades del mundo universitario: “Y usted, ¿por qué va tanto a los archivos? ¿ por qué tiene tantas horas de docencia?” le dijeron a mi marido cuando se presentó por primera vez a cátedra… Lo mejor vino después: “Venga otra vez, que ahora no le toca”. Obligado fue a la siguiente habilitación y “le tocó”. Pura casualidad, no había nadie de los “otros”. A veces, hacer las maletas y cambiar un poquito de aires, es bueno para la salud… el problema es el retorno… Ganas tengo de jubilarlo, que se dedique a investigar por su cuenta y deje de templar gaitas. Pero no se deja: “me gusta lo que hago y, pese a todo, soy feliz” me dice… Se ha ido a pasear por la cornisa, pensando en la estructura que va a dar al próximo libro… Yo, me voy a la playa, que hace mucho calor y necesito pensar viendo las olas. Me encanta que alguien me haya denominado vividora. Vivir, viajar, leer, pensar, querer… Besos afrovascos.

Ferran dijo...

María A.: gracias por la solidaridad. Lo de la habilitación de cátedra, ni siquiera pude hacerla. Sabes que se necesitaba un mínimo de dos sexenios de investigación. Yo me saqué la titularidad en 1992, porque los quince años anteriores los pasé en un instituto. Tenía que trabajar y preparé oposiciones, simultáneamente, a la Caja de Ahorros y a Secundaria. Me casqué la tesina y la tesis doctoral (que me llevó siete años, porque era sobre Bolivia y tuve que viajar, sin beca alguna al Foreign Office, al Iberoamerikanisches Archiv de Berlin y, claro está, a Bolivia) a base de no tener ni un día libre (ni yo ni Carmen, que esa es otra). Cuando tuve la tesis me dijeron: "Ahora nos hemos quedado sin excusas para no darte una plaza de ASOCIADO en el departamento". Con 40 años, un trabajo propio de becarios y un sueldo propio de indigentes. Y sólo en 1992, y casi de casualidad, la titularidad. Para plantearme el acceso a la cátedra me encerré a trabajar de forma insensata (lo cual me costó une embolia el año pasado, justo al acabar el "El mito de la transición", que era el número 12 desde el 2001, cuando publiqué "De Múnich a Auschwitz"). Cuando esperaba el segundo sexenio, ME LO NEGARON por investigación escasa. Como los tribunales de sexenios son públicos, pude saber que me había evaluado una persona de mi universidad, catedrática de música medieval que suspendió a todos los profesores de nuestro departamento, porque había sido expedientada por un miembro del mismo. Sólo con el recurso pude sacar el sexenio, pero las habilitaciones habían sido sustituidas por el nuevo sistema, que implica, como sabéis, la acreditación con 18 años de experiencia docente e investigadora en la universidad. Lo curioso es que la misma agencia catalana que me considera insolvente...¡me envía proyectos para evaluar! El ministerio ni siquiera te deja planificarte una carrera, cambiando constantemente las normas. En mi departamento, las tesis doctorales son dirigidas independientemente de la especialidad de cada uno, con lo que han podido dirigirse tesis sobre América Latina o sobre la Alemania nazi (los dos temas que yo he investigado), sin que yo tenga nada que ver. Y dirigir tesis supone reducción de docencia, claro, por eso hay tortas. Lo que quiero es prejubilarme dentro de cuatro años, si puedo, y abandonar un mundo que no tiene nada que ver con la racionalidad que he visto en otros lugares, como Alemania, donde se quedan pasmados cuando les explico el anecdotario de nuestro sistema.

Ferran dijo...

