lunes, 21 de marzo de 2011

Quisiera seguir siendo ese poeta iluso



Un sudario esparcido por el planeta no puede acunar

los gemidos que callan en los cuerpos de los muertos,
y mis manos se pierden en mentiras,
en aciagas peleas baladíes
contra mis otras manos.



Es como si el planeta hubiera iniciado
un rito funeral en que todos los jinetes apocalípticos
decidieron picar espuelas a sus monturas:
y sólo es necesario que echemos las pupilas
sobre cualquier portada de un periódico.

No es mi deseo ser vocero de la muerte,
ni aprendiz de profeta de catástrofes y destrucciones,
quisiera seguir siendo ese poeta iluso
que persigue el acento de la sexta
en mitad de un ocaso insuperable,
pero hoy no me es posible,
ni un sudario esparcido por el planeta puede acunar
los gemidos que callan en los cuerpos de los muertos.


Ante esto, mis metáforas, las que hoy había comprado,
han decidido ahorcarse,
sobre el teclado negro de mi equipo
(y tampoco es metáfora el color citado).


Sólo tengo esqueletos y sufrimiento sobre los dedos
y una mirada turbia por las lágrimas
que no podrán limpiar la carne tumefacta.
Mientras tanto las voces se columpian en discursos

que sólo se preocupan por el nikei y por el petróleo
y sólo importa el PIB
de la Isla aunque sus vivos se suiciden,

y hablan de dictadores
enviando aviones de combate y sangre, mientras

ni un sudario esparcido por el planeta puede acunar
los gemidos que callan en los cuerpos de los muertos.



Safe Creative #1101208299834

21 comentarios:

Verónica dijo...

Se me ha puesto el vello de punta, Amando...
Tienes toda la razón, y no digo más, tu lo dijiste inmejorable.

Muy feliz semana

Abrazos amigo

Charcos dijo...

Me impresionan tus palabras, me indigna el sometimiento de este mundo, yo hoy también escribí algo alusivo... y es que dónde está el límite? o esta botella ya perdió la rosca de tantas vueltas dar a tanta locura?

un abrazo enorme Amando

Fiaris dijo...

¡uuuuuufffffffffffff!!!
me has hecho erizar!
abrazo.

Leonel Licea dijo...

Ho,y hasta en mis sueños he sentido bombas, y he visto relámpagos nocturnos programados, y me he despertado, he leìdo tus versos y lloro, con la impotencia del ser que busca la utopia - esta si necesaria- de un planeta entero tomado por mano pintando un arco iris. Pero creo que esta idea seguirà esperando más allà del horizonte.
Un abrazo para ti, Amando.
Leo

Flamenco Rojo dijo...

"Los bombardeos remedian para siempre la sed y el hambre" dice un haiku de Benedetti. Es verdad, porque, una vez muerto, nadie tiene ni hambre ni sed.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Cómo duelen hoy tus versos!.

Hoy la impotencia destruye todas las metáforas...

Abrazos cómplices.

Isolda dijo...

¡Cómo me identifico con tu poema! La indignación me puede y aún así, puedo ver la belleza entre tus versos. A veces las palabras son un bálsamo, como lo son además, las de Leo, Flamenco y Soco. Palabras hermosas contra guerras baldías.
Besos, ojalá de arcoíris.

ARO dijo...

Todas las personas de buena voluntad pondríamos nuestra firma bajo esos versos que hoy nos dices, menos los del Nikkei, que solo piensan en convertir el dolor de tantos seres humanos en mayor negocio.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

A pesar del dolor actual todavía nos queda el que ha de llegar.
Por ambición, durante miles de años.
Por maldad, mano contra mano.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Amando,

Precioso poema el que dedica Vd. a todas las desgracias que están ocurriendo en nuestro Planeta. Bien puede aplicarse todo lo que dice a la Barbarie que se está cometiendo en Libia, como anteriormente se hizo en Iraq. ¡Y todo ello, en nombre de la Liberdad! ¡Maldita la hora en que nació, la Libertad esa, y también, ¿por qué no?, la madre que la parió!

