miércoles, 4 de noviembre de 2009

TRIBULACIONES DE UN ESCRIBIDOR DEL CLUB LETAL


Como ustedes bien saben, no formo parte del CAS que significa, según la denominación utilizada por Andrés Trapiello en sus diarios, Club de las Almendras Selectas, y hace referencia a los Escritores Importantísimos que diría nuestra contertulia Alena Collar... A estas alturas de la película, sé que ni apareceré en los títulos de crédito del final, esos que sirven para que el personal vaya abandonando la sala una vez concluida la proyección.
Ahora bien, quiero que sepan que he dado un paso importante en mi trayectoria como escribidor.
No formo parte del CAS, vale, pero soy miembro de los escritores del club LETAL (Libros entre Endivias, Telas, Aceitunas y Lechugas). No poseo la información, pero es casi seguro que sea el único escribidor vivo que pertenezca a esta organización sin ánimo de lucro.
Uno de mis libros se codea con otros libros que han pasado al momento del desguace, y puede ser visto por cualquiera que se acerque al puesto que tiene Rafa, el gitano, en el mercado de los jueves de Segovia. No he sido aún testigo ocular del acontecimiento, pero las fuentes son de todo crédito. Les informo pues, estimados seguidores o visitantes ocasionales, que comparto tabla con telas al por mayor, libros de variopinta procedencia, enciclopedias viejas, fascículos antiguos, y otras mercancías a las que Rafael intenta dar salida. Muy cerca, enfrente y al lado, se ubican puestos frutas, golosinas, frutos secos, hortalizas, calzados, pantalones, faldas, ajos, ropa interior...
Sé que me repito, pero barrunto que no es mal sitio La Plaza Mayor de Segovia para que algunos ejemplares de Aquel sábado lluvioso salgan a pasear y a orearse un poquito. Cuando me lo comentó nuestro serpa, a él se debe la información, me dio la risa floja y pensé que había empezado el trayecto a la inversa, pero que lo mismo no era mala manera de comenzar. Al fin y al cabo los caminos del Señor son inescrutables.
Esta novela no transitó la habitual senda que recorren los libros, quizá porque su editor, no sea un editor dedicado a la edición de libros, sino una benemérita institución. Lo que que quiero decir es que no ha pasado por los estantes y escaparates glamorosos de las librerías, de donde pudiera haber sido comprado por algún lector que quizá más tarde lo leyó y, tras años, cayó en el olvido y alguien lo rescató de algún desván polvoriento para recuperar parte de lo gastado vendiéndoselo a un librero de viejo.
No, amables lectoras y lectores, no, esta novela, al menos algunos de sus ejemplares, ya están en el final del circuito, sin haber recorrido ninguno de sus tramos previos, pero como todo es tan extraño, quizá sea éste su verdadero inicio.
Bueno, pues eso, que algunos ejemplares de mi primera novela publicada hace ahora ocho años y unos meses por la Excma. Diputación Provincial de Segovia, reposan sobre alguna de las tablas que Rafa y sus colaboradores extienden cada jueves por la mañana cerca de la iglesia de San Miguel.
Alguien, a quien seguramente la Diputación regaló los ejemplares, ha decidido que no tenían lugar en su casa, y se los habrá vendido a este gitano de pelo rubio y rizoso, de andares vaqueros que acentúa con su sombrero al que no envidiaría John Wayne o James Stewart, y éste, digo Rafa, no James Stewart, habrá valorado la mercancía, a ojo de buen cubero, en un puñado de euros, no de dólares. Según me comentan, los vende a siete... Veamos, entonces el kilo de Aquel Sábado lluvioso sale a nueve euros con treinta y cuatro céntimos, lo digo porque cada ejemplar pesa setecientos cincuenta gramos.
A mi modesto entender este acontecimiento es una segunda oportunidad.
¿Me permiten ustedes soñar?
Pues soñaré.
Quizá algún amante de los libros acuda los jueves por la mañana a una hora indeterminada al mercado de los jueves, precisamente a echar un vistazo al puesto al que me refiero, por si descubre algún ejemplar raro de alguna revista, o de algún libro descatalogado. (Quizá vaya a comprar una pieza de tela para que le hagan alguna prenda de vestir, o decida que los ajos que venden al lado son de buena calidad, ese asunto ahora nos interesa menos). Quizá sus ojos se topen con la portada de la novela, que ustedes conocen muy bien, pues está situada en la columna de la derecha de esta bitácora cibernética; a lo mejor toma el libro en sus manos y comprueba la calidad del papel, el peso del libro, la hermosa ilustración de la portada y, acaso encogiéndose de hombros, decida que se lo lleva a casa... Total por siete euros. Quizá una de estas tardes frías que ya nos acompañan, inicie su lectura y lo mismo hasta le gusta y se engancha con hasta el final y ...
Vale, vale, ya les estoy escuchando a ustedes, no se preocupen ya dejo de soñar.
Si siempre me ha parecido un misterio comprender cómo es posible que alguien se fije en el libro de uno teniendo en cuenta los centenares de libros que se almacenan en las estanterías de una librería, ahora el milagro será que alguien de quienes curiosee por el puesto de Rafa sea capaz de llevarse el libro.
¿Y si mañana me acerco al puesto y le pregunto a Rafa algunas cosas sobre el asunto?
Les mantendré informados, supongo.