Ah...Y por cierto, para que veáis sus efectos...Uno de los profesores que fue suspendido por la "musicóloga expedientada" tras haber trabajado muchísimo en aquellos seis años evaluados, decidió no volver a hacer más que docencia, porque su trabajo de investigación lo hacía, como casi todos, en periodos de vacaciones. Y no ha vuelto a investigar, ni a hacer una excavación, limitándose a dar sus clases con dignidad y considerando que el propio ministerio no ha dado garantías a su trabajo. Ya véis. Cuando, además, los criterios de evaluación son contradictorios entre el ministerio y la consejería de la comunidad, las cosas llegan al paroxismo...

Susana dijo...

María besos africanos-afrovascos, vividora es poco, eres una persona llena de anécdotas. Y a eso me permito añadir: sosegada y en paz.
La historia que cuentas es muy fuerte y por desgracia el pan nuestro de cada día, no hay que irse muy lejos para encontrarlas.
Desconozco el ambiente universitario a nivel docente en que Ferrán se mueve, pero tengo algunos amigos en la universidad de madrid y cuentan cosas parecidas a lo que ambos comentáis.
Besos de nuevo escribidor

Amando Carabias María dijo...

Susana:
Sí, ciegos y ávaros. Y añadiría, borrachos de una gloria imposible, efímera y a veces perniciosa

Amando Carabias María dijo...

María A
La famosa teoría de los límites.
Exageraré.
El primer día lloran. Sabemos por qué lloran. Sabemos que no tienen razón. Un minuto de llanto. Resistimos, pues no tienen razón. Dos minutos de llanto... Cedemos... Una vez. No pasa nada. A los pocos días, se repite la escena. En algún punto de sus cerebros crece, por así decir, una especie de reacción: si lloro y lloro y lloro, consigo lo que quiero...
En algunas ocasiones, por suerte las MENOS, esto llega al extremo al que nos has contado.
Hay noticias en la prensa de ayer y de hoy que realmente son espeluznantes.
Espero que tus pensamientos ante las olas del añorado Cantábrico, aunque mi añoranza esté más al Occidente.

Amando Carabias María dijo...

Ferran I y II:
Realmente lo que cuentas, me reafirmo en lo que comenté ayer, se parece bastante a una obra engendrada por Kafka.
A lo mejor lo que se plantea en el fondo, es una pregunta de más hondo calado.
¿Interesa investigar?
¿Interesa invertir en acercarnos a la verdad?
Parece que sólo interesa la transmisión de ciertos conocimientos ya adquiridos.
Hoy hablamos de educación. Y lo que tú cuentas también es una patada en la rodilla.

Amando Carabias María dijo...

Susana:
Más que nada por dar acuse, recibo los besos que alivian un poco el fuego de este día, en que hasta Segovia tiene alerta amarilla por el calor.

Pilar dijo...

!Ay el furbo! Ese extraordinario entretenimiento de masas que convierte a los expectadores en una jauría enloquecida, dividida en bandas rivales, padeciendo odios irracionales y sufrimientos de por vida (sobre todo los del Atleti). No lo entiendo,en serio, más bien lo odio, en su faceta de espectáculo de circo romano, negocio, mafia y mafiosos ( !hay que ver que pintas suelen tener los presidentes de los "clubes").Y no hablemos de los futbolistas, esos horterazas encumbrados por la masa,el márketing, y el afán de negocio, que no saben hacer la "O" con un canuto y se creen alguien porque van montados en ferraris, endiosados, y lo que es peor, ejerciendo de modelo a seguir por nuestros hijos. Un tema aparte, que me gustaría que comentárais es el fichaje del tipo ese llamado "Cristiano Ronaldo", que alguien me explique el tema, por favor, que alguien me explique porqué que vale lo que vale su fichaje, y cómo puede seguir existiendo ese negocio sucio cuando hay tanta miseria, hambre y sufrimiento en el mundo por resolver.
Pero sí que puedo entender el fútbol como deporte, tan útil como cualquier otro, aunque no sé porqué, si será por sus reglas, o por "la hombría"que se les exige a los jugadores, que suele degenerar en violencia dentro y fuera del campo.
Suscribo lo que dice María, y los padres iracundos de los alumnos, que por lo general no son precisamente los más "lumbreras", que luego, cuando se les va de las manos la "buena educación" que han dado a sus hijos, son los primeros en volverse hacia el centro docente dónde estudian para pedir(cuando no exigir) ayuda por sus propios errores.Creo que el meollo de la cuestión es en la falta de educación generalizada que existe en este país. Y para darse cuenta de eso es muy útil viajar, Amando, ahí es dónde se nota más (sobre todo me gusta cuando se respetan las colas y se habla bajito).
Paciencia y a la playa, niña, que es dónde mejor se está
( después de Euritmia, claro)Espero que no te molestara mi calificativo hacia ti de "vividora", lo dije en el sentido más cariñoso que puedas imaginar, pero plenamente consciente de que lo eres.

