martes, 4 de agosto de 2009

¿QUÉ DECISIÓN TOMAR? 8 y 9

8
El aviso sonó como un estruendo. En realidad se trataba del timbre que precedía acompañaba la llegada de un correo electrónico que entraba en su ordenador. Acababa de dormirse, acababa de perder la conciencia de sí mismo tras una serie de cabezadas que en alguna ocasión amenazaron con sajarle el cuello del resto de la espalda.
Daniel del Río despertó sobresaltado. Después de mirar hacia ambos lados para cerciorarse de que nadie había descubierto su debilidad, y frotarse con los dedos pulgar e índice de la mano izquierda los lacrimales de ambos ojos, centró su mirada en la pantalla del ordenador.
La dirección del remitente le hizo temerse lo peor: diariodeeuritmia.director@eu.es no era como para estar tranquilo. Cuando el viejo gallego se ponía en contacto con la Comisaría por semejante medio es que había algo importante... '¡Qué espeso estás!', se recriminó. 'Lo verdaderametne extraño es que Efrén contacte con nosotros. Que no sea a voces es más extraño aún'.
Como es sabido, la vieja rivalidad entre los dos gallegos más ilustres de Euritmia, Efrén Barrientos, director del periódico, y Gayano Balmes, Comisario de Policía, era objeto de chanza y burla en buena parte de tertulias y mentideros euritmitetenses.
A pesar de la somnolencia que enlentecía sus neuronas, y que le pedía a gritos bajar hasta la máquina de café para beberse otro brebaje oscuro y de sabor incierto, abrió el correo. Mientras se cargaba su contenido '¿Alguien podría comprender que también en las comisarías de las pequeñas capitales son necesarios equipos decentes?', pensó que no tendría que haber hecho caso a su hija, y se tendría que haber echado la siesta. Su cuerpo ya no respondía del mismo modo que cuando era más joven y podía aguantar sin rechistar un par de noches sin dormir. Como se había supuesto, el mensaje electrónico estaba cargado de retranca y mucha inquina hacia Gayano.
Señor Subcomisario, como sé que usted madruga más que su jefe, le informo de que en este periódico se cuenta con cierta información que puede incriminar a ciertas personas de mucha relevancia y convertirlas en huéspedes de algunas de las prisiones españoles. No puedo ser más explícito por razones que usted comprenderá a poco que piense.
Un saludo, Efrén Barrientos.
Lo que no había imaginado el director del Diario de Euritmia es que aquella noche él estaba de guardia. Y mientras se disponía a telefonear al periódico, pensó en la maldad de la primera frase. Todo Euritmia sabía que Gayano era el primero en llegar a la Comisaría, bastante antes de la hora reglamentaria.
* * *
9
'Joder, estaba de guardia... ¿Este polícía es imbécil o qué...? Como todos... ¡¡¡Elio, ni se le ocurra levantar el auricular!!!'
El joven, sobresaltado por semejante grito, acudió hasta el despacho que cada vez se parecía más a una noche invernal en Londres. El redactor de cultura miraba con una mezcla de terror y de duda a su jefe. Pero la voz del director impidió que siguiera avanzando en un mar de dudas:
'Llaman de Comisaría. Les mandé un correo electrónico, y fueron incapaces de leer entre líenas. Lo que le repetí tantas veces, Elio, unos inútiles.'
'¿Pero si nos tienen controlado el correo electrónico?'
'¿Nos advirtieron de ello como hicieron con los teléfonos...? La cabeza de estos no llegó a tanto, hágame caso. Por eso no cogeremos el teléfono... Ya se cansará del Río... ¡Qué pronto aprendió lo malo de su jefe'
Don Efrén percibió que el rostro de Elio se mimetizaba con el fondo de la pared blanca, un tanto agrisada por los cientos de ducados que allí se habían tornado humo.
'Váyase a casa. Allí se tranquilizará... Yo, si fuera usted, no diría nada a... a su novia'
Elio no protestó lo más mínimo. Sus dotes para la investigación ya se habían demostrado en una ocasión, y no estaba dispuesto a confirmar tales cualidades poniendo en peligro a Virginia. De ninguna manera.
Sobre la mesa del director repiqueteaba aún el teléfono. Mientras se ponía aquella vieja gabardina gris, murmuró con un suspiro de impotencia:
'Mejor que sea verdad lo que está pensando ese policía. Mejor que crea que cerramos el periódico. No hace mala noche para darse una vuelta y pensar un poco'.
Su mano tropezó con el sobre del dinero. Un ligero temblor se apoderó de él.
No podía dejarlo allí, y llevarlo encima era arriesgado.
¿Sólo estaría Elio vigilado, o, en realidad, todo el personal de redacción del periódico tendría a alguien tras su sombra?
Cuando abandonó la redacción del diario, por más que escrutó la negrura de la noche no distinguió a nadie que lo observase.
Damián parecía dormir plácidamente en el asiento de atrás de su coche.

