miércoles, 10 de febrero de 2010

¿DÓNDE ESTABAN LAS LLAVES?

Estuvimos discutiendo el mejor camino para llegar lo antes posible. Si hubiéramos salido unos minutos antes, diez por ejemplo, no habría ocurrido, pero, ¿dónde estaban las llaves...?
No me sucede casi nunca, pero me pasó en el instante en que íbamos más apurados. Sin llaves no podíamos salir, ¿cómo entraríamos luego? Mientras me iba poniendo nervioso, porque no aparecían y porque la hora se nos echaba encima, pensaba en el mejor atajo para llegar puntuales.
Quince minutos después y varios improperios irreproducilbles más tarde, recordé que, cuando abrimos la puerta al llegar del trabajo, en vez de depositarlas en su sitio habitual, las había guardado en el bolsillo de la americana.
[Justo en ese instante llegó un mensaje al móvil (publicidad bancaria para mayor desesperación), y, entre el paraguas que chorreaba, las llaves y coger el móvil, aquéllas fueron a parar donde estaba éste.]
La hora se echaba encima. Y si llegábamos tarde, no podríamos entrar, y ellos no estarían.
Cuando pasamos al lado de Ricky, no le hicimos caso. Pero para mi desgracia el número se me quedó grabado en la retina.

¿Cómo le digo que podríamos tener treinta y cinco mil euros más que ayer?

56 comentarios:

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Querido amigo, un abrazo, paso a saludarte.

Fernando. dijo...

Pensar en muchas cosas al mismo tiempo nos puede producir una pérdida momentánea de memoria que luego, en un instante preciso, se recupera. Claro que ese instante debe ser el oportuno, porque si no, puede ocurrirnos lo que cuentas. Tampoco es tanto dinero, dentro de poco tiempo habremos cambiado de divisa, a peor naturalmente. Pero lo ocurrido angustia bastante, ¿verdad?. Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Poeta Carlos Gargallo:
Gracias por venir y por saludar

Amando Carabias María dijo...

Fernando:
Y prestar atención a las que no debes...
Tienes razón, treinta y cino mil euros no son tanto, pero a mí no me importaría tenerlos.

Fernando. dijo...

Yo pensaba que me faltaba poco para alcanzar esa cifra en mi reserva, pero ya no voy a llegar porque el gobierno de Zapatero me acaba de quitar 35 euros mensuales a mi pensión. ¡Viva la vida! Un saludo.

Amando Carabias María dijo...

Fernando:
A todos nos ha bajado la nómina, aunque nos haya subido el sueldo.
Los famosos cuatrocientos euros daban para eso, ahora tuvieron que volar.
Por suerte tenemos ese sueldo o esa pensión, otros están en peor situación.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Estos son los verdaderos momentos de estrés, los que nos creamos nosotros mismos, de no ponernos tan tensos, seguro que la mente se desbloquearía permitiéndonos recordar a tiempo, pero no, en nuestra impaciencia la bombardeamos de tal modo, que se esconde aún más abajo.

Besazos.

Marian

Mercedes dijo...

Yo he perdido alguna vez las llaves, y siempre en el momento más "oportuno", cuando más necesitas ser puntual; una vez llegué tarde a un bautizo por esta causa y ¡yo era la madrina! Qué juguetón es el azar. Por los treinta y cinco mil euros no hay que preocuparse, todo aquello que se puede arreglar con dinero es secundario.
Como siempre, un placer venir a tu casa.

Amando Carabias María dijo...

Marian Ramentol:
Nosotros mismos nos cegamos. Estoy seguro de que los ojos fueron en esos quince minutos claves, decenas de veces al lugar en que debían estar, pensando que si mirábamos aparecían.

Mercedes dijo...

Sobre la anterior entrada quisiera decirte algo: a mí no me consuela saber que ellos cruzarán a la otra orilla después de mí, a mi me consolaría saber que no tendrán que cruzarla. Quisiera irme sabiendo que todos los que amo se quedarán de algún modo para siempre. Ya sé que pido mucho.

Amando Carabias María dijo...

