miércoles, 21 de octubre de 2009

SIN ENGAÑOS



La música de Brahms cruzaba la frontera de la noche hacia la aurora. Brincaba por el alféizar de la ventana la melodía del clarinete que ascendía hacia la estrellas en busca de un abrazo imposible. Sus manos, huesudas y cubiertas por arrugas que el tiempo había hecho crecer sobre su piel como el musgo alfombra la corteza de los árboles, no dudaban en ninguno de sus movimientos, tantas veces ejecutados con precisión.
Sólo él descubrió que en aquella interpretación no había emoción, sino técnica perfecta, ejecución inmaculada, pulcritud intachable.
A la mayoría, a pesar de su situación, les podría fascinar la belleza de la melodía, a unos cuantos les podía fascinar la precisión. Incluso más de uno se extrañaba de que aquel hombre atersorara tanta sensibilidad.
A él no, a él no le podría engañar nunca. A pesar de que su corpachón bendecido por el abandono y la miseria de los meses en aquella celda inmunda, diese la impresión de pertenecer a un pordiosero sin formación ni sensibilidad, había dirigido muchas veces aquel quinteto como para no comprender en qué compás debería haber temblado un buen artista, aquel que siente el escalofrío de la belleza.
No, a él nunca le engañaría, aunque ese nunca durara el tiempo que faltaba para que llegara el amanecer cubierto de lluvia.

28 comentarios:

Isolda dijo...

Para empezar, me has hecho un regalo: ese quinteto y "La Trucha" eran los favoritos de mi padre, todavía pongo los discos (ahora son vinilos, perdón) de Brhams en mi tocadiscos.
El micro, emocionante.
Besos por quintuplicado, para dormir bien.

Neuroscopetrix dijo...

He tocado unas manos huesudas y cubiertas por arrugas antes del último adiós. A él nunca se le pudo engañar.
Un quinteto merecedor de un texto así.

Pepe Gonce dijo...

Música íntima, cordial, amable que nos muestra una sensibilidad delicada y afectuosa de Brahms. Escritura íntima, cordial, amable, sensible y muy afectuosa, así es el micro de hoy. Y ahora “da capo”, a leerlo otra vez.

Buen día tengan vuestras mercedes.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Este quinteto lo tengo en tres versiones, todas ellas digitales (sniff...) y la que aparece colgada sobre el texto es justamente la que estaba escuchando cuando empecé a escribir.

Pilar dijo...

Antes de comentar nada más, os tengo que decir que esta noche el despacho del escribidor, que está en el patio de la Diputación, ha sufrido una inundación provocada por la rotura de una cañería lo que está produciendo contínuos cortes en la energía eléctrica de todad la casa, incomunicación vía telefónica e internet inservible. Por no hablar de los pobres archivos, carpetas y documentos en general del departamento en el que trabaja (¿?).
Dado que el susodicho poeta es más malo que un nublado, y tiene intención por lo visto de deciros (y luego habla de "sin engaños", será...)que ha sido provocado por la rotura de mi pecera, o lo que es peor, producido por un hechizo endemoniado de esta sirenita bruja que habita por los pisos superiores, me adelanto a sus futuras y predecibles infamias y calumnias de euritmiense, que lo es, achacándome todos los males que ahora padecen él y sus compañeros.
Nin creerle.
El día que me ponga, se va a enterar de lo que es un hechizo en toda regla.
Me voy a pasar una ITV al hospital y luego vuelvo.
Besos pasados por agua, como los huevos.
Pilar en su Pecera (intacta).

Amando Carabias María dijo...

Neuroscopetrix:
Esas manos merecen un homenaje, desde aquí un recuerdo intemporal.
Gracias.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce:
Lectura íntima, cordial, amable, sensible y muy afectuosa, así es tu mirada trianera.

Amando Carabias María dijo...

Pilar
Así que no se puede hablar de una travesura de la sirena, para que el escribidor pudiera descansar una jornada...
De todos modos, como dicen los latinos, excusa no pedida...
¿O sea que no has cambiado el agua de la pecera esta madrugada...?
Revisa por favor, cuando regreses, el convenio colectivo con algún trasgu, ondina, ninfa, gnomo, etcétera...