41 comentarios:

Isolda dijo...

Como miembro del Club LETAL, creo que es imprescindible tu visita. mañana, al mercadillo en cuestión. De ahí saldrá otra novela, fijo.
Apasionante la vida de tu libro.
Sería importante poner a Gayano en un puesto anexo, para que observe las manos que lo toman, lo miran, lo dejan, lo vuelven a abrir y por supuesto, si alguien abona los siete euros, haga llegar toda la información al autor.
Y el escribidor a nosotros.

¿Qué siente D. Amando, ante la trayectoria seguida por Aquel Sábado lluvioso? Te lo preguntará el director del Diario de Euritmia.

Besos totalmente intrigados.

Maria Sanguesa dijo...

Pienso, como Isolda, que la historia de tu libro es materia literaria. Qué pena que no me pueda acercar a Segovia con el agobio de estos días, porque un libro con esa misteriosa trayectoria se merece un lugar de privilegio en cualquier biblioteca. Y si, además, es una buena novela que engancha y, por añadidura, ha sido escrita por ti...¡ni te cuento! Muchos besos.

Alena.Collar dijo...

El destino de tu libro es un destino maravilloso, Amando.
Verás:
Hay, por las calles de Segovia, una cría de, pongamos unos 17 años.Verás, Amando, esta criatura no tiene mucho dinero, ¿sabes?, lleva unos pantalones vaqueros, recosidos, una chaquetilla imposible, y un paraguas, y le llueve encima, sí, le llueve porque la vida no la ha tratado bien.
Sucede que sin embargo, esta criatura, sueña. Sueña con escribir un día historias que alguien lea; mira los cafés donde se reúnen los Escritores, en Segovia, y piensa: " un día, cuando tenga dinero, un día cuando me hayan publicado a mí, entraré"...
Los mira desde fuera, a través de la ventana. A veces sale un camarero gordo, muy enfadado; la mira la pinta que tiene y la echa.
Y ella se marcha.
Y un día ha llegado a un puesto de cosas viejas, ya sabes, retales, pinturas, cuadritos...y libros.
Y se acerca, y llueve. Y ojea cosas, y llueve, y se moja, y le llueve la tarde. Y lee " Aquel sábado lluvioso...Amando Carabias María"...

-Oiga, ¿cuanto vale?...

Rafa, el gitano, sabe lo que es la lluvia porque le ha llovido el alma desde que tiene uso de razón.

-¿Cuánto puedes pagar?...

Rebusca...

-No, si solo preguntaba, solo tengo cinco euros. Será caro, era curiosidad.

-Pues...es que está rebajado de precio... Vale cuatro con diez.

Cuando sale de ahí con el libro abrazado bajo la lluvia, el gitano la mira soñando con su propia juventud.