28 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Doble entrega, doble intriga...

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gónce:
Esperemos que no me multen por exceso de entregas y de intriga y de velocidad. Como no tengo carné de conducir.

Maria Sanguesa dijo...

Estamos a la espera de ver qué es lo que va a acontecer dentro de la atmósfera de intriga que envuelve tu relato. Ojalá que sigas este ritmo de darnos dos entregas cada vez que nos sigues contando...
Un beso.

maria dijo...

me quedé tan ensimismada con tu último comentario de anoche ... que me fui a "adins" =adentro=a la ciudad=a la compra
sin dejar una palabra.
Tu don Efrén sigue pareciéndome el personaje más interesante, aólo faltaba que estuviera en competencia con el comisario ... promete sigue... a tu ritmo... que no es el de una novela negra que suele darnos acción al minuto. bueno muertes y tiros.

Amando Carabias María dijo...

María Sangüesa:
La idea es la de acelerar la acción sin romper el estilo de estampas breves.
Al final, cuando llegue, comentaré algo sobre esta historia, algo que he aprendido.
(No prometo nada, pero intentaré a la semana que viene escribirlo completo, aunque dosifique la publicación, ya os diré).

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
Es que no pude por menos que contarlo. Ya por la mañana, cuando recibimos el mazazo, estuve a puntito, pero logré contenerme.
Creo que fue mejor por la noche.
Me parece que tienes algo de razón.
Y para que veais que soy el primer lector de la obra, cuando la comencé, don Efrén, supuestamente, iba a ser un secundario.

catherine dijo...

A mi también me gustan mucho Don Efrén y el ambiente de esta novela negra no violenta. Se resolverà todo dentro de 24 horas como en el teatro clasico del siglo XVII?
Con las malas noticias hay dos metodos: contarlas de inmediato o esperar. Con la familia las anuncio antes del final del dia para que puedan asimirlas antes de irse a la cama. Creo que ayer tù hiciste bien en esperar el final del dia si no querias que el matazo invadiera el post ya que lo tenias mucho en la mente. Un beso.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
Esto se me olvidó comentarlo antes.
La novela negra que me gusta tiene que ver poco con las novelas de mucha acción y de muchos cadáveres.
Cuando hay uno, que a veces es inevitable, pues sin él no habría novela, procuro que sólo sea ése. Me parece que hay demasiada violencia en la vida real. Con ver cualquier telediario, o escuchar un noticiario o leer los periódicos creo que la cuota excede con mucho la capacidad de un ser humano normal.
La solución tardará un poco más. De momento el viernes procuraré que haya dos nuevas estampas, pero no creo que ahí concluya. Salvo morrocotuda sorpresa, claro.
(Según la RAE, morrocotudo es un adjetivo coloquial que significa de mucha importancia o dificultad.
En Argentina, Bolivia y Uruguay siginifica fornindo, corpulento):

maria dijo...