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Esa es justamente, a mi modo de ver, la diferencia entre Arte y Artesanía, las dos disciplinas loables, las dos dignísimas, pero ambas diferentes.

Un abrazo grande
Marian

Amando Carabias María dijo...

Marian Raméntol:
Exacto. Quizá yo no hubiera dicho artesanos, pero sí, esa es una de las cosas que cuenta este micro.

chus dijo...

no estoy de acuerdo en lo de arte o artesanía...muy elevados os encuentro
creia yo que trataba de ilusion o pasión ...

Alena.Collar dijo...

Me ha dejado una sensación en exceso triste...no se, será que llueve y esas cosas, o que me he representado al artista como una figura de otro tiempo, de otro lugar, al márgen del día a día de hoy; no sé,Amando, una senación extraña...
Me vinieron a la cabeza retratos antiguos, cornucopias, viejos álbumes de fotografías y un piano...
Perdón por la divagación. Será que me duele algo la cabeza, pero es lo que ví al leer. Además de encantarme, eso sí.

S.C. dijo...

"...su corpachón bendecido por el abandono y la miseria de los meses en aquella celda inmunda..."

Dabuten.

Maria Sanguesa dijo...

La música de Brahms, junto a tu poético y (suavemente) nostálgico texto me tienen sumida en un estado de plácida melancolía. Llueve, como dice Alena, y la sirena de Pilar da vueltas por su renovada pecera mientras el agua cae a su alrededor. Y yo añoro un brillo de escamas... y pienso, como Isolda, que nos has hecho un regalo. Gracias

Amando Carabias María dijo...

Chus:
Es un intérprete de música es un director de orquesta... Y al artista se le da por supuesta la pasión y la ilusión. En cuanto se pierden, adiós muy buenas. Mejor nos dedicamos a criar gamusinos verdes. :)
Un besote.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Si hay un poco de esa nostalgia del pasado. Y la lluvia ayuda, claro. Pero entiendo que el artista de cada tiempo y de cada lugar tiene que tener algo de eso, esa pasión, que le decía a Chus, que le tiene que hacer temblar a la hora de 'ejecutar determinado compás'.
¿Ya no quedan esos artistas?

Amando Carabias María dijo...

S.C.:
Pobre hombre, ¿verdad?

Amando Carabias María dijo...

María Sangüesa:
Gracias a ti por tus emotivas palabras y por la acogida del texto.
Besos.

Beatriz Ruiz dijo...

No me creo nada Pilar, tú eres una sirenita buena...

Y sí, que me gusta Brahms pero al igual que a Alena, en algunos momentos me produce nostalgia... claro que seguramente dependerá más de mi estado que de Brahms, al que sin duda merece la pena escuchar...

Gracias Amando...

Amando Carabias María dijo...

Beatriz Ruiz:
Pero es que las sirenitas buenas, también son travieasa... No, es broma, todo es broma...
Como los grandes (de cualquier arte) Brahms tiene una paleta amplísima y en algunas piezas produce nostalgia y en otros emoción, y en otros alegría, y en otros transmite una vitalidad que es como una inyección de adrenalina en vena.

Tempero dijo...

Quizá el temblor sea una de las partes más importantes que debe suceder en cualquier disciplina artística y éso es tan sutil que muy pocos lo aprecian. En este caso a 'él', que lo inclinas dentro de la miseria física, sí lo descubre, mejor dicho, no lo descubre en el intérprete de Brahms. Pero ahora te tocaría desentrañar en otro micro de por qué llega a tal estado 'él'. Juegas con ventaja. Nos lo presentas gordote, bendecido por el abandono y el lector piensa, ya basta, con esta presentación está justificada su sensibilidad, habrá perdido la cabeza el director ante alguna genialidad. Pues yo me quedo con las ganas de saberlo, Amando.