Mercedes I y II:
Eso mismo me han enseñado desde pequeño, aquello que se arregla con dinero es lo que menos vale.
Y el error estuvo no en perder la cantidad, sino en saber que la podrías haber tenido si no hubieras ido con las prisas... Claro que si hubiera ido con tiempo, lo mismo Ricky no habría estado en la esquina...

Lo que comentas sobre la entrada del piso de abajo, nos lleva directos a otra cuestión, que presenta otros matices.
Entiendo a lo que te refieres. Quienes tenemos hijos sufrimos sólo con pensar en posibles contrariedades para sus vidas, por lo que pensar en otras cuestiones más dolorosas nos lleva precipicios abruptos y oscuros. Y por mucho que sepamos que excede de nuestra voluntad evitar ciertos contratiempos, sufrimientos y heridas, no podemos arrancarnos ese sentir.
Es inevitable.

RECOMENZAR dijo...

interesante blog Muchas veces como hoy ...salgo en busca de palabras y blogs nuevos... me gusta el tuyo abrazos desde el otro lado de la luna

Amando Carabias María dijo...

RECOMENZAR
Agradezco tu valoración de este trabajo. Me pasaré por el otro lado de la luna... Por cierto, ¿Sabes que von Braun dejó escrito en el libro de oro de un conocido restaurante de esta ciudad: Sin Segovia, no Isabel, sin Isabel, no América, sin América no Luna?
Un beso

Odiseo de Saturnalia dijo...

Las llaves también cuestan dinero... pero lo que más miedo me da es perder aquello que no se puede pagar con dinero.

Amando Carabias María dijo...

Odiseo de Saturnalia:
Estás en lo cierto.

Evaasecas dijo...

Una vez perdí las llaves, creí haberlas perdido y estaban puestas por dentro. No me costó tanto como al protagonista del relato pero una cerradura nueva de esas blindadas, es una pasta.
Suscribo lo que decís, lo que no cuesta dinero da más miedo perderlo. Sin duda.
Saludos.

Marina Fligueira dijo...

Ay donde están las llaves, materile rile rile: cuatos momentos de rabia, pero como dice Odiseo, hay cosas mucho más peores. Así que, !Traquilidad! Un beso.

Flamenco Rojo dijo...

Amando, yo no se lo diría, vamos los de los treinta y cinco mil euros…No sé si tendrá que ver la edad pero observo que últimamente me suceden cosas que antes no me ocurrían…no encontrar las llaves, el coche en un parking de una de las grandes superficies, olvidar el nombre de una persona…y lo preocupante es que actualmente no tengo motivo alguno para encontrarme estresado.

Por cierto, ¿qué pinta el Ricky en este micro?

Tenía que enviar ahora algo a todos los amigos y no me acuerdo el que…

Isolda dijo...

El micro es genial. Justo como a tí te gusta, hasta la ultima línea, ni sabemos de qué va el asunto.
La memoria fotográfica es lo que tiene.
Me alegro de ver el logo a favor de Garzón. Me uno con la palabra. Creo que es un hombre honrado, por eso tal vez le buscan las vueltas.
Como no hay euros, hoy envío treinta y cinco mil besos.

PS. Aunque no es lo más importante, otro día procura salir cinco minutos antes. De nada.

maririu dijo...

Yo estos días he perdido montones de cosas en particular tenía una acuarela empezada a partir de una foto y me acordaba que la había guardado en un lugar para tenerla a mano y quieras que no, tuve que terminar la acuarela (venía una amiga a pintar conmigo) sin el modelo ... y al día siguiente la encontré guardada bajo el teclado del ordenador ¡¡¡¡a mano!!!
Estoy más despistada, y hacer un nonada me cuesta horas.
Una abrazo a todos, hace días que os lo debo.
(Lo de Ricky tampoco lo entiendo) ¿es vendedor de lotería?

María A. dijo...

