miércoles, 16 de diciembre de 2009

TRIBULACIONES DE UN ESCRIBIDOR CON LA MEMORIA EMOCIONADA.



Verán ustedes, este escribidor posee como uno de sus mayores tesoros el título universitario de magisterio. Se trata de un tesoro que tiene que ver con los sueños de la infancia, de la mía, digo, con los de mi padre y con los anhelos de mi corazón. Es decir que hablo de un tesoro cuya inmaterialidad tiene la misma densidad que la ilusión.
Con el diploma que me dieron una vez concluida mi estancia en la Escuela Universitaria de Magisterio de Segovia (uno de los edificios menos agraciados de esta ciudad), se capacita (si es que no han cambiado las cosas) para enseñar a niños durante buena parte del periodo de escolarización obligatoria, es decir lo que las normas actuales denominan enseñanza primaria y primer ciclo de educación secundaria obligatoria... (será por palabras).
Me anticipo a subrayar que tal cosa es literalmente imposible, puesto que enseñar, lo que es enseñar, enseñan muy pocas personas, si acaso, y como una gloriosa mañana me descubrió una profesora de Pedagogía, aludiendo a uno de los posibles significados de la palabra educare en Latín, a lo más que se puede llegar por parte del común de los mortales es hacer como los jardineros, ayudar a que lo que el alumno atesora en su interior florezca y crezca lo más robusto y sano posible.
Tal empeño, en sí mismo, ya vale toda una vida, ¿para qué, pues, embarcarse en otras aventuras que tengan como protagonista al jardinero y no a la flor?
La vida me llevó por otros derroteros y mi ejercicio de la docencia fue más bien breve (tres o cuatro años) y en plan, cómo decir, altruista, porque eran los tiempos en que los profesores de religión cobrábamos una gratificación de cada diócesis que venían a suponer seis o siete mil pesetas al mes por veinticuatro horas de clases semanales, y sin ningún tipo de garantía para el futuro. Es decir el contrato iba de septiembre a junio y en el septiembre siguiente, veríamos. Mi olfato para los negocios, como se observa, siempre ha sido infalible... O sea que nunca he fallado a la hora de elegir trabajos que me evitaran el amargo trago de hacerme millonario.
Esta brevísima experiencia me hizo confirmar algo que tenía claro de antemano: el ejercicio de la docencia es una de las más altas dedicaciones a las que puede aspirar el ser humano, e incluso en muchas ocasiones de las más gratificantes...
Pero no se piensen ustedes que toda esta palabrería desbocada viene a cuento de que les vaya a relatar ahora alguna batallita relacionada con alguna experiencia profesional.
Seguro que más de uno de los sufridos lectores ha hecho el siguiente teorema, a modo de ecuación lógia de Einstein: faltan menos de diez días para la Navidad, el escribidor ha sido profesor de religión allá por su juventud más joven, luego... nos hablará sobre algo relacionado con aquel tiempo y estas fiestas que se aproximan más aprisa de los que algunos quisieran y más despacio de lo que querrían los niños que ya están pendientes de la chimenea por la que ha de descender Santa Claus, también conocido por Papa Noel, o del camino por donde se aproximarán los tres sabios de oriente, más conocidos por Reyes Magos.

Pues no, siento que cunda la decepción y el desánimo. Hoy no toca batallita.
Hoy toca mirada hacia el futuro. Hoy toca lanzar las campanas al vuelo, porque, entre el gremio de los maestros del mundo, sigue habiendo iniciativas que demuestran que se puede ser excelente jardinero incluso en los terrenos más complicados y a pesar de las terribles dificultades con las que el tiempo nos sacude los vericuetos de los días y las noches...
Creo que es menester mayor precisión...
Verán ustedes, en el fondo sí se trata de la Navidad, de la Navidad tal y como yo la entiendo. O de una de sus facetas, al menos. Porque la Navidad es sobre todo mezclarse con el barro para iluminarlo, para decir simplemente que, o se empieza desde lo más necesitado, lo más olvidado, lo más pobre, o cualquier cosa que se haga es inútil, un fracaso absoluto.
Faltan nueve días para el día de Navidad. Y me apetece comenzar ya las celebraciones de estas fechas. Y creo que un buen comienzo es lo que les presento a ustedes.
El otro día desde el sur de España, me llegó un correo electrónico en el que se me informaba sobre una ONG belga, de Lovaina para ser exactos, donde por cierto, estudió psicología otro de mis profesores de la carrera.


