jueves, 24 de septiembre de 2009

EL JARDINERO


Cada vez que le miraba tomar las tijeras de podar o cualquier otra herramienta, me daba cuenta de que algo había en él que era diferente a los demás jardineros que habían trabajado en mi jardín.
Son muchos años los que tengo y el jardín ha sido cuidado por muchas manos. Todas expertas, todas precisas, todas sabias en plantas, árboles, arbustos y las atenciones que necesitaban. No cualquiera podía desempeñar esta labor. Nunca me hubiera permitido que este jardín, heredado de mis bisabuelos, y que mis nietos disfrutarán, fuera atendido por cualquiera.
Pero cuando le vi a él, hubo algo extraño, sorprendente, diferente.
De plantas no es que supiera en exceso, más bien lo justo. Pero sus dedos eran prodigiosos. Su movimiento era perfecto, siempre; parecía que cada uno de ellos tenía su propia personalidad, como si se pudieran mover con independencia absoluta. En sus manos las herramientas propias del oficio adquirían una suerte de movimientos armónicos que nunca había visto antes. Tenía la capacidad de otorgar vida palpitante a los utensilios de apariencia más siniestra, como si les llegara el alma procedente de sus huellas dactilares, que nunca rocé, pero siempre imaginé suaves, casi sedosas.
Creo que nunca supo que cada mañana me pasaba un buen rato tras las espesa cortina del salón, contemplando el modo en que trabajaba en mi jardín: la tierra, los setos, las plantas, los árboles, el césped… Aunque no me hubiese escondido tras los cortinajes de color índigo, creo que aunque hubiese estado a su lado, habría dado lo mismo, tampoco se habría percatado de mi presencia.
Llegaba, siempre puntual, y como distraído.
Saludaba si veía a alguien, y si no iba a lo suyo.
Una vez protegidas sus manos con los guantes, se ensimismaba en su trabajo como si investigara una vacuna contra el cáncer. El resto del mundo nos evaporábamos a sus espaldas.
La otra noche comprendí algo más de todo aquel misterio, cuando le descubrí en la segunda fila y vi cómo tocaba el violín con la orquesta de la ciudad.

56 comentarios:

Isolda dijo...

¡Qué bonita sorpresa!
Besos para el inventor del jardinero-violinista.

Gaspard dijo...

De hecho, hay plantas que chirrían. Les das todo el cariño del mundo y se mueren de mala manera. ¿Demasiado agua?, ¿la tijera ha sido demasiado agresiva?, ¿me habré pasado con la solución anti-pulgones?, ¿la habrá envenenado el gato, con especial predilección por rosas y hortensias, al mearse encima? Y los topos, ¿qué me decís de los topos? Entran como un elefante en la Filarmónica.

Y ya se andará, Isolda.

Alena.Collar dijo...

Cuidar el trabajo que se hace con el amor de tu jardinero es bastante inusual.
A menudo uno trabaja "en contra de"...
Entiendo que en muchas ocasiones es dificilísimo ser "jardinero" en lo que hacemos, conste. Pero pensar que eso que hacemos es único porque nosotros somos únicos y tenemos "nuestra " manera de hacerlo, es ya avanzar. Igual que pensar que nuestro trabajo beneficia a alguien.
Pienso muchas veces precisamente en la gente más humilde; ¿sabrá el albañil de la obra que gracias a sus ladrillos quizá dentro de 20 años alguien sueñe poemas en un dormitorio?...
¿Sabrá el camarero del café que gracias a su café consiguió que mi tarde fuera más amable?...
¿Sabrá la cajera del comercio o de los grandes almacenes que gracias a que estaba ella y me atendió sin enfadarse por la torpeza de mis manos me hizo sentir que no es tan dificil salir de compras para mí?...
Todos somos importantes en lo que hacemos, aunque sea una tarea rutinaria y aburrida.
Como tu jardinero que hizo de su jardín una sala de amoroso concierto.
Un beso.

catherine dijo...

Qué bueno el "jardinero violonista" y "el topo como un elefante en la Filarmonica" en vez de la tienda de porcelanas es une trouvaille también.
El comentario de Alena Collar lleva una reflexion muy interesante sobre el trabajo -humilde- que enriquece el hermoso texto de Amando.

Maria Sanguesa dijo...

Opino como Catherine, tu texto es precioso y las reflexiones de Alena lo redondean. Un fuerte abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
¿Es lo tuyo un problema literario, o te ha sucedido de veras con tus plantas, esas de las que nos hablabas el otro día? Como haya sido esto último, vaya mala pata.
Y es verdad lo que dices, muchas veces parece que se hace todo lo posible, y nuestros esfuerzos son contraproducentes.
¿No será, que el verdadero cariño también tiene que dejar un espacio para el propio desarrollo de las cosas según su curso natural?
No me refiero ahora a tus plantas, generalizo. Algunas veces se sobreprotege en exceso. El cariño se convierte en algo parecido a un secuestro afectivo y se ahoga la libertad de las personas.

