domingo, 18 de noviembre de 2012

Sus labios

Queridos lectores, queridos amigos:
Este blog ha cumplido hoy, dieciocho de noviembre, su cuarto aniversario. Cuando comencé esta aventura, nunca soñé llegar hasta aquí. En realidad no soñé nada. Su título sugiere fugacidad y levedad. Lo efímero de mis letras que, sin embargo, más o menos asiduamente, llevan lanzándose al espacio de Internet, como esa breve frágil mariposa de la que hablaba en la primera entrada.
Hoy, a modo de celebración, he concluido este poema, en el que, quizá se pueda encontrar una declaración de intenciones o quizá un intento de autorretratarme. En fin eso, o lo que cada uno quiera leer, si es que se quiere leer.
En todo caso, gracias por vuestra fidelidad, gracias por vuestra generosidad y gracias por leerme.



Ahora que la albada está tan lejos,
y la noche parece emperatriz
de todos los latidos
—el mío, el de la especie, el del futuro
y hasta el de las semillas de los sueños—,
camino inerme y ciego
recorro un laberinto,
atravieso cadáveres sin nombre
y pinto mi bandera con sus labios,
nación para los besos,
donde me olvido
durante eternidades o segundos
de este dolor que arrastro
como una piedra inútil que desgarra arterias
por donde escapa el horizonte
y el fuego de la luz va agonizando.
Lo sé:
es mi verbo clamor de una derrota:
ni puedo vencer al dolor,
ni puedo derrotar al sufrimiento,
ni puedo cercenar a la injusticia.
Sin embargo me empuja un verso
inútil aunque inapelable.
Si no soy ciego sordomudo:
¿cómo cantar ocasos,
caricias, pétalos o aromas,
mientras crece el galope de la sangre
y los cuatro jinetes destruyen el planeta?
Lo sé:
mis versos son palabras féretro,
pólvora sin perfume,
pétalos sin metralla…
Mi voz quisiera
subir a los andamios o a los barcos
y bajar a los túneles mineros,
a pesar de mi vértigo y mi claustrofobia;
diseminarse en surcos cereales
y crecer junto al torno y al martillo,
a pesar de lo endeble de mis manos;
mecerse entre chupetes y pañales
y volar entre tizas y recreos,
a pesar de la atrofia de mis sueños;
zambullirse en las lágrimas y el luto
y respirar el pus de las heridas,
a pesar de las prisas de la vida…
Pero a pesar de todo,
ni entrego mi esperanza,
ni apago mi linterna,
ni termino mis sueños
                                porque debéis saber
que al acabar vencido la jornada
—siempre vencido— ,
vestido del hedor de la derrota
—diario el fracaso de la especie
y mi fracaso, diario —,
su labio alivia mi dolencia.

27 comentarios:

©Laura Caro dijo...

No sé que ocurrió; se borró mi comentario. Así que lo repito:

Muchas felicidades, Amando.
Que nunca dejes de tener palabras para compartir por éste u otros medios.

Un abrazo.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Los cuatro jinetes del Apocalipsis serán vencidos por el verso débil y dulce, Amando.
Siempre ha sucedido, aunque el trabajo haya sido inmenso. La sinrazón de un fracaso generalizado nos volverá a la razón del amor y la paz.
Tu poema es tan completo hacia todos y todo que asombra, compunge y nos hace sufrir la injusticia de la autodestrucción.
La fructificación de las semillas de los sueños se hará regándolas con la sangre de los que sufren pero su mies tendrá el poder de curación del resto de esta vorágine que nos trata de engullir inexorablemente.
Exquisito, potente, duro, espléndido, excepcional poema, Amando.

Un inmenso abrazo a Marián y a ti, querido amigo Amando.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Enhorabuena por estos cuatro años y deseo que sean muchos más, querido Amando.
Para mí ha sido una grandísimo placer conocerte, leer tus poemas llenos de emoción, tus palabras alzadas, intuir a la persona noble que vive y palpita en Segovia.
Eres de los imprescindibles, de los que no se olvidan, de los que calan en el interior y se afianzan en el recuerdo.
Gracias por ser así.

El poema es magnífico, como casi todos los que sacas.

Un abrazo (ojalá algún día pueda dártelo en persona).

paco kali dijo...