Y después dejémonos mecer por estos ángeles del Senegal,

54 comentarios:

María A. dijo...

Gracias, escribidor... a soñar con los angelitos voy... Abrazos africanos...

Flamenco Rojo dijo...

“Escuela móvil”…Sudamérica, Tanzania, Kenia, Filipinas, Camboya…Que gratificante tiene que ser esta labor. ¡Que suenen las campanas por estos jardineros y por quien informó de esta ONG y por quien nos recomienda a Ismael Lo y por el escribidor!

Un abrazo con lagrimillas en los ojos.

Alena.Collar dijo...

Maestro viene de Magister,el qye enseña.
Ójala las campanas de todo el mundo suenen por estas iniciativas.
Ójala los niños del mundo reciban cultura, libros, educación, en vez de dolor y miedo.
Estamos en Navidad, ¿porqué no soñarlo?...

Isolda dijo...

Hay que ver lo que dan de sí los correos.
Las tribulaciones, hoy me han parecido un cuento, con final feliz. Creo que puedo añadir, que en una escuela pública, asociada en esta aventura, se consigue dinero para los proyectos, a base de cada libro leído por los niños. La cantidad la estipula cada familia. Pero teníais que ver cómo los niños leen con fruicción porque saben lo que representa.
Hablabas de maestros y de "educare", sacar fuera todo el potencial de un niño. Maestros y padres, cada uno en su sitio, tanto monta, monta tanto.
Alguien va a leer esto con mucha ilusión.
Muchos besos agradecidos.

Evaasecas dijo...

Y mira que a mi me gustan poco las "campañas navideñas" Pero... hay que rendirse a la evidencia, y es que cualquiera evita emocionarse leyendo estas cosas y viendo esas imágenes...
La navidad me ablanda demasiado y por eso no me gusta, que le voy a hacer.
Maestros, uyyyy, tema peligroso estos días en casa... son algo así como el fantasma de las navidades, verdad?

catherine dijo...

Creo adivinar como llegò del sur de España una video de una Ong belga, de Louvain.
Ahora que es muy tarde sòlo mando besos a todos con uno màs para Isolda.

jordim dijo...

uf.. maestro... Suerte.

Krlos Reyna dijo...

guao buenísimo =) hasta me llamó la atención =)

Un abrazo... Krlos :D

Beatriz Ruiz dijo...

Gracias amiga... gracias Amando...

La iniciativa que nos propones es fundamental... y creo que harían falta muchísimas más para conseguir que en un continente como África todos los niños tuvieran acceso a la educación...

Los niños de la calle, esos niños que la guerra o la muerte de sus padres los dejó con un futuro más que incierto, están, son, existen... Por mucho que queramos negar la cruda realidad desde nuestros cómodos sillones, y no sólo en navidad, claro... Es tremendo, sí... Es desolador...

En el mundo uno de cada ocho niños se va a dormir con hambre.

Me guardo el enlace...

Tempero dijo...

Siento lo que tú por la docencia.
Siento que la clave principal para el futuro, y no es retórica.
Se ha perdido mucho y se ha acumulado el exceso en las escuelas.
Amando, compartimos el mismo título y muchos de los mismos profesores. Creo que el psicólogo se llamaba José María. Me llevaba bien con él. Ahora, lo más gratificante que tuve fueron las prácticas que hice en un pueblo: Tabanera del Monte. La posibilidad de las prácticas en pueblos sucedió más tarde, Amando.

Saludos. ¿Nieva? Hoy creo que no es siberiano el frío.

Amando Carabias María dijo...