no te precipites,
deja que la historia vaya como quiere
a horas de ahora no la veo terminada en cuatro entregas, da para más.
por lo menos me parece ...
Y da igual que no sea lo que esperamos, eres tú autor aunque pretendas disculparte diciendo que eres un lector más.
El mazazo -Catherine de maza+azo (coup de marteau)
Mi padre murió así y a esa edad pero claro había vivido lo suyo.
Para la familia es terrible pero desde mi experiencia puedo decir que es la mejor muerte y que se comprende mucho más tarde cuando ves la decadencia de los que de su edad han seguido vivos.
Mañana voy al cumpleaños de uno de 96 años, vivió el exilio en Argentina y otro exilio a la vuelta a España.

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
Efectivamente, eso pensaba hacer. Lo que me apura no es lo que nos lleve en el tiempo, porque sé que sois fieles lectores y además, creo que meteré cuatro entregas a la semana en dos días, martes y viernes. Lo que me preocupa es no tenerlo resuelto yo cuanto antes. Desde luego en cuatro entregas parece complicado, tal y como va que se produzca un desenlace.
Sobre lo otro... En teoría siempre he pensado lo que dices, pero... Bueno en este blog se sabe algo al respecto, si es que no recuerdo mal.

Gaspard dijo...

Y sigues, y sigues, como el conejito de Duracell (qué buen anuncio, ¿verdad?).

Un abrazo, Amando. Yo he sufrido tres muertes inmediatas: un accidente de tráfico y dos derrames cerebrales de origen tumoral. Muertes instantáneas, sin tiempo para que te dijeran nada, ni decirles nada. Y seguimos, como el relato. Hay que seguir adelante, como dices. Con las ilusiones que uno mismo se construye (automotivación). Escuchar a una orquesta, plantar un rosal, leer el libro de Proust que tenías pendiente desde hace décadas, en la playa, hacer un crucero -aunque con la gripe se está volviendo aburrido a fuer de peligroso- por la costa Pacífica de Canadá. Y, por supuesto, coger el metro en Iéna, hacer transbordo en Bienvenüe, acabar en San Sulspicio y caminar hasta el Odeón... Y claro, conocer lo más reciente de Don Elio. No solamente construyes ilusiones, también las tejes con las penas, los recuerdos, la melancolía que nunca desaparece, y ojalá nunca desaparezca.

Todo ello no se paga ni con todos esos fajos de 100€.

Isolda dijo...

Siento mucho lo que nos cuentas, Amando. Lo he leído esta mañana y supongo que se te quebraría otro poco el corazón. Estas cosas siempre impresionan, de hecho parece mentira que nuestros motores aguanten semejantes desdichas. ¡Si estaremos bien preparados! pero la realidad se impone y trataré de hacer más amena esta entrada.

Como te decía lo he leído al levantarme, anoche estaba demasiado cansada, así que no creáis que duermo con el PC a mi lado, pero si está en funcionamiento las 24 horas, lo que me permite entrar, sin esperas, cuando me apetece. Si alguien leyó el artículo de Maruja Torres en EPS ayer, comprenderá el pitorreo que se formó a cuenta de las bromas de mis hijas. ¡Esa, es mamá! decían, y llevan razón, lo he dicho muchas veces, esta conexión es maravillosa. En el siglo pasado (uf, cómo suena) creo que me decanté por los dos inventos más revolucionarios: lavadoras y píldoras anticonceptivas, que casualmente no abundan en los países del tercer mundo, ya veis que cosas!, pero a estas alturas no hay nada como este pequeño cacharro (a veces infernal), que nos abre una ventana enorme al mundo. Hoy mismo he viajado a Israel-Palestina de la mano de Gaspard. Es un arma de doble filo, pero hay que saber aprovecharla, como hace Beatriz.

