martes, 26 de marzo de 2013

Crónica personal del IV Día Internacional de la Poesía celebrado en Segovia


Concluye así Felipe Benítez Reyes sus palabras en el librito conmemorativo del IV Día Internacional dela Poesía de Segovia:
«Y, a la vuelta de los años, a la vuelta de los libros, relee uno lo escrito y —al margen de su grado de valor— encuentra un sentido inesperado a todo ese afán, a todas esas palabras ordenadas: la poesía como la nostalgia inconcreta de uno mismo. la poesía como el mensaje embotellado de un náufrago que el capricho de la marea devuelve a la misma orilla. La poesía como una relectura de la propia vida, transformada ya en una leve ficción y ajena al tiempo, acogida a un melancólico simulacro de eternidad, mientras la vida pasa.»
Por su parte, Carlos Marzal se pregunta, entre otras cosas:
«¿Es el poeta, y mucho más el poeta inspirado, un artista que procede por visiones: un artista que las padece, que la recrea, que las interpreta y las produce en los demás, que las contagia? ¿Podemos referirnos al artista, al poeta, como tantas veces se ha hecho y denominarlo visionario?»
Efectivamente, el sábado pasado tuve la enorme dicha de gozar de otro memorable día de celebración de la poesía. En esta ocasión he participado como mero acompañante, casi como una adherencia a la jornada, a toda la jornada.
Por la mañana, y durante un par de horas, el paseo por la ciudad en el que Jesús Pastor nos fue llevando por rincones donde abrevamos traguitos de literatura, allá donde hay una huella de un escritor o de su obra en esta ciudad de luz precisa: Cervantes, el Arcipreste, María Zambrano, Azorín, Ramón Ayerra, Andrés Laguna, Jerónimo Alcalá Yáñez, el Marqués de Lozoya, José Rodao, Alfredo Marqueríe, Quevedo, Rubén Darío, Ramón Gómez de la Serna, santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, Antonio Machado…
Más tarde, y tras la foto de grupo, la comida que compartí en la misma mesa con Esperanza —cuyo poema resultó elegido como ganador tras votación de los propios seleccionados—, Pepe, Milagros, Eva, Idoia, Luis, Jorge, Mónica. Comida en que comprobé una vez más que la emoción es el surco predilecto de la poesía, pues emocionante es el poema de Esperanza. Y emocionante fue su reacción de sorpresa cuando supo que su poema, La cal, había llamado la atención de sus compañeros, lo que por otra parte no me extrañó cuando lo pude leer. Así arranca:
«Hoy no escalé los árboles, padre mío,
las hormigas movían largos senderos verdes
y los musgos dolían con voz de vegetal,
ya sé que hoy hace sol y se seca la grama;
pero no pude hacerlo y me vestí de blanco (…)
»
(La cal
—fragmento— de María Esperanza Párraga Granados)
Y a continuación, la preparación de la sala para el acto aunque lo mejor fue la charla con María Jesús —tan entrañable y sincera—. Y cómo no, el propio recital.
No conozco cómo funcionan otros actos que se dispersan por las distintas geografías del mundo para conmemorar esta jornada que nació auspiciada por la UNESCO. Lo que sé es que en Segovia se celebra, es decir, se festeja. Al menos para mí, pues, es un día de fiesta —como acabo de relatar— que gracias a Norberto García Herranz (alma del evento más que organizador, aunque esto último lo haga con total acierto y dedicación altruista) ya forma parte de mi calendario particular.
Ni siquiera me importa no ser seleccionado, como sucedió el año pasado, o no presentarme como éste, en que la sequedad de la inspiración, por diversos motivos que no vienen al caso, me impidió trazar un solo verso. Es igual. Siempre y cuando Norberto quiera, participaré, porque este día me sirve para conocer o reencontrarme con otros poetas que sufren de un mal parecido al que a mí me aqueja, aunque uno sea mero aprendiz, constante aprendiz, incansable aprendiz.
¿Hay mejor modo de celebrar la poesía que reuniendo a un grupo de poetas para que a modo de muestrario ofrezcan a quien quiera participar una amplia gama de poemas?
Una de las cosas que más me ha llamado la atención los cuatro años, es que el recital en que cada poeta lee su poema no es un acto en que los espectadores escaseen. Por el contrario, me sorprende que, a pesar de lo que se pueda sospechar a priori, la poesía atrae a un público muy variado.
Antes de ser atrapado por los versos de los participantes, me preguntaba ¿qué busca un lector de poesía? Sé que es una pregunta de imposible respuesta. Si se hace casi utópico encontrar la razón por la que uno escribe un verso, se me antoja más quimérico aún desentrañar la razón por la cual alguien prefiere sumergirse en un libro de poemas.
Sin embargo ahí están los lectores u oyentes. Pocos —muy pocos— comparados con los espectadores de un partido de fútbol, o de un concierto de una estrella del pop, pero ahí están (o estamos) incansables, silenciosos, acaso un poco solitarios.
Y al fondo, siempre al fondo, además del recuerdo de una jornada muy agradable, la emoción que late en los versos, incluso en aquellos de apariencia más satírica o ácida.
Acabando el recital, uno de los mayores forofos de la poesía en Segovia me decía que hoy en día hay muchas personas que escriben bien y están muy bien preparados, y no sólo en literatura, sino en cualquier disciplina artística. Probablemente sea cierto. Siempre he sostenido que la mejor garantía de que aparezca un grupo de poetas verdaderamente descollantes es que la base sea muy amplia. Y con esa idea optimista, como un faro en mitad de la oscuridad, salí del acto.
Había concluido el recital, o lo que es lo mismo, había concluido la jornada. La lluvia abrochaba la tarde con su canto como un collar líquido y de vocación fluvial. En mí resonaban tantos versos, tantos acentos, tantas formas de decir… Y, sin embargo, en todas ellas había algo común, había una suerte de identidad que las hermanaba. Y no, no es el idioma, que no es más —ni menos— que el cauce por donde transitan, sino el ansia de buscar la esencia de lo humano. Es el ser humano en sus múltiples facetas quien arde en cada uno de los poemas que dan forma al libro, y seguro que es el mismo fuego que crepitaba en el resto de poemas presentados para el acontecimiento y que al final no fueron seleccionados.
Me preguntaba, mientras bajaba las escaleras del Palacio de Quintanar, a la búsqueda de David Benedicte para compartir charla y cigarrillo, ¿qué importancia tiene un estilo u otro? A veces se pontifica en exceso sobre el valor de un tipo de poesía sobre otro: los versos libres, los versos blancos, los versos rimados, los versículos, el poema en prosa, lo surreal, lo lírico, lo narrativo, lo satírico, lo contemplativo, lo descriptivo, lo popular, lo visual, lo hermético… ¿Y qué importa cuando la autenticidad y la calidad suficiente están presentes?
Es evidente que nunca me ganaré la vida como crítico, porque mi afán no es señalar el defecto, sino resaltar el acierto y cantar la emoción que me provocan las palabras, los poemas, los versos.
La poesía es más grande y más generosa que todos nosotros. La poesía, como una madre pacientísima, nos acoge. No me canso de repetir que somos los poetas, incluso los muy menores, una gota dentro de un océano. Sin duda al final de esta época quedará la huella de la verdadera poesía, de esa emoción que tiembla con lo más auténticamente humano, de esa búsqueda apasionada e incansable de la verdad.
Como escribí hace unos días, la celebración de los días internacionales de lo que sea, suena a una especie prótesis ortopédica que intenta remediar una carencia. Pero a veces, como sucede en Segovia gracias al enorme e ilusionado trabajo y cariño de Norberto, se convierte en una hermoso árbol que arraiga con determinación y es capaz de dar sombra y producir frutos.