Maria A:
No sé si habrán sido ellos, los angelitos africanos, digo, pero los sueñños han sido tranquilos y reconfortantes.
A ti las gracias que siempres estás atenta a los latidos de los corazones.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Que suenen y resuenen. Y que la emoción nos sacuda, además, otra cosa.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Sí por qué no soñar. Algunas veces parece que es lo único que nos queda, pero otras veces pienso que los sueños son la gasolina con la que se cargan de baterías nuestras manos para poder actuar.
No nos lo creemos, quizá porque sea difícil la labor, pero algunas cosas son posibles.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Incluso los correos con errores...
Hay quien hay que agradecer todas estas palabras es a quien desde Lovaina se implica de este modo en esta tarea que, además lleva aparejada, un camino hacia el futuro. Y a ti que me transmitiste con lícito orgullo esta tarea.
Gracias al cielo no es un cuento, sino un trabajo en el que se han puesto en juego valores fundamentales del ser humano, como la imaginación puesta al servicio de una causa tan justa, y la huida de los grandísimos proyectos.
Repito muchas gracias a ti que sabrás hacer extensivas, junto con el correspondiente beso, a quien sabes.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas:
Las campañas navideñas en demasiadas ocasiones son un lavado de conciencia, con centrifugado de alma excesivo. No me extraña que te pongan de los nervios. Por desgracia tienen que existir. La injusticia, la miseria, el dolor nos acompañarán mientras haya humanos sobre la tierra. Y no sé por qué tiene que ser así, pero lo es. ¿El afán de tener más? ¿No mirar a los que tienen problemas cuando nosotros tenemos resuelta nuestra vida? ¿Miedo a perder lo poco que tenemos si lo entregamos a otros? ¿Resquemor porque tantas veces hemos sido engañados?
Desde luego sería mucho más hermoso que no tuvieran que existir ONG, ni conmemoraciones que hicieran que nuestra conciencia se alertara sobre tantos problemas e injusticias que asolan al mundo, pero, por otra parte, menos mal que existen. Ya que quien tiene los medios para solucionar tanto problema no se pone manos a la obra, al menos que entre todos o entre muchos se alivie un poco tanta destrucción individual y colectiva.

Amando Carabias María dijo...

Catherine
Adivinas perfectamente y haces muy requetebién en duplicar los besos para Isolda.
Otro para ti.

Amando Carabias María dijo...

jordim
Gracias por tus deseos. Y más que suerte yo pediría manos. A veces los Love necesitarían algún avión despeñado sobre su barbacoa.

Amando Carabias María dijo...

Krlos Reyna:
Agradecido por tu visita y bienvenido a este rincón. Es una suerte que te haya llamado la atención.

Amando Carabias María dijo...

Tempero:
Sí era José María, y también me caía bien a pesar de algunas de sus rarezas. Lo mejor de aquellos tres años, desde luego, fueron las prácticas. Yo las hice en la Aneja (como ves siempre me he movido muy lejos, je, je) y viviendo como vivían mis padres a doscientos metros (escasos) hasta me apunté al comedor, para aprender más, mucho más. (Acaso es donde más aprendí en esas horas entre la mañana y la tarde).
Tienes razón, las escuelas han perdido acaso lo más importante y se han disfrazado de mucha técnica.
Es otro tema un pelín ajeno al de hoy, pero quizá no tanto.
Creo yo que los educadores de hoy tienen muchos problemas para conseguir que sus alumnos tomen interés por las clases. Y esta falta de motivación (o de curiosidad quizá) puede ser la clave de todo el problema. Se está intentando arreglar sólo con soluciones tecnológicas. No digo yo que esté mal, lo que digo es que, sin embargo, este tipo de solución no es la más necesaria.
Quizá el problema es que algunas flores se han olvidado que son flores..., o nadie se lo ha explicado aún, y se creen parte más que de un jardín de un video juego.
El aire no es sibieriano, a pesar de los tres grados bajo cero... Pero nevar no nieva. Quizá a lo largo de la mañana, dicen, pero no sé.

Amando Carabias María dijo...

Beatriz Ruiz:
Creo que me he saltado el orden. Lo siento.
Vuelvo a lo que respondía a Eva. Sí, por desgracias serían necesarias muchas iniciativas como esta para que la educación llegara a un continente como África, que parece que no existe para casi nadie. Y nos sólo en África, como también apuntas.
Después o junto con la verdad, la primera víctima de las guerras, la miseria y la injusticia es la infancia.
Por ello son destacables, a pesar de todos los pesares, iniciativas como esta o como la que tú misma lideras...