Puedo leer cada día mil cosas diferentes, como los relatos de hoy. Claro que en este caso, hubiera preferido un librito, para tragármelo de una sentada. Esto es un sinvivir.
Cómo te las apañas para no dar pistas, claro que mejor nos olvidamos porque lo de la anterior fue gorda. Alguien conoce a alguien, que publique las historias de Amando? Que nos lo dejen para la poesía y relatos diarios, pero esa novela negra tiene que leerse en un tomo!
Te vuelvo a repetir cuánto me gustó la historia y revisión del poema del sábado.

Besos enREDados (a lo mejor lo ve Adrián), que voy a seguir enredada.

María A. dijo...

Hola,hola, ya regresamos del viaje por las islas griegas y Atenas. Ha sido un maravilloso regalo de cumpleaños que me han hecho. Y es que hoy cumplo 51... No es más que añadir un número, para algunos. Para mí, es eso y algo más: renovar el compromiso con la vida y la gente. Bueno, en los días venideros, espero tener tiempo de leer todo lo que aquí se ha escrito y ponerme al día, que no he tenido tiempo... Ayer estuve en el Partenon y lo encontré tan impresionante como siempre. Logramos verlo con poca gente, aunque para ello hubo que madrugar mucho. Como no pongan limitación a las visitas, vamos a terminar con los monumentos.De todas formas logré abstraerme de tanta gente y lo imaginé, como me gusta.
Mañana empezamos la Quincena Musical de Donosti y para allá iremos: Carmina Burana y Barenboim el lunes. Y habrá más... Si alguien quiere, nos vemos el lunes en el Kursaal... Besos afrovascos y tranquilitos. ¡qué bien se está en casa! también...

Isolda dijo...

Hola María afrovasca, Bienvenida!
Vaya regalo de cumpleaños! Muchas felicidades y que disfrutes de tu casa y de los conciertos del Kursaal. Si ves a Gaspard, le saludas de mi parte.
Cincuenta y un besos para tí.

Amando Carabias María dijo...

María A.:
Me permitiréis Gaspard e Isolda que salte el turno.
Muchísimas felicidades viajera de los espacios y la vida. Me encanta que nos digas que para ti el cambio de dígito signifique, fundamentalmente la renovación del compromiso que tienes con la vida. Es algo para tomar nota y para inyectárnoslo en sangre.
Tendría que haberme dado cuenta de que tu cumpleaños era por ahora, pues alguna pista diste, pero bueno, ya sé que Obama se puede sentir orgulloso de algo ha nacido el mismo día que tú.
Un beso con el permiso de tu historiador...
(Aviso: tienes tarea para ponerte al día, estos buenos amigos, y este escribidor tan pesado no nos cansamos de charlar como si, efectivamente, estuviéramos en una cafetería)

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Muchísimas gracias por tus elogios. No sé si llego a tanto, aunque sí que reconozco dos virtudes en mí que en el fondo tienen mucho que ver, la paciencia y la constancia. No me rindo fácilmente, eso es verdad.
También me gusta intentar ver el lado positivo de todo.
Quizá lo peor de las desapariciones repentinas sea lo que muy bien dices: No tener tiempo de que te digan, ni tener tiempo de decir.
En este caso que os comenté ayer, el mazazo fue gordo para quienes le conocimos, le tratamos desde la infancia y de vez en cuando hablábamos de nuestras cosas; de todos modos no me cuesta mucho trabajo imaginar como se pueden sentir.
Tampoco es mala receta para la vida eso que nos propones, sacar a cada día el jugo que tenga, buscarle la esencia. En el fondo, me parece, es similar a eso del compromiso con la vida que decía María A

Amando Carabias María dijo...

