lunes, 27 de diciembre de 2010

Ocho y media de la mañana


Imagen tomada de internet.


Ocho y media de la mañana...  Barullo de palomas en el cielo. Guirigay de aleteos como palmetazos grises en las nalgas de la brisa, hoy más de cristal que ningún día. Será por el frío, ese frío que introduce alfileres en la piel y la erosiona, como si la epidermis se resquebrajase.
Estoy asomado en la ventana fumándome un pitillo (de momento esta ventana no ha sido requisado como territorio para fumadores por el Ministerio de Sanidad; el resto de mi casa lo veté yo mismo para semejante uso el día en que nació una criatura que ya tiene veinte años). Pero no teman, estoy bien protegido: abrigo, bufanda, guantes. Y disfruto de mi cigarrillo —para qué decir otra cosa—. Ya sé que no es políticamente correcto, pero disfruto, qué le vamos a hacer.
Y las palomas, pobrecillas, volando dentro del frigorífico en que se ha tornado esta mañana. Siete grados bajo cero han dicho. Por suerte no tengo un termómetro aquí afuera, porque seguro que en esta calle ha sido peor. Esta calle es el suministrador oficial de frío para la ciudad. Hasta en verano refresca antes que en otros lugares, y en invierno dura más la nieve que en el resto... Es lo que tiene mirar al norte, y dejar la puerta abierta por el poniente. Es lo que tiene vivir en calle tan umbrosa. Así no hay manera.
—¿Cómo es posible que en este clima tan hostil haya vida? —me pregunto, mientras pierdo de vista el batir de alas contra la brisa de cristal.
De pronto, descubro la razón de la estampida aérea.
El gato de tres patas ha hecho de las suyas…, o lo ha intentado.

¿El gato de tres patas?

Resulta, y aún no lo he contado por estas latitudes, que entre mis vecinos gatunos —que no son pocos, precisamente— hay uno con tres patas. No, no es que cojee, o que esté tullido de una de ellas, no..., nada de eso. Le falta la pata trasera de estribor, de su estribor, al menos, si tomamos su hermosa cabecita como proa. Es un gato precioso, con el color rubio de la arena de las playas que se difumina hacia el pecho en un tono aún más blanquizco. Es un gato que tira a largo; un gato como pintado por el Greco; un gato un poco enjuto, más magro, al menos, que la mayoría de los que por aquí cazcalean y tienen su morada. Su andar, a pesar de ser inestable, no ha perdido la agilidad y el silencio felino; quizá sí la sinuosidad propia de los de su especie, esa elegancia, ese tronío con el que se deslizan calle arriba, calle abajo, siempre avizorando cualquier riesgo… Su caminar, el de este gato rubio como una espiga de trigo es, cómo decir, sincopado, como si en vez de un soplo en el corazón tuviera un soplo en las patas. Y lo tiene. Pierde un paso cada tres, como otros pierden un latido de vez en cuando.
Se conoce que hace mucho frío. Se conoce que tiene hambre… Quizá se trate de que por ser época navideña deseaba un menú especial… Y ha fallado…

Ahora me quedan las ganas de saber qué hacían las palomas todas juntas, sin zurear, al borde de esta calle, cuando al gato de tres patas ha conseguido el revuelo de aleteo, como palmetazos grises sobre las nalgas de la brisa. Pero el gato de las tres patas, aunque me mira con detenimiento cada madrugada o cada amanecer, no entiende mis preguntas ni yo sus respuestas.
Algo habrá que intentar al respecto...
Lo trataré cuando no haga tanto frío.

17 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Deseo que este año que comienza te traiga todas ellas!!!!!!!!!

Tres cosas irrevocables para la Vida son:Tiempo…Palabras…y Oportunidades

Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …Serenidad …Honestidad …Y Esperanza …

Tres cosas que son tu Elección …Tus Sueños …Tu Exito …Y tu Destino …

Tres joyas que se tienen en la Vida son…Amor …Autoestima …y Verdaderos Amigos …

Buen año 2011 para ti y tus seres queridos !!!!!!!

emejota dijo...

Gracias a ti por tu atención musical, en cuanto tenga un rato me pongo a disfrutar todos los vídeos, pues estos estan siendo días demasiado ocupados. La familia es lo que tiene.
En cuanto a la narración, para variar te diré que he escuchado el aleteo de las palomas, he sentido todo ese frío y el cigarrito estaba estupendo, ¡y eso que no fumo!. Tu sigue narrando así de bien y añadiré nuevas experiencias, a través tuyo, a mi existencia. Que sigan siendo felices estos días en compañía de la familia aunque alguien se encuentre físicamente algo lejano. Un fuerte abrazo.

Leonel dijo...

Me ha gustado, Amando, y mucho, como me gustaría conocer la historia de los gatos arrabaleros, con esa discreción del silencio felino, "que no entiende mis preguntas y yo no entiendo sus respuestas".
Me ha parecido genial, hombre, con momentos de lirismo dignos de la mejor poesía, es que ya este lo guardo entre mis preferidos.
Un abrazo.
Leo

María dijo...

Entiendo perfectamente, que disfrutes de tu cigarrillo, aunque sea puesto de abrigo y bufanda, en el balcón de tu casa. Yo fui fumadora, fumadora, pero lo dejé hace años, así por las buenas, de un día para otro, sin anestesia, intentando ayudar a una persona, que no era capaz de dejarlo, yo pude, a cabezona no hay quien me gane.
También conozco una gata con tres patas, a ésta, se la amputaron tras un atropello, es la delantera izquierda, pero trepa y salta, como si nada.
Te dejo que sigas disfrutando de tu cigarrillo, en tu casa mirando al norte, a quién se le ocurre, con el frio que hace por esos lares, vivir mirando al norte, en el sur, todos queremos vivir mirando al sur, ¿Por qué será?.

