sábado, 9 de junio de 2012

Paso moderado


Quizá no fuera menester, pues por activa y por pasiva lo vengo sugiriendo en entradas previas, pero durante los próximas semanas o meses, estas entradas serán entradas de tono guadianesco: pues serán más esporádicas, y más breves.
Porque es verano, porque dispondré de menos tiempo pues otras tareas me lo demandan, aliviaré el ritmo de mi paso. No es que deje nada, simplemente seré más intermitente e incluso (aunque esto es casi imposible) más lacónico.

10 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Aunque, supongo que por diferentes motivos, a mí me ocurre exactamente igual cuando llegan los calores. Como se dice por esta zona, y hacia Extremadura: "Es la galbana." Ese aplanamiento que nos deja sin fuerzas y, a lo sumo, sólo deja espacio para la contemplación. Guadiana o Guadalquivir, aquí estaremos, fieles a tus manantiales.

Un abrazo.

emejota dijo...

Ahí estamos much@s, compartiendolo todo. Este verano ya sabes por dónde pararé, a ver si hay suerte y te echo un lacillo. Bs. extendido.

Flamenco Rojo dijo...

Haces bien...

Abrazo (lacónico)

Mora Fandos dijo...

Estaré a la espera. De vez en cuando, represarse es saludable, para saltar más alto después. Un abrazo.

Beatriz Ruiz dijo...

Me parece estupendo un parón de vez en cuando... En cualquier caso ya sabes bien que estoy aquí...

Un beso...

Leonel Licea Alvarez dijo...

Te entiendo perfectamente, amigo mío. A veces es necesario, muy necesario.
Yo te espero.
Un abrazo.
Leo

Alena. Collar dijo...

Pues tan ricamente que haces.
Beso también lacónico; por imitar a sevillanos ilustres).

Laura dijo...

Leeré lo que publiques ...intermitente o no. Y sólo espero que disfrutes de todo el tiempo que dediques a cada actividad. Vive el segundo ¡amigo!, el mañana es para después.

Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Pase a saludarte y dejarte buenos deseos para la semana que se inicia

Cariños

Frase de la semama:
El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

Gilbert K. Chesterton.
Escritor inglés

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Acertada decisión, Amando. El calor y el buen tiempo ralentiza, serena y tranquiliza, las cotidianas carreras que nunca poseen fin.

Un fuerte abrazo, Amando