lunes, 5 de octubre de 2009

DECLARACIÓN INCOMPRENSIBLE

Van Gogh. La noche estrellada.
Imagen tomada de Internet

Los ladridos del perro engullían la noche y despertaban a las estrellas. Sólo el silencio oscuro, casi negro, entendía el significado de los sonidos lastimeros. Para los investigadores aquella declaración carecía de sentido; tanto que ni siquiera podría ser considerada como declaración. Por más que lo intentó, sus aullidos no fueron capaces de zancadillear la carrera de aquel hombre que huía de su sombra o del cadáver que parecía palpitar por la acción de la luz azul y naranja de los vehículos de emergencia.

48 comentarios:

Alena.Collar dijo...

Sobrecoge la declaración del perro.
Y emociona.
Precioso, Amando.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
Muchas gracias.

Isolda dijo...

Emocionante.
¿Alguien duda de que los perros son lo más parecido a los humanos?

Creo que es hora de contaros la historia de uno de los perros que habitaron nuestras vidas.
Si, era un pastor belga, sano y fuerte como un roble. Adoraba a mi padre que nos visitaba a menudo para no perderse cómo crecían sus nietas del sur.
No alcanzaba los ocho años y enfermó en agosto del 88 y murió en enero del 89. Exactamente como lo hizo mi padre, del mismo tipo de cáncer.
Esa navidad Tristan la pasó en Barcelona con todos nosotros, así se despidieron. Volvimos a Málaga y entonces tuvo el detalle de indicarnos que ya era su hora, para darle tiempo a mi padre, que efectivamente falleció poco después de Reyes.
Era un compañero excelente, como lo fué Dolça para Ferran y Carmen.

Alguno se horrorizará, pensando que estoy comparando ambas cosas.
Para empezar, animales somos todos y los hay peores(en humanos, digo), pero es que la relación que se establece es personal, de alma a alma. Asi de claro.

Amando, gracias por ese micro precioso y "encima" Van Gogh.

Hoy los besos van para los que se fueron, como el hombre del relato.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Lo que es emocionante, siempre, son las historias reales. Al menos algunas de ellas. Como la que nos cuentas, como la que nos contó Ferran de Dolça

Pepe Gonce dijo...

El hombre es el mejor amigo del perro.

Me gusta el micro.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce
No siempre, hay algunos hombres... Antesdeayer mismo vi una escena realmente penosa entre un animal humano y su pastor alemán.
Mejor lo dejo.
Gracias.

Pilar dijo...

Perdona que una vez me salga del tema,pero me enteré de que ayer murió Mercedes Sosa. Ya era mayor cuando cantaba por Madrid, allá por los años ochenta, pero a los universitarios con inquietudes políticas, sociales y algo "intelectuales", nos marcó de por vida.

Aquí dejo un poema con música.

¿A que huele a mar?

http://www.youtube.com/watch?v=4CAesBCjk20&feature=related

Besos marinos
Pilar en su Pecera.

P.d.- No te preocupes, poeta, que a los tiburones los tengo a raya. Además a mi pecera sólo entran caballitos y estrellas de mar, si acaso alguna caracola.

Ferran dijo...

Gracias, Amando, por el comentario que hiciste a mi breve comentario de tu poema. Lamentas que no haga lo que hice en otras ocasiones y sé que comprendes por qué lo hacía. Por qué, además, disponíamos de un espacio para hablar de poesía, de literatura, entre todos. Y mis aportaciones, en prosa o en verso, formaban parte de un lugar común incitado por ti.

Alguien no lo ha visto de esta forma. Largas intervenciones ha dedicado a comentarlo todo, a dirigirse a todos menos a lo que yo decía. Sólo puede intepretarse, por la frecuencia e interés en el tema de sus intervenciones, como una reprobación.

Soy el primero en lamentar no poder hacer intervenciones como las que hacía, no porque las considerara un ejercicio de vanidad o exhibición de conocimientos o de aspirante a tenerlos, sino entendiéndolo de la misma forma que lo ´hizo siempre el propietario del blog. En ocasiones, ese dirigirse a todo el mundo, a todo, menos a mí, no he podido comprenderlo más que como el equivalente a decir: "aquí estamos para hablar de Amando", aun cuando se ha hablado mucho de lo que esta persona ha considerado oportuno dejar caer. Pero, en lo que a literatura se refiere, tiene claro (más claro que el propio Amando) que esa es parcela exclusiva del propietario del blog.

