martes, 29 de septiembre de 2009

¿QUÉ DECISIÓN TOMAR...? (40, 41 y 42)


* * *
40
04:36 a.m.

Aún la ciudad es un gato dormido que quizá sueñe con un amanecer de cristal. Euritmia está lejos de sacudirse las mantas de la noche. Damián sabe que el viejo director del periódico no abandonará su cubil hasta bien entrada la mañana. Como la visión de la diminuta llama de una vela en la distancia, recuerda una de las conversaciones con Doroteo.

¿Pues no me ha dicho el jefe que quiere ver el periódico de papel para estar seguro que los periodistas cumplen con todo lo que les hemos escrito en la nota que iba dentro del sobre con la pasta…? Ahora llamo a Gilberto y le digo que vuelvo al periódico, y controlo cuando sacan los primeros bultos con periódicos. Cojo uno, se lo llevo a su casa y nos podemos ir todos tranquilos a dormir un rato. Porque ya lo de La Cubana hoy no va a poder ser, de ninguna manera, hay que joderse. Otra noche sin nada que llevarme a la boca… Y si en vez de llamar me presento allí… Total, el viejo gallego no va a salir de la cama, seguro que ya duerme a pata suelta. Y yo aquí, bien jodido, muriéndome de sueño y de frío. Sí, mejor voy para allá, no sea que le dé por decir que me tengo que quedar, que prefiere esperar unas horas a que abran los quioscos de prensa… Decidido, Damián, media vuelta y para el periódico, no digas nada al jefe, que lo mismo con lo mosca que está contigo te hace pringar lo que queda de noche delante de una puerta cerrada, para nada, absolutamente para nada.

A pesar de los problemas de vista que padece Efrén Barrientos, y que le impiden conducir con garantías durante las horas nocturnas, nada le puede impedir contemplar que de nuevo el encendido de los faros del coche, ni su lenta maniobra, para girar y abandonar su vigilancia.

***
41
04:38 a.m.

Virginia no conoce a Rubén, y con el aspecto juvenil y desenfadado de su atuendo, ¿quién imagina que se trata de un policía de servicio que viene a salvarla de la sombra que vigila su sus sueños, sus supuestos sueños…? Por ello ha corrido aún más veloz, aún más asustada con esa nueva visión. Otro hombre a esas horas en el inmueble es demasiada casualidad, o eso ha pensado. Si aquel joven ascendía con tanto sigilo por las escaleras, ha pensado que lo hacía para acompañar a su compañero que ahora yace bajo el umbral de la puerta del piso, tras haberle acertado de pleno con el cenicero de cristal macizo. Por una vez aquel regalo absurdo de sus futuros suegros (¿sus futuros suegros?) había servido para algo. No confiaba demasiado en sus fuerzas, y probablemente aquel golpe sólo había servido para marear temporalmente a aquel hombre de tez oscura y baja estatura, pero de fornido aspecto. Tenía que huir con toda la velocidad de sus piernas, nada acostumbradas a una carrera, y menos aún con semejante atuendo, una bata sobre un camisón y unas zapatillas de estar por casa. Sólo tenía clara una cosa, la dirección a tomar. A escasos seiscientos metros de su casa está La Comisaría en la confluencia con el Paseo de las Olmas. Ya está bien de tanto jueguecito de detectives de mala novela negra. Tiene la suficiente información para que cualquier policía sepa cómo actuar. Tiene nombres, tiene datos. Suficiente. Ha pasado ya demasiado tiempo desde que Elio se ha ido de casa, supuestamente para media hora…
A duras penas, Rubén ha podido reaccionar esquivando ese bulto rubio que se le venía encima.


* * *
42
04:47 a.m.

