domingo, 6 de febrero de 2011

Hablemos de la sexta, de su acento




Hablemos de la sexta, de su acento,
de ese farol que alumbra leve el verso,
como luz cenital que evita sombras,
con esa sencillez de candil tenue,
con la humildad del bajo en una orquesta,
pero con esa misma trascendencia…
Hablemos de la sexta de su acento…
Quizá hayáis paseado por Rosales,
quizá hayáis desnudado sus poemas
o quizá sus imágenes os hayan
transportado hacia mundos intangibles,
como si sus poemas fueran ríos
por explorar con remos como versos…
Si no es así el mundo no se acaba,
y si no se ha besado no se acaba,
pero el mundo es distinto con los besos
y también con los versos de Rosales.
Y al leer sus poemas muy despacio
como si mi mirar fuera de hierba,
o fuera lenta lluvia adormilada,
he bailado sus versos en mis dedos
y hasta los que son libres como el viento,
esos cuya medida es el extremo
derecho de una página que tiembla,
visten esa bombilla tan antigua,
o en su defecto cuentan con dos luces,
acá en la cuarta y en la octava sílaba…
Quizá algunos secretos se resuelvan,
buscando que la antorcha esté en su sitio,
para que la negrura no nos ciegue,
aunque sean horrores los que alumbre,
o ciertas pesadillas sanguinarias…
Ahora que se desprecia lo sencillo,
hablemos de la sexta, de su acento.

Safe Creative #1101208299834

11 comentarios:

Leonel dijo...

Creo que tú has hecho eso, has puesto el acento en lo sencillo, con la sexta que llevando el ritmo y esto es danza poética para mi alma.
Hoy que asistimos juntos a un espectáculo maravilloso - milagros tecnológicos - aplaudo la autenticidad del endecasílabo de tus versos.
Un abrazo para ti.
Leo

María Eleonor dijo...

Una obra de arte es este grabajo, tan bien expresado, tan hermoso y claro, no sé que más decir, simplemente que me quedé colgada como un gajo de uva en la parra, enamorada de tu verde escribir.

Un abrazo en la distancia y muchas gracias por el gran respeto que le tienes a la literatura.

Fernando dijo...

Muy original tu verso sobre la sexta. Hacer una poesía sobre el acento de la sílaba que enlaza y enamora el endecasílabo. Creativo, muy creativo tu poema, La musicalidad de tu poesía lo es por caminar por la vía sexta y opor haber destacado lo importante que es tener puntos de apoyo para crear la armonía. ¡Enhorabuena, Amando, felicidades!

María Socorro Luis dijo...

La verdad que es muy original hacer un poema a la sexta sílaba del endecasílabo. Perfecto.

Curiosamente a mi los endeca, me salen automáticamente casi siempre, con acento en la cuarta y en la octava. Y con el indispensable de la décima.

Abrazos endecasílabos pues.

Flamenco Rojo dijo...

Para los profanos en la materia nunca viene mal una clase teórica con una práctica para entender mejor los endecasílabos…Cualquier iniciativa que contribuya a mejorar los conocimientos literarios de quienes carecemos de teorías será bien recibida.

En un futuro usaré esta frase con tu permiso: “con la humildad del bajo en una orquesta”

Un abrazo.

Isolda dijo...

Amando, sólo a ti se te puede ocurrir un elogio tan exquisito al acento en la sexta. Pero es que enroscas, además, entre los versos, el lirismo que te caracteriza, tu amor innato a la poesía y a los grandes.
Dices y, luego, Flamenco rojo: "con la humildad del bajo de una orquesta", asistimos a la danza rítmica del alma que apunta Leo.
Y sí, es una obra de arte. ¡En buena hora te iluminó la musa!
Besos como versos, siempre.

emejota dijo...

Aquí, calladita aprendiendo y recordando lo que era un endecasílabo. Lo cierto es que no me he enterado de mucho, pero sonaba muy bien. Ya ves que mal oído poético me ha dado la naturaleza. Un fuerte abrazo extendido.

Jose Zúñiga dijo...

Impecable el acento, hermosos los endecasílabos. Así da gusto.

Amando Carabias María dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios en algunos casos desemesurados.
Vengo más que nada -como es norma de la casa- a dar la bienvenida a José Zúñiga.
Es un placer y un honor contar en este pequeño rincón de la red, con tan gran tipo y tan gran poeta. No sé que de las dos cosas resaltar.

Anoche, no sé si Leo -con quien compartí chat me desmentirá- asistimos a un buen recital de poesía, y en él la poderosa y emocionada voz de Zúñiga brilló de modo especial. Me gustaron mucho otros y otras poetas, pero ya sabéis el coraznoncito siempre tira hacia lo más conocido y lo más próximo.

Leonel dijo...

Cierto que no te desmiento, ha sido un recital donde la emoción se sintió a pesar de las distancias y gracias a este evento tecnológico que las acerca.
Fue, de verdad, un gran momento el de Zuni, y no solo porque el corazón lleva a lo mas conocido, es que la emoción se sintió temblorosa y decidida a un tiempo en su voz.
Esas cosas llegan.
Un abrazo para ti, Amando.
Leo

Marina Fligueira dijo...

Pues vaya! Otra lección más. Caray lo que me perdí. Amando, sólo decirte que me encanta te quedó vina, ¿bueno que esrá- será- lo que no te queda a ti bonito? Un besote y se feliz.