Lo que sigue a ello es una contención en cualquier otra cosa. ¿Nadie ha notado que determinados temas han ido orientándose hacia otros lugares, porque uno puede no estar dispuesto a ser leído en estas condiciones, aunque sea hablando sin escribir un poema?

Habría preferido un reproche directo a lo que ha sido una actitud de permanente ignorancia. Sé que se trata de una persona, pero con eso me basta. Cuando hablé de la bibliocasa, todo el mundo habló de ella con la naturalidad de un espacio de amistad. El silencio volvió por el mismo lado, sorprendente en alguien que habla tanto y a tanta gente. Y que me ha quitado las ganas de hablar.

Entro hoy, apenado, para despedirme del blog. Mantengo el contacto con personas concretas a través del correo, pero me parece innecesario mantener relaciones que no son equivalentes o hallar la presencia de quien considera la mía superflua.

Un abrazo a todos y, quienes habéis podido comentarlo conmigo personalmente, ya sabéis de qué y de quién va.

Espero que este espacio siga así y no establezca de ningún modo niveles distintos, o en todo caso niveles superfluos de participación.

Amando Carabias María dijo...

De parte de Pilar

Amando Carabias María dijo...

Pilar:
Gracias por el regalo que nos haces. Me enteré ayer y estuve tentado de dejar algo escrito sobre el asunto. Parecía lo obvio. Pero hay hermosísimos comentarios y entradas en la blogosfera y en la red en general sobre esta mujer, su música, su compromiso, su solidaridad, como para incidir más en el tema.
Así que doble agradecimiento, porque en este rincón quede al menos un testimonio sobre su tarea.

Amando Carabias María dijo...

Ferran:
Como he escrito en tantas ocasiones, no puedo, no debo, no quiero coartar la libertad de participación de cada quien en este lugar. Sólo he pedido (y he conseguido) respeto en vuestras aportaciones que tanto me enriquecen.
Ahora mismo estoy afectado, para qué decir otra cosa. También cansado. Quizá esto no debería decirlo. No se trata de recibir consuelos o cosas así. Supongo que se pasará.
Probablemente si dependiera de mí, el tema ya estaría solucionado, pero al hablar de la libertad de expresión de dos personas, no puedo, ni debo hacer nada.
En fin, perderé y perderemos, sólo espero que haya otros espacios, como el privado, en los que coincidamos y podemos continuar con estas charlas poéticas que, a lo que parece, en este lugar han desaparecido.
Un abrazo con todos mis agradecimientos, que no compensan la dedicación y el esfuerzo que has dedicado a mis versos.

Pilar dijo...

Perdona Amando, pero voy a intentar convencer a Ferrán de que no nos deje.
Ferrán.
No sé muy bien de qué va el problema que tienes con alguien del blog. Lo siento mucho de verdad, estos espacios son para todo lo contrario, para aunar y no para dividir.
Ya sé que dentro de él, yo soy una humilde sirenita. Pero si de algo te vale mi apoyo, por favor, acéptalo, no te vayas.
No te puedo decir más. Que me encanta cuando opinas, y lo divertido que eres con tus agudos comentarios, aunque a veces te pongas triste. En otras ocasiones no te sigo, pues intelectualmente estás a años luz de mi, y eso es muy valioso para todos. Contigo aprendemos, de ti tomamos nota y te consideramos maestro.
Pues eso.
Y no insisto más, que no quiero aburrir.
Un beso muy fuerte.

Venecia dijo...

Bonjour !
Una cucharadita de sorpresa cada día y al final acabas llamandote Asombro en vez de María.
¡ Dios del señor ! ¿ Qué le ocurre a D. Ferran? ¿ Qué dibujos le andan por el alma ?
¿ Qué pide ? ¿ Qué desea ?
No entiendo ese gesto ni la voz con la que habla ,pero sí quiero decirle que no es necesario que se vaya . ¡Faltaría más!.Como bien dice , ( sin explicitar demasiado) éste era "su" sitio de reunión antes de que servidora llegara y si alguien debe marchar es quien vino a sembrar niebla donde el sol y el día brillaba .
Que no pasa nada D. Ferran , que puede quedar tranquilo y seguir comentando - en prosa o en verso - como lo hacía.
Oiga, lamento muchísimo haberle ocasionado malestar o haberle importunado ... Yo sólo busco por la blogosfera cosas amables y todo lo que encuentro está envuelto en salmuera.
¡ Vaya por Dios !
D. Amando, hombre , no se disguste , que no pasa nada .... supongo que D. Ferran se volverá a sus esfuerzos y a sus charlas poéticas en cuanto desaparezca el elemento que le enturbia las ganas .