Manuel[1] sabe que está haciendo bien su trabajo. En una ciudad tan pequeña todos se conocen. La carta escrita por Elio es clara y precisa. No era necesario ser muy inteligente para descubrir que detrás de aquel hombre que había llegado a horas tan intempestivas, estaba uno de los mencionados en la carta. En su memoria se unieron, como dos piezas de un puzzle, el nombre que había visto escrito, con el rostro que conocía. En cuanto vio su llegada supo instantáneamente que era fundamental preservar unos cuantos ejemplares del periódico, y luego dejar que el tiempo corriera. Una resma de papel da para mucho, y no es difícil camuflar una ínfima parte de la edición, diez, doce ejemplares... suficiente... lo que quepa en la palma de la mano. Elio que no se ha percatado del rápido movimiento de aquel hombre, sigue en silencio todo el proceso. Está seguro de que el revólver ya no es ningún peligro. La sonrisa de Burón ante la acción de la trituradora de papel es más explicativa que cualquier frase por muy larga que sea. A Elio le sorprendió que Manuel, incluso antes de acabar la llamada telefónica a don Efrén, empezara a destruir ejemplares del periódico. Sabía que no era nada profesional lo que sentía, pero el alivio se asentó, como una caricia, en su estómago y en su corazón.
El cañón de una pistola intimida y asusta bastante.

Desde aquel instante supo que vería las películas con otra sensación bien distinta.
_______________________________________
[1] Se recuerda que Manuel es el Jefe de la Imprenta del Diario de Euritmia. Nota del Escribidor

18 comentarios:

S.C. dijo...

Voy a leérmelo del tirón.
Mola un huevo.

Amando Carabias María dijo...

S.C.
Pues luego nos cuentas, cuánto tiempo se tarda en leer del tirón, bueno una aproximación.
¿Editores?
:)

Pilar dijo...

Buenos días septembrinos (término amandiano por excelencia. Si es lo que digo, que voy aprendiendo).
Este relato está que arde, digo más bien, es ya un incendio, pero un incendio sin control. Vamos, que arden los mares y los desiertos, y lo que no está escrito.
Aquí esperaré hasta las cinco de la madrugada.Hora del desenlace.
No pude comentar tu post anterior por secuestro del ordenador, pero me da vergüenza reconocer que no he leído nada más que Los Abel de Ana María Matute ( un gran libro que creo recordar trataba más que nada de los desastres de la incomunicación). Es una autora que tengo algo olvidada, como tantos otros de la postguerra porque ya los leí en su momento, y no me he puesto al día en cuanto a sus nuevas obras. Es de esas autoras que meto en un saco junto con Josefina Aldecoa, Carmen Laforet, Martín Gaite, porque las guardo en el archivo de mi historia personal con la literatura como inicios a lecturas posteriores.Pero son personas encantadoras e intelectualmente brillantes.
Sin perdón de Dios me voy a poner al día y en cuanto acabe El Chino, me pongo con el rey Gudú, a ver porqué está olvidado, el hombre.
En cuanto a Angeles Caso, sólo leí su libro sobre Sissi, y bueno, tiene un pasar. Ella personalmente me parece algo cursi (señorita de provincias) y afectada. He leído en el Adelantadopuntocom, que piensa realmente en la discriminación de la literatura femenina porque la consideran "cursi y ñoña". En su caso, suscribo, a lo mejor debería ponerse las pilas.
Ya en mi pecera (antigua)retomo mi vida, más o menos normal, (que normal nunca es), y espero seguir por aquí, si vuecencia me da la venia.
Lo dicho.
Besos abisales
Pilar desde su Pecera.( !Por finnnnnnnnnnn!).

Amando Carabias María dijo...

Pilar:
No es por llevarte la contraria, pero lo de las cinco de la madrugada es tu apuesta desde hace unas semanas y todavía no lo tengo claro. ¿Qué os parecen tres capítulos?, ¿mejor que dos, a ver si acabamos antes?
Creo que Olvidado Rey Gudú, te ha de encantar, ya que está repleto de Trasgos, ondinas y otros animales misteriosos del bosque.
La historia tiene algo también de melancolía y mucho del tema de la incomunicación y la soledad, pero te gustará.
De Ángeles Caso no he leído ni la biografía sobre Sissi, de la que he oído buenos comentarios.
Sobre la denominada literatura femenina, pues a pesar de no ser una opinión políticamente correcta, no estoy muy de acuerdo con esa clasificación.
A mi modo de ver, la literatura es personal con todo lo que eso conlleva (sexo del autor, por supuesto, generación, cultura, nacionalidad...)
Se habló en ese mismo acto de la mirada femenina en la literatura y se pusieron como ejemplos Marcel Proust y Gustave Flaubert (Madame Bovary) (¿?).

