miércoles, 16 de junio de 2010

Tribulaciones de un escribidor entrevistado



Verán ustedes, como alguno conocen, ayer me hicieron una entrevista telefónica los amigos, compañeros de La Esfera Cultural y 7 plumas. Se trata de que pasemos con nuestra voz y nuestras vidas (literarias, que la vida privada es muy cara y no hay presupuesto que la pague…) quienes nos hemos embarcado en la aventura de escribir una novela en grupo, etcétera, etcétera.
Decidieron que era mejor el orden alfabético, y decidieron aplicar tal cuestión al nombre de pila, y no al apellido, como parecía exigir la tradición. No convenció mi intento por rebautizarme como 'Zamando', ni cosas así. En fin que me ha tocado romper el fuego…
Al final dejaré el enlace con la entrevista, para quien no la haya escuchado, si lo desea, me escuche durante treinta y seis minutos (no digan que no les aviso) con Francisco Concepción, que es quien me hizo las preguntas…
Pero lo primero de todo (y que no salió en la entrevista porque el sistema de grabación no lo permite, parece ser, que yo de esto no entiendo nada) hay que dar las gracias a Inma Vinuesa. Inma Vinuesa tiene el coraje y la osadía de la ilusión y se ha tomado este trabajo como una auténtica profesional. No es la primera entrevista que me hacen, pero quizá sea de las más completas. Y no sólo lo digo por el tiempo de duración (segundo aviso para navegantes), sino por todo lo que abarca. Inma Vinuesa fue quién se documentó, quien preparó la entrevista y que por motivos familiares tuvo que pedir que Francisco fuera quien finalmente la hiciera.
Hablar con Francisco Concepción fue otro lujo. Nos conocíamos poco, de hecho no nos conocemos físicamente, pero después de ayer, por otras cuestiones que no vienen al caso, mi admiración por él se ha elevado a zonas superlativas. Ya estaba predispuesto yo a esta circunstancia, por cuanto notaba que quienes mejor le conocen, sus convecinos tinerfeños, profesan por él esa admiración. La mente de Francisco es una fábrica de generar ideas y compartir responsabilidades, trabajar como uno más y desaparecer cuando llega el momento del aplauso. No es la primera vez que lo he visto en este corto espacio de tiempo.
Ahora mismo les apunto el enlace, antes voy a subsanar un par de despistes que tuve y que me han traído a mal traer unas horas.
El primero de todos, y el más grave, es que cuando se me preguntó por los blog donde se podrían leer mis letras no cité Alenarte Revista. Puro despiste, sí; pero bastante imperdonable, puesto que la generosidad de Alena Collar hace posible que participe de un proyecto consolidado y que trescientos mil lectores respaldan. Aquí dejo subsanado e impreso mi despiste.
El segundo tiene que ver con alguno de los comentaristas de este blog.
Se habló, hacia el final de la entrevista, pues ésta siguió un orden cronológico, de la importancia que ha tenido para mi poesía (y me sabrán perdonar la petulancia), esta aventura cibernética. Dije y sostengo que muchos comentaristas me han ayudado muchísimo a la hora de profundizar, reflexionar y mejorar mi poesía. Esto suele pasar, y no aprendo, y me sigue pasando. Cité a muchos, pero me dejé en el olvido a algunos… En el olvido y en las prisas, que también hubo algo de esto. A María Sangüesa, María A, y Maririu quiero citarlas ahora dentro del grupo que me han ayudado también en el tema de la poesía, con sus comentarios y sus ánimos.
Este escribidor, aunque esté un poco cansado, y un poco disperso, y un poco descentrado, quiere agradecerles a ustedes la atención que me prestan cada día. A quienes llevan tomando cafés entre nosotros casi desde el principio, a quienes estuvieron temporadas y se fueron, a quienes consumen en silencio, a quienes se dirigen a este escribidor en privado, a quienes comentan en público, a quienes llevan menos tiempo, a todos muchas gracias, porque todos me ayudan a aprender, que es lo que procuro hacer.
Internet tiene cosas peligrosas, difíciles, pero también tiene cosas maravillosas, y en la mezcla de sabores, entre ácidos, amargos, dulces, salados y picantes está la vida, y también aquí hay vida, mucha vida, muchos corazones.
En fin que ya sí, que aquí les dejo un par de enlaces donde han tenido a bien subir esa entrevista...
Si además me quieren escuchar, ya he abusado de ustedes en exceso.

http://7plumas.blogspot.com/2010/04/amando-carabias.html

http://programalaesfera.blogspot.com/

36 comentarios:

Maia dijo...

Cuando llegue hoy a casa lo escucho. Internet es maravilloso, es como la biblioteca de Alejandría una fuente inagotable de conocimiento. A mí no deja de maravillarme lo que me he enriquecido y me sigo enriqueciendo por este medio, ya sea conociendo gente que me asombra por su capacidad humana e intelectual (puedes darte por aludido)como por la información en cualquier ambito de la vida a la que tengo acceso. Los peligros de internet, uno tiene al menos cómo esquivarlos, que no siempre así en la vida cotidiana.Un grana abrazo,

Amando Carabias María dijo...