Por la maldita obsesión de dejar las llaves dentro o de perderlas, hago copias y las voy dejando a la vecina, la amiga, a quien va a la casa cuando yo no estoy...Todo controlado? Pues nooo. Cambio de cerradura por un intento de robo y me olvido de reponer las que he ido dejando por ahí. Cambio de llavero y me olvido una de las llaves nuevas. Eran las tantas y no tenía la de la puerta de la calle. Terminé durmiendo en casa de unos amigos.
35.000 euros? Prefiero 35.000 sonrisas.

catherine dijo...

como Maririu he pensado en la lotería.
Un día me fui a comprar queso, ya sabéis , donde encuentro al famoso sociólogo. Cuando busqué la tarjeta colgado en mi hombro estaba... mi paraguas y no tenía mi bolso. Con mi manía de colgarme todo en el hombro para tener los manos vacías al final no sé lo que llevo.
Otra vez en el hospital enseñé con mucho aplomo un sobre de té a la secretaria del neurólogo de mi padre explicando que no lográbamos darle este medicamento y que si el profesor se lo pudiera cambiar... y con su mirada me di cuenta que era yo la que iba a tener una consulta con el médico.
Lo mejor es reírse de sí mismo y no ponerse nervioso, es fácil decirlo después.
Os mando la palabra que busca Pepe.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas
Pues es casi peor. Dejarse las llaves dentro sí que es un contratiempo.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira:
En el fondo del bolsillo, en el fondo del bolsillo...

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Además es que si se lo contara, lo más probable es que no le creyera.
Mejor llevarse el disgustillo.
Ricky es el vendedor, como ha intuido Maririu un poco más abajo.
Es que hay vendedores de la ONCE con nombres muy heavy.
Preferí algo así que no uno del tipo Fernando, o Gaudencio.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Creo que uno de los trucos de los micros (Odiseo de Saturnalia es más especialista que yo) está en eso en procurar la sorpresa final. En realidad como en los cuentos, pero aquí más aún.
El micro, en mi opinión, es un juguete literario que necesita de la total y absoluta complicidad del lector, por eso quien lo escribe tiene que ocultar, o sugerir veladamente, cuanto más veladamente mejor.
Otra línea de los micro es precisamente (como la del otro día de Blancanieves) utilizar algo muy conocido del lector y allí buscar algo un poco diferente.
Un beso que te llegará convertido en pedacito de hielo.

Amando Carabias María dijo...

maririu:
Algunas veces, como ya se ha dicho más arriba, tenemos la cabeza en tantas cosas que se nos olvidan otras.
Por verlo desde el lado positivo, así tienes dos acuarelas sobre el mismo tema.
¿Tardarás mucho en traducir tu última entrada?
Como le he dicho a Pepe, aciertas, Ricky es el vendedor de lotería, un joven fornido, con el pelo afeitado y que no es ciego, pero sí manco del brazo izquierdo.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Por cierto... El logo del Juez Garzón, me lo ha pasado Alena, y con gusto lo he puesto, porque este hombre ha hecho mucho más de lo que parece.
Esto no quiere decir que no se haya equivocado o no se pueda equivocar.
Y tienen que venir de fuera a reconocerlo.
El cainismo hispánico no tiene límites.

Amando Carabias María dijo...

María A:
En la realidad utilizo el mismo sistema. Y a veces me ha sacado de algún apuro. Pero como bien dices no está todo controlado, porque, además de los casos que citas, puede suceder que el/la depositario/a del juego de llaves, no esté en el instante en que lo necesitas.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
Pobre enfermera, no me la des estos disgustos. Supongo que en la tienda te fiarían. ¿O les dejaste en prenda el paraguas?
Llevar cosas en las manos también me fastidia y soy un experto en perder paraguas y guantes. Antes más que ahora, las cosas como son.

javier dijo...

A mi hace unos años, cuando los coches no tenían cierre centralizado, después de haber estado haciendo tiempo escuchando música en el mio mientras dejaba de llover, salí y cerré la puerta echando el seguro, entonces me di cuenta de que la radio aún sonaba y que las llaves estaban en la puesta en marcha; lo solucioné corriendo unos dos kilómetros hasta casa a por otro juego y vuelta; menos mal que por aquella época corría.
Amando, estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que comentas del Juez Garzón.
Un saludo a tod@s

Amando Carabias María dijo...

Javier
Bueno, si fuera ahora, seguro que llegarías caminando en más o menos el mismo tiempo. Lo único malo fue la lluvia.

m dijo...