Isolda I y II:
Eso que dices sobre este relato que vaya usted a saber en qué para, es un poco lo que me pasa a mí. Por eso estoy deseando que llegue la semana que viene, para meterme con él todas las mañanas y darle un buen empujón. Los relatos de misterio soportan mal tanta dilación. También por ello pretendo aumentar la frecuencia de las entregas, porque si no se puede hacer un poco pesado.
Y ya que tú lo preguntas, pues me hago eco: ¿No habrá alguien dispuesto a editarme alguna novela? "Muerte en noviembre", además de contar con algunos de los personajes de este relato, es policíaca.
También me parece muy interesante tu reflexión sobre los avances tecnológicos. En principio todo lo que favorezca la libertad y disponer de más tiempo para uno mismo favorece a todos los niveles.
Otra cosa bien distinta es el uso que se haga de ello.
Esta misma herramienta mediante la que creamos los lazos que se están creando en este blog, también se utiliza para delinquir, y sin ella, como ya hemos comprobado hoy, la policía estaría perdida.
En sí misma, en general, la herramienta (una lavadora, un ordenador, internet, un frigorífico, una fregona o un coche) no es mala, lo malo puede ser el uso que hagamos de ella.

Gaspard dijo...

Yo, de toda la Quincena, aprovecharé el jueves con Barenboim. Me he traído a una nieta parisina para que lo vea. Está impaciente. La Quincena estará en varios escenarios. Una pena que no esté en la Plaza de la Trinidad, diseñada por el hace poco fallecido Luis Peña Ganchegui, detrás de Santa María. Sí que se utiliza para el Jazzaldia y la Aste Nagusia. El finde volveré por unos días a París, donde estoy tan bien en mi casa, tranquilito, como dice María (zorionak!). Maririu ya nos ha enseñado alguna vez su jardín de Tortosa, la casa de su familia, y en París su barrio. Yo pongo esa casa mía de París, de mi infancia: http://www.flickr.com/photos/gaspardpa/3789289213/sizes/l/ Por esas ventanas miro y me relajo, a veces pongo música, y recuerdo a los seres queridos que la compartieron conmigo y ya no están.

Leí a Maruja Torres, comparto su opinión sobre 'La ventana indiscreta'. Por cierto, no sé si os habéis fijado en que en muchas películas de Hitchcock -dejemos las más comerciales, Birds, Psycho, Con la muerte...- hay temas que se repiten. Por ejemplo, el listín del teléfono que utiliza James Stewart en Londres para averguar lo de Chapel en 'El hombre que sabía demasiado' y en 'La ventana indiscreta', para desenmascarar a su vecino, así como el espía francés de 'Topasz' que quiere conocer al topo soviético, empieza por Babylone. Luego están los asientos en la última fila del autobús en 'El hombre que...', al principio de la película, cuando el niño quita el pañuelo a una mujer por un frenazo, y en la película de espías con Newman y Andrews, cuando intentan huir de Alemania Oriental en bus falso.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Hermosísimo jardían que se puede contemplar desde esta ventana indiscreta

Catherine dijo...

Maririu, si maZazo. Escribir una T es algo freudiano: recibir un gran golpe, él que muere de repente y toda la gente alrededor, màs o menos proxima. Pués, gracias por la correccion. Con busconRAE.es, el Bescherelle de los verbos espanoles, el diccionario franco/espanol y las palabras o matices que me ensenais, tù, Isolda, Amando y todo lo que leo en el blog o El Pais, no tengo muchas excusas para equivocarme. Me hace falta practicar, hablar, sin diccionario ni nada; es porque quiero viajar un poco en Espana, sin quedarme siempre en Barcelona porque en casa de mi hija se habla mucho francés.

Barenboim, qué bueno! y la idea de esta orquesta mejor. Los vascos aprovechad del concierto. Y sé que Gaspard dice algo en su blog pero solo di un vistazo. Gaspard, me impresiona lo que escribes hoy aqui en tu primero comentario. Tu blog es también una ocupacion muy importante, aunque cuando trates de politica me interesa menos.

Isolda que quieres un librito entero de la novela negra,los trozos del relato, volvi a leerlos ayer seguidos. Creo que es importante para sentir mejor el ambiente.

Sigue, Amando, a tu aire, aunque estemos impacientes por saber el desenlace. Y ya te has olvidado que estamos en una BRASSERIE?