Merci beaucoup caballeros .

Amando Carabias María dijo...

Venecia
Sería menester, me parece, un poquito de calma. Ya que cordura nos sobra a todos. Sólo hay una persona en este blog que ha podido ofender a otra, y ese tema se solucionó, aunque existan ausencias que son clamorosas.
Si se leen con calma los mensajes de Ferran sobre esta cuestión, no tienen nada que ver con quienes han opinado, como usted.
En todo caso, y como he dicho, antes, no puedo, ni quiero, ni debo obligar a nadie a que se vaya o se quede... Ni siquiera a los que se han ido doloridos por algo, esta vez, sí muy personal.

Pepe Gonce dijo...

Pilar yo también quiero darte las gracias por este homenaje a Mercedes Sosa. Y que sepas que hubo un tiempo que cuando cantaba este tipo de canciones, ésta en concreto de Alfonsina la tenía en mi repertorio. Es bellísima.

Un abrazo.

Ferrán joderrrrrrrr.

maririu dijo...

la verdad ¿quién huye? ¿el alma del cadáver o el asesino? le encuentro al micro un aire de ciencia ficción.
Ferraaaaaaaaaaaaaaaaaaan

Alena.Collar dijo...

Me gustaría que siguiera escribiendo aquí Ferran.
Creo que aporta con sus comentarios, y que compartir sanamente en este clima-para mí- de respeto entre todos, nos enriquece a todos.
Un abrazo ( hoy pelín más hacia él).

Gaspard dijo...

Desde que el primero de nosotros que se acercó a uno de ellos le echó la correa al cuello, no me extraña que nos quieran morder.

Todo va bien. Voy a dormir, no sé si por estar trituado, como decía ayer Rosa Montero, o molido, como los cubitos de una coctelera.

Isolda dijo...

Nadie me ha dado vela en este entierro, pero es que ya no puedo más. Ferran, sabes que te entiendo, pero también que te echaríamos mucho de menos.

Pero después de este mazazo, resulta que no me puedo callar cuando entra Venecia, sin saber de la misa la media y pregunta ofendida, qué le pasa a uno y a otro.

Pues lo siento Venecia, contigo no va este problema, pero sí va otro de mayor importancia y que te empeñas en ignorar. Y eso que el escribidor lo ha dejado caer, pero las sutilezas en tu caso, no van.

Me dirijí a tí lo más suavemente posible, lo hizo también Maririu, pero al parecer no te has dado cuenta, de que además de la posible pérdida de Ferran, tu eres la causante de que María A. no entre.
Yo creo que todos nos quedamos de una pieza cuando te atreviste a meterte con Maria A, nuestra María A. Acaso la conoces?, sabes a qué se dedica?, ¿cómo pudiste insultarla de aquel modo? Te pasaste cien pueblos y todos los días espero ver una rectificación por tu parte, que no llega.

Además, tus intervenciones tan cuidadosamente medidas, con tan buenos modales, que si tus 80 años, que no vayamos a mezclarnos con la plebe, sabes?, casi no me creo nada.
Y ahí sigues como si no pasara nada. ¿No has notado que aquí nos hablamos unos a otros? ¿qué tu prefieres exclusividad? pues ojalá no la hubieras roto al insultar a María A.como lo hiciste?

Bueno, pues ¡qué a gusto me he quedado!

Sorry Amando, tenía que soltarlo.

maririu dijo...

Gaspard
Me alegro que no sea nada, lo que quiere decir que tienes que tomarte la vida con calma.
Se me ocurrió que si rue de Seine no encuentras a Pamuk puedes pedirle a Mariano ..zurdo que te lo envíe de su librería La Clandestina.
En París llueve por primera vez desde hace tiempo.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Una declaración perfectamente comprensible, si no fuera porque a veces nos olvidamos de la ultitud de otros lenguajes que nos rodean.

Beso
Marian

Anónimo dijo...

ultracorto el relato. Para los latinistas un ejemplo:
- eo (me voy)
- i (vete) decian en sus cartas dos autores de los cuales hé olvidado el nombre.
No es un desafio para ti, Amando.