Me informan (no lo veo, porque casi no ha amanecido) que comienza a nevar... Ya nieva, ya nieva.

Fernando dijo...

Refiriéndome a la educación de los niños me gustaría comentarte un
hecho real que me sucedió.He trabajado muchos años con empresas japonesas y he viajado nueve veces a Japón, siempre en plan de trabajo. En una ocasión fuí a estudiar una fábrica de ordenadores que tiene la empresa Fujitsu en la ladera del monte Fuji mirando al mar. La fábrica estaba rodeada de espléndidas plantaciones de te verde, perfectamente cuidadas. Viendo esa maravilla, le pregunté al director de la fábrica, que estaba acompañándome en la visita, cómo se las arreglaban para tener unas plantas tan sanas y tan bien cuidadas. Me exolicó que todo consistía en trabajarlas con delicadeza día a día, regándolas con agua pura, cortando los brotes inadecuados y, sobre todo, queriéndolas. Me impresionó la respuesta y creo que esa concepción de la vida les vendría muy bien a los prodesires en escuelas de niños y adolescentes. Un cordial saludo.

Amando Carabias María dijo...

Fernando:
Efectivamente creo que esa es la clave. Y probablemente el desarrollo de un pueblo se demuestra en este tipo de cosas.
Es de suponer que si así tratan a las plantas, tratarán igual a sus hijos.

la palabra en cierne dijo...

Desde la educación se fundamenta todo.

Amando Carabias María dijo...

Palabra en cierne:
O se debería. Pero se confunde en demasiadas ocasiones con la formación, por no hablar del adoctrinamiento

la palabra en cierne dijo...

Así es. Sigue enseñando, a tu manera, esa que has descrito. Alguna vez me tocó formar, no educar. Terminaba exhausta. Es una labor que requiere mucho esfuerzo.

Amando Carabias María dijo...

Palabra en cierne
Entre nosotros hay más de uno que dedica su vida a esta tarea. Quizá nos podría hablar.
Por la escasa experiencia personal a la que me he referido, comparto tu opinión. Si la tarea se realiza del modo en que la entiendo y he apuntado, a mi modo de ver sólo está pagada por la satisfacción personal.
Otra cosa bien distinta es cuando quien acude a las clases lo hace con otra actitud.

la palabra en cierne dijo...

¿Está bien Flamenco? Estoy asustada.

Flamenco Rojo dijo...

Si no te importa Neura te contesto en tu blog.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Palabra en cierne y Flamenco Rojo:
Creo que ya se ha aclarado la cuestión.
Es emocionante tu sensibilidad Palabra en cierne

Fernando© dijo...

Hola Armando, te he dejado un pequeño regalo de lotería de Navidad en mi blog.

Abrazos

Fernando

Alena.Collar dijo...

Conmovéis.
O a mí al menos me conmovéis.
Solo dí clase de 1992 a 2004. Poco tiempo, comparado con algunos Maestros que escriben aquí sus experiencias.
Si supiérais que mi mayor orgullo es que aún cuando me encuentro con un antiguo alumno, me saludan...

Sobre todo aquellos chavales de la Escuela de Hostelería y Turismo, de Madrid. Mirad, procedían la mayoría de familias con problemas, pero ¡eran tan buena gente!...¿cómo deciros?...críos que no tenían ni para el bocadillo, chavales muchos de ellos que venían de Los Focos, las chabolas de Madrid (en Madrid hay chabolas, salgan o no en la prensa), críos que vivían en casas de 16 metros cuadrados...
Y aprendían, aprendían a aprender, o eso intentaba yo...si viérias cómo era un triunfo cada redacción "solo con dos faltas", no se, era verlos crecer en ellos mismos, libres, ir intentando que vieran más lejos de sí mismos, que se vieran como yo les decía " de pie"...
Cuánto me emociona aún su recuerdo...
Perdón por el coñazo.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
En verdad ése es el triunfo, descubrir cómo crece la flor, incluso en las tierras más difíciles, en las más secas o en las más encharcadas, en las más umbrías y frías. Allí también, si se está al lado, si se acompaña, si se riega, si uno se esmera...
Y encima, tantos años después aún se cruzan por la calle, te saludan y haata recuerdan el mote con el que te bautizaron.

catherine dijo...

