lunes, 4 de febrero de 2013

No hay santo sin octava.


Hoy hará una semana que Quizá un martes de otoño fue presentado en el café literario Libertad 8 de Madrid.
Sin embargo hasta estos momentos he permanecido en silencio, no porque las cosas fueran mal o regular allí —más bien sucedió lo contrario—, sino porque quien de algún modo protagoniza el poemario, aunque esté oculta en la sombra y sea referencia de los versos, volvió a sufrir en su organismo otro martes terrible, no el de otoño que da título al libro, sino en pleno invierno.
Pero por suerte, y a pesar de estos días tan difíciles, la amistad toma el mando de las operaciones.
Fer es alguien muy especial para mí. Nada tiene que ver con el mundo de la poesía, pero tuvo el ánimo de presentarse en el café. No sólo él, sino su gran compañera, su cámara fotográfica, con la que plasma pedazos de su vida. Parte de estos instantes poco a poco, los va subiendo al blog que lleva: FdeGustín. Momentos fotográficos.
Aquí os dejo el enlace a la entrada que se ha convertido en un reportaje sobre aquella tarde que fue hermosa, muy hermosa, a pesar de que el filo de la navaja ya se abría siniestro. Y que tiene el valor añadido (al menos a mi modo de ver) de tratarse de la mirada ajena al mundillo poético. Es decir una mirada diferente de otras que puedan haberse producido, o se produzcan.
Aquí dejo también una de las fotografías de su reportaje: 

Un aspecto general de la sala con parte
de los asistentes al acto.

14 comentarios:

emejota dijo...

Me alegra enormemente que "la criatura" siga creciendo saludablemente fuera del seno paterno. Ahora bien, me he quedado fría con lo del "martes negro". ¿No será I.? Ahora mismo le llamo. Bss.

Flamenco Rojo dijo...

Ya me pasé por el blog de Fer y allí dejé mi testimonio y agradecimiento por haber compartido el reportaje. Por lo demás muchos ánimos amigo.

Un fuerte abrazo,
Pepe Gonce

Isolda dijo...

Como ya es costumbre, Pepe se adelanta siempre, en otro caso no sería él. También he pasado por el blg de Fer que sigo, no para aumentar la cifra, que conste, es que me gusta.
Amando querido, sabes que nos tienes para lo que podamos ayudar.
Ese poemario para tu madre, es una delicia y lo sabes (quizá en su interior, lo sepa ella también)
Una tarde magnífica por lo que veo y rodeado de amigos.
Muchos besos, siempre.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

¿Sabes, Amando? A raíz de tu publicación solicité a Ediciones Urania tu poemario. No me han contestado.
Te lo digo porque quizás a otros les pase como a mí. Avísalos.
Muchos besos.

Amando Carabias María dijo...

Querida María Luisa, muchas gracias por el aviso. Desde la editorial me han comentado que el problema ha sido ya subsanado y mañana mismo sale para allá. Repito, muchas gracias por el aviso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me alegra que todo haya ido bien, me alegra mucho. Te mereces lo mejor, Amando.

En cuanto a lo que dice Mª Luisa, a mí me ha pasado lo mismo y esta misma noche me ha escrito Amelia para decirme que mañana sale el poemario para acá. La gira ha impedido que se mandaran antes.

Bueno, un abrazo muy grande y muchos ánimos para todo, que sé que los necesitas en ocasiones.

Amelia Díaz Benlliure dijo...

Es un placer recordar unos momentos tan maravillosos, querido Amando. El reportaje de tu amigo Fer es realmente genial.

En cuanto a tu madre, amigo, sabes que te comprendo muy bien, pues estamos pasando algo parecido.

Sin que sirva de excusa, el hecho de encontrarme peor a mi madre a mi regreso, más el cúmulo de correos tras los seis días de viaje, ha hecho que algunos mensajes se despistasen (3) y alguno se fuese a la carpeta de spam.

Pido disculpas y, en cuanto me den las direcciones, los libros serán enviados con mucho gusto.

Amelia Díaz dijo...

Es un placer recordar unos momentos tan maravillosos, querido Amando. El reportaje de tu amigo Fer es realmente genial.

En cuanto a tu madre, amigo, sabes que te comprendo muy bien, pues estamos pasando algo parecido.

Sin que sirva de excusa, el hecho de encontrarme peor a mi madre a mi regreso, más el cúmulo de correos tras los seis días de viaje, ha hecho que algunos mensajes se despistasen (3) y alguno se fuese a la carpeta de spam.

Pido disculpas y, en cuanto me den las direcciones, los libros serán enviados con mucho gusto

Amando García Nuño dijo...

La octava de un día que tuvo que resultar muy especial para tí. A pesar de ese siniestro filo de la navaja que te aguardaba. De ése no habrá octava. Un abrazo fuerte.

Marina Fligueira dijo...

Hola Amando, el reportaje que tu amigo nos presentó es fantástico, pero es lo que te mereces o quizá más.
El libro es una joya como para tener a buen resguardo, quizá en una caja de cristal de Murano, para ver y leer con frecuencia, Quizá un martes de otoño. ¡Me ha emocionado mucho! ¿Será por ser madre y abuela? Emocionará a muchos/as estoy segura.
Un abrazo grande: mi felicitación y admiración.

Abuela Ciber dijo...

Place visitarte y ver como has hecho camino al andar.

Un abrazo portador de muchisimo buenos momentos mas en tu vida literaria.

María Socorro Luis dijo...


Todo el éxito por buen poeta y por buena persona. Pronto tendré tu libro.

Besos.

Evaasecas dijo...

Querido amigo, a pesar de que no me prodigo mucho(más bien nada) en comentarios, sigo el hilo de los acontecimientos de tus días.
Me alegro muchísimo porque como bien dicen más arriba, es lo que mereces. Un abrazo( en las sombras).

Abuela Ciber dijo...

Te deseo que tengas un muy buen fin de semana, que logres que los buenos momentos sean placenteros, a pesar de factores externos.

Cariños