Ferran nos dice eo y no le contesto i, ni en castellano.
Entender lo que dice el perro ya que la gente con un idioma comun no lo consigue... Creo que es Maririu que lo ha dicho mejor: la sombra y el cadàver.

Lo que entiendo muy bien es que la doña que dice tener ochanta años trata a MarìaA de Asombro, con Mayuscula. Creo que ya he dicho que la edad no otorga ningun privilegio. Prefiero hablar con personas de carne y huesos que con personajes esquizòfrenos que escriben con dos (o màs) nicks.
Abrazos para todos los amig@s de carne y huesos que nos leen.

catherine dijo...

Soy la anònima. Me mezclo los dedos en el portatil que uso ahora.

Pepe Gonce dijo...

Besazos para Isolda y Catherine.

Alena.Collar dijo...

Bueno...
Ni repajolera idea de dónde apareció el problema, ni porqué se va Ferran (lo cual sería una pena) ni de porqué no aparece Maria A, lo cual también es una lástima. Ni de porqué la mayoría (salvo Isolda) habláis en clave.
Si no lo escribiera tal y como lo siento, no sería yo:
De entrada, disculpas si molesto a alguien,a todos o a parte.
Y con mi mensaje no quiero que se vaya nadie sino que estén todos.
Dicho esto; con perdón,permiso y afecto: En un blog nadie es imprescindible. Pero sí es de agradecer que se ayude por los tertulianos a sentir que todos son necesarios.
También quisiera añadir que es una lástima usar un blog para herir o para sentirse herido. No sé qué es peor.
Me gustaría que cada uno/a entrara y escribiera en la buena fe de que, aunque no la totalidad, porque nunca se puede agradar a todo el mundo ( añado que yo a casi nadie;) ...) una gran parte de quien nos lee lo hace con respeto, y en muchos casos con afecto.
Y ahora ya me callo, a la espera de que no me caigan piedras. Aunque dado el caracter de los contertulios, no creo...

Anónimo dijo...

claro que aquí no caerán piedras no lo soportaría así que morderos la pluma (el equivalente de la lengua antes de pronunciaros)
Seguid el consejo de Alena ayudemos a que todos se sientan necesarios porque lo son, no unos más que los otros para el conjunto.
Y lo siento aunque me da miedo el carácter de algunos (el mío en particular) creo que Venecia es sincera cuando habla de poesía y dice muy bien.
Un blog es una agora griega más que latina creo o espero y nos cruzamos con un montón de gente, no estamos obligados a amar a todos ni siquiera a saludar pero sí a respetar.

maririu dijo...

pues estoy segura que puse mi nombre Maririu 2ª anónima

Amando Carabias María dijo...

Pues menos mal que en este formato, el texto tiene 8 renglones, si llega a tener más...

Allá voy...

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce:
Un poco más tarde ié a los pisos de abajo a contestar tus comentarios.

Amando Carabias María dijo...

Mariríú:
¿Aire de ciencia ficción? Pues bien, podría ser. Es increíble (y lo digo en plan de admiración) para lo que dan ocho líneas. Yo pensaba en la huida del asesino, pero claro también se puede leer sobre el alma.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
La verdad es que estoy contigo en lo de Ferran, como venimos diciendo desde hace unos días (y ya somos muchos), pero lo cierto es que en su exposición de motivos da argumentos que demuestran que no es caprichosa su postura.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard
Pero sin embargo otros dan la vida por sus dueños. A lo mejor son más parecidos a nosotros de lo que nos parece y reaccionan al cariño o al maltrato pagando con monedas similares.
A estas horas supongo que tu siesta habrá concluido. Espero que te haya repuesto algo. Sigue la mejoría-

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
La verdad es que siempre he sostenido que aquí con respeto se puede decir lo que se piense. Y hasta ahora siempre se ha utilizado el respeto.
Después de una semana, creo que ha habido, como dices, suficientes oportunidades para que ante un error de interpretación se hubieran pedido disculpas por parte de Venecia.
Ha seguido aquí y siempre que entre con respeto, como hasta ahora, procuraré contestarle del mejor modo que pueda.
Que entre ellas, como ya dijo María A en su respeto, no se establezca una fluida conversación, será perfectamente comprensible, aunque a uno le gustaría la armonía universal, a veces no es posible; pero simplemente ese mínimo decoro y respeto.
Respecto del DNI de Venecia, mejor no digamos nada. Si ella lo dice, lo damos por bueno, y listo.
Algunas veces, después de un tiempo prudencial lo mejor es que las cosas se saquen a la luz, para que no se pudran.

