domingo, 13 de febrero de 2011

Jaque mate de las mariposas


Algunas tardes parecen bostezos licuados y sólo invitan a desenvainar el pijama de lágrimas
disparándolo contra la piel,
a ser posible con los ojos envueltos en papel de estraza,
y subido sobre la mirada de un alcotán para no mover ni los párpados.
No es posible, sin embargo, desmoronarse por ese tobogán del color del basalto.
Ni siquiera conviene contemplar cómo los mirlos bendicen la circunferencia oscura con su plumaje reblandecido
y cantando sones naranjas sobre el mármol de un mausoleo que interpreta el chirrido de las vértebras con un violín sin cadenas.
Si fuera una ficha de ajedrez,
indudablemente,
pertenecería a la infantería y no tendría ni siquiera un pequeño lucero del alba con el que peinar el llanto de las víboras.
Un enfado, como de levadura, almidona mis uñas,
porque mi sueño es sonreír como lo hacen los caballeros después de haber salvado las acometidas que amenazaban la virtud de la dama.
¡Ay de los caballeros de sonrisas como columpios de amapola y vino!
Ellos vuelan por el campo de batalla con más precisión y agilidad que el báculo de los obispos
y son más veloces que las moles de los elefantes guiados por un sabio sioux.
Pero sigo durmiendo dentro del ataúd de marfil y gas ciudad,
mientras la tarde es un bostezo licuado
y nadie es capaz de prender un suspiro para que la chimenea, por fin, arda
y permita que el corazón se quite la bufanda, y se descalce de las hojas muertas con que rumia los dinteles del ocaso.
Ni tan siquiera los poemas de Juan Carlos Mestre (extensión acsm.) pueden con la gravilla mohosa que destilan mis pestañas.
Quizá después de la batalla necesite una ducha,
aunque si me descuido, incinerarán mis suspiros sobre un escaque negro, bajo la sonrisa de amapola y vino de algún caballero,
que ha impedido el jaque mate a las mariposas.

Safe Creative #1101208299834

9 comentarios:

Fiaris dijo...

uffffffff!!Un regosijo leerte! abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

Me has cortado las alas, me siento atrapado…La única solución posible para que no le des jaque mate al Flamenco en dos jugadas es enrocarme, no me queda otra…

Feliz día Kasparov.

Isolda dijo...

Te reconozco en algunas metáforas tan sólo. Prefiero, sin dudarlo, al caballero que ha impedido el jaque mate a las mariposas.
Ese es el poeta que me llena, me dan ganas de desenvainar el pijama de lágrimas.
Besos siempre, como versos.

Elvira Daudet dijo...

Querido Amando:

¡Qué vivan los caballeros que impiden el jaque mate a las mariposas y tu hermosa prosa poética!
Yo creía que ya no existían los caballeros defensores de la virtud de las damas, y tu insistencia en convocarlos me hace ahora dudar. ¡Y cómo los nombras, amigo!:"¿Ay de los caballeros con sonrisas como columpios de amapolas y vino". Precioso.
Un cariñoso abrazo
Elvira

Leonel dijo...

Amando, amigo mío, no me canso de leer tu poema, he perdido la cuenta de las veces que me he sumergido en tus palabras, sin enrocarme, siguiendo solo los movimientos paso a paso y no me queda que aplaudirte por la excelente exposición de tu estrategia.
Me encantó.
Un abrazo.
Leo

Verónica dijo...

Quizá después de la batalla necesite una ducha....
Amando, esa frase me ha hecho pensar, la de personas que deberían tomarla, para no seguir agrediendo el olfato de los demás....

¡No he dicho nada, jajaja!

Abrazos amigo, y muy feliz noche

Marina Fligueira dijo...

¡Ay Amando! Esto es una preciosidad poesía.

Ellos vuelan por el campo de batalla con más precisión y agilidad que el báculo de los obispos
y son más veloces que las moles de los elefantes guiados por un sabio sioux.
Me quedo embelesada con todas tus frases en prosa.
Pero no me extraña viniendo de un maestro como tú. Mi enhorabuena. Un abrazo y se muy feliz.

Ángeles Hernández dijo...

"Meriendo algunas tardes, no todas tienen pulpa comestible"....( A. Glez).

"Algunas tardes parecen bostezos licuados y sólo invitan a desenvainar el pijama de lágrimas"...(A. Carabias).

*****************************
Ay...esas tardes grises de invierno, abundante materia prima de poeta, que utilizan su sustancia invisible para que el arte brille y se expanda.

Amando, en mi humilde opinión, has elegido bien el camino de esta temporada. Un abrazo y felicidades, Á.

Anabel dijo...

No se puede empezar ni acabar un poema con mejores versos:

"Algunas tardes parecen bostezos licuados..."

"...vino de algún caballero,
que ha impedido el jaque mate a las mariposas."

Ya me dirás de dónde los has sacado, ladrón.

Anabel