Feliz cumpleanos, Maria A, que tuviste ya un regalo magnifico. Muchos besos para ti y para todos

Con todo el tiempo que me cuesta intentar escribir corectamente salieron varios comentarios. Basta ya, màs besos.

maria dijo...

Gaspard este rincón de París te lo mereces, o te merece como quieras, disfrutalo.
Y podrías darle una pista a nuestra María africana para saludaros en el Kursaal.
La pobre es su cumpleaños el mismo día no sólo que Obama sino que Zapatero, estoy segura que eso te moverá a consolarla.
En CNN+ bueno en cara a cara he visto a Valentín Fuster el cardiólogo y a Rojas Marco el psiquiatra ambos a propósito de un libro "corazón y mente" valía la pena, pero que mucho.
¿por qué ambos ejercen en N.Y:?
estoy harta de no llamarme Maririu en Google y no tener mi foto en ella (de eso menos)

Gaspard dijo...

Amando, Maririu, me gusta que os guste. La foto está sacada desde el jardín del Museo Galliera, frente al Palacio de Tokio. Lo mejor es que la casa la compró mi padre ("el vasco", le decían, Catherine, aunque él era tan francés como los demás) en 1940, justo antes de la Ocupación, para vivir en el exilio. A los meses, el Galliera se convirtió de pronto en Reichcomisaría. Y mi padre con una pequeña parte de judío... Salió de una ratonera y casi se mete en la boca del lobo.

En cuanto al libro de Rojas Marcos y Fuster, me lo leí. Lo recomendé, pero Miguel Mora me dijo que Rojas Marcos no le gusta demasiado por que le huele a libro de autoayuda. No lo creo. Vive en Nueva York ya que se fue allá de becario o algo así. Lo dijo en un reportaje de 'De par en par', en el que también aparecía Ainhoa Arteta (hablando de música...). Lo reemiten el jueves a las 13:00 en Canal HD, dial 11 de Digital+.

javier dijo...

Felicidades por tu cumpleaños María.Parece que has tenido un buen regalo, de lo cual me alegro.
Amando, sigo sin saber por donde van a salir los tiros, si es que los hay en este relato, pero no me importa,como han comentado algunos amigos más de este blog, tu sigue que eso es lo importante.
En cuanto a lo de Alfredo, aunque yo no lo conocí como compañero de trabajo, si jugué de pequeño con él por las calles de San Lorenzo, y me quedo con el recuerdo, ya de adultos, de lo agradable que era cruzarse con él por la calle. Lo siento por su familia.

Catherine dijo...

Gaspard, no queria decir nada especial con "vasco". Yo soy dauphinoise con un cuarto savoyard y francesa y europea.
Hermoso jardin, hermosa casa que compro tu padre. Qué mala suerte tuvo con los vecinos.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
Me has pillado. Me acordaba, pero no de su ortografía exacta y por no equivocarme y por no buscarlo, ya que estaba terminando de perfumar la entrada de hoy, no me he arriesgado a escribirlo mal. BRASSERIE. Ya lo he apuntado en mi bloc de notas, para que no se me olvide.
Brasserie, brasserie, braserie...

Amando Carabias María dijo...

Maririú:
¿Por qué no pruebas editando perfil de blogger? No sé cómo lo habréis hecho vosotros, puesto que yo al crearme el blog era por donde tenía que empezar. Pero si es más o menos similar, quizá ahí tengas alguna opción de modificar e insertar cosas.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Qué pincelada sobre tu historia y la historia familiar. Cómo cada uno, también intuyo que tienes una buena historia en la espalda. Y por lo que vamos sabiendo no precisamente sencilla...

Amando Carabias María dijo...

Javier
Yo jugué con él en el patio de colegio, compartimos muchos años clase, puesto que las primeras letras de nuestros apellidos están muy próximas en el alfabeto C y F, Pero sobre todo algunas amistades comunes.
El tiempo nos llevó a cada uno por un sitio, y casualmente, el trabajo nos volvío a unir otra buena temporada.
Hasta que antesdeayer...