Le envío mi felicitación y un abrazo solidario.

Antonio

Juanjo Almeda dijo...

Mi sentimiento escrito sobre esa percepción de lo que desgraciadamente nos une, no es mejor que este tuyo, sino diferente. Aunque, gracias por tu comentario. No sabía que te rondó lo mismo la otra noche y lo escribieras. Espuelas también están picando caballos arreados por jinetes de carne y hueso. Espero tener mi alma limpia -o más limpia-, cuando llegue la última noche.
Un abrazo, Amando.

Isolda dijo...

Querido Amando, acabo de hablar con Mercedes; me pide que te felicite por este poema y os saluda a todos y muy especialmente a Juanjo Almeda.
Besos siempre.

Abuela Ciber dijo...

Don maravilloso que tienes en tus manos, que tramiten sentires en colores y sonidos que traspasan el alma.

Tiempos vendran,,,, deberemos enfrentar lo que sembramos.

Cariños

Anabel dijo...

Amando, no sólo has de querer: tienes la obligación de seguir siendo poeta. Es desde la ilusión desde donde nacen las mejores palabras, las únicas que pueden sanar, en algo, este mundo para el que no habrá sudario que lo pueda cubrir cuando muera. Tal vez, y sólo tal vez, la poesía.

Un beso, amigo,

Anabel

emejota dijo...

Hermosas emociones aunadas en armonía. Un fuerte abrazo extendido.

J.Lorente dijo...

Permíteme una palabra, Amando... SUBLIME.

Se mezclan en tus palabras dos sentimientos que con frecuencia van de la mano... El Dolor y la Rabia... Ha sido una bella forma de despotricar contra el mundo que creamos día a día. Porque no es cuestión de andar por ahí de Nostradamus de pacotilla, pero la mayor parte de las desgracias que están hiriendo el planeta hoy, ya estaban previstas hace mucho tiempo... Parece que el morbo periodístico puede más que el humano sentido común (Tan escaso).

Un Beso Solidario, Amando.

Odiseo de Saturnalia dijo...

La he leído varias veces... dolor, rabia, ira, pena... y sigue transmitiendo algo...

neko dijo...

La felicidad es mas fácil vista desde la ignorancia, pero al fin y al cabo nos hemos acostumbrado tanto a ver el sufrimiento ajeno a kilómetros de distancia y a través de una ventana que todos hemos aprendido a pasar página rápido tras sentir un duro aguijonazo de realidad. Pero de vez en cuando ves cosas que se te quedan grabadas, y miras a tu alrededor y te preguntas cómo es posible que estés rodeado por tantas cosas que no necesitas sin ser capaz de apreciarlas.... uff que me rallo, paro ya.

Ángeles Hernández dijo...

Yo creo que nada esta escrito excepto la codicia y el desprecio por el bienestar de los sintecho.

Este poema, doloroso poema, nos habla del pasado reciente para cuyas muertes no hay sudario, mas , no estamos aun a tiempo de cambiar algo para que las muertes sean solo una parte del ciclo de la vida y la libertad el derecho universal?

Tus versos, Amando, nos llevan contigo a sentir la catástrofe, incluso mejor y con mas intensidad que las imágenes. Aunque mas nos valdria que no hubiera razones para que de tus negras teclas no se hablara de otra vida que de la primavera que esta empezando.

Un abrazo. A.

Paloma Corrales dijo...

Tremendo el poema, Amando, y sí, duelen los versos, pero para eso también está la poesía. Te aplaudo.

Beso doble.

Marina Fligueira dijo...

Amando, si es terrible lo que o curre al otro lado del mundo.
Tu poema lo dice muy claro y llora como mi corazón llora. Y, ya no tengo palabras para tanta tragedia. Todos estamos en el mismo barco, sólo que rezar pedir a Dios que tenga piedad del mundo, porque el hombre ha perdido el juicio.
Un abrazo de esta amiga que te admira. SE feliz.