Susana "asolutely agree with you", en tu primer y segundo comentario.

Ferrán, con esa vida tan intensa y apasionante que has tenido, por favor, déjame que insista en lo de la absenta ( o el whisky).

Amando, buen post, muy polémico y para hablar delante de un café durante horas, días o quizás meses.

Besos pacificadores.
Pilar en su Pecera-Sauna.

Gaspard dijo...

¿Y qué pasa cuando a quien se insulta es a uno de tu equipo, como le ocurre a Beckham? ¿Y cuando insultas a tu país pitando el himno nacional? No estoy pensando en la final de la Copa Barça-Athletic, sino en los magrebíes que boicotearon la Marsellesa. Eso sí que deja a uno perplejo. Las solidaridades ya no son los que eran.

P.D.: A Isolda, que los viajes, aunque no estén el/la acompañante de siempre, pueden ser duros, o reblandecer el dolor. He descubierto el viaje solitario, y no está mal. Aunque, claro, si puedo viajar con mis nietos más adolescentes -los otros aún son unos niños pequeños-, estoy encantado. Y a Ferran, ¡prejubílate! Yo me jubilé el año pasado, y a los meses estaba de vuelta, en otro trabajo. Si es que lo que hago se puede llamar así. Tal vez teletrabajo, en algo que me apasiona. En junio de 2012, con 67 años y medio, lo dejaré. Ya me lo estoy imaginando, aunque me guste mucho lo que hago (colaboración universidad-empresa-administración pública).

Amando Carabias María dijo...