Feliz cumpleaños y van cuatro, que
joven eres, te quedan muchos por
delante y que sigan así de bien.
El poema una pasada.
Buena semana y mejor año

La Solateras dijo...

Muchas felicidades, Amando. Y que sepas que has sido uno de los grandes descubrimientos que he hecho en estos años.

Un beso

FranCo dijo...

Sin cohetes, sin ruido, sin alcohol ni comilonas, no podías ser una persona común y celebrar el aniversario con otra cosa que no fuera con letras. Así, sin estridencias, con parsimonia, con discreción... así es como te conozco y no esperaba otra forma.
Felicidades escritor.

Elvira Daudet dijo...

Felicidades por estos cuatro años y por todos los que vendrán, querido Amando.

Hubiera reconocido la paternidad de tu conmovedor poema entre mil, esa forma tan personal de ajustarlo en la tristeza sin aullidos, pero con un temblor del alma hasta los huesos.

Un abrazo
Elvira

Fernando dijo...

Querido amigo: tu pñoesía me parece escelente. Refleja claramente tyu inquietud social y la triateza que te embarga por no poder resolver las angustias de nuestra época. Yo te sugiero algo quizás mássencillo que estoy seguro que haces. Lo importante es el prójimo, el PRÓXIMO. A él tenemos que dedicar fundamentalmente nuestros esfuerzos, mejorar su vida, alentar sus ideales, dedicar nuestro tiempo. Sólo así podremos encontrar cierta paz dentro de nuestra mente y de nuestro corazón, sin espectacularidad pero con rabia interna para luchar por los demás. Un fuerte abrazo.

Amando García Nuño dijo...

Siempre hay unos labios para los vencidos que, con terquedad insomne, volverán a salir a la batalla. Siempre habrá unos labios (y muchas manos) para gente como tú. Un abrazo.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Una secuencia muy machadiana cuya fuerza es, a mi parecer, el sentido del tacto.
¡Enhorabuena!
Besos.

Flamenco Rojo dijo...

Muchas felicidades amigo...y gracias a ti por esas horas, por esos latidos del corazón que se reflejan en cada línea que escribes.

Un abrazo.

Jesús Aparicio González dijo...

"ni entrego mi esperanza,
ni apago mi linterna,
ni termino mis sueños"

Felicidades por el aniversario y por la sencillez y sinceridad de tu poema.

Un abrazo amigo

Jesús

María Socorro Luis dijo...


Solamente gracias Amando, por lo que dices, por como lo dices y sobre todo, por como lo sientes. Gracias por tus versosestímulo, por tu ejemplo.

Y felicidades-zorionak por los cuatro años y por esos labiosalivio.

Ramón María Vadillo dijo...

Tal y como describes en tus primeros versos, todo parece querer encontrar un final nada grato. Comparto la apatía con la que nos quieren envolver los acontecimientos, aunque la esperanza en un despertar -a tiempo- amanece en nosotros todos los días. No puede ser tan complicado convivir, digo yo, en fin...Ánimo y muchas felicidades Amando.

Maria Sanguesa dijo...

Solamente quiero darte las gracias por estos cuatro años de amistad y de disfrutar de todo cuanto escribes. Y que sigan muchos más. Un besoabrazo muy grande.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Amando!

¡Ay amigo mío! Que delicia de versos vestidos de sabiduría y elegancia como nos tienes acostumbrados.

¡Pero primero! Felicidades por esos cuatro años de andadura por este apartado de tu casa: que sigas deleitándonos por muchos -muchos años más.

Amando eres único escribiendo, pues a veces leo a diferentes escritores que tienen una cierta similitud sus letras, sin embargo las tuyas proyectan imágenes únicas que hace que se distingan allí donde quiera que estén plasmadas.

Palabras sabias por naturaleza, y son pólvora sin perfume si. ¡Y si quieres, hasta pueden ser pétalos de metralla! Pero siempre serán oportunas precisas y muy necesarias.

¡Y tus sueños son los más claros y ricos! ¡Y no me refiero a lo material! Sino a lo intelectual.

Aunque sé que son metáforas, ¡Y me perdonas! Eh!! No me agrada y me duele tu zambullido en lagrimas y en luto ni que respires el pus de las heridas. Prefiero que respires el aroma de los pinos y de las rosas aunque el rosal tenga espinas.

Nunca entregues la esperanza y esa antorcha o linterna que siga encendida y que te de la claridad necesaria