Amando Carabias María dijo...

Isolda
Se ve que aún estoy dormido. Mira que saltarme la primera intervención la más madrugadora, la que besó al escribidor casi con el texto caliente.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Es curioso. Uno de los trabajos que mencionas, el de camarero, ha sido una de las guías de mi vida. Mi padre que lo fue durante más de cincuenta años, siempre tuvo clara conciencia de esa parte de su tarea. Nunca sirvió una mesa, como quien echa de comer a las gallinas. Y era consciente de que ese buen servicio era parte fundamental para que el menú fuera más suculento y la sobremesa espléndida, y en consecuencia hacer que la jornada de sus comensales fuera mejor.
De entre muchas de las enseñanzas que quiero aprender de mi padre, ésta es de las más importantes.
Este violinista-jardinero es de la misma escuela, y por eso, aunque no ejerza como lo que es, cuando labora en otra cosa, lo hace con cariño.

Amando Carabias María dijo...

Catherine, María Sangüesa
Muchas gracias a ambas. La verdad es que la reflexión de Alena ilumina uno de los aspectos del texto.

Susana dijo...

¡Qué precioso y delicado retrato, Amando! Manos sensibles e instruídas que saben moverse en todos los ámbitos.
Nada que decir a los comentarios hoy, muy inspirados, especialmente los de Alena y Gaspard. Hortensias y rosas, las plantas con flor a las que más tiempo dedico en mi jardín.
Besos escribidor

Amando Carabias María dijo...

Susana:
Seguramente tus manos sensibles e instruidas conseguirán que las hortensias y las rosas de tu jardín sean las más hermosas del contorno.

Pilar dijo...

Hola a todos.
Pues mira Amando, queridísimo (y no lo dudes). Yo también tengo mis flores, mi jardín, y mis hortensias ( aunque las de Ratoncita son más bonitas seguro). Pero pasa, que cuando uno es experto en jardinería (o si no lo es, humildemente la ejercita con pasión ), no necesita que manos ajenas (aunque delicadas y bienintencionadas porsu), anden tocando lo que con tanto amor se ha ido plantando, regando y cuidando durante años. Es como si alguien "violara" tu propio territorio (aunque tenga manos de violinista), tu manera de hacer y tu personalidad jardinera.
Si las flores hablaran (Ay...si las flores hablaran, aunque sólo fuera una) y me pidiera por favor,que otras manos las tocaran, yo me doblaría(genuflexionaría) ante su perfumada petición y sólo en ese caso, sólo y absolutamente sólo en ese caso, dejaría que otros expertos (muy buenos los hay no lo dudo) pusieran sus manos sobre mi obra, mi amada obra, regada día a día con amor, paciencia, fe e ilusión.A lo mejor mi jardín es el más feo del mundo, pero "Amimeguta".
Abstrayendo: Jardinero sí, pero con permiso.
Ah! Y que no se ría de mis flores, porque soy capaz de robarle el violín.

Hala Amando.Aquí te dejo un ejemplo de arte magistral con el mencionado instrumento , que intuyo que tu, como eres jardinero experto en coincidencias y adivinaciones ya sabes que es mi pieza favorita para escuchar en otoño.

http://www.youtube.com/watch?v=4Erdbl0CTyw

Anyway, tu texto es hermoso, y si con ello sientes que "beneficias a alguien"(sic.Alena Collar) pues muy bien, pero que no duela a otros. En fin. Hablo en general, Amando, igual que tú.

Disfrutad del músico, y del jardinero violinista.

Besos cariñosos.
Pilar en Euritmia.

Pd.- De jardinera a jardinera...¿A que estás de acuerdo con mi interpretación y/o comprensión del arte floral?

Amando Carabias María dijo...

De parte de Pilar

Amando Carabias María dijo...

Pilar:
Pues estoy de acuerdo contigo, pero quien narra este relato, además de su edad, evidentemente es alguien con posibles que tiene jardineros a su cargo. Quizá hubiera podido pensar en otra profesión, pero tenía que ser la de jardinero. En este caso, aunque parezca difícil de entender, sólo podía ser jardinero.

Susana dijo...

"okey makey". Igual que no consiento que nadie intervenga en mi cocina cuando extiendo mis dominios sobre ella, no consiento que nadie ponga sus manos en mis delicadas flores que están acostumbradas sólo a mis mimos.
No podría tener jardinero, sobre todo fiel, a no ser que disponga de un espacio como La Granjilla, claro.
Besos sirenita de los mares

Pilar dijo...

Mi tía Josefina (que también tenía posibles, como tu dices y su edad ) sólo usaba sus manos para tocar sus flores.
Mi terracita es pequeña, pero aún si tuviera Versalles, NADIE, tocaría mi obra. Quizá, una vez diseñado el jardín y puesto a lucir bajo el sol, dejaría que me lo mantuvieran (!como no,si yo soy la primera que reconozco que me encata que me hagan las cosas)...pero siempre dentro de mi diseño inicial, mi manera de tratar las flores y bajo mi extricta supervisión.