Traducir a Boileau! pues ...no me lo había planteado, pero... es asignatura pendiente... no sé como saldrá.... cuando lo haga...
vaya tarea...
Buenos días desde París nevado durante la noche y con la nieve helada a la mañana.
BRRRRRR... traduce el frío en francés
¿en español?

Amando Carabias María dijo...

m/maririu:
Te saldrá bien, además seguro que algo se te calienta, aunque sea la cabeza. :)
Aqui hielo en estado invisible. 5 bajo cero antes de las ocho de la mañana. Un poco de harina espolvoreada desde el cielo a las nueve, y ahora el sol que anda preguntando quién le vende una bufanda en el mercadillo de los jueves, pero muchos de los vendedores, han debido decidir quedarse bajo sus mantas esta noche.
Creo que BRRRRRR puede valer para cualquier sitio... e idioma.
Un beso.

urbanoyhumano dijo...

Seguramente no tendríais treintaycinco mil euros pero lo que os ahorrásteis para unas tapitas. Y tan contentos -menos Ricky-. Ayer me dejé las llaves en el trabajo. En serio. Un beso.
PD. De la campaña antitabaco, mejor que ocupen sus responsables.

Ventana indiscreta dijo...

Ay, picarón.
¿Y cuanto dinero tenían 'ayer'?
Seguro que andaban bastante pelados, sino no hubieras acabado el relato como lo has hecho.

Besos.

Amando Carabias María dijo...

urbanoyhumano:
Eso te pasó por no leer aquí antes de salir del curro. Si no, seguro que te acuerdas. ¿Cuándo volviste a por ellas, irías fumando, no?

Amando Carabias María dijo...

Ventana indiscreta:
Efectivamente, los protagonistas del relato no son precisamente unos potentados. Tampoco es que vivan a la intemperie. Digamos que sin que les hiciera falta para comer, les hubiera venido bien para pagar la hipoteca o las letras del coche.

urbanoyhumano dijo...

jaja. Malo malísimo.

Un placer el texto, en serio.

maririu dijo...

pues ya está pero fíjate que no he hecho otra cosa desde las 10h o así que leí que lo estaba esperando te tengo más mimado !!! os tengo...

A propósito de las llaves yo ya no compro un bolso que no tenga un sitio accesible y a parte para las llaves (vale decir también para los tickets de transporte) tengo tatos recuerdos horribles del tiempo perdido en revolver y por suerte no soy muy esclava de las modas. Un trozo antes de llegar a mi casa, antes de entrar en el passaje ya tengo las llaves en la mano. No soporto el miedo a que me roben ...las llaves!!!

catherine dijo...

¡Has traducido a Boileau, Maririu! ¡Increíble!
Las llaves de la casa las pongo en mi bolsillo por si a caso me roban el bolso con mi dirección, que no vengan a abrir la puerta con mis llaves. Y ahora me acuerdo de una llave de coche en el bolsillo de un amigo de Maririu que saltó ( sí, la LLAVE) al Ebro, del amigo zambullandose en el Ebro sin encontrarla y del primo haciendo 40 kilómetros de viaje con otra llave. Hay fotos muy divertidas.
Aquí tememos aun más frío, la misma harina, nada de sol, la bufanda me la pongo yo con varios chales. BRRR...Gla, gla, gla decimos también.

maririu dijo...

por cierto terminada la tarea me entero y firmo este manifiesto en apoyo a Garzón

Marina Fligueira dijo...

Pues yo también dejo aquí, mi apoyo a Sr Garzón. Por cierto- Amando, que sepas que me encanta la novela, MAÑANA AMANECERÁ. acabo de de leer el capítulo 13 de octubre. Cuando el conflicto... entre EE.UU y la URSS. Un gran susuto para todo el Mundo. Besos para todos/as.

Flamenco Rojo dijo...

Esto que os voy a contar puede sonar a chiste pero os aseguro que es un hecho verídico que le ocurrió a un amigo mío…

Pues mi compadre Manué se compró un Mercedes nuevo y el día que lo estrenó se fue con su señora, mi comadre Rosa, a dar una vueltecita y no se le ocurre otra cosa que al bajarse del coche cierra la puerta y se dejó las llaves dentro del coche.

- Bueno: pues habrá que coger una piedra y romper un cristal -dice Manué.

