sábado, 6 de agosto de 2011

Desde las afueras de mi piel


Quiero resquebrajar, esta noche, el sonido del llanto y convertirlo en una levísima esquirla de arena o, quizá en su último pliegue, como un eco de luz de sus dentelladas malditas.
Pero desde las afueras de mi piel, donde el mundo se yergue y domina, donde todo parece un monstruo que acecha, donde el odio pasea su torso fornido, donde la ambición reina y mata, donde la envidia mueve su mano asesina, donde el hambre devasta la infancia, donde el papel timbrado corrompe la sangre, desde ese lugar asesino, repito, contemplo la verdad acuciante como daga afilada y dispuesta: el grito resquebraja la noche, la convierte en esquirla de arena, la somete a tortura y a llanto y a sangre, la destroza y la rompe y la reconstruye como a un monstruo de odio, de rabia, de miedo…
Y sin embargo el cielo cabalga a su ritmo y organiza su propio periplo ajeno al grito nocturno, impávido al odio, la rabia y el miedo.
¿Y al final qué me queda?
Sólo sus brazos, lágrimas que centellean, aunque aún desconocen su tarea de cuna, de venda y de salmo, y me quedan palabras como disparos al aire, como truenos rabiosos, torpes, inútiles.
Y entretanto un reguero de sangre recorre el planeta y el dolor atraviesa mis venas y la rabia retuerce mi entraña… Pero no sé romper esta cárcel, y no sé vivir esta celda, y no sé ni llorar en silencio, y no sé ni escribir unos versos.

Safe Creative #1101208299834

15 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Con un mundo como este que nos toca vivir, amigo mío, no sirve llorar en silencio, es mejor llorar y hacer estruendo, para que se sienta y se escuche, y si es posible, gritar con todas las palabras que se atragantan, tantas juntas quieren salir.
Y por supuesto, este es un POEMA, lleno de fuerza y de verdad.
Un abrazo.
Leo

ibso dijo...

Yo tampoco sé romper esta cárcel... pero lo seguiré intentando.
Me has emocionado aunque no esté escrito en verso.
ibso

PSD: en "aunque aún desconocen su tarea de cuna" ¿quisiste decir cura?

Paloma Corrales dijo...

"Pero no sé romper esta cárcel, y no sé vivir esta celda..." Ese final me mata.

Un beso.

mercedespinto dijo...

Duele vivir, pero vivir a pecho descubierto, dejando que cada lamento y sonrisa llegue directamente al corazón. Me he acordado de una frase de Luther King: “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”. Y luego de otra: “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”. Quedémonos con ésta última, a pesar de la espesura de la noche.
Apuntas directo al corazón, ¿eh? Me gusta, aunque me hagas estremecerme de dolor, me gusta que me recuerden qué es estar vivo.
Un abrazo y hasta pronto.

Isolda dijo...

Como tantas veces, me dejas sin palabras, necesito un momento de calma para asumir tanta dureza y tan preciosa. El poema llega por tu piel y con tu pluma directo al corazón.Preguntas ¿qué te queda? En la propia estrofa donde te respondes, se condensa el poema. ¡Qué hermosura lo que destaca Paloma e Ibso.
Besos de apoyo, siempre, poeta.

Flamenco Rojo dijo...

Después de leer el correo de nuestra común amiga Amalia, éste poema...

Y al final qué nos queda? Como nos diría ella...disfrutar todo lo que se pueda, aprovechar los buenos momentos que los malos vienen solos.

Abrazos.

emejota dijo...

Sin aliento y con asentimiento. Sabes muy bien que comparto esa emoción. La mía, creo, está resquebrajada. Beso.

J.Lorente dijo...

Es una Osadía querer cambiar el Mundo que se extiende más allá de nuestra Piel... Cuando, a veces, no somos capaces de dominar el Mundo que habita dentro.

catherine dijo...

Hermoso poema , sin versos pero ¿qué importa?.
Hermosos comentarios. Añado, de Edmond Rostand, un autor que traduzco así:"Es de noche que más hermoso es creer en la luz".

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Sí, sí debes seguir escribiendo tus versos, tu prosa, tu pensamiento.

Excelente, Amando.

Un fuerte abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Te dejo mi abrazo y mi grito cómplice.
ya sabes que y como pienso.

Inma Vinuesa dijo...

"Y sin embargo el cielo cabalga a su ritmo".
Quizás sea lo que nos permite sobrevivir a esta cárcel, el cielo azul que sigue su ritmo y podemos mirarlo y airearnos en nuestra celda.
Un aplauso fuerte a esta belleza de poema.

Gino dijo...

Son disparos, tus palabras, pero no al aire, llegan, justo al centro de la diana.
El final, un lujo.

María A. dijo...

Como en los últimos tiempos, si logro llegar, siempre es tarde... Hermosísimo poema, escribidor,amigo... que no imaginas hasta qué punto añade calma al torbellino de dolor y sentimientos... ¿Y al final que nos queda? Hoy, más que nunca, yo diría que LA VIDA. Siempre la vida... con sus mariposas blancas... Abrazos hospitalarios.

mateosantamarta dijo...

"Y entretanto un reguero de sangre recorre el planeta"
Me recuerda un verso de Violeta Parra que recojo en Arte y Poesía dentro de un homenaje colectivo a F.G.L. con motivo del 75 aniversario de su asesinato y en el que me gustaría que estuvieses presente. Un abrazo