Xtula que es una.
" Má que un oxo, vaya" (va por ti,Pepe )

Besos Principescos
María Antonieta.

P.d Y por supuesto, sólo podía ser jardinero. Aunque a lo mejor haces otro relato de médicos.
Sugiero.
P.d1.- Sabía que no me fallarías, Ratoncita.Y doy fe de que a cocinera no la gana ni Arzak.

Anónimo dijo...

Apreciado Amando
En primer lugar un gran saludo para todos en el blog que conduces ejemplarmente y leyendo lo atrasado compruebo que en verano anduvimos por Lastres y sus playas, casi al mismo tiempo.Quisiera pediros a todos que sopesarais la idea de volver a J.C. regularmente ahora que el ambiente se ha aclarado y se han impuesto unas reglas más o menos claras.No hace falta que contestéis y si molesta esta petición pido excusas por anticipado y os sigo animando a que sigáis en esta casa que tan bien cuida Amando pero es algo que añoro y deseo vuestra vuelta y por ese motivo lo expreso.
Un abrazo para todos vosotros (que grupo más formidable) a los que sinceramente respeto y valoro mucho
Paco Gomez

Pepe Gonce dijo...

Joe que me perdío, algo hay que se me escapa entre Pilar, Susana y Amando…mi no entender “que también tenía posibles, como tu dices y su edad”, “sólo podía ser jardinero”, aquí hay gato encerrao y no lo pillo.

Alena, acertadísima.

Os cuento algo que me pasó no hace mucho. Teníamos que hacer unas gestiones en la Diputación de Sevilla. Nos indicaron la mesa donde tratarían nuestro caso. Nos acercamos con la incertidumbre de cómo seríamos tratados, ya sabéis la “fama” que tienen algun@s funcionari@s. En este caso nos tocó un hombre de unos 50 años. Le explicamos el problema que allí nos llevaba. Nos lo resolvió con tanta celeridad y nos atendió con tanta amabilidad y cortesía que, aunque no es costumbre, le preguntamos su nombre, que aquí no viene al caso reproducirlo. Aparte de darle las gracias por su atención salimos de allí con ganas de haberle contado a su jefe la competencia y el celo profesional de su empleado. Debimos hacerlo. Al mes de ocurrir esto, visitando la Feria del Libro en Sevilla lo vimos firmando un libro que acababa de editarle la misma Diputación de Sevilla. Un tío extraordinario sin duda.

Un abrazo.

Isolda dijo...

Amando, me pasa un poco lo que a Pepe; algo se me ha escapado o no me cuadra. Tal vez la cosa es más profunda.
Para mí es un cuento precioso y ojalá tuviera yo un jardinero que se ocupara de mis geranios y además fuese violinista.
Una vez más, el esribdor nos cuenta sin contar, hasta la sorpresa final.

Paco, no sé que pensarán los demás, o sí, pero es cosa suya. Sabes bien que hace tiempo que entro lo mínimo, lo siento por JC, a quien leo siempre, pero no puedo soportar tanta barbaridad. Te he admirado por tu paciencia y te lo he dicho varias veces, pero visto lo visto, ¿qué tal si lo haces al revés?

Besos de mi jardinero-violinista (en sueños)para todos.

Neuroscopetrix dijo...

Probablemente sería también un experto tocador de señoras.

maririu dijo...

Pues yo tengo u jardinero y os deseo que lo tengáis tan bueno y tan buen filósofo como el mío. Y no lo tengo por mis posibles sino más bien por mis imposibles, no puedo ponerme de cuclillas, inclinarme o de rodillas, ya no tengo bastante fuerza para ciertas raíces de malas hirbas, ya sólo puedo regar , admirar, oler y decidir.
Por las tardes cuando Joaquín ha terminado su trabajo, raramente en mi jardín, no tendría para vivir con lo que hace en mi casa, vuelve y se sienta a tomar el fresco en mi terraza, y su ojo avisor ve la palomita (venida de Suráfrica pasando por Mallorca) que pone en el tallo de un geranio que el pobre va a darle alimento a la oruga hasta que se vuelva mariposa y morir en el intento y este año ha encontrado un truco hablando con otro payés de más edad y me ha salvado tres geranios. Es la primera vez desde hace un montón de años.
Con mis geranios y mi jardinero slaudos desde París.

Neuroscopetrix dijo...

Leyendo los comentarios he de decir que siento lo contrario. Si algo me gusta me gusta también que lo toquen. Ahora resulta que somos propietarios de todo. Hay que joderse.

Alena.Collar dijo...