Pilar:
Empecemos por el final, que el café sea con hielo. Y si es un granizado, mejor, pero sin azúcar, por favor.
Veamos...
Que el fútbol me gusta es un hecho. Que no me enloquece es otro hecho. Que soy del Real Madrid otra realidad. Que creo en el deporte como un elemento de la educación en un sentido muy amplio (y no sólo para mantener la buena forma física) es otra cuestión evidente.
Pues puestas así las cosas, tomemos la cucharilla y demos vuelta al oscuro manjar líquido. Esperemos a que el hielo enfríe y se mezcle con ese café...
El tema del fútbol, sólo es una pantalla para reflexionar sobre otras cuestiones. El partido del que sale nuestro forofo afónico, quizá sea un partido que forme parte de una competición de juegos escolares. El público asistente habrán sido, sumando padres, madres, y algún abuelo unas ¿cincuenta personas...? No, no, treita y cinco. En este contexto queda muy lejos, a años luz, los ochenta mil espectadores del Bernabéu o los casi cien mil Del Camp Nou, etcétera, etcétera, incluso lejísmos de los ocho mil que cabemos en la Albuera de Segovia. (El estadio del Spórting Euritmitense tiene una capacidad realmente divertida: 13313 espectadores, pero eso es otra historia).
Y sin embargo se destata ese mismo furor despiadado contra un pobre árbitro que procura aplicar el reglamento según lo que ve o cree haber visto. Nada fácil, lo aseguro. (Mi momento de mayor gloria en el ámbito futbolero fue como árbitro).
Nos sentimos camuflados en la masa, y aquellos once jugadores que visten con la camiseta de nuestro equipo, no es que se jueguen unos puntos y pretendan disfrutar con un juego deportivo que les gusta, no, más bien defienden algo nuestro: el colegio, la empresa, el barrio, la ciudad, la comunidad, el país, el Continente... ¿Qué pasará el día que se celebre el primer partdio Tierra vs Marte pitado por un árbitro de Saturno...?
Así que de lo primero que dices, nada que oponer. He dejado de ir al fútbol (al pobre fútbol de Segovia) porque en su estadio he sentido vergüenza ajena al escuchar insultos que ofenderían a una tropa de piratas borrachos dirigidos a un jovencísimo línier que, además, no se equivocó ni una sóla vez. Y no es por nada, en serio, pero aquellos insultos los profería una señora, tampoco muy joven.
En el resto de cosas que planteas diría que los tiempos cambian, que se van instaurando nuevos modos y que acaso generalizas un pelín. Es verdad que quedan muchos figurines con poca o nula formación... Pero eso ya va cambiando. Hablar aquí de Valdano, Guardiola, Butragueño, el mismo Míchel, Zubizarreta... parecería juego sucio. Pero ya hay muchos futbolistas, incluso en la elite con carreras.
En cuanto a los directivos, sobre todo presidentes, pues completamente de acuerdo.
El dinero es el peor enemigo del fútbol, desde luego, pero sin él este deporte no habría llegado a dónde ha llegado. Este juego tiene algo mágico, quizá por su simplicidad, y porque realmente no necesita (al menos en sus inicios) de una fuerte inversión para poderlo practicar: una pelota de trapo, unos cuantos metros cuadrados más o menos llanos y unas piedras que marquen los postes de la portería son suficientes. Ahora no voy a contar mis primeros partidos de fútbol.
Lo de Ronaldo...Yo diría que forma parte del negocio. No me imagino al señor Pérez entregando ese dinero para paliar el hambre o para arreglar las escuelas de alguna barriada o para financiar no sé qué estudios... El Sr. Pérez es un empresario capitalista que quiere que una de sus empresas (al fin y al cabo el Madrid cotiza en bolsa y él es su presidente, al menos durante cuatro años) aumente, si puede, sus beneficios.
Y los va aumentar, seguro. Si tu objetivo, Pilar, fuera llenar un graderío de veinte mil localidades con una actuación musical, qué harías.
Otra cosa diferente es que ese objetivo merezca la pena... Sobre eso no opino.
Entre mis planes no está ir al Bernabéu... Aunque sí al Molinón.
Creo que se me ha acbado el café.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Cuando los propios aficionados insultan o chillan a uno de los suyos, es que ya no le consideran tal, sino, en el mejor de los casos, como un mercenario poco escrupuloso. El caso de Beckham es paradigmático. En otras ocasiones se puede tratar de malos entendidos o de amores que no cuajan (pienso en Guti, por ejemplo, o en aquellos días en Míchel era criticado por el Bernabéu...)
Respecto de los himnos... Uf, qué difícil lo pones. Aquí ya entramos de llenao en el sentimiento nacionalista o nacional o patriótico o como se diga. Y es una prueba más de lo que decía más arriba sobre que los futbolistas no sólo juegan, sino que defienden parcelas de territorio y a sus habitantes... ¿Cómo un moderno ejército de soldados que no matan, sino que juegan al fútbol?

Lo de la prejubilación... ¿Dónde? ¿Cómo...? Y ahora se habla de prolongar la edad laboral hasta los setenta años. No, por Dios, no.

Pepe Gonce dijo...

