domingo, 11 de diciembre de 2011

Caminaré despacio


Asumo los peldaños que me resten
por subir o bajar en mi periplo,
aunque no sepa el rumbo de este viaje
pues me enceguece el ruido de la niebla.


Mis ojos esfuminan el perfil
difuso de las cosas, su bosquejo:
la viscosa apariencia de este mundo
que oculta la verdad y vela el rostro.
Caminaré despacio, con cuidado,
y seguiré labrando en este surco,
a pesar de bogar en la penumbra.
Aunque el cansancio os grite mi derrota,
será inútil, pues me alzan vuestras manos,
vuestro aliento me empuja como brisa.

14 comentarios:

Isolda dijo...

Me encanta este soneto blanco. Resume tu actitud hacia adelante con hermosas palabras, como lo son siempre. Los dos tercetos son fantásticos. Creo que se convierten en citas muy afortunadas.
Besos, querido, llenos de empuje.

Flamenco Rojo dijo...

Vamos pa´lante...no queda otra.

Feliz semana amigo.

ARO dijo...

Un soneto sin rima pero redondo, con un ritmo interno que subraya ese sentimiento que nos enciende en el alma el dolor de lo irremediable.

Paloma Corrales dijo...

Eres un gran persona, que lo sepas.


Un beso.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Marchar siempre adelante y, si es posible, con la ayuda del fresco viento de la amistad supone alcanzar el horizonte que marca el sextante de la vida.

Un abrazo, Amando.

Leonel Licea dijo...

Hay que asumir cada día como un peldaño, a pesar de todo, sobre todo de las derrotas, esas nos deben impulsar y al final nos hacen más fuertes, Amando. Esto te lo digo aunque ya lo sepas, mis manos siempre estarán para alzarte.
Un abrazo fuerte.
Leo

Ximens dijo...

Amando, me quedo por aquí para conocer tus escritos. Por ahora no me trato con la poesía, pero con el tiempo vais a conseguirlo, voy más por los relatos. Nos leemos

emejota dijo...

Precioso, pero eso es patente, y nos tienes acostumbrados a tu sensibilidad, lo cierto es que me complace el espíritu fuerte, de lucha y resistencia, que transmite. Bs.

Marina Fligueira dijo...

¡Pues venga Amando! A seguir labrando en ese surco de letras maravilloso.
Es un verdadero placer ver este pedazo de tierra labrada y en el surco las semillas, creciendo y creciendo como un manantial.
En hora buena amigo. Me encanta leer este poema delicioso.
Te dejo mi gratitud y mi admiración.
Un abrazo grade y felices fiestas.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Si ya el soneto de por sí no es nada facil, menos aún el soneto blanco, por lo que a mí me parece una gesta.

Un placer, como siempre.

Y aprovecho para felicitarte las fiestas!!

Besos
Marian

francisco gomez dijo...

Deseo que continúes caminando con la nobleza, sabiduría y talento que tienes y que lo hagas acompañado de tu familia, amigos y los que te conocemos cibernéticamente.
Felices fiestas, mucha salud para el año nuevo y un abrazo fraternal
Paco gomez

María Socorro Luis dijo...

Me encanta la maravillosa sencillez de este soneto, sugerente y didáctico.

Una delicia, Amando

virgi dijo...

Positiva y práctica la escalera de tus palabras. Subamos, pues.
Hermosa esa brisa llena de vida.
Un besos

Laura dijo...

Me encantan estos poemas que tienes publicados en últimos lugares: La huella de su frente, amanecerá y caminaré despacio.

No me ha dado tiempo a leer más, pero lo que he encontrado me ha bastado para quedarme (si me lo permites ;-).

Soy esa del Final de Papa Noel en la Esfera. Te agradezco mucho el comentario que has dejado allí y a lo largo de estos días también he leído los comentarios que hacías al resto. ¡Gran comentarista!.

Un abrazo des-
demispalabrasylasvuestras.