viernes, 20 de agosto de 2010

La duda se convirtió en humo.

Imagen extraída de la red


Acometió la duda con una sonrisa. Y la duda se convirtió en humo, se disipó como una guedeja de niebla al sol del mediodía. Todo tuvo explicación. Cada detalle, sin necesidad de ninguna nota a pie de página, tenía la misma precisión lógica que las pisadas sobre la arena de la playa recién lavada por el beso de una ola. Y los dedos buscaron el cuenco de la sonrisa, donde demorarse, donde recuperarse de la punzada del titubeo.

Safe Creative #1101208302800

19 comentarios:

Amadeus dijo...

Sin duda el amor teme la duda, no obstante crece dudando y perece en la certidumbre…
Indudablemente es una manera de prepararse a conocer y a veces de equivocarse. No obstante no hay duda que es mucho más acertado, dudar sonriendo.
Me gustan estas entradas en las que recorres una historia en el tiempo de una nota.
Un abrazo

Verónica dijo...

Has estado de reformas..... Y la niebla se convirtió en humo, se disipó como una guedeja de niebla al sol del mediodía.
Ojalá todas las dudas que nos asaltan, se disiparan así.
Buena madrugada
Abrazos

Leonel dijo...

Me ha encantado este micro que encuentro lleno de poesia y velado erotismo. Amando, tu historia corre, fluye como las olas que besan la arena.
Enhorabuena.
Leo

neko dijo...

Cuanto amor encuentro siempre en este blog, que gustico da :)

Por cierto, que me encanta tener que echar mano de la rae cada vez que leo uno de tus post, de alguna manera hay que aprender!!

Un besico!

fiaris dijo...

me gustó tu microrrelato amigo ,cariños buen finde.

Amando Carabias María dijo...

Es cierto, Amadeus, el amor teme la duda... Más aún, diría que es su mayor enfermedad; gracias por tu valoración.
En mi caso, Verónica, las obras son lentas; por otra parte andamos todos buscando nueva decoración para nuestras casas. Tienes razón, ojalá que todas las dudas se resolviesen de este modo tan sencillo.
Te agradezco, Leonel, las palabras y la lectura. Si me gustan los micros es porque dejan todo abierto, y por lo que invitan a las veladuras que el espectador/lector ha de desvelar, es lo más erótico que existe.
Esto de los temas, neko, va por temporadas. A veces pienso que en este blog he escrito demasiado sobre el desamor. Rescatar las palabras del olvido es una de las tareas más nobles que lleva aparejada el oficio de escribir.
Fiarisgracias por pasar, leer, dejar huella y que encima te haya gustado. Que tu finde sea también bueno.

Ángeles Hernández dijo...

¿Quién no duda?, del compañero, del tiempo, de los proyectos pero, sobre todo, ¿quién no duda de sí mismo?.
Sólo los insensatos.

Duda de amor, duda de miedo de inseguridad. Es sólo eso, inquietud que casi siempre se convierte en humo si se sabe acometer con una sonrisa y observando/observandose con confianza y ternura.

Muy hermoso amando, y muy propio del amor que algunos tenemos la suerte de estar viviendo.

Un abrazo Á.

emejota dijo...

Solo se que me gusta y ademas es aplicable a cualquier actividad, casi. Un abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

No sé amigo escribidor, noto en este micro algo diferente a los interiores...como una punzada del titubeo.

Estamos impaciente por leer tu capítulo en 7 plumas.

Un abrazo.

Isolda dijo...

Estos cortos tuyos, Amando, me suelen dejar sin palabas. Los leo y releo y cuando creo interpretarlos, me acosa una nueva duda.
Te ahorraré una respuesta: me quedo con la de Leonel y añado una vez más que me maravillan tus letras.
Besos sonrientes.

Abuela Ciber dijo...

Duda sabiamente disipada.

Que tengas un hermoso fin de semana!!!

Cariños

J.Lorente dijo...

En el Amor, como en todas las cosas de la Vida, la Duda es inevitable y sólo se disipa enfrentándose a ella.

Un Beso de Humo, Amando.

Amando Carabias María dijo...

Según lo dices, Ángeles:, no me queda más que suscribir tu opinión; pero no me refería a esa duda no sólo razonable, sino sanísima; iba más bien por esa duda enfermiza, esa duda que acaba por destruir, no la otra, ésa que construye y nos construye.

En el sentido en que lo aplicábamos más arriba, emejota, es aplicable a todo. Desde esa perspectiva dudar es sano y necesario. Gracias.

Quizá, Flamenco, sea el vaivén del oleaje que se me ha metido en el ritmo del corazón. El retraso en la respuesta se debe a que he estado peinando y acicalando el capítulo, que 'apenas' hace unos minutos vuela.

Siento no hacerte caso, Isolda, en realidad no lo siento nada. Responderte es siempre un placer, aunque algunas cosas hayan cambiado en mi modo de llevar el blog, la de responder a todos no cambiará..., salvo despiste o causa de fuerza mayor. Así que muchas gracias por tus palabras.

La sabiduría, en efecto, Abuela ciber está en escuchar antes de tomar determinaciones.

Pero para enfrentarse de cara a ella, J. Lorente, cosa que es imprescindible como bien dices, a mi modo de ver hay que hacerlo con la intención de buscar la verdad y sin pre-juicios.

Jasonia dijo...

Despejar una duda nos deja siempre una rara sensación de alivio, porque, en el fondo, mientras hubo duda hubo misterio, y sin misterio la vida pierde muchos enteros...

Un saludo.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Me encanta cuando en tan poco espacio, las entretelas de lo sugerido empapan las pupilas del lector...

Un fuerte abrazo, querido Amando

Marian

mateosantamarta dijo...

Era una duda pequeña y un amor grande. Por eso fuiste tan valiente y seguro al enfrentarla.
Muy bien. Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

La duda existe e todas las cosas de la vida: pero si se disipa con una sonrisa se llega a la confianza. Es esta última mucho más que importante. Aunque se dice que la confianza mataaaaa... Ahí la dejo. Hermoso relato Amando, como siempre. Un besote con duda pero sonriente. Ser felices no lo dudéis ni un instante

Abuela Ciber dijo...

Deseandote una semana amable , te dejo cariños.
.
.
El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable.
Plutarco
.

Amando Carabias María dijo...

Eso parece, Jasonia, cuando no se vive en la duda, cuando todo es tranquilo, suave, monóntono. Cuando, al contrario, la duda entra en tu vida, puede que entre el infierno.

Por lo poco que sé de microrrelatos, Marian Ramentol, creo que esa es la clave: que lo que no está escrito sea lo que llegue al lector.

Es una posibilidad de entenderlo, mateosantamarta. Como acabo de decir, y como tantas veces he dicho, si en materia literaria las interpretaciones de los lectores suponen una recreación del texto, en los microrrelatos, muchísimo más, pues son su base.
Sólo un detalle, esto no tiene nada de autobiográfico. Mucho menos en el presente.

Bueno, Marina, es otra forma de verlo, y a veces ocurre, o también aquel otro refrán de la sabiduría popular: por la caridad entra la peste... Ya sabes que cada dicho o refrán tiene su contrario...
Por cierto, no se me olvida lo que hablamos y en estos días cumpliré.

El pensamiento que nos regalas, Abuela Ciber es para enmarcar. También para ti feliz semana.