Aunque me gusta el futbol “más que a un tonto un lápiz” y soy más sevillista que el escudo, jamás le he dado un patá ni a una bola de papel. Dicho esto os confieso que jamás he asistido a un partido de futbol de jóvenes o amateur. Si he sido socio de mi Sevilla de mi “arma” muchos años pero por motivos de salud tuve que dejarlo. Lo que si os cuento es que he acompañado a mis hijos Álvaro y a Alonso infinidad de veces cuando jugaban al baloncesto en edad escolar y he vivido escenas por parte de los padres, parecidas a la del relato de Amando, que en alguna ocasión me han hecho abandonar el pabellón avergonzado e indignado por lo que en las gradas escuchaba. Como dice Susana, padres ciegos que esperan, no tan en silencio, que algún día sus pequeñas estrellas les saquen de la pobreza mental en la que viven.

Por cierto queridos madridistas y culés temblad con el Sevilla F.C. de esta temporada… Vamos a arrasar…Ya le hemos metio en pretemporada 7 goles al Rota, jejeje…

Un abrazo pelotero.

Isolda dijo...

Tengo un ratito para comentar. Vaya por delante que no me gusta el fútbol, pero lo que has escrito, Amando, lo tomaré como un fábula con su moraleja. Y como tal estoy absolutely agree with all of you. (no voy a ser menos que P y S)

La educación se ha descuidado por dos motivos. Primero, la generación actual de padres, a la que se le ha consentido todo y, naturalmente, no ha sabido transmitir valores a sus hijos.
Segundo, la escuela, que con unos profesores atemorizados, desmotivados y mal pagados, bastante mérito tienen con seguir en la lucha.
María A. ya sabes cuánto te admiro!
No hace falta profundizar en el tema, todos lo habéis mencionado.
Además, ya que se habla de fútbol, con el malísimo ejemplo que se da a los niños, al contratar por cantidades millonarias, (por jugar! y divertirse!) a unos tipos chulos a rabiar y que no saben hacer la o con un canuto, qué esperamos?.
Se me ocurre ahora lo del ataúd de Mikel Jackson. ¿No es horrendo, además de un insulto a los que no tienen que comer, que les pasen por las narices el coste de 25.000$por algo que va a quedar enterrado?
Perdonadme, no es demagogia, es que me exaspera.

Pepe, del Sevilla, lo único que me gusta es el himno del Arrebato. Es un fenómeno. Tu otro fenómeno, que conste.

Me dirijo a Catherine para agradecerle el mensaje que dejó anoche. Seguro habrás notado que los catalanes se parecen bastante más a los franceses que a los andaluces. Te diré una cosa, yo nunca tocaba a las personas a las que me dirijía, ni decía piropos ni era especialmente cariñosa, salvo en petit comité.
La cercanía, el roce, el afecto expresado, lo aprendí en Madrid y posteriormente en Andalucía.
Y te digo también, la vida es mucho más agradable cuando puedes expresar y recibir libremente los sentimientos dela gente que te rodea.

Y para Gaspard, también yo me escapo cuatro días al año con alguna de mis hijas, las dos solas, a sitios que nos gusta volver a visitar. Ese año tocó otra vez Lisboa, que nunca me cansaré de recorrer.

Muchos besos a todos y que termine el día igual de bien y sosegado que el de ayer.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce:
Más de un conocido que se dedica a entrenar chavales, me ha dicho en varias ocasiones que si por él fuera prohibiría a los padres en general (claro que así pagan justos por pecadores) asistir a los partidos en que jueguen sus hijos.
Porque estamos hablando de lo que estamos hablando. ¿Pero qué me decís de los padres cuyos hijos se sientan en el banquillo de inicio, y sus padres que creen que engendraron al sucesor de Pelé o Maradona, se sienten ofendidísimos y no dejan de dar la "brasa" a los pobres entrenadores, que suelen tener más bien pocos añoss...
Por cierto, no vendría mal algo de lo que pronosticas, pero, amigo, me temo que otra vez va a ser más de lo mismo. Con la diferencia que los culés creo que no lo tendrán tan 'fácil' como el año pasado. Aunque para mí, y a pesar del salvaje desembolso de este empresario capitalista, sigue siendo favorito el Barça, aunque sólo sea porque ya se saben de memoria el libreto.

