sábado, 19 de marzo de 2011

En la Librería Diagonal.

A la puerta de la librería Diagonal con Fuencisla, su propietaria


Ayer por la tarde este escribidor volvió a salir de su rutina y cumpliendo con la invitación que le había hecho tan desinteresada y entusiastamente Fuencisla, la propietaria de Diagonal .
Antes de las siete de la tarde, hora prevista para el comienzo de la lectura, me presenté en la librería, con la ilusión renovada de los jóvenes. Como he escrito en otra parte me hizo recordar, y lo hablaba con Antonio, el marido de Fuencisla y quien introdujo el acto, los tiempos del Grupo Hominis (allá por 1981 y 1982), cuando recitábamos en semanas culturales, algún acto cultural de algún Instituto, Colegio o Asociación.
Previamente a la lectura he estado charlando con dos o tres de los espectadores de cuestiones verdaderamente interesantes, compartiendo experiencias.
Sucede con frecuencia que este tipo de actos dan pie para generar encuentros y situaciones inesperadas y fantásticas que a la vez son puertas para nuevos proyectos.
El acto se ha desarrollado en dos partes. Tras una introducción en la que he explicado la génesis del libro, he recitado una docena de poemas, quizá alguno más del libro. Había llevado seleccionados una quincena o así, pero hubieran sido demasiados...
A medida que pasaban los minutos, lejos de percibir en el semblante de los asistentes cansancio o tedio, me he dado cuenta que el interés aumentaba, así que me he ido sintiendo mucho más cómodo. Hasta tal punto que he llegado a leer Luz sin piel de la tarde, sin duda el poema más doloroso e íntimo de este libro.
Después de unos cuarenta minutos de lectura, hemos estado dialogando sobre variadas cuestiones. En esta semana, como si fuera el estribillo de sus días, he tenido la suerte de reflexionar a menudo sobre la esencia de la poesía, hasta en la Tertulia de los Martes en que se habló con Óscar Esquivias sobre relatos, novelas, etcétera, también se habló sobre la poesía, sobre la diferencia que puede haber entre ésta y los otros géneros.
Se me ha preguntado por esta capacidad que tiene la poesía de pasar del yo más personal, a las experiencias más generales.
Rafael Martin, un poeta y rapsoda de Trescasas -municipio vecino a Segovia- que ha regresado a Segovia después de haber trabajado en Vitoria y Barcelona, me ha preguntado sobre si la poesía es la manifestación más pura, clara y elevada de la literatura.
Creo sinceramente que en esa pregunta hay encerrada muchas otras cuestiones y quizá en su respuesta esté la explicación de por qué la poesía es un género tan poco leído, mejor dicho, leído por tan pocos, que no es lo mismo bajo mi humilde criterio.
También se ha hablado de lo fundamental que debían ser los padres y los profesores para que el niño tuviese acceso a la poesía desde pequeño, para que cuando llegue el momento también se pueda convertir, si es su gusto, en lectores de poesía.
Ha habido, de paso, reencuentros con viejos amigos que hacía años no veía, a pesar de compartir la misma ciudad.
Ha sido una tarde preciosa, pasada en un ambiente propicio para los versos, me parece. Una tarde que ha servido de buen analgésico para otros dolores, porque ni siquiera semejantes cosas podrán con esta ilusión y con estas ganas...
Para finalizar, agradecer públicamente a Fuencisla y a Antonio que hayan tenido esta iniciativa conmigo y con este libro. Realmente, he de reconocer que soy muy afortunado.

16 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

Creo que tanto Fuencisla y Antonio propietarios de la librería Diagonal de Segovia, como tú Amando, sois personas afortunadas. Los primeros por su acierto organizando esta lectura y el escribidor por encontrar una gente con tanta sensibilidad. Sabes que me alegro enormemente que todo haya salido como deseabas.

Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

A punto de convertirte en una estrella mediática, no dejes de sentir y de escribir.

Un abrazo Á.

emejota dijo...

¡Guapo! Un fuerte abrazo extendido.