Amando Carabias María dijo...

Catherine
Pues aunque me hubieras puesto lo del "eo" e "i" como pregunta de examen habría suspendido. Caput..
El peligro de lo que queda escrito, es que además de permanecer en el tiempo, es que se puede estudiar, interpretar, etcétera. Y en tu comentario hay un ejemplo de que ciertas miradas son tan hondas como el mar.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Creo que no molestas a nadie. Y si la claridad con educación molesta, pues mal vamos. Simplemente se hablaba en clave porque las afectadas sabían la cuestión y supongo que se estaba dando tiempo al tiempo.
Al meollo de lo que dices: estoy de acuerdo contigo, entonces me limito a transcribirlo y subrayarlo: "En un blog nadie es imprescindible. Pero sí es de agradecer que se ayude por los tertulianos a sentir que todos son necesarios.
También quisiera añadir que es una lástima usar un blog para herir o para sentirse herido. No sé qué es peor.
Me gustaría que cada uno/a entrara y escribiera en la buena fe de que, aunque no la totalidad, porque nunca se puede agradar a todo el mundo (...) una gran parte de quien nos lee lo hace con respeto, y en muchos casos con afecto.

Y sobre todo recalco el final. Como bien sé por el liviano control de las entradas que hago, hay más ojos que los nuestros ante la pantalla. Sé que es difícil de creer, pero sucede. Lo garantizo.

Amando Carabias María dijo...

Maririú
Aquí si caen pedradas, serán retiradas en pocas horas (espero). Pero sí, no es mal consejo ese mordernos la pluma..., pero yo diría, que ya se ha hecho en más de una ocasión.

María A. dijo...

SULTÁN. Así se llamaba el perro que acompañó a mi padre los últimos años de su vida. Era un pastor leonés, color canela. Mi padre vivió durante 20 años luchando contra el cáncer. Contra varios cánceres. Las ganas de vivir y de sacar adelante a sus 8 hijos, de verlos crecer; hacerse un hueco en la vida; hacerle abuelo… fueron la mejor terapia durante mucho tiempo. Hubo un momento en que, el deterioro físico en un hombre de su talla, hizo imposible que viviera donde lo había hecho siempre: en mitad del campo charro salmantino. Necesitaba vivir cerca de un hospital y con las comodidades que la casa familiar no disponía en aquellos momentos. Con mi madre, se fue a vivir a la pequeña Ciudad. Eso sí, a la última casa, para que, desde la cama pudiera ver la luna, el sol. Oír los cencerros de las vacas y las esquilas de las ovejas… Con alguna que otra renuncia, impropia para nuestra edad, los hijos decidimos hacerle un regalo-fármaco como última terapia: unas cuantas hectáreas de campo, cercano, a apenas 2 Km. de la ciudad. Y fue eficaz… Una vez más revivió y en unos meses ya se atrevió a hacer su paseo diario, a bajar a la “huerta”. Justo en los límites de la misma, a mitad del camino, le esperaba todos los días Sultán… Y ya no se despegaba de él… Y por las tardes, le acompañaba siempre hasta los límites, donde se despedían. Si le llevábamos en coche, mi padre no nos permitía ir a más velocidad que la del perro. Y siempre se saludaban: al ir y al volver… Así durante casi 10 años. Pero el patriarca, un día ya no fue al campo: fulminado por su último cáncer, pasó de casa al hospital, para no salir hasta su muerte, tres meses más tarde. De esos tres meses, el primero, Sultán no faltó a la cita en la vereda del camino. Posteriormente, se tumbó a la puerta de la casa, debajo de un árbol y ya no se movió… Los gatos, le mimaban. Dormían a su lado…Extrañamente, siempre se llevaron bien con él… Sólo levantaba la cabeza cuando llegaba algún coche pero, como de él no bajaba el patriarca, volvía a apoyar la cabeza sobre la hierba. Mi hermano, veterinario, le prestaba mil y un cuidados…pero pronto nos dijo que no sabía curar las penas de los perros… Mientras, el patriarca, preguntaba si le cuidábamos bien. Todos los días nos preguntaba por él… Mi padre murió un día 13, a las 13 horas… Nos contaron los vecinos que, más o menos, a esa hora, un aullido de Sultán les sobrecogió y fueron corriendo a ver qué ocurría. Cuando llegaron, estaba muerto. Al día siguiente, tras el entierro de mi padre, alguien de la familia se ocupó de enterrar a Sultán, debajo del árbol donde tantos momentos compartió con mi padre. Nunca más ha vuelto a haber un perro en la casa familiar. Y yo, cuando voy por allí, poco, sentada en el portalillo, a veces oigo los ladridos de Sultán y la campanilla de mi padre… Y lloro. ¿De pena? No. De alegría por haber tenido la suerte de tenerlos a los dos conmigo durante un tiempo de mi vida. Y pongo una flor debajo del nogal. Luego vuelvo....Abrazos africanos.