Desde el 15 de agosto hago todo con mucho retraso. Estaba mirando lo màs urgente antés de Navidad o el fin del año. Encontré lo en que pensaba leyendo el post ayer por la noche, una carta de una pequeña, muy muy pequeña ONG que actua para el bienestar y la educaciòn de Los Niños del Adrar de los Iforas. Son nòmadas bereberes que viven entre Argelia y Mali. La Ong la creò una mujer después de encuentros con esa gente ya hace tiempo. Ella va a visitarles una o varias veces cada año segùn lo permite su edad y o la polìtica de Mali. Empezò con una escuela para aprender a leer y escribir, pués los mejores se presentaron a examenes y unos se hicieron maestros asì que se responsabilisa en la Ong la gente de esta etnia. Todo serìa perfecto pero hace dos(?) años en Mali hubo algo como una guerra civil, con batallas en las ciudades, ocupaciòn militar , destrucciones.
Es inùtil precisar que los que sufrieron màs fueron los nòmadas que huyeron a Argelia. En septiembre los maestros se esforzaron para encontrar la mayor parte de los alumnos.
Resumo; la situaciòn actual es la siguiente segùn la carta que recibì hace poco: escuela en tiendas de campaña en Tintamilène (Norte del Mali) para los niños tuaregs desplazados; internado en Kidal (Norte del Mali) para alumnos tuaregs de todos niveles; alumnos tuaregs de todos niveles, hasta en la Universidad en la capital Bamako (Sur del Mali); escuala en la sabana par los hijos de los ganaderos nòmadas de Achibogho (Norte del Mali).
Os doy los nombres de las ciudades para que mi relato parezca verdadero, si no serìa increible que una sola mujer pueda crear toda una red de educaciòn, con internados, viveres y cocineros,lapices y cuadernos. El Estado les ayuda muy poco, procura libros un año sì y muchos otros no.
Os querìa contar eso porque Aranate n'Adar n'Inforas como se llama en berebere (escrito en el alfabeto berebere se parece a dibujos geométricos) se adapta a todas las situaciones y adversidades y implica a la gente de la que se preocupa.

Acabo de leer los ùltimos comentarios: "necesitan agua" no sòlo en el desierto pero también en las chabolas de Madrid y otros sitios, en las afueras de las ciudades.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
Es tremendo, sinceramente tremendo no sólo lo que cuentas, sino lo que implica lo que cuentas.
Allá donde se mire hay algún grupo que sufre por cuestiones que a nosotros nos parece casi imposible que puedan suceder.
En la mayoría de los casos la solución, al menos la inmediata, la rápida, la imprescindible, no es tan complicada o costosa como parece.
Si esto es así, por qué, entonces, se llega a estos extremos. Uno mira a los dirigentes del Planeta (hoy es fácil verlos todos juntos al norte de Europa) y no parece que ninguno pase muchas necesidades, sin embargo muchos de los habitantes de sus pueblos se mueren de sed, de hambre, de enfermedades que en otras latitudes provocan sorpresa, de incultura.
La conclusión no es precisamente muy optimista, pero a pesar de ello, me niego a sentirme derrotado.
Estamos muy próximos a oficiar los funerales por este Planeta. QUizá no seamos nostos, no sé nuestros hijos, lo más probable es que sean nuestros nietos: ¿Pero habrá alguien que los pueda presidir?
Y sin embargo, todavía creo que estamos a tiempo.
Gestos como el de la ONG que nos cuentas, ésta que traigo aquí, la de Beatriz, y tantas otras me descubren que en el fondo de nuestro corazón aún hay resquicios y voluntad para la esperanza.
Un beso.

Odiseo de Saturnalia dijo...

Hubo personas que me hicieron olvidar la Navidad... y hay otras, que me la han hecho recordar...

Flamenco Rojo dijo...

Catherine…después de leer tu comentario y con el permiso de Amando, sé que no se molestará, te dejo un cuento para una reflexión que alguien que conozco muy bien desde hace 26 años ha dejado en el blog, Solidaridad y Paz, de Beatriz, una de las contertulias y amigas habituales de este rincón.