Enhorabuena por el regreso a la normalidad.

Pilar dijo...

Lo de las cinco de la madrugada no es una apuesta, es un capricho, más bien. No me hagas caso. Acaba tu relato cuándo y cómo quieras, faltaría más. Seguro que nos sorprende y encanta a todos.
De acuerdo contigo en lo de clasificar por género a la LITERATURA. En el lado contrario a tus ejemplos masculinos yo pondría a Virginia Wolf, Margerite Yourcenar y Emily Dickinson,pero eso es una apreciación muy subjetiva.
En cuanto al tema de la incomunicación es el mayor error en el que puede incurrir el ser humano, que es sociable y necesita compartir por naturaleza. No comunicar conduce a los mayores errores personales y de la historia. En fin, otra subjetividad más.

Gracias por lo de la normalidad, pero aún haciendo un "por", no se me va a lograr.

Besos de hada

Pilar dijo...

Pesadita toy.
A lo que voy.Que digo yo, que soy muy sensible a todo lo que tenga que ver con mis ancestros, que como tengo sangre guantanamera al 50%, y dado que en el pobre país (pero enorme de espíritu) antillano, la prostitución es una lacra social en la actualidad (que con Tailandia se está convirtiendo desgraciadamente en el burdel del mundo occidental dada la belleza de las nativas) , que sugiero, vaya, si no es mucho indiscrección literaria, que la próxima vez que aparezca en algún relato de usía, una alegre muchacha de vida idem , la intitule usted "La Sepulvedana", más que nada por la proximidad a Euritmia, y por quitar fama a las pobres muchachas caribeñas , que bastante tienen ya con su cruz.
Muchas gracias, sé que usted lo comprenderá y tomará nota.
Bsssss.

Amando Carabias María dijo...

Pilar:
Ya sé que lo de las cinco de la madrugada no es apuesta, fue un modo de hablar mío, para entendernos. El caso es que, en serio, no sé cuándo llegará el final. Me parecía que iba a acabar hace unas entregas, pero con la dinámica que ha tomado, va a ser imposible. Y ahora tendrá que ocurrir lo que el propio relato determine.
No, si mis ejemplos 'masculinos' fueron definidos por Ana María Matute y Angeles Caso, como mirada femenina, porque eran muy detallistas...Las tres autoras que citas son claros ejemplos de escritoras que indagan en el alma humana con una profundidad admirable. ¿Es eso femenino, masculino o humano?
Tu apreciación sobre la comunicación, por muy subjetiva que sea, coincide con la mía. Sin embargo, probablemente vivimos una época en la que la incomunicación es una de las características que la definen.
La Cubana, al final, y tienes razón, es un fiel reflejo de nuestra realidad. E incluso es probable que muchas mujeres esclavizadas y que tengan apodos similares, ni siquiera sean de esa zona del mundo.
Tomo nota para el futuro próximo.

Neuroscopetrix dijo...

Acabo de fijarme en el perfil que tienes publicada una novela 'Aquel sábado lluvioso' ¿Se puede encontrar en Madrid? Por falta de tiempo no puedo seguir -en el ordenador- los capítulos de Euritmia.

Pepe Gonce dijo...

Para una película de largometraje no sé si dará pero para un corto seguro que si…Ahora bien, si pensamos que llevamos 42 micros y le sumamos otros cuarentaytantos a lo mejor habría que tenerlo en cuenta.

Ahí seguimos, esperando el desenlace.

El poeta José Antonio Muñoz Rojas falleció la pasada noche en su ciudad natal Antequera (Málaga). Dentro de pocos días hubiera cumplido los cien años. Aquí os dejo una de sus poesías como homenaje. D.E.P.

Yo no sé desear más que la vida...

Yo no sé desear más que la vida,
porque entre las victorias de la muerte
nunca tendrás la grande de tenerte
como una de las suyas merecida

y porque más que a venda y más que a herida
está mi carne viva con quererte,
e igual mi corazón que un peso inerte,
halla su gravedad en tu medida.

¡Qué temblor no tenerlo en ningún lado,
ni en el pecho, la vena o la palabra,
y a lo mejor en valle, fuente o roca!

¡Corazón prisionero y emigrado,
que con cada latido el hierro labra,
y que convierte en sueño cuanto toca!