Amando Carabias María dijo...

Isolda: Como sé que a pesar de Benedetti, Valdano, Vázquez Moltanván, Javíer Marías, Onetti, Juan Cruz, Carabias..., la mayoría de lectoras no estáis por el tema balonpédico tengo limitadísimas las entradas sobre esta cuestión. De las 270 entradas que van publicadas (qué barbaridad, ¿no?) sólo 5, hablan de este deporte... para no abrumaros. Es broma.
La verdad es que cada día selecciono más los partidos y hay semanas que no he visto ninguno. Esta temporada pasada del único equipo que he visto todos, hasta los amistosos ha sido de la Selección.
Y además tienes razón, es sólo una fábula, porque podría haber escogido un partido de baloncesto, como comenta Pepe. Para el caso es lo mismo.
Además de las cuestiones que apuntas sobre la educación que más que en libertad quizá haya sido en exceso permisiva, yo diría que hay otro valor (o contravalor) que determina parte de estas reacciones. Y que con el ejemplo que has puesto de Jackson queda aún más claro. Sólo vale quien triunfa, y sólo triunfa quien gana dinero. Pero cuando digo dinero, digo mucho dinero. O sea que necesitan una empresa de contabilidad para saber cuánto ganan, aproximadamente.
Creo que siempre ha sido así en líneas generale, y la historia está llena de casos; pero, bien porque sea nuestra época y es la que nos importa de verdad porque en ella nos jugamos la sangre, bien porque todo se ha exacerbado, ahora lo del dinero a espuertas es más generalizado. Y más aún, si puede ser del modo más sencillo, mejor aún.
Lo que dices de Mr. Jackson es un gran ejemplo. Todavía más evidente y más duro que el de Cristiano Ronaldo.
Porque (y esto antes se me olvidó comentarlo), hay otros deportisttas que ganan muchíííííísimo más dinero que los futbolistas que más ganan. Mirad a los coches, a las motos, a los tenistas, al golf, al baloncesto NBA, al football americano, al hockey hielo...
COn esto lo que digo que el deporte-negocio-espectáculo parece el becerro de oro de nuestra sociedad, y acaso nuestro fútbol sean sus pezuñas. (Obviamente)

Ferran dijo...

Querido Gonce...¿Cómo puedes dudar del tembleque que tenemos en Barcelona? Como aquí estamos acostumbrados a que la cosa va por fases y que un equipo genial se convierte en un bodrio al año siguiente (o lo contrario, como sucedió con Guardiola con los mismos jugadores), pues puede pasar de todo. Si el Madrid hila un juego como el que se vio la temporada pasada, me alegraré. Pero me temo que no se trata de ir colocando piezas de relumbrón, sino de establecer unas reglas comunes. Precisamente lo que el Barça consiguió, y era lo maravilloso, es el sentido de equipo que dudo mucho que el ego de un Cristiano Ronaldo sepa asumir...

De todas formas, suerte...


Isolda: los catalanes somos algo especiales en eso de la expresión corporal, del espacio de protección en torno a nosotros, de manifestarnos con abrazos...Generalizar nunca me gusta, aunque no es algo descabellado como método (todos los nazis son unos canallas...) y, aunque hay de todo, existe una tendencia marcada por una forma de vivir, una cultura asumida como entorno, como espacio en que te has ido socializando y donde se contemplan las cosas como normales. Yo creía que algo que destacaba aquí era una apertura al mundo combinada con una defensa de lo propio que me enorgullecía, además de una tolerancia y un saludable recelo con respecto al Estado (que no a Madrid). Marfany o Ucelay Da Cal han estudiado esa peculiaridad de la sociedad catalana que primaba hacer camino en la sociedad, crear una conciencia colectiva al margen de las instituciones, que fue lo más positivo que creó el catalanismo político de verdad. Era el tiempo en que Prat de la Riba elaboró un programa de modernidad que con el compromiso de los artistas (por ejemplo, los arquitectos modernistas) con crear un paisaje urbano especial. Fue el tiempo en que no se aceptó un tipo de sindicalismo vinculado a un partido que capturara el poder, sino el sindicalismo de base que dio paso a una CNT nada anarquista, sino libertaria, que es distinto.