Voy a responder aquí porque aquí se nos interpela.
Yo escribo alguna vez en el blog de Juan Cruz.
De vez en cuando lo leo.
Hay cosas en ese blog que no me parecen de recibo. La fundamental que se parte de algo falso:
Juan Cruz pone la cara y los becarios le cuidan el blog. Y como los becarios son lo que son, o sea, becarios, pasan las cosas que pasan.
A mí no me gustan los insultos. Pero me gustan muchísimo menos los camelos. Hoy he puesto dos comentarios. En el primero le he dicho a Juan que no es verdadera su frase de que él pide que se retiren los comentarios con insultos. Y que si eso que dice es cierto, los becarios no le hacen ni caso. También le he dicho a Juan que me parecería interesante que diera permiso a los becarios para borrar los post insultantes.Porque entiendo que él a toro pasado puede no saber qué hacer una vez liado el pollo.
Ese comentario no se ha publicado.
Después he puesto uno acarameladísimo de prueba: naturalmente ha pasado el "corte" porque el/la/los becarios no llegan a saber lo que es la puñetera ironía.
No debo nada a Juan Cruz. Voy cuando me pete. Digo lo que me parece. Bastante antes de que este señor tuviera un blog yo llevaba con el mío como un año y pico. Me gusta a veces lo que escribe y otras no; pero no siento la menor obligación de aguantar censuras por nada e insultos porque sí.
Abrazos y perdón, Amando, por contestar aquí,pero es donde se ha interpelado.

Susana dijo...

MARIRIU porfa, el truco de los geranios, que tengo un montón y ya he pillado varias orugas, que entre éstas y las heladas, acaban con la mayoría todos los años.
gracias de antemano

catherine dijo...

Hola Maririu, al llegar en Paris ya estas en frente de ti ordenador! Qué bueno leerte!
Puedo confirmar que el jardin es una maravilla y que Joaquin es un jardinero/filosofo/humorista pince sans rire (como traducirlo?).
Bises (besos y no vientos del Norte).

maririu dijo...

Vale la pena reabrir el ordenador, no me acordaba que tenía a una testigo en el blog, me acordaba de tí Cathérine, sé que no dudarás de ello, pero les podríamos contar la mañana del domingo en los naranjales, cuando nos hizo de guía.
Yo no sé traducir con una expresión "pince sans rire" pero significa, lleno de donaire y gracia, literalmente dice "te pinza (con su ironía) pero sin reírse" hasta que lo has comprendido.
Susana el truco se lo preguntaré porque no sé el nombre exacto es algo para cuidar a los olivos +cobre para reforzar la planta, ya te diré
No duraré mucho esta tarde estoy reventaá. Última aventura me he dejado la chaqueta en Barcelona, la colgué de la percha y no me he acordad más. Felizmente en París hacía nublado y 15º pero me fue bien tener fresquito después de este verano de asadero

Anónimo dijo...

Apreciado Amando y amigos os envío nuevamente un cordial saludo y le digo directamente Alena que yo no interpelo nada solamente he dejado un deseo y las explicaciones me parecen muy bien pero yo no las he solicitado, ni pedido y con esto termino y prometo no volver a molestaros nunca más.Reitero mis disculpas si he molestado en el devenir de este maravillosos rincón
Paco gomez

Amando Carabias María dijo...