Reyes Ledesma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Reyes Ledesma dijo...

Algún día yo podré decir ... tengo el libro Versos como Carne de Amando Carabias dedicado personalmente.

Un detalle por tu parte Amando, gracias de todo corazón.


Categoría como escritor, categoría como persona.

Un beso, Reyes.

Leonel Licea dijo...

Creo que los afortunados somos nosotros que te leemos y fueron todos los que asistieron y escucharon tu poesía dicha por ti. Me repetiré al infinito, pero nada sucede por nada, Amando, todo ese afecto que sientes, es bien merecido.
Un abrazo fuerte.
Leo

PD. A propósito de la poesia, mi abuela decía que la poesia no es un dogma interior, la poesia es la respuesta a las preguntas más difíciles del alma, por eso jugaba con los poemas y me hacia pensar a mis dudas y me hacia abrir los libros al azar para que encontrara mis respuestas.
Por eso aprendí a amar la poesia desde niño.

mateosantamarta dijo...

Enhorabuena, amigo...pero como consigo tu libro? -dedicado- un abrazo.

Isolda dijo...

Ojalá se repitieran estos momentos tan íntimos en muchas librerías!
Lo diré una vez más, es un libro de poemas llenos de vida, es decir en cuerpo y alma. Creo que la mejor reseña se la debemos a María Sangüesa, al menos en lo que a cariño se refiere.
Mil besos como versos, poeta.

Gaspard Pearlman dijo...

Ya me perdonaras, Amando, entrar con tanto retraso, pero estoy liado estos dias previos a viaje. Me alegro muchisimo de tu acto y encuentro en la Diputacion de Segovia, de esos versos sabaticos que disfrutamos tantos sextos dias de la semana; me alegro de que puedas lucir el libro como un padre orgulloso que muestra a su criatura. Te lo mereces, como gran persona y gran escritor. Me lo comprare con falta.
Un gran abazo,
Gaspard Pearlman

7 Plumas dijo...

Joder Amando¡¡¡ Un poeta con corbata¡¡¡
No se que decir. No es lo habitual.
Felicidades

Ana J. dijo...

Qué emoción, Amando!!
Y qué bien que se te ve y qué guapo has salido!
Enhorabuena, amigo! Te lo mereces.
Disfruta de estos momentos como nosotros estamos disfrutando de tus versos
Un abrazo muy fuerte

María Eleonor Prado Mödinger dijo...

Feliz querido Amando el que creando puede difundir como tú lo haces y te dan la oportunidad de hacerlo un par de buenos amigos, porque te lo mereces. Y si, la poesía es para pocos lamentablemente en que hoy se vive con el pie en el acelerador, pero tengo fe mi buen amigo que por ahí alguien retorne a los orígenes, emule tiempos pasados y pueda disfrutar en la soledad que da la paz un buen ramillete de versos.
El poeta no debe nunca dejar de escribir aunque lo lean pocos, no bajar la guardia.

Un disfrute pasar, un abrazo gigante buen amigo.

mepm

María Socorro Luis dijo...

Enhorabuena por los gratos momentos.

Dime, Amando. Si te mando mi dirección, me harías el favor de enviarme tu libro contra reembolso?... Anda, di que sí.

Abrazos

Amando Carabias María dijo...

Estuve buscando el modo de ponerme en contacto contigo en privado, pero no encontré tu mail.
Escríbeme al mío y te doy el número de cuenta y te envío el libro, por supuesto, sólo faltaba.

Verónica dijo...

Ayer se me bloqueó el puntero, y no había forma de dejarte un comentario.

Felicidades Amando, por conseguir tus sueños, en un hermoso libro de poesía.

Feliz semana

Abrazos amigo

Marina Fligueira dijo...

Mi enhorabuena Amando. Aunque creo ya te la he dado, no está demás.
Que gusto verte así de bien. Mucha suerte y que pronto haya un nuevo libro para una ocasión como esta. ¡Solo decirte que es precioso! Un beso y se feliz.


Perdón entro con retraso, ando liada ya te lo he dicho.