domingo, 19 de diciembre de 2010

Navidad sin Cuento. (Cuento de Navidad) 5 de 7

Imagen tomada de Internet


Cuando, unos días después, Dalmacio abrió el buzón, le sorprendió ver un sobre. Cada mañana, antes de la comida, repetía maquinalmente el gesto, aunque sabía que no habría nada, salvo publicidad, cartas del banco o recibos de la luz o el teléfono. Los pocos amigos que le iban quedando, vivían en Euritmia, con su hija hablaba a diario por teléfono y raro era el mes en que no le visitaba acompañada por los nietos y el yerno. Por navidades era él quien se desplazaba a Madrid.

Desde la muerte de Anunciación, odiaba las navidades en Euritmia; cada adoquín era un recuerdo de su ausencia. No estaba dispuesto a que las navidades se convirtiesen en una navaja que le reabriese heridas. Alicia no era capaz de concretar semejante sentimiento, pero intuía lo fundamental. Además ella no se podía permitir el lujo de pasarse dos semanas en Euritmia. Era mejor –sobre todo para ella y los niños- que el abuelo estuviese en Madrid.

Después de leer la nota, llamó a su hija: habría cambio de planes. Hasta después de Navidad no se desplazaría a Madrid. Si ellos querían pasar con él nochebuena y Navidad tendrían que venirse, de lo contrario se quedaría solo, pero tal cosa no le importaba.

Estimado señor Dalmacio Allende,

El motivo de la presente, es invitarle a una celebración comunitaria de la Navidad que organizamos en los locales de la Residencia de Estudiantes Santos Justo y Pastor, el próximo día 25 de diciembre a partir de las 12:30 horas.

Somos representantes del grupo de reciente creación Navidad sin Cuento. Pretendemos con este sencillo acto, demostrarle las inmensas posibilidades que aún nos quedan para disfrutar del verdadero espíritu de la Navidad.

Sabemos que últimamente ha tenido alguna experiencia muy desagradable, de la que intentaremos sea resarcido del modo más conveniente. A la espera de que se produzca el encuentro personal, reciba nuestro más cordial saludo.

Navidad sin Cuento

Tras escuchar el texto, Alicia sentenció que era una broma intolerable. Pero cuando su padre le dijo que pensaba a acudir hasta allí, porque después de leer el último párrafo se imaginaba que allí podría estar la solución al robo de las joyas, cambió de idea.

—Quizá tengas razón, papá… ¿Por qué no le comentas algo a Gayano?

—¿Qué tendrá que ver Gayano en esta historia?

—Mira, papá, si sospechas que allí pueden estar las joyas, lo más probable es que no estén sólo las de mamá… —De inmediato se mordió los labios. No debería haber evocado su imagen en ese momento, pero ya estaba hecho. —Quiero decir que habrá más personas como tú, y que te vas a encontrar con los ladrones, o alguno de sus cómplices. ¿No crees que la Policía debería saber algo?

—A ver si se va a liar la cosa, y me quedo sin las joyas. Es lo único que me interesa… Además, podría suceder que no hubiera nada de eso, que fuera sólo una celebración que organizan las monjas de la residencia para los viejos como yo y se refieran, ellas qué saben de robos, sino a la muerte de tu madre.

Continuará mañana...

5 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

Esto se pone interesante por momentos...Ya ha aparecido el espiritu de la Navidad. En espera de la próxima entrega quedamos.

Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

¿Por qué Dalmacio sospechó a la primera que la carta sobre el verdadero espíritu de la Navidad podía estar relacionado con el robo de sus recuerdos materiales ? ( que no espirituales).

La carta es muy ambigua, supongo que entre otras cosas para no despertar sospechas. Debe ser que el corazón siempre se adelanta ala razón.

Seguimos en la brecha, un abrazo Á.

(caramba, hoy me he anticipado a Flamenco )

Marina Fligueira dijo...

Pues si, que me parece caliente- caliente... Puede que sea una invitación sincera para reunirse los mayores que están solos, al mismo tiempo pude que Goyano esté implicado en el evento, y le tenga preparada la sorpresa de regresarle las joyas que efectivamente haya recuperado.

Me parece que se desenredará la madeja en esa reunión. Besitos fresquitos de una mañana helada.

francisco gomez dijo...

Apreciado Amando y amigos del blog tan queridos y respetados.Os deseo unas felices fiestas y un feliz año nuevo,que aunque sabemos que será difícil,también sabemos que en buena compañía,las penas son mas llevaderas. Mucha salud y amor
Un abrazo
Paco

chus dijo...

cada año te superas, enhorabuena!!!!