“Un cuento para una reflexión…

Había una vez un hombre muy aprensivo respecto a su salud, pensando que el día que le llegara su muerte, no podría hacer nada para evitarlo.
Un día, se le ocurrió pensar que a lo mejor ya estaba muerto, veloz fue a su mujer diciéndole,” dime esposa mía, ¿acaso estoy muerto? ”, La mujer sonriendo le contestó,” tócate las manos y los pies, ¿están calientes verdad? Pues eso quiere decir que estás vivo, si estuvieran fríos, estarías muerto, el marido asentó con la cabeza pareciéndole razonable las palabras de su mujer.
Un día que estaba nevando, el hombre fue a cortar leña, quitándose los guantes partiendo leña, notó que sus manos estaban muy frías, acordándose de las palabras de su esposa, se quitó rápidamente los zapatos, y notó desafortunadamente que sus pies también se encontraban muy fríos. Sin ninguna duda pensó que estaba muerto.

Dejó el hacha y su mula, y se tumbó en el frío suelo con los brazos cruzados y los ojos cerrados. Al poco de estar tumbado, una jauría de perros se acercó a la alforja donde guardaba las provisiones, destrozándolas y devorando todo lo comestible que había. El hombre pensó, suerte tienen esos perros de que estoy muerto, sino, yo mismo los echaba a patadas.

La jauría de perros atenta se dio cuenta de la mula atada al árbol, fácil presa para ellos, la devoraron sin más. El hombre pensaba en cómo le hubiera gustado defender a la mula de esos perros si él no estuviese muerto.
Uno de los perros siguió el olor del hombre, que inmóvil permanecía en el suelo. En unos instantes todos los perros estaban alrededor con sus fauces babeantes. Ahora me van a comer, pensó el hombre, sino estuviera muerto otra sería la historia. Al ver su inmovilidad, los perros se le acercaron, y se lo comieron.

Mi reflexión es sencilla.

Se puede pensar que estamos muertos e inoperantes ante la situación de desigualdad e injusticia que vivimos día a día, dejando que nos devoren sin poder hacer nada, muriendo así con ellos. Podíamos haber ayudado, también colaborado, y todo lo que termine en ido/ado. Pero es más fácil pensar que estamos muertos ante dicha tesitura y dejarnos devorar, no por una jauría de perros hambrientos, sino por la cruda realidad.

No muramos como el leñador, y ayudemos a que no devoren las alforjas, ni se coman a nuestra mula, y seguramente así, nos ayudemos también a nosotros mismos”

Marqués.

Amando Carabias María dijo...

Odiseo de Saturnalia
Algunas cosas conviene no perderlas, y estamos muy cerca de hacerlo.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
No sólo no me molesta, sino que tendría que haberme dado cuenta yo del detalle, pues cuando leí el texto en el blog de Beatriz, me encantó. Claro que tampoco está mal recordar el texto que provocó ese comentario, con el permiso tuyo, de la autora y la propietaria del blog:

"Hola, soy una niña de diez años y me llamo Carmen. Nací en un país pobre donde mis padres biológicos no tenían para darme de comer ni cuidarme y me dieron en adopción cuando no había cumplido un año. Hoy vivo con mis padres adoptivos y mis hermanos en una gran ciudad del sur de España, tengo muchas amigas y me siento muy querida por todos ellos. Me considero una niña privilegiada ya que no me falta de nada. Pero me acuerdo mucho de todos aquellos niños que no tienen las mismas posibilidades que yo, que no tienen oportunidad de disfrutar de la infancia, que son explotados, humillados, torturados, etc.
Hoy me gustaría dirigirme a todos los gobernantes de los cinco continentes sin tener en cuenta la nacionalidad ni la religión y hacerles algunas preguntas: ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI haya niños que se mueran de hambre? ¿Cómo es posible que haya niños sin casa donde dormir? ¿Por qué se gastan tanto dinero en guerras? Pienso que estos gobernantes deben ser padres y seguro que tienen hijos y que no les gustarían que les faltara algo, entonces porqué no piensan más en aquellos niños que lo pasan tan mal. Otra cosa es que hay muchos niños que trabajan o van a la guerra cuando tienen edad de jugar y de ir a la escuela y que cuando sean mayores no estarán preparados y tendrán muchos problemas para trabajar.