José Antonio Muñoz Rojas

maria dijo...

buenas tardes, hoy he tenido un ajetreado día parisino, me duele una burrada la pierna y no sólo la rodilla y tengo que aguantar hasta el lunes primer día de tratamiento, lo cierto es que tengo que combiar el ritmo porque no aguantaré,
Dicho esto me encanta todo lo que hacía y no sé que suprimir, no quiero suprimir nada,
La lectura de don Efren queda postpuesta pero antes de ir al catre,reposo obligatorio, decir que a mi eso del arte feminino me deja patitiesa, ¿desde cuándo?
Ya está bien de tonterías Almudena Grandes ayer lo decía perfectamente.
Acaso porque Gudtave Flaubert dijo "Madame Bovary c'est moi" nos vamos a creer que Flaubert era mujer buscad fotograf´pa en Google
Bueno besos

Amando Carabias María dijo...

Neuroscopetrix
No sólo en el perfil se ve, también aquí mismo en la columna de la derecha se ve una fotografía de su portada.
Contestando a tu pregunta... NO. Este libro que yo sepa no se comercializa, salvo que lo solicites a la Diputación Provincial de Segovia... o a mí mismo.
Lo digo por aclarar. Lo de Mañana amanecerá se publica un capítulo a la semana, los domingos. Pero ya comprendo que lo del tiempo es un problemón tremendo. Es tremendo lo poco que da de sí un día, ¿verdad?

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce
¿Otros cuarenta y dos...? ¡¡¡No, no por favor!!! ¿No podrá alguien resolverlo antes...? Me da igual quien sea Del Río, D. Efrén, Elio, Virginia, Rubén, Manuel... Quien sea...

Ahora en serio, gracias por la noticia que nos haces llegar. Hasta las siete de la tarde no lo he escuchado por la radio.

Amando Carabias María dijo...

Maririú
Ay esa rodilla. Mímala que nadie lo hará mejor que tú, ni nadie lo agradecerá más. El resto importamos poquito... Esperemos que ese tratamiento que comienza el lunes sea eficaz.

No, no es que dijeran que Flaubert fuese mujer, sino que su mirada era femenina, en esa novela.

Amando Carabias María dijo...

Quizá escriba uno de estos días una entrada sobre la exposición que se inaugura hoy en el Mueseo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia. Hoy lo haré sobre otro encuentro al que asistí del Hay Festival. Simplemente os digo que hoy se inaugura allí una retrospectiva sobre la escultura de este siglo en España, con obras de Antonio López, Juan Navarro, etcétera. La muestra permanecerá abierta hasta el 21 de febrero de 2010. aquí podéis leer algo más sobre ello

Pepe Gonce dijo...

Había leido tu comentario sobre la exposición, pero hasta que no he leido el artículo del EL ADELANTADO.com no me había percatado de que la muestra es un “balance de la escultura española de la primera década del siglo XXI” como dice el comisario de la expo Francisco Calvo Serraller. Debe ser muy interesante y además esta se podrá ver hasta el febrero de 2010.

Gracias por compartir con nosotros esta información.

Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Pues sí que está que arde, lo de la destructora de papeles está como sacado de mi despacho, llevo ordenando y destruyendo todo lo acumulado desde hace un año y me ha hecho mucha gracia leerlo. Gracias, Gonce, por tenernos al tanto de la triste noticia.
Yo tampoco creo que haya literatura etiquetable de femenina o masculina, lo que hay es literatura buena o mala, independientemente del sexo de quien la escribió.
El Esteban Vicente es uno de los museos más vivos e interesantes de España, lo he visitado varias veces y nunca me ha defraudado, ; veo que tendré que regresar de nuevo a él. Ojalá pueda hacerlo pronto. Me parece que Marián y tú, Amando, tendréis que tomaros un cafetito conmigo dentro de no mucho tiempo. Besos.

Amando Carabias María dijo...

María Sangüesa
Pues eliminar papel acumulado de un año, puede ser una tarea terrorífica.
Pues ya estamos a la espera de ese cafetito, que tendrán que ser varios, digo yo.

Ferran dijo...

Maririu, Cathérine, Gaspard, voy a clase a hablar a los muchachos de Monsieur De Gaulle...