Anónimo dijo...

la risa floja con el club letal, con las verduras y las telas hilarentes, se me han contagiado a mì también. Qué pena no estar ahora en este mercado, que alli estaba un 17 de septiembre que se parecìa con un 4 de noviembre.
Las vìas que conducen al lector son impenetrables. Esperando aun màs noticias que las que dan las contertulias...

catherine dijo...

soy yo la anònima, no tanta anònima con sus acentos al revés. Besos.

maririu dijo...

pues me parece un sitio fenomenal, Aquel sàbado lluvioso es un best seller
qué es un best seller? pues un libro que se vende en los sitios en donde una compra ademàs de libros, yogures frutas ajos, polvos de pirlimpimpin para la ropa etc
Y lo mejor un autor de best sellers es millonario;
Benos dpas desde Grenoble

Y tienz razon Amando, Isolda; lo de romàntico iba por el quicio de la mancebia gatuna.

Ventana indiscreta dijo...

Pardiez!
Tres cuartos de kilo!
Amando, no. Éso debió de ser una inundación y no un sábado lluvioso.
Estar entre telas ya es un modo de estar arropado.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Me situaré bien, obsarvaré bien, hablaré con Rafa, y miraré a ver si Gayano o del Río merodean, o si don Efrén envía a Elio.
¿Tendré que ponerme corbata por si va algún reportero gráfico y salgo en Diario de Euritmia.
¿Y si voy de incógnito?
Vaya papeleta.
Esto necesitaría una reunión urgente de la directiva del Club LETAL, pero como soy su único miembro vivo tendré que reunirme conmigo mismo.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
Podría haber estado en Estampaciones, el relato digo. Es precioso, como todos los que llevo leídos de tu libro.
Muchas gracias, por el regalo. Sí quizá así sea.
Y si sucede, como suele suceder a esa edad, que además se conecta de vez en cuando a internet, y por un casual teclea ese nombre de ese autor desconocido y llega aquí, podemos quedar para que le dedique el libro, y lo haría, seguro, pensando en que tú has tenido que ver con el milagro.

Amando Carabias María dijo...

María Sangüesa:
La biografía de este libro, en efecto, tiene un capítulo que se va adensando. Y empieza a ser materia literaria, o sea, materia de la realidad, porque lo que se nombra es lo que existe, si hacemos caso a la teoría de Ayala, de quien no quiero olvidar dejar una referencia hoy.

Amando Carabias María dijo...

Catherine
¿El 17 de septiembre? ¿O sea que han pasado casi dos meses ya...?
Desde que te fuiste no ha vuelto a llover. Es como si la lluvia, que está más cara que el kilo de libro, hubiera querido perjudicarnos nuestro paseo por Segovia o hubiera querido empujarnos a aquellos cafés tan deliciosos.
Quizá mañana sea como aquel jueves y se convierta en un jueves lluvioso.

Amando Carabias María dijo...

maririu
Creo que tendré que ir a ver mi cuenta, porque hay algo que no me cuadra dentro de tu exposición.
Claro que probablemente no hables del vil metal, sino de otra cosa. Si es de lo otro, efectivamente, el escribidor está al nivel de Dan Brown.

Amando Carabias María dijo...

Ventana indiscreta
Es que ya sabes que el papel absorbe mucho agua... No se me ocurrió otra cosa que situarlo en el día que más llovió en Jerusalén.

Flamenco Rojo dijo...

Tengo la fortuna de pertenecer al club de los que tenemos los setecientos cincuenta gramos de “aquel sábado lluvioso”. Y no lo tengo en un lugar privilegiado de mi biblioteca particular porque este escrito por un amigo…no, lo tengo porque me encantó su contenido…de cómo su autor se las ingenia para hacernos ver cómo reaccionan las personas que pierden a un ser querido. Y ya no doy más pistas. Así que a pasarse por el mercaillo de los jueves de Segovia y a comprar los ¾ de Kg. de “aquel sábado lluvioso”.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce
Cómo alegra a un escribidor encontrar a un lector y, sobre todo amigo. Además has hincado el diente bien al texto, al fondo de la cuestión.