Foto del grupo de poetas seleccionados en esta
IV Día Internacional de la Poesía, junto a la estatua de Machado

7 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

Gracias cronista, gracias poeta...lo de abrevamos traguitos de literatura supongo que sería regado con algún "buchito" de Ribera, no?

Un abrazo.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

La poesía revela lo posible y lo imposible, de ahí su poder.
Besos.

Isolda dijo...

Este día, con sus paseos, su comida y el recitado de poemas, me parece un recuerdo inolvidable. No he asistido este año, pero da igual: veo a Norberto organizando con mano suave pero firme, a Jesús Pastor dirigiendo el paseo por aquellos lugares donde siempre tiene algo que contarnos. La reunión en torno a la mesa en la que Esperanza Párraga descubre ser la ganadora y un libro que adivino con el mimo habitual, sino mayor.
El poder de convocatoria de la Poesía.
Muchos besos, "escribidor" poeta.

catherine dijo...

Para mí también el III Día fue inolvidable. Un paseo con un sol que nunca había visto brillar así en Segovia y un recital con versos tan diferentes que me apasioné y ni siquiera salí a fumar para no perderme la música.
Lo que nos cuentas, Amando, me hace pensar que el IV Día fue todo un éxito. !Viva el V!

Abuela Ciber dijo...

Estimado Armando:

Que la luz de pascuas traiga paz y salud,a ti y seres queridos.

Cariños

Marina Fligueira dijo...

Hola de nuevo, felicidades por ese texto precioso que ya tiene mucho de poético.

Y felicidades a todos los poetas que han participado, y sobretodo a la ganadora que se llevó el premio.

No sé si tiene nombre lo que yo escribo, me doy cuenta ahora al leer todos los nombre sobre formas de poesía.
Sólo es para mí una vía de escape para olvidarme un momento de las tempestades de la vida.

Un abrazo y se muy feliz.

Abuela Ciber dijo...

Que esta semana se presente benigna y colmada de oprtunidades.
Es mi deseo hacia ti y seres queridos.
Cariños

Frase de la semana:
No esperes el final de tu vida para arrepentirte. No esperes el mañana para soñar, y por ningún motivo dejes de decirle a una persona que la quieres!
( desconozco el autor)