Mi colegio, donde soy delegada de solidaridad de 5ºA, hace campañas durante todo el curso para la ciudad de Lomé (Togo). Enviamos comidas, juguetes, medicinas y dinero para construir escuelas, iglesias, casas, etc.

Desearía para el año 2010 que los gobiernos de todo el mundo gastaran menos dinero en armamentos y guerras, que haya Paz y más Solidaridad, que ese dinero lo dedicaran a todos los niños necesitados, que no pasaran hambre, que pudieran ir a la escuela y ser felices.

Carmen
Sevilla, diciembre 2009"

Un abrazo a los cuatro: al padre, a los hijos y a Beatriz.

Beatriz Ruiz dijo...

Por la parte que me toca... muchas gracias... pero... no soy yo la que escribió el cuento o la carta de Carmen...

De todas maneras siempre es agradable vuestra mención, claro... muy, muy agradable...

Besos...

Fernando dijo...

Querido amigo: Estoy verdaderamente impresionado por todos los fantásticos comentarios que he leído en tu entrada. Creo sinceramente que sois un gente estupenda. Al lado de todos estos pensamientos tan reales y eficaces, me siento completamente desplazado, porque yo soy ya mayor y vivo actualmente en una especie de isla poética, que me permite subsistir. Me refiero a tu comentario sobre el breve análisis crítico que pretendo hacer sobre la poesía en la red. Por supuesto se trata de la red en que yo escribo y comento. Es una cosa pequeña, nada más, lejos de cualquier fantasía literaria. Es, por así decirlo, un entretenimiento afectivo, sin ninguna categoría poética ni literaria. Pero es el mundo en que vivo estos últimoa años antes del paso definitivo a lo insondable. Todo lo que puedas ayudarme en este sencillo trabajo será realmente muy bien recibido. Gracias otra vez por tu comentario.Un fuerte abrzao,

Amando Carabias María dijo...

Beatriz
Pero fue en tu casa donde se publicó y donde voló para disfrute, y creo que la mínima regla de urbanidad es citar las fuentes.

Amando Carabias María dijo...

Fernando
En nombre de los contertulios que por aquí vienen y me hacen el honor de enriquecer este rincón, muchas gracias.
Mantengo las palabras que dejé en tu blog. Creo que es interesante y loable lo que haces, y que en este año y un mes que llevo zascandileando en la red he descubierto que la poesía se ajusta muy bien a sus características. La variedad de estilos se funde en la velocidad y cercanía para viajar de uno a otro confín de la tierra. Y hay de todo (no me refiero a la calidad, sino a la variedad). Por eso comoprendo que es imposible, por inasible, abarcar todo lo que se publica de este modo. Probablemente mientras estoy tecleando esta frase se habrán editado cientos de poemas...
La cantidad no suele ser sinónimo de calidad, pero creo que algo se salvará.
Alguien se debería dar cuenta de todo este potencial. En ciertos sectores parecemos invisibles, pero no es cierto.
Estaría por afirmar que el próximo/próxima gran poeta en español publicará su primer poema en algún blog.
Y que tú hagas ese trabajo sobre la parte que puedes abarcar, seguro que algún día para alguien es importante.
No lo dudes.

Marina Fligueira dijo...

Me parece una obra excelente y human. En un terrible desamparo estos miles y miles de seres inocentes que se ven obligados al menosprecio, a tener por techo el firmamento y por cama el asfalto, a sobrevivir- revolviendo las basuras para recoger lo que tiran los más privilegiados. Exponiéndose a ser maltratados- violados y cuatas vedes a la muerte. Me parece bien lo que hace esa ONG. Pero creo que urgentemente necesitan un techo, comida, rapa y cariño. De hecho hay otra ONG, que está haciendo esa tarea tan importante. Pero son tantos los necesitados… que solo es un granito de arena. Difícilmente- si los gobernantes no ponen manos a la obra: Pueda solucionarse ésta lacra que va consumiendo a los más sensibles en nuestro planeta. Es vergonzoso que en pleno siglo XXI. Tengamos que presenciar tantas miserias. Ojalá se ablanden los corazones de quien pueden- si quieren porque poder es querer y den solución a este gran problema de la pobreza. Un abrazo solidario.