Tempero dijo...

http://www.goear.com/listen/2b24691/Pregón-por-bulerías-el-frutero-rocio-segura

Imagínate a Rafa cantando estas bulerías.

Llego el frutero(Pregón)
Llego el frutero,
venid a acompañarme muchachas
y esa fruta de Aranjuez
y a esos perillos de Ronda
como le gusta a usté.

¿Qué quiere la niña?
si le ofrezco las piñas,no quiere
las manzanas no las quiere ni ver
ni la uva de Almeria
¿qué es lo que quiere usted?

Tambien llevo la rica banana
y las peras del mismo Aragón
asomarse niñas a la ventana
que las doy a prueba con la condicion
que me compren siquiera un kilito
si no gustan no quiero dinero
ya se va,ya se va el frutero
el frutero se va.

Grande caías has pegao
grande caías has pegao
debes de reconocer
que un debel te ha castigao.

Tiene los dientes,
tienes los dientes
que parecen granitos
de arroz con leche.


Y que Rafa pregona la lluvia, y que si no llueve devuelve el dinero.


PD. Tienes que contarme cómo metes los enlaces en los comentarios, que soy muy torpe en ésto.

javier dijo...

Amando, que facilidad tienes para escribir de cualquier cosa que ves o llega a tu conocimiento; ya me advertiste el jueves pasado que lo de los tres ejemplares de Aquel Sábado Lluvioso eran tema para una entrada en el Blog. Me alegro de habértelo contado, entre otras cosas porque también me han gustado los comentarios a la entrada, que imaginación teneis tod@s.
Catherine, es cierto lo que dice Amando, de lluvia en Segovia nada, si recuerdo que el día que coincidí contigo llovía. Un saludo

chus dijo...

una foto!!!!!!

Isolda dijo...

Javier, ¿los viste tú? Tres!!!
Tenías que haber comprado dos. ¡Sabes la subasta que se podía organizar!
Que no se repita, si siguen ahí, alguien tiene que hacer algo, además de la foto que pide Chus.
Porque ya he termindo mis vacaciones, que si no...

Besos a los dos.

Amando Carabias María dijo...

De parte de Tempero

Amando Carabias María dijo...

Tempero:
Pues a Rafa no me cuesta mucho trabajo, pero menos aún a Juan y a otro Rafa, que además toca la guitarra que es un primor.
Espero que te haya llegado la respuesta.

Amando Carabias María dijo...

Javier:
Pero es que era muy fácil, no tiene excesivo valor, al fin y al cabo estamos hablando de una criatura que me costó unos cuantos años sacar a la luz.
Y muchas veces te digo que tengo mucho, pero que mucho peligo.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:

¿No recordabais que Javier era nuestro serpa...?
Pues no lo compró porque ya lo ha leído que no quiere decir nada por su habitual modestia, pero sé que lo ha leído... Y alguno más.

Lo de la subasta sería a la baja, no?

Amando Carabias María dijo...

Chus:
Si Rafa nos ve sacando una foto de su puesto lo mismo nos pide pasta por ello. No va a ser fácil...
¿Y si te acercas mañana y la haces con el móvil en un descuido y me la mandas?

Isolda dijo...

Claro, claro, a la baja, tú dejame la subasta a mí!
Y conste que no has especificado que eran tres tomos.
Como para perder la ocasión!
Besos humilde escribidor.

Amando Carabias María dijo...

Isolda
Siempre he dicho que me hace falta un representante o agente literario.
Aclaro: la novela NO tiene tres tomos, se tratataban de tres ejemplares. Ya sé que lo sabes, pero para evitar confusiones...
Anda que si llego a escribir tres tomos de lo mismo alguno me cuelga...

javier dijo...

Lo de la foto creo que va a ser complicado, lo digo porque las previsiones meteorológicas no son muy buenas para desplegar un tenderete de mercadillo y es posible que Rafa no acuda mañana a la Plaza Mayor y si lo hace..., ¿estarán ya los tres libros? ¿faltará alguno?. Trataremos de verlo.