Paco Gómez:
Como siempre que lo haces, bienvenido a esta brasserie, donde también se te quiere y aprecia, al menos el mozo que la atiende, o sa, servidor.
¿Así que concidimos por tierra astur...? No fuimos los únicos, tal y como se ha leído en algún otro blog...
Como entro a deshoras (es que mis tardes, como quizá explique algún día han tenido que variar su organización), algunos habituales, (Alena Collar,Isolda) ya han contestado por sí mismas.
La verdad es que he pensado un ratito si poner mis razones. Pero sin profundizar, por no alargar: disfruté mucho del blog de JC, aprendí muchísimo de algunos (y algunos de ellos vinieron, han venido o vienen a Pavesas de vez en cuando, como Adrián Dorado, Ferran Gallego, Alena Collar, Isolda, Maririú, Catherine, Pepe Gonce, tú mismo..., y sigo aprendiendo de ellos y de otros que tienen a bien pasarse por este rinconcito de la web, como Pilar, Susana, María Sangüesa, Chus, S.C, Neurocpetrix, Javier....
En esta vida no estoy para sufrir, quiero decir, no más de lo que la vida nos traiga de por sí, que ya es mucho, y menos con las cosas de la literatura o de la palabra; bastante me peleo con las palabras y con el tiempo, como para hacerlo con otras personas. Puedo debatir de casi todo lo humano y lo divino, pero me gusta hacerlo en buen tono y de manera cordial, aunque sea acalorada -pocas veces me acaloro, pero bueno-.
Ocurrió lo que ocurrió allí con una censura descarada a un común bloguero, Adrián. Aquello no se explicó, a pesar de la insistencia, entre otros la tuya. Alguien que allí escribe cada día me insultó, además utilizando a D. Antonio Machado como arma arrojadiza, así que me largué. Punto. Ni siquiera me despedí; pero es que soy así.
Ni siquiera aquellos días se dio la explicación que se ha dado hoy, y quien insultó no se dio por aludido; ni en privado, pues a él me dirigí en privado, que para eso no me duelen prendas.
Conclusión: aquí está enlazado el blog de JC, entro casi cada día, y a veces, si tengo un hueco, hasta leo algún comentario.
Para mí, Paco, la amistad está por encima de muchas cosas, y lo que se hizo a Adrián Dorado -que parece hoy se repite con Alena Collar, además por cuestiones similares- no tiene justificación.
Parece que se han dado cuenta hoy..., pero es un poco tarde.
Y si la amistad no es suficiente, pues sé que Adrián no me impone ninguna obligación, como dice el refrán para muestra vale un botón. NO me apetece asistir cada pocos días a espectáculos tan bochornosos como los que allí se dan.
Con regar y cuidar mi jardín, tengo más que de sobra. Pues la vida, mi vida, Paco, tiene además sus horas muy tomadas.
Y perdón por la extensión. Y que conste, por si no ha quedado claro, que contra ti sólo tengo palabras de gratitud, pues como más de una vez había dicho allá, tu verdadera vocación es la de sembrador de paz y armonía.
Y, en sentido recíproco te pido que vuelvas cada vez que quieras, que siempre serás muy bien recibido.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard, se me olvidó citar a Gaspard. Perdón. Quizá alguno más, perdón.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce
El gato encerrado es el mío. Pilar no oculta nada. Las sirenas son claras y nítidas. Ella dice que lo del jardinero no le gusta, porque no le gustan que sus plantas se las cuide nadie más que ella, aunque luego matiza...
Si yo hubiera escrito desde el principio que quien narra es propietario/a de una gran mansión, o se me hubiera ocurrido algo semejante a la situación de Maririú, probablemente, yo no hubiera tenido que escribir que en este relato el violinista tenía que trabajar de jardinero. No podía ser otra cosa.
Simplmente es imposible.
Digamos que se trata de un relato que se basa en hechos reales. Y no diré más.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce (bis)
Estoy espeso, parece...
Lo del funcionario de la Diputación de Sevilla es genial. No es porque sea colega de unos cuantos. A lo mejor lo da trabajar en estas instituciones... Es broma, es broma. Es una ejemplificación más de lo que decíamos, la importancia que tiene hacer bien el trabajo. Además, como se dice muchas veces, hacer las cosas bien cuesta lo mismo que hacerlas mal.

Amando Carabias María dijo...

Pilar y Susana
Pongámonos de acuerdo, quien narra, aunque no tenga un jardín como Versalles o La Granja, tiene un buen jardín y necesita de un jardinero. Siempre lo ha necesitado.

El lector reinterpreta los textos que tiene delante como quiere, desde ese punto de vista el lector también recrea lo escrito y por eso entiendo lo que decís. Pero lo importante de la historia, creo, no es la actitud de quien narra (quiero decir tener o no jardinero) sino la actitud del protagonista, o sea el violinista.

Amando Carabias María dijo...

Isolda
Supongo que la explicación que he dado a Pepe, es suficiente para aclarar la pequeña duda.

Amando Carabias María dijo...

Neuroscopetrix
Probablemente, aunque no sé si me atreveré a preguntárselo.

Amando Carabias María dijo...

Maririú
Va a resultar que el gremio de los jardinero es es especial. (Aquí incluyo a quien invierte parte de su tiempo en que su jardín, terraza, maceta, etcétera, florezca y crezca con el máximo vigor y belleza). Quizá el contacto con la naturaleza, la paciencia, el trabajo manual, ayude a que los pensamientos, la mirada, el alma, cubra distancias diferentes a las que se cubren en otras situaciones en que las prisas, el ruido y el asfalto nos apresuran.

Amando Carabias María dijo...

Neuroscopetrix
Creo que no se habla aquí en el sentido de propiedad, sino en el de cuidado, como se hace con tantas cosas.
Porque, desde el otro punto de vista, tienes razón, cuando algo nos gusta y estamos orgullosos de ello nos encanta compartirlo con los demás.

Amando Carabias María dijo...

Paco Gómez
Sinceramente (hablo por mi) te repito que no has molestado. Que no nos has pedido explicaciones es cierto, pero al pedirnos de tan buen talante que regresemos, algunos te hemos contestado. Al menos a mi caso, me parecería un desprecio a tu persona no contestarte; una falta de educación.
Y repito, no molestas. ¿Cómo puedes molestar, tú, Paco?

Gaspard dijo...

Creo que las plantas de Biarritz resisten. Me refería a experiencias "botánicas" anteriores. Es cierto lo de que a veces se mata a las plantas de tenerles tanto cariño. Regarlas hasta el ahogamiento, o desangrarlas de savia al podar demasiado abajo. Pero también da miedo dejarlas morir de sequedad, las pobres, que no pueden gritar socorro. Y dejarlas crecer, hay que dejarlas. Pero una planta exterior demasiado libre acaba pareciendo greñosa, y una interior, como las trepaderas, si la dejas crecer te coloniza el piso, cuando llega a su altura y no puede seguir en vertical. No he conocido a nadie aún que llegue al nivel de querer tanto las plantas como a un animal de compañía. ¿Sabes lo que se decía de los franceses hasta no hace muchos años? Que preferían tener perros antes que hijos. Así, no sorprende que haya quien pone jerséis a sus perros y piezas de La Bohème a las plantas. Vaya sinestesias.