Por cierto, mencionas tu música hacia la aurora. Te paso un relato que hice cuya protagonista es Aurora y la música de Bach. Que lo disfrutes.

http://tempero-koroneiki.blogspot.com/2009/09/tal-cual.html

Amando Carabias María dijo...

Para leer el relato de El tempero

Amando Carabias María dijo...

Tempero:
Perdona, que en la entrada anterior he situado un artículo que no está en tu nombre. Lapsus lingüe. Sorry.
En esta casa, como es bien notorio, Bach está en un peldaño elevadísimo. No es cuestión de decir si nos gusta más papá que mamá, pero el Viejo Peluca es mucho Viejo Peluca. Todo esto lo digo porque me ha gustado tu relato. Sí señor.

Sobre el otro asunto...
Los asiduos ya saben el peligro que tengo con ciertas sugerencias...
El 24 de junio, creo, publiqué un micro que se tituló ¿Qué decisión tomar...? Ha tenido cuarenta y cinco entregas...
De todos modos se puede pensar... Me obligas a pensar.
Y eso que me juré a mí mismo que un micro se abre y se cierra en sí mismo, que lo otro es atentar contra la propia esencia de los microrrelatos.

Alena.Collar dijo...

Pues ahora que ha caído la noche, voy a contestar a la pregunta que me haces cuando me respondes; claro que es una respuesta subjetiva, muy personal...

Sí. Yo creo que aún quedan esos artistas del temblor, de lo inefable, del sentir que eso que hacen de súbito es "otra cosa", lo que sucede es que cada vez que encontramos a uno de ellos y se produce la magia nos da verguenza decirlo; porque hoy no se lleva la magia, ni el temblor, ni el quedarse en medio de una sonatina como si se quedara una en medio de la eternidad deseando que no se acabe jamás.
Y si dices esto, si lo expresas, la respuesta es que eres demasiado idealista, que el arte es otra cosa, que debe servir para que ganes mucho dinero y que no te montes en una nube por haber escuchado "esa" música, visto "ese" cuadro o leído "ese " escrito que te llevó a pensar que la vida podía ser distinta, podía trascenderse a sí misma.

Cuando ví la Piedad de Miguel Angel, por ejemplo, ¿sabes, sabéis lo que es saber de pronto que estás delante de la eternidad?, que pasarán siglos y que, aunque yo no sea creyente,que no lo soy, esa obra transmitirá para siempre belleza, dulzura, dolor, amor?...todo eso que el ser humano busca compartir, todo eso que le lleva a vivir en busca de un sueño; un sueño diferente a la vida habitual, un sueño distinto que le haga ser otro, gracias a los artistas.
Jope, perdón por el rollo.

Gaspard dijo...

Brahms. Sólo puedo describirlo de una manera. Delicioso. Mmmm. El viernes me deleitaré con sus Sinfonías, bajo la dirección de un descendiente de húngaro y sobrino del mártir Bonhoeffer. Brahms quería mucho lo húngaro. Os dejo el enlace, en el apartado Calendario se pueden escuchar extractos de otros actos: http://www.theatrechampselysees.fr/saison-detail.php?t=4&s=132
Otro buen día, buenas noches.

Amando Carabias María dijo...

De parte de Gaspard

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
Pues todo eso que dices y mucho más es lo que me importa, al menos a mí. Y a mí no me da vergüenza decirlo, y a mí no me preocupa sólo lo que se venda. Que no quiere decir que no haya cosas que se vendan que no produzcan ese mismo temblor.
Y si uno tiene la mirada abierta y atenta, encuentra esa sorpresa en muchas partes.
Es la que busco, aunque la mayoría de las veces no lo consiga.
Quizá cuando se dice que una obra de arte es eterna es porque en cualquier momento de la historia produce algo parecido en el espectador (oyente, lector...) a lo que cuentas que te produjo contemplar La Piedad... ¿A qué ante ella la inmensidad de la Basílica se empequeñeció, o desapareció...?

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Pues espero que lo disfrutes y nos lo cuentes. Y que sigan tus días con esta mejoría.