Amando Carabias María dijo...

Javier:
a) Que Rafa no ponga el puesto porque amenace lluvia o incluso llueva, te lo concedo, vamos que pasará. Ya sabemos que cualquier excusa es buena, pero habrá otros jueves.
b)Si lo pone, estarán los tres libros, salvo que se le olvide llevarlos, seguro.
c)¿Te vas a llevar la cámara? Yo no

javier dijo...

Yo no estaría tan seguro de que estén los tres libros.
Probablemente si que llevaré la cámara.

Amando Carabias María dijo...

Javier
Pues quedo en las manos del serpa del grupo.

Alena. Collar dijo...

Bueno!...esto empieza a ser una novela de misterio...
¿Estarán los tres libros (que no tomos), estará el gitano, lloverá, podrán nuestros héroes sacar la foto, y de ser así podremos ver el fruto de ello?...

"Queridos lectores: no se pierdan la próxima entrega de:

LAS APASIONANTES AVENTURAS DE LOS TRES VOLÚMENES BAJO LA LLUVIA"...

¡TATATACHÁNNNN!...

Amando Carabias María dijo...

¿Algo parecido a esto, Alena?

Isolda dijo...

Alena, hoy ha llegado tu libro y he tracionado a Cortázar. Me gusta mucho, más que el anterior. Lo has descrito perfectmente en tu blog; son retratos, estampaciones, es ameno. Me gusta ese asomarse al balcón.
Besos estampados con suavidad.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Yo también he avanzado en la lectura del libro de nuestra contertulia.
Y tengo una opinión similar a la tuya, que haré extensa en su día.
Por lo demás, y ya que sale la cuestión, por si alguno no habéis pasado por su bítácora, cosa que deberíais subsanar cuanto antes, os comunico que el día 21 de noviembre a las 19.00 en La Librería "La Clandestina" de Madrid (C/ Palma 49), se celebrará el acto de su presentación pública.

Flamenco Rojo dijo...

Bueno por casa ya se lo ha leído Mary y yo lo tengo ya casi cepillao, me refiero a "Estampaciones" claro...Me quedé en la pag. 66 "La blusa estampada". Hice una pausa para ver el partido de futbol de mi Sevilla F.C. (para olvidarlo) y ahora continuaré. Aprecio en el libro de Alena un sentimiento de afecto en los relatos que inspiran la frescura y la inocencia de un niño, con un lenguaje muy delicado, suave, tierno. No me iré esta noche al sobre sin terminarlo.

Por cierto, hablando de libros de autores amigos, ayer terminé “Crimen en el barrio” de Santiago Carabias. Recomendable, es fresco, divertido y con una trama muy original. ¿Dondeandará Santi que no aparece por este blog últimamente? A lo mejor está escribiendo la segunda parte de “Crimen en el barrio”…

¿Y nuestra sirena? No estará enferma, ¿no?

Alena.Collar dijo...

Glups...
(En general...)

El enlace maravilloso...

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce/Flamenco Rojo
De Crimen en el Barrio diré que es recomendable siempre, aunque no todo tipo de público lo vaya a admitir. Pero mejor no demos pistas. Yo me lo pasé pipa, desde luego.
Sé que el autor anda perpretando algo, pero sobre todo sé que tiene mucho curro...
Lo mismo que le ocurre a nuestra sirena, tal y como nos dijera el otro día.
Desde aquí doy las gracias a Reyes por haberse hecho seguidora de Pavesas...
Toda la familia, vamos...

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
El enlace era fácil, aunque muchas copias estaban desactivadas o eliminada la posiblidad de inserción...
Ya sabes que en este rinconcillo se te aprecia.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira
Como te he contestado ya por correo privado, he suprimido tus dos entradas.
Espero que no te moeleste.

Evaasecas dijo...

Pasé por aquí, me gustó, volveré, un saludo. Y ese libro... hay que seguir su pista...

Amando Carabias María dijo...

Evasecas
Gracias por tu visita y por tus palabras. Felicidades a los doce años de tu chaval y a ti, claro.
Un beso.