Hablando de música, he vuelto de una representación musical que me ha gustado mucho. Como dices, la vida es corta. Hay que cruzar el jardín con decisión. Hay que llevar la tijera en la mano, Paco, y no ser tan bueno. Que se te suben las plantas a la chepa en el blog de Juan Cruz y les haces demasiado caso.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard
La medida del cariño es complicadísima. Eso si que es un arte. El mayor arte. Con frecuencia se confunde cariño con otras cosas. Es verdad que da miedo que una planta se seque, pobrecita, ella no puede gritar... Maravilloso, Gaspard, maravilloso, pero suelen decir que es mejor en caso de duda que pasen un poco de sed. Sólo un poquito. Así crecen más fuertes.
Con los niños pasa lo mismo, un exceso de sobreprotección puede ahogarles... Cómo conjugar todo eso? Quizá estar atentos, siempre atentos, ojo avizor, como el jardinero de Maririú, pero dejar que la propia dinámica de la naturaleza siga su curso. No podar en primavera, sino en invierno... Bueno yo no entiendo nada, pero me habéis comprendido.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias Amando y a todos deciros que leo lo bonito de este rincón con gran alegria y que hasta siempre y no dejaré de participar cuando lo crea oportuno debido a tu invitación que sabes me alegra profundamente. Amigo y muy apreciado Gaspard uno es como es y a veces no como le gustaria a uno ser.
Paco gomez

Isolda dijo...

Paco, como a mí no me haces caso, piensa en lo que dice Gaspard.
Pero te digo una cosa G. yo pondría la Bohème a todas horas, con plantas y sin ellas, sólo para mi disfrute. ¿Quién sabe, a lo mejor también la apreciarían?
Besos a los dos caballeros.

Isolda dijo...

Paco, chapeau. Asi se habla.
Otro beso para que vuelvas a menudo.

Alena.Collar dijo...

Yo a Paco le tengo muchísimo afecto. Y lo digo, lo redigo y lo requetedigo.
Hombrepordios...
Solo dí mis razones, Paco. Nada más.
Amando, cierto lo de hoy y también inexplicado. Pero así será porque así debe ser para que todo siga siendo como se quiere que sea.
Besos a tutiplen...( si ahora aparece "tutiplen" vaya susto...)

javier dijo...

Precioso relato y estupendos comentarios.

Amando Carabias María dijo...

Paco Gómez:
Te vuelvo a dar la razón y parafraseo a Unamuno, uno es cada uno y sus cadaunadas. Lo dicho, siempre que quieras, tendrás tu café calentito, y tu silla y tu mesa.

Amando Carabias María dijo...

Isolda
En lo de la Boheme coincidimos..., también

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
Claro y meridiano. Así es, como ya sabemos.

Amando Carabias María dijo...

Javier
Para lo que dan unas manos... Ya te lo digo yo tantas veces y no me haces caso.

Venecia dijo...

You are going to reap/ just what you sow... ( Vas a recoger / lo que sembraste ) , canta Lou Reed .
Todo,todo lo que hagamos en la vida, tiene una consecuencia.
Les he leido con agrado y en algunos casos los ojos se me quedaron como platos. De veras...

Maga , ¿ Quienes son los becarios ?
Como siempre ,eludirás una respuesta con estilo Amando y harás como si no hubieses leido jamás la pregunta.
Un día te dije que te quería y me respondiste.¿ Recuerdas?.Sí.
Dijiste que eso no me lo creía ni yo.
Me quedé como ahora cuando leo a D. Paco. ¿ Y por qué no?
Quisiera con todas mis fuerzas que en la vida internetera se me aceptara de una vez por todas como persona y que se olvidaran , mascotas plantas y moskas.
Ha pasado mucho tiempo, entro a diario can JC y ni un sólo día D.Paco ha cesado de despachar indiferencia encantadora por debajo de un involuntario(?) ocultamiento. Ya he asumido que es su papel y no me hace daño , pero lo he pasado fatal a cuenta de su espléndida capacidad de "ignorar" sin motivo alguno. No pienso explicar que no era porque me nombrara o dejara de hacerlo.
Et maintenant......... Bonsoir D. Amando.
Llevo dos días con problemas de conexión y otro más como abejilla revoloteando por su jardín sin atreverme a pisar ni una petita flor.
No me pregunte.
La inseguridad me viene de otro lado. Cuando no encuentras más que crítica destructiva (cursi, trasnochada, pueril, dada a contar lo personal que no interesa a nadie ,mojigata, afectada , improvisada , aprendiza..) es imposible no retroceder para escucharse en el propio ombligo.
Ufff.. ¿ Qué le digo? Que eligió una preciosa imagen que me hubiese gustado comentar al margen de asuntos que ya vienen de antiguo. Que las prisas y el agobio del día a día nos impiden pararnos cinco, cinco minutos para ver el "jardín",para pisar a fondo el freno de nuestra conciencia y evitar tragarnos el parabrisas de la vida. Que continúo con Cortázar y estupefacta porque saca casi un ensayo de esta pregunta:

¿ Es el poeta un individuo desagradable?