- No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana está un poco abierta; coges un alambre y tiras del seguro de la puerta...

El hombre lo intenta, pero nada… Rosa, con aquel retintín tan especial, le corrige:

- Pero, cariño, hazle un lazo al extremo para poder agarrar el seguro...

Sudando mi compadre, hace el lacito, pero nada...no podía.

- Cariño, por Dios, el lacito más estrecho, como piensas agarrarlo, ¿si no...?

Total que, mi compadre, no puede más y le grita a su mujer:

- Sí, claro, tú como estás dentro del coche lo ves todo muy fácil...

Marina Fligueira dijo...

Ay Ay... que graciaaa... sinpatico eres tú Flamenco Rojo símbolo de la alegría. Me estóy riendo a carcajada limpia. Un beso.

Amando Carabias María dijo...

urbanoyhumano:
Ya lo sé, pero me encanta hacerte sonreír.

Amando Carabias María dijo...

maririu:
Llevo más de media hora intentando dejar un comentario en tu traducción. Imposible. El ordenador me cierra el blog, por alguna razón misteriosa. Pero lo dejaré, si no hoy mañana. Te lo proometo.
En todo caso, muchas gracias, y perdón por haberte exigido ese esfuerzo extra, pero ya has visto que los amigos han respondido. :).
No sé qué dirán quienes sepan francés, pero a mí la traducción me parece magnífica, y efectivamente es tan actual que parece una sátira poética escrita para algún periódico de estos días.
Repito, muchas gracias.

Al resto: Para que no tengáis que buscar mucho, quien no lo haya leído, cliqueando aquí lo puede hacer

Amando Carabias María dijo...

Catherine
Siempre he pensado que ese lugar es el más seguro.
Todavía recuerdo cuando me comentaste aquella anécdota del Ebro. Todavía me río.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira
Primero agradezco tu comentario, y después aprovecho para decir que "Mañana amanecerá", ya está completa y por tanto se puede leer completa de abajo arriba al ritmo de cada uno.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo
Esto me recuerda a lo que a veces me sucede cuando busco desesperadamente las gafas... que llevo puestas.
Enorme la casta de tu comadre..., claro que más grande la paciencia de tu compadre Manué.

maririu dijo...

antes no salió la dirección de la web
manifiestojusticiagarzon.com
a ver si ahora...

maririu dijo...

a veces me pasaba en over-blog que no podía poner un comentario porque no salía el sitio "publier" donde hay que pinchar se arregla reduciendo el sitio del comentario de 100% a menos no me acuerdo cuantos

Amando Carabias María dijo...

EL EDITOR DE BLOGER DE ESTE EQUIPO SE ME HA DECLARADO EN HUELGA.
ESTOY HACIENDO LO POSIBLE POR PUBLICAR LA PARTE CUARTA DE "LA CARTA", PERO HASTA AHORA TODOS LOS INTENTOS SON BALDÍOS.
ESPERO SOLUCIONARLO LO MÁS TARDE MÑANA POR LA MAÑANA.

Amando Carabias María dijo...

Maririu
Creo que el problema es de este equipo, por razones inexplicables... para mí.

Krlos Reyna dijo...

ajajajajaj ufff esos rialitos aqui en Venezuela son un rialeroooooooo... el rialerooooo... jajaja =D con eso me evitaria tener que buscar trabajo este año jajajajajaj =D

Un abrazo amigo =D cuando tengas otros miles por ahi los mandas para acá :D jejeje

pd: no pude evitar leer por allá arriba algún problema con el blog pero tampoco me da tiempo detallar ya voy de salida jaja =D. Si es problema para publicar prueba usando el windows live writer, Si es otra cosa, pregúntame a ver si te puedo ayudar. Que estés bien =)

Amando Carabias María dijo...

Krlos Reyna:
Pues no sé el cambio con la moneda venezolana, pero en dólares norteamericanos creo que se corresponden con algo más de cuarenta y cinco mil, lo que no está mal, verdaderamente.
Quizá incluso podrías tirar algo más de un año.
El problema que tuve fue, precisamente con la publicación de estos comentarios.
Parece que con una limpieza el problema se solucionó.
Muchas gracias por tu ofrecimiento.