Maia:
Buena comparación la que haces con la biblioteca de Alejandría. Aunque a veces parezca una selva intransitable, como digo tantas veces, internet no es más que un reflejo de la propia vida.

Maia dijo...

Sí, a veces me desespera de tanta información. Pero como decía mi abuelo: "más vale que sobre y no que falte."

Mercedes dijo...

Querido Amando, cómo me ha gustado esta "declaración" al ciberespacio, desde la humildad y la sencillez, haciendo gala de tu calidad humana. De ti también aprendemos y mucho, entre otras cosas, el buen trato que das a la literatura, tu capacidad de trabajo y perseverancia, tu manera tan sentida de contar historias y, sobre todo, tu lealtad y generosidad. Gracias amigo y compañero en las letras.
Te escucharé más tarde, cuando venda del dentista, si sobrevivo. Ya te contaré.
Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Maia:
Por aquí se dice que no por mucho trigo es mal año...

Amando Carabias María dijo...

Mercedes:
Gracias por tus palabras. Espero que sobrevivas. Ir al dentista es una tortura consentida que se merecería un buen comentario.

Flamenco Rojo dijo...

Ya lo comenté en el blog “7 plumas”. Extraordinaria entrevista…amplia y profunda. Sin duda han conseguido una radiografía de nuestro amigo escribidor. Amando Carabias es así, damos fe los que lo conocemos en persona. Gracias a Inma Vinuesa y a Francisco Concepción (FranCo) y a todos los miembros de La Esfera Cultural, especialmente los que han hecho posible esta entrevista.

Un abrazo.

Isolda dijo...

Comentaré de nuevo, la magnífica entrevista que han realizado Imma y Francisco. Habeis trabajado con esmero y con gusto exquisito en las preguntas. Del escribidor, qué voy a decir, lo pone fácil, esa es la verdad, con tal facilidad de palabra y con esa voz, se nos muestra tal cual es. Ni más ni menos.

Maia, estoy totalmenete de acuerdo contigo. Es un mundo fascinante!

Besos siempre desde el mar.

Paloma Corrales dijo...

Me gustó escucharte, y ampliar lo que ya intuía porque de alguna manera lo vas dejando en estos renglones que conformas y te conforman.

Un beso.

Ps. tengo aparcada 7 plumas, pero en cuanro encuentre el teimpo la retomaré, no me olvido.

neko dijo...

Maia, para mi el problema es que esta "biblioteca" todavía le viene grande a mucha gente, y muchas veces informa tanto como desinforma.

Amando, cuando llegue a casa a ver si puedo escuchar la entrevista, aunque media hora es demasiado para mis nervios! :)

Beatriz Ruiz dijo...

Me gusta mucho... sí... Me gusta tú escrito, tus palabras y tú... pero esto ya lo sabes... Y estoy encantada de tu labor en 7 plumas y de la entrada en tu vida de esos seres humanos que componen ese blog... Y que ya empezamos a conocer un poco también tus amigos...

Estoy encantada... sí...

María A. dijo...

Felicidades por la entrevista, escribidor. Abrazos africanos.

catherine dijo...

No me acuerdo de dónde lo comenté.
Fui encantada de escuchar la voz de Amando, de conocer la de FranCo. Creo que ya hablaba con unas chicas plumistas en otra entrevista en la presentación de la experiencia de 7 Plumas.Las cuestiones permitieron que Amando en sus respuestas se muestre como es hablando de su obra literaria (sí, escribidor) y de su blog.
Enhorabuena a Amando, A FranCo y Inma y a las otras Plumas para lo que hace cada uno y para la experiencia común.

Odiseo de Saturnalia dijo...

Interesante entrevista. Me ha encantado volverte a oir.

Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

Ay pobre de mí... leí este post con prisas de sueño, y me parecía que se podía ver a nuestro escribidor hablando en la entrevita. Ahora la he leido en condiciones y se escucha solo su voz que es bien bonita por cierto. Besos dormilones.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Creo que me pones la piel del color de tu plumaje.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Es una suerte que disfrutes del mar. Aquí frío otoñal, con lluvias, aunque parece que no son tan graves como en nuestro querido Cantábrico. Zonas tan queridas para nosotros como el cauce del Sella en la parte de Arriondas están en situación complicada. Esperemos que no vaya a más. Por supuesto sin olvidar lo gravísismo del sur de Francia.
Efectivamente Francisco e Inmaculada estuvieron magníficos.

Amando Carabias María dijo...