Sí, sí ... seguro que se ha quedado como mí.
Pero él lo explica en cinco páginas y estableciendo el hecho poético como desagradable por excelencia al contemplar como Marcel Duchamp le pone bigotes a la Gioconda o como Dalí pinta uno de esos chorreantes seres con muletas en el paseo de la Grande Jatte.
No quiero abusar de su paciencia,pero adivino que le interesa tanto como a mí conocer que lo que hace desagradable al poeta es el ser "testigo" hasta de sí mismo ,desde que escribió su primera linea ,desde que dejó caer la primera palabra del primer poema.
Disculpe la extensión y permitame decirle como D. Paco ( al que estimo muchísimo por todos los ratos compartidos) que me encantaría verle de nuevo por can JC , al igual que a D. Adrian y a todos los que allí coincidiamos con la voluntad de compartir y comunicar sanamente .
Yo no escribo como Venecia porque dos veces que lo he intentado he salido un poco avergonzada por lo que supuestamente no era más que ironía. A veces solamente leo , pero estoy.

Merci

Amando Carabias María dijo...

Venecia:
Cuando inicio estas líneas está a punto de reventar la inmensa flor amarilla de la mañana, precedida de un intenso color entre rosa, anaranjado y dorado, ¿qué flor tan hermosa el alba!
Hoy, por razones que no vienen al caso, acudiré un poco más tarde a mis tareas oficinescas, así que por eso contesto cuando el sol sale con prisas de su cama, allá, detrás de una sierra que representa a una dama aún en descanso.
Sí que es verdad que echaba en falta sus palabras, pues prometió, creo, su vuelta, tras el rápido vuelo sobre el poema sabatino; me quedo mas tranquilo al pensar que fueron causas ajenas a su voluntad las que lo impidieron al menos en un primer momento.
Me intranquiliza un poco más lo que afirma: "La inseguridad me viene de otro lado. Cuando no encuentras más que crítica destructiva (cursi, trasnochada, pueril, dada a contar lo personal que no interesa a nadie ,mojigata, afectada , improvisada , aprendiza..) es imposible no retroceder para escucharse en el propio ombligo.". Ya sé que no se refiere a este territorio, pero me deja un poco perplejo que por lo que suceda en otros lares (que no sé a qué se refiere en concreto) dude de aportar aquí, como habitualmente aporta. Pues sus comentarios, no lo dude, también suman.

¿Es el poeta un individuo desagradable?
Pues no me había planteado la cuestión en esos términos. Como siempre la semántica hace su propio juego. En mi caso lo habría preguntado con menos poesía, y quizá habría dicho ¿es el poeta un individuo incómodo?
Fíjese, doña Venecia, que quien señala con el dedo, siempre es desagradable e incómodo. Y una de las misiones del poeta es señalar con el dedo: al amanecer o a las cloacas. Y cuando se señala al amanecer se le aplaude o se le ignora, pero cuando se señala a las cloacas se le acusa de inmundo o se le igonra...

Creo que entenderá por qué no contesto a las otras cuestiones que se plantean, algunas no son de mi directo ámbito y a otras, ya he contestado por extenso en algún comentario de esta misma entrada.

maririu dijo...

Buenos días ¡Milagro! he dormido y me he despertado a mi hora normal, lo que no conseguí en todo el verano.
Gaspard, hoy me pongo al día, ni sé lo que hay en París aún menos lo imprescendible. Decirte que el martes ví en el Picasso la exposición de Van Dogen y me quedé de piedra, nunca había visto estas sus pinturas, siempre ví las mundanas y las flores, estas tienen mucha más fuerza un gran pintor.

Venecia espero que te pase lo que te ocurre, y te veamos alegre y poética. A mí tampoco DJuan (creo que te equivocaste y pusiste don Paco) me nombró pero no importa también me han insultado pero no les haré saber que me importa.
Paco te pasa como a mí, nos aburrimos sin ellos en Mira... pero
yo los comprendo aunque no los apruebo porque lo que hubieran tenido que hacer es estar por un lado para echar a los ¿cómo los llamas ?los bunker... ah no la Brunete mediática, y sobre todo para no darles la satisfacción a esos de que han ganado. Que es lo que quieren.
AH y no estoy de acuerdo en el mundo hay también calaña,te lo he dicho, y no hay que perder energías con ellos, más vale cultivar su jardin como decía Voltaire ¡cuántos libros no has leido! por el tiempo pasado en agotarte defendiendo a JC ...

Alena.Collar dijo...