Marina Fligueira dijo...

Vaya me quedo con la boquiabierta. Entré leí tu entrada Amando, y pasé a leer lo de la ONG. Entonces me puse a escribir mi comentario sin haber leído los otros. Ahora que leo lo esta precisa niña me quedo sin palabras. Y precisamente lo que yo escribo tiene algo en común. Estoy apenada porque alguien pueda pensar que he copiado de ella. Bien sabe dios que no es así. Un brazo grande- grande para Carmen y su querida familia. Que sean muy – muy felices.

AVATAR dijo...

Impresionante, tanto la entrada como los comentarios. Necesitaré tiempo para asimilarlo todo.

Mientras, quiero seguir pensando que los "magister" piensan como tú o intentan ver más allá del plato de lentejas y de las facilidades prestadas para el adoctrinamiento. No sé si es que cada vez quedan menos maestros o es que el mundo ha cambiado tanto que se les ha cerrado la posibilidad de serlo...

Un saludo.

catherine dijo...

Pepe el cuento lo habìa leìdo en el blog de Beatriz donde habìa ido para leer la carta de Carmen.
Beatriz, he mandado un mel a Pepe con besos para Carmen.
Gracias a los dos, serìa una làstima perderselo, es mejor hablar de estos escritos dos veces.
Creo que las pequeñas ONG, los granitos de arena hacen un trabajo tan eficaz como el de las grandes. Creo que una carta, un post son granitos eficaces también. Y necesitamos granitos de poesìa también.
No digamos que somos muertos antés de tener frìo, cruzandonos los brazos. Hay tantas maneras de actuar.Hay esperanza, sì.

Flamenco Rojo dijo...

Ahí va un granito de poesía...

Una mensaje se pierde,
una torre se derrumba,
pero dos amigos de verdá
no se olvidan ni en la tumba.

Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

Que haya corazones nobles y,
hagan que su carita sonría,
pongamos granitos de arena,
uno tú, otro yo otro María
haremos mitigar su tristeza.

Un abrazo. Pepe, y felicidades.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira
Creo que nadie en su sano juicio, podría pensar que copiaste nada de lo que dice Carmen.
Es algo tan obvio, tan evidente que no lo hiciste... En todo caso, no está de más, ni sobra, todo lo contrario, machacar la misma idea personas tan diferentes en edad. Es por esto quizá que sea más evidente aún la injusticia y la sinrazón de esta situación. Todos lo vemos, pero quien realmente puede no hace o no hace lo suficiente.
Bonitos versos, Marina, entre todos arrimemos el hombro...

Amando Carabias María dijo...

Avatar:
Buenos días, bienvenido a este rincón. Gracias por tus palabras. Me hace especial ilusión un comentario como este venido de alguien con quien comparto visita a otros locales. :)
Respecto de los "magister"... De verdad, sí me lo creo. Puede que haya un grupo dentro de ese grupo que por muchas razones hayan dilapidado su cuota de ilusión y ya estén en el sector trabajo para cobrar, sin otra justificación, ni motivación ni ganas... Pero la gran mayoría, aunque haya días grises (que eso es inevitable), seguro que son ilusionados jardineros.

Amando Carabias María dijo...

Catherine
De Sur a norte, de este a oeste los granitos de arena han de formar un sólido edificio que nadie puedea descomponer, llamemosle Solidaridad.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo
Verdades como esa, son las que definen a un individuo.

AVATAR dijo...

La verdad es que te "conocí" por esos lugares comunes que mencionas y llevo tiempo leyéndote, pero hasta ahora no había comentado nada.

Ojalá sea como dices, respecto a los magister. Y ojalá les dure.

Amando Carabias María dijo...

Avatar
Gracias por tus palabras y por el seguimiento silencioso. Que alguien que escribe cómo tú lo haces, me lea, me llena de orgullo y de "responsabilidad".
Abrazos