Paloma Corrales:
Me gusta eso que dices sobre estas líneas, porque es verdad que de algún modo me conforman también, y a ello no sois ajenos del todo.
Cuando vuelvas a tomar la lectura de la novela ni te imaginas la de cosas que han pasado. Hoy se ha publicado a cargo de Anabel, el decimocuarto capítulo, magnífico

Amando Carabias María dijo...

neko:
Llevas mucha razón en lo que dices. Y no sólo eso, sino que añadiría que algunas veces mucha información es desinformación. Pero supongo yo que se trata, al final de un proceso de selección, de búsqueda, de ir dejando unas cosas para tomar otras, de ir dando pasos a la vida.
Espero que tus nervios no te impidan la escucha de la entrevista.
Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Beatriz:
Pues no sabés cómo me alegra que estés encantada. Aunque no tenía muchas dudas sobre vuestra opinión acerca de los otros seis compañeros de aventura. Si es que son como dices: seres humanos magníficos.

Amando Carabias María dijo...

María A:
Muchas gracias. Espero que este mes de junio lo lleves con entereza, pues tiene que ser terrible un final de curso.

Amando Carabias María dijo...

catherine:
Vale, como quieras, obra literaria, pero dilo en bajito que todavía me suena a muy exagerado.
Muchas gracias.

Amando Carabias María dijo...

Odiseo de Saturnalia:
Muchas gracias por ese interés y por tus palabras. Aquella primera conversación que tuvimos, con ocasión de la presentación de "Estampaciones", me descubrió a una gran persona.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira:
Muchas gracias por tus palabras.
Oye, no des ideas, que estos son capaces de montar una emisora de televisión vía internet.

Maria Sanguesa dijo...

Te felicito también desde aquí. Magnífica entrevista y respuestas. Ha quedado muy acorde con tu persona, muy auténtica. Así iremos conociendo a los otros escritores de las 7 plumas. Sigo la novela, aunque esta vez no pude encontrar los capítulos 12 y 13, así que los he leído, por orden, junto al 14. Y se leen muy bien, sin cortes. No comento porque llego normalmente cuando ya hay muchos comentarios hechos. Un fuerte abrazo.

Amando Carabias María dijo...

María Sangüesa:
Muchas gracias por tu seguimiento, tus palabras y y por tu atención, a pesar de las dificultades.

Mercedes dijo...

Tendrás que perdonar a Ángeles Hernández, también Francisco te llama, al menos una vez, Armando.
La entrevista, ¡fantástica!, me alegro tanto de haberte escuchado... No me has decepcionado en absoluto, muy al contrario, ahora estoy más convencida aún de tus bondades. Me has parecido honesto, real, cercano..., y me ha sorprendido tu trayectoria literaria.
Me he sentido muy identificada contigo en el último tramo de la entrevista, si supieras las veces que he dicho lo mismo al respecto de internet y los blogs.
Una cosa más: Tus versos son carne, como labios, como dedos...
Me encantó escucharte. Enhorabuena.

Amando Carabias María dijo...

Mercedes:
Más de una vez, más de una. Por suerte o por desgracia desde mi infancia tengo asumido que mi nombre provoca extrañeza y tiende a confundirse con otros varios más habituales: Armando, Amado, Amadeo... Mejor no escribo otras confusiones...
Muchas gracias por tus palabras, quizá sean halagos desproporcionados que acepto alegremente.

Evaasecas dijo...

Felicidades por todo Amando, no queda mucho que decir así que te mando un abrazo, a mi es que me desbordan estas cosas, y no se muy bien qué decir. Lo dicho, felicidades y gracias.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas:
No, gracias a ti por tu fidelidad.
Y tus palabras.

francisco gomez dijo...

Te he escuchado y te envío una muy cordial felicitación,que te la daré personalmente en un San Jordi próximo, cuando vengas a firmar tus libros
Saludos Paco

Amando Carabias María dijo...

Francisco Gómez:
Jajaja, muchas gracias. Ojalá se cumplan tus deseos. Y si no, habrá que ir a Barcelona a firmarte un libro el día de Sant Jordi.
Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

A dos minutos de la hora: fin de la entrevista.

Me ha encantado el poema y la manera de leerlo.

A ver si lo busco en el blog y lo releo.

Bonita voz (ambos).

Amando Carabias María dijo...

Ángeles Hernández:
Muchas gracias por tus palabras.
Con pinchar en la etiqueta poemas (en la columna de la derecha bajo el epígrafe etíquetas) aparecen todos los poemas publicados en el blog, los que son la base del libro Versos como carne.

Alena. Collar dijo...

Querido escritor, mi Amigo; no era necesario. Sinceramente. Yo se que nuestra revi la llevas en el corazon. Nada mas ver el titulo de tu articulo dije "date"...no hacia falta. Un enorme abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
Ya sé que no hacía falta. En muchas ocasiones ocurre que se olvidan las cosas. No me extraña eso que tantas veces dicen los entrevistados, cuando tienen que enumerar las personas que forman un grupo o colectivo y dicen más o menos, perdone que no cite a nadie, porque al final se me va a olvidar alguien...
La suerte (otra de las ventajas de tener un blog) es que uno puede rectificar, uno puede subsanar esos despistes.