Bueno, no quería entrar en política, sino en historia cultural para considerar de qué modo lo que nos parecen hábitos se vinculan con la construcción de un modo de ser colectivo que nunca tiene que confundirse con Volksgeistungen a la manera del nacionalismo romático alemán, que acabó donde acabó...

Vale, ya lo sé, otro rollo.

Besos...Soy un canalla: me he pasado la tarde preparando el curso de El Escorial, sobre abolición de memoria colectiva en la fase de la transición y, harto ya del tema, como sabéis, he recorrido el enfrentamiento entre partidarios de la memoria de Akenaton y los regentes Horenhem y Ay, que manipulan al nuevo faraón de 9 años, Tutankatón, cambiándole el nombre en favor del retorno al culto de Amón y el resto de los dioses. El escriba Huy, entusiasmado con la revolución monoteísta de Amenofis IV, describe la represión y la destrucción de la Ciudad del Horizonte, a la que el ´monarca humanista había trasladado la capital...El escriba se convertirá en detective, y llegará a encargarse de analizar el asesinato del joven Tutankhamon unos años después. Ya véis, què debilidad la mía por la novela negra, incluyendo los seis tomitos que Anton Gill dedicó a este peculiar personaje...

catherine dijo...

Otra a quien no le gusta mucho el fumbol como dice Forges. Prefiero el rugby y mi hijo que de nino jugaba al futbol también, aunque recientemente el codo de un adversario le haya abierto el pomulo y que su hombro operado después de demasiadas caidas esquiando, kitesurfando y todo lo que se puede hacer en la nieve haya sufrido un "contacto viril" otra vez en el ùltimo partido de la temporada. Son partidos amicales , entre los jugadores del mismo club que intentan reactivar. Ahora que los equipos nacionales de rugby se han vuelto profesionales ocurrirà lo mismo que en todos los deportes que citas, Amando. Lo peor que vi de un padre con su hijo en cuanto a deporte fue un gendarme (pero no importa mucho su profesion, solo lo hace màs inesperado) que acompanaba el equipo del chico en una carrera de orientacion; los adultos estaban solo para que los ninos no se pierdan en los bosques, no tenian que participar. Yo vi al padre ir solo a un sitio en el que habia que registrarse perforando la tajeta del equipo que asi recupero su atraso y gano la carrera. No dijé nada para no dar vergüenza al chico pero miré al padre de reojo. Lo que pueden hacer los padres para el exito de un hijo y lo malo que es.
Isolda, en Francia tenemos también muchas diferancias entre gente del norte y del sur. La gente de Marsella o Tolosa no tiene el mismo caràcter que la de Brest o Estasburgo. Y no tengo nada en contra de expresar y recibir sentimientos de la gente que los sabe expresar. Asi que mando besos y abrazos a todos.

Amando Carabias María dijo...