¿Puedo?...
Por alusiones, Venecia.
Siempre me gustó tu nombre. Me hace sentir que quien se lo pone tiene algo más en la cabeza que simple pelo.
Te dije que no te creía...probablemente. Me cuesta muchísimo creer en que se pueda "querer" realmente a alguien sin haberlo tocado. Sin haberlo conocido en persona. Yo tengo muchísimo afecto a Amando, pero no le "quiero"- y él me entenderá de sobra-; no tengo de él una visión real. No sé cómo se toma el café, no sé cómo camina, no conozco los gestos de su cara, no he visto sus gestos de sorpresa, alegría o emoción. Yo para querer a alguien, lo que yo llamo querer, necesito conocerlo realmente. Así que te fuí sincera; porque lo que para tí es "querer" para mí no lo es. Y eso no quita para que yo no dude de tus sentimientos, pero sí para que opine que querer a alguien es cuestión de años, de charlas compartidas, de caminos juntos, de cosas y hechos, y afectos cara a cara.
Sí te voy a responder a tu pregunta: siempre respondo las preguntas directas:
Los becarios son los que le suben el blog a Juan Cruz y se ocupan de los comentarios. De borrar o permitir. Los que leen el blog, los comentarios incluídos, y que por un contrato de miseria -es decir, por una beca que les da la universidad para hacer prácticas en el periódico- se comen el marrón mientras Juan pone la cara como "responsable del blog".
El comentario de ayer, naturalmente era una ironía.
Me gusta cómo escribes. Y me suele gustar cómo opinas. Más que nada porque no sigues a nadie en opiniones, salvo a tí misma.
Y perdón, Amando, por contestar aquí.

Maririu: quizá debimos quedarnos. Lo hubiera hecho a bloque en un blog donde el titular fuera quien se ocupa del blog. En este no. Un besazo.

Venecia dijo...

DJuan?
D. Juan no interviene en el blog , o eso creo. Tampoco me ha importado mucho ser NADA o menos que nada para el titular . Le he tenido kariño al blog desde el primer día , vaya usted a saber por que extraña vinculación ..y punto. De alguna manera he sentido siempre cerca las palabras que un día me dijo .
Él siempre ha nombrado a Adsuar , Ferran , Gaspard y últimamente a Dumi ( ni idea de quien pueda ser , lo mismo es chapuza con otro disfraz). Supongo que serán colaboradores del periódico y eso hay que respetarlo . Los anónimos somos los anónimos y no interesamos a los seres vivos , como dijo la uruguayita entusiasta un día del que siempre me acordaré porque jamás me han regalado más desprecio en unas palabras .
No me gustan los enfrentamientos, maririu . No quiero que se vaya Doe ni chapuza ni el ignorador mayor del reino , Nadie , y peno porque vuelvan Adrián y D. Amando ( ya lo he dicho), lo único que añoro es la armonía y el desentendimiento de la crítica por la crítica.
Conflictos de intereses van a existir siempre , dado que las personalidades de los que allí confluyen son bien diferentes .. y ¡qué carajo! , eso es lo que enriquece y no los choques por trivialidades que nos endosan las mentes preclaras amantes de las noticias y de la prosa rampante .
Bon...no está bien convertir el blog de D. Amando en trinchera desde la que enviar deseos y reproches al otro lado , entre otras cosas , porque él optó por la paz apartandose de todo el jaleo de los tiros .
Disculpe señor escribidor por estas palabras , que serán las últimas que escriba aquí sobre temas que no son los suyos .
Bueno , D . Amando , el poeta es un individuo que merece también su propia acusación porque está lleno de faltas personales , de debilidades , porque es un ser abúlico dado al devaneo , un hombre como todos los hombres , pero siendo su propio vampiro hasta morir.
Ahora no dispongo de más tiempo.
Bonjour.
Como esperaba , la Maga , nunca leyó la pregunta o dejó la respuesta siguiendo la flecha ---------->

Venecia dijo...

Oh! ... Me como mis palabras hasta el esqueleto.
Creo que la Maga haciendo honor a su nombre se me ha adelantado.
Interesante lo que expone . Ver para querer parece que es la base de sus sentimientos y eso es tan respetable como ser ateo .
Me encantaría poder argumentar en este momento lo contrario ,pero ya he dicho que no dispongo de tiempo y siento que ya abusamos mucho de la amabilidad de D Amando.

Merci beaucoup Maga.Hay cuentos que con su belleza te hacen sentir muchisimo más que cuarenta conversaciones de piel a piel.

Ferran dijo...

Perdona, Venecia: yo no soy colaborador de EL PAIS. Me sorprende lo que dices, aunque cada vez me sorprenden menos cosas.

maririu dijo...

Dumi a quien se parece es Antonio Dora que inundaba el blog de descargas musicales y canarias pero es mucho más jóven y por qué no creer a JC cuando dice que la conoce de una conferencia o leccióny tienes razón hay que respetar a D.Amando
Besos y perdón