María A. dijo...

Con permiso de Amando y demás miembros de la tetulia: Gaspard, espero y deseo que tu susto del otro día, haya sido eso, un pequeño percance. Que te recuperes pronto y bien, y que todos los demás, lo podamos compartir. Salud y un beso africano. Ahora vuelvo.

Amando Carabias María dijo...

Maria A
A esto se le llama testimonio. A esto se le llama carne y hueso, y vida que vibra. A esto se le llama entender la vida en su pleno sentido: como los árboles: simpre creciendo en busca del infinito, pero bien sujetos a la tierra.
Gracias.

Isolda dijo...

Ay Maria A.(PCE), no sabes la alegría que me das. Por aparecer y por contar esa historia que ratifica la mía. Existen perros así de fieles, así de humanos.
Gracias, casi lloro de la emoción.
Besos que te sepan a lametones, suelen ser reconfortantes.

Amando Carabias María dijo...

Marían Ramentol Serratosa
Perdón, perdón, perdón... Que me he saltado el orden y con las prisas he olivdado responderte. Lo siento de veras.
Tendría que ser obligatorio zambullirnos en el mundo, en su realidad, pararnos y aprender a distinguir los cientos de idiomas que nos rodean. Saber distinguir el ladrido que dice: voy a por ti, del que dice: voy contigo, o del que dice, ven conmigo. Sin embargo, somos como los niños y del guau, no pasamos.
Quizá el ecologismo verdadero debiera ir por ese lado.
¿Quién dijo que el proceso lógico es el siguiente: conocemos para respetar, respetamos para comprender y comprendemos para amar?

maririu dijo...

estoy muy contenta leyéndoos, muy contenta yo creo en la fidelidad de los perros y me hacéis creer en la fidelidad de los hombres..

catherine dijo...

respetar dice Maririu, SI.
Saludar: a menudo no lo hago; leo y me olvido hacer un comentario o tengo vergüenza con los que tienen un blog de no ir a leerlos en su rincòn. Pero por ejemplo me encanta Alena con lo que acaba de escribir aquì o con la historia de su perro cojo (para volver al tema de los perros) y de manera general y casì siempre con sus comentarios agudos.
En cuanto a Venecia, para nombrarla, de acuerdo escribe bien sobre la poesia; lo inadmisible es que vuelva a insultar a MarìaA que le habìa contestado con elegancia y hasta con un poema.
Pepe, tù tienes el sentido del humor. Creo que lo ùltimo que dije de tù era que hablas inglés con un acento turco, sin saber como hablas por supuesto. te mando yo también muchos besos.

catherine dijo...

Vuelvo sòlo para decir que me encanta el relato de Marìa A.
Mi perro, un pastor alemàn, se llama también Sultan.

javier dijo...

Mi participación en este Blog no suele ser en forma de comentario, desde su nacimiento,vengo disfrutando al leer, primero las entradas de Amando y después de los comentarios que surgen y que aportais tod@s y cada un@ de quienes formais parte del Blog, hoy como ejemplo los relatos de Isolda y María A. Reconozco que me salto en mi lectura los comentarios que intuyo son de "mal rollete", no son lo que busco en este blog.
Ha sido una mala noticia la que me ha dado Pilar esta mañana sobre la decisión de Ferrán de abandonar el Blog, lo siento, y espero que no se produzca. Sobre lo comentado por Alena y recalcado por Amando en negrita, totalmente de acuerdo.
Un saludo a tod@s

María A. dijo...