Ferran:
Es curioso lo efímeras que son las cosas de los humanas... ¿Cuánto tiempo hace que acabó la temporada? ¿Dos meses, dos meses y medio..? Y parece tan lejos, ¿verdad?
Que nos parezca a los madridistas que necesitamos zambullirnos en el buen fútbol, es hasta lógico... Pero ya en Barna el pasado queda lejos. Tres títulos, el máximo, lo nunca logrado por ningún equipo en España, y es como si no sirviera.
Somos devoradores de tiempo...
Mientras leía lo que escribías respondiendo a Isolda sobre las manifestaciones corporales de los sentimientos, me daba cuenta que apenas conozco en persona a ningún catalán. Recuerdo vagamente algún compañero de servicio militar, pero nada más y otro compañero que procede de allá, pero que en realidad lleva toda la vida en Castilla.
Ya sé que es malísimo generalizar, y por tanto, cuando uno generaliza se sabe que está contando con las excepciones. Con todas las que sean precisas.
En Castilla, y volviendo a la manifestación del cariño, en general también se nos acusa de mucha frialdad, de alejamiento. Pero hay grados e intensidades diferentes.
Por lo que veo has disfrutado de una buena tarde.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
Que nuestros triunfen por encima de todo y por encima de todos. Da igual lo que haya que romper, las normas que haya que saltar...
¿Por qué tantos padres en todos los países cometen/cometemos el mismo error...?
Llevo todo el día pensando en lo que ha contado Maria A. que es como el ejemplo extremo de lo que estamos diciendo.
¿Por qué tiene tan poca prensa educar en la responsabilidad, en el esfuerzo, en la colaboración, en el aprendizaje, en la solidaridad? Sólo el éxito.
Pero es que los padres tampoco lo tenemos fácil. Porque la misma sociedad que luego se rasga las vestiduras (o la parte de esa sociedad que controla los resortes del poder), ofrece a nuestros hijos como única meta: el éxito, el dinero, conseguir temprano las metas...
Un beso.

María A. dijo...

Pues yo me he aficionado al fútbol con mis chicos/as en Tetuán. Amando, les tengo prometido a los del Madrid que este año les pongo en el insti todos los partidos de la Champions. Pero me parece que no les gusta mucho Ronaldo. Y los del Barça, no van a entender muy bien la salida de Eto'o. Gonce, mucho Sevilla, pero el presidente,tan impresentable como todos...
En Tetuán, hay una carrera popular con mucho tirón. La organizan el ayuntamiento (walladie) y los centros españoles. Este año me tocó ir a entregar los trofeos y me sorprendió que éstos se sortearon entre los participantes. Me dieron las razones: decidieron hacerlo así porque estaban hartos de que siempre les hacían trampas y se colaban por las callejuelas. Me pareció una idea genial, la verdad. Y todos estaban tan contentos/as. Hace una noche deliciosa,tras un día de calor sofocante. Gaspard, ¿ya estás en Donosti? Mañana vamos a dar una vuelta por la Concha y de librerías..también de rebajas... Estoy escuchando Carmina Burana, que iremos al Kursaal a escucharla en la Quincena Musical.Uf, y mañana empieza el Festival de Jazz...Mucha vida, que me encanta lo de vividora, Pilar. Pues eso, besos vividores afrovascos.

María A. dijo...

Amando, a nadie le enseñan cómo ejercer la paternidad/maternidad...y resulta comprensible que se quiera lo mejor para los hijos...Y el mundo en el que vivimos no lo pone nada fácil. Padres y profesores, pienso que tenemos enemigos comunes: esa que algunos llaman "escuela paralela", la de la calle, los grupos de amigos/as, los medios de comunicación, que transmiten mensajes tan contradictorios e interesados a nuestros chicos. Y les crean necesidades..y angustias; la búsqueda de lo fácil..enfin, es muy tarde para estas cosas... Ahora toca abrazos afrovascos..

Amando Carabias María dijo...

María A.:
La idea de los sorteos después de la carrera es genial. Es como llevar a la práctica la máxima utópica de los Juegos Olímpicos: lo importante es participar.
De todos modos me huelo que ciertas cosas dejarían de funcionar.

Amando Carabias María dijo...

María A:
No había leído tu segunda intervención.
Tienes razón, claro, pero es que tampoco es mentira que esa 'escuela paralela' está formada por padres y madres, e incluso por educadores.
Es todo demasiado complicado.
Sí quizá tengas razón es muy tarde para todo esto.