Flamenco Rojo dijo...

Contrastado, según un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad hay menos casos de enfermedad a causa del consumo de tabacos y ha aumentado una “burrada” los casos de pulmonía…

Cuídate amigo y recibe un fuerte abrazo.

Alena.Collar. dijo...

Mi perro de tres patas ha alzado las orejas interesadísimo cuando le he leído la historia del gato. Luego ha ladeado la cabeza y me ha dicho en su lenguaje perruno que te diga lo que sigue:
-Dile a tu amigo escritor que me gusta que se preocupe de los que no tienen cobijo; como cuando yo estaba solito.


Y yo te lo cuento, que si no no me da un lametón...


Sobre cigarrillos:
Una que es heterodoxa hasta en eso, estas Navidades ha decidido hacer algo novedoso al respecto:
Ha cogido un papel y un bolígrafo, ha escrito unas palabras muy visibles y lo ha puesto con una chincheta en el recibidor de su Casa.
El papel pone en mayúsculas:

"EN ESTA CASA SE FUMA".


Besos...

Evaasecas dijo...

Amando, casi casi te he visto en el balcón fumando y observando al gato. A mi es que los gatos me pierden, pero vivo en un sitio tan privilegiado que puedo decir que mis gatos son más felices fuera que dentro. Y te aseguro que no se van. Incluso el mío, el Txiki, el gato negro de andar sibilino (como casi todos los gatos)alguna vez se mete en casa para saludarme, da una vuelta por toda la casa, cuida de que todo esté bien y se va. Luego le veo por el monte saltando y corriendo, o haciendo equilibrios encima de la tapia y se que es más feliz fuera.

Espero y deseo todo lo mejor para ti y todos tus lectores. Feliz fin de año a todos.

neko dijo...

Sobre cigarrillos no comento. Soy anti-tabaco 100%, creo que esta nueva ley es como un regalo para mí, lo siento mucho por los fumadores.

Y sobre la historia... has tocado mi punto débil, los animales. No puedo con estas historias. Si fuera segoviana ya estaría en tu calle llevándole comida a ese gato o llevandomelo a casa.

Isolda dijo...

Bien podías haberlo titulado "Cuento de Navidad" Me ha gustado mucho el relato, sin pretensiones, como la vida misma, con un cigarro en la mano, ¡quién lo pillara! pero siempre desde tu prisma poético, que llevas como una segunda piel. Del gato de tres patas, ya no cuento nada, porque lo sabes. Si encuentro la foto te la envío y la añades a tantos villancicos. Sería uno más.
Todos los besos, escribidor.

Beatriz Ruiz dijo...

Muy bien mi amigo... Voy a decir aquí públicamente que te quiero...

Alena, me has dado una idea genial... yo también pondré ese aviso en casa...

Beso...

mariarosa dijo...

Interesante historia la del gato con tres patas y por lo visto se las arregla bien para comer...

sobre el frío de tu calle manda un poquito para acá. buenos Aires es un horno, debemos estar adentro y evitar las horas de sol. En este momento las 5 de la tarde el sol en mi patio se revuelca de placer en las baldosas, como te dije: un horno.

Que comiences el nuevo año en paz y bienestar.

saludos.

mariarosa

fiaris dijo...

A leerte y enviarte todos mis deseos de ¡feliz año! he llegado hoy,gracias,por estar ahí.

catherine dijo...

El gato con tres patas de mi vecino vive muy bien en el bosque detrás de nuestras casas desde años. Tiene desayuno, merienda y cena y sobretodo visitas cada día, con nieve,lluvia, viento o sol.
Los pajaritos se reunen en los arbustos nevados al amanecer.
El perro cava trincheras en la capa de nieve o la sobrevola dando saltos que dejan huellas raritas.
La única molestada por el frío "que erosiona la piel" es mi hija española, menos en las pistas de esqui desiertas que la hacen volver a su niñez.
Y .... estoy pensando en el cartel:
Aquí se puede fumar y se admiten perros, (los gatos en el jardín, el bosque o la calle).

jordim dijo...

Siempre que pienso en palomas me acurdeo de la película PI... y en que son las ratas del aire.

ARO dijo...

Magnífico relato. Solo le ha sobrado la nicotina, por tu bien. Yo la dejé hace más de cuatro años. Pregúntale al gato de tres patas, verás como coincide conmigo en que se vive mejor sin ella y se alcanzan mejor las huidizas palomas. Saludos y feliz año.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Amando!
Me encanta este relato perfumamo de poesía! Haces una descrición tan perfecta de todo lo que ves o... imaginas! Que a una le queda en la retina todos esos detalles con plena exactitud. Un abrazo. Y se feliz.

Perdona, me falta Tiempo para poder entrar con más frecuencia, tanto aquí como en otrso blogs. Hata pasar Reyes...

Flamenco Rojo dijo...

Quizás te interese...

"Hay una vacuna que está en proceso de elaboración pero que podría estar en el mercado en un futuro.

La vacuna actúa creando anti-cuerpos en el organismo, los cuales atrapan las moléculas de nicotina y les impiden llegar al cerebro a través de la sangre, evitando así que las mismas causen la sensación de placer asociada al tabaquismo.

Dado que casi un 90% de los ex fumadores vuelven a fumar al año de haber dejado, esta vacuna podría significar una extraordinaria solución para ellos. Uno de los retos del ex-fumador es mantenerse sin fumar. Esta vacuna garantizaría el hecho de que, en el caso de volver a probar un cigarrillo, el ex-fumador no sentiría placer al hacerlo y por lo tanto no volverá a recaer en el hábito"

Información obtenida de vivirsalud.com