Querido Amando, queridos tertulianos, si os digo que me siento abrumada, podéis creerme que no miento. Nunca pensé que unos días de silencio iban a servir para mostrarme las cualidades de un blog como elemento generador de afectos… Gracias a todo el mundo por lo que me habéis enseñado. Dicho esto, quisiera opinar yo también. ¿Por qué no he escrito la última semana? ¿Estaba molesta? ¿Ofendida? No. Primero, porque sería injusta con el titular de este blog que es el único que, desde mi punto de vista, puede moderar este espacio. Y al que nunca agradeceré lo suficiente su bondad, sensibilidad y afecto con el que nos trata. Además de deleitarnos con sus escritos, sean en prosa o en verso.
Segundo: porque también sería injusta con la mayoría de los que aquí entráis, que siempre lo hacéis con respeto, amabilidad y afecto. En tercer lugar, porque pienso que no ofende quien quiere sino quien puede y, con el debido respeto, no me puedo ofender si alguien opina sobre mi persona sin conocerme más que por unos cuantos comentarios míos. Además, considero que cada persona puede tener sus gustos y sus apetencias personales. Y que la libertad de expresión de cada uno/a debe ser respetada. Por último, y sin querer ofender a nadie, desde chica me inculcaron el respeto a los demás, máxime si son personas mayores…
Mentiría si digo que las formas y los contenidos me hicieron pensar un poco… Sé que es algo imposible, pero siempre procuro no molestar a nadie, no causar daño, no alterar la vida de las personas que conmigo comparten algo, aunque sea un espacio como éste.
Y si alguien se siente ofendido/a por mi causa, procuro reflexionar sobre las razones por las que ha podido sentirse así. Suelo ser impulsiva, pero en estos casos, tiendo a mirar hacia mí misma, ser autocrítica y aprender de ello. Por eso, decidí darme unos días de silencio en este foro. A ello, me ayudó esta vida que llevo y este trabajo que la fortuna me ha proporcionado, que, cual esponja, es capaz de absorber todas las horas que quiera dedicarle, máxime en estas fechas. Claro que también, por las fechas y la responsabilidad que tengo asumida, coincide que es cuando más presión y críticas hacia mi persona me toca recibir… Y todo se va juntando…y una no tiene vacuna para todo. Y, claro, que lo pases un poco mal en el trabajo, se asume y se lleva como puede…Pero en los momentos de ocio o de enriquecimiento personal, ya es otro cantar… Además, no olvidéis que soy una vividora ¿fuiste tú Pilar la que así me denominó? Pues eso, que vivo… y procuro que los que me rodean lo hagan también.
En fin, para finalizar, reitero mi agradecimiento y afecto a la buena gente de esta tertulia, yo también os quiero y no quiero que nadie se ofenda, ni se vaya. YO NO LO HARÉ.
Una es como es y ya está…
Permitidme que, a todos/as, os ofrezca este pequeño regalo, en forma de poema.

Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la sustancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja.
Pablo Neruda
Silencio
Besos africanos.

Amando Carabias María dijo...

Javier
Ahora me doy cuenta que es verdad que las palabras atan. Ahora como te digo yo que tendrías que entrar más a menudo, puesto que tu sensatez y tu modo sencillo de decir las cosas también son muy necesarias.
No lo he querido decir, pero ellos no te han visto la mirada, a los pocos minutos de que Pilar te haya contado lo de Ferran, mientras me lo contabas a mí. Yo sí te he visto. Y he visto que también te dolía, como a ella, porque siempre se aprende de todos.
Pero como ya se ha dicho, aunque todos somos tan necesarios, nadie es imprescindible.
Y así es la vida.

Amando Carabias María dijo...

María A:
La autocrítica es una de las virtudes que más escasean en nuestro mundo. Cómo decir. Por desgracia partimos de un supuesto que no se puede modificar: tenemos razón siempre y en todo. Algo así como si yo fuera el vértice del universo sobre el que gira o debe girar el resto del mundo.
Algunas veces sucede que sin pretender hacer ningún daño, una frase escrita casi por descuido origina un daño tremendo. ¿Somos culpables de ello? Pues es probable que no, pero reflexionar sobre ello nos ayuda.
Como venimos diciendo esta tarde-noche nadie es imprescindible y todos somos necesarios. Hasta quien reacciona de manera desmedido, sin tener en cuenta con quién habla.
Nadie desconoce en este rincón una parte de tu historia, que incluso has publicado en otra parte. Quizá tus comentarios sobre la final de la Champions con tus niños en Marruecos le refresque la memoria a alguien.
Y por último este poema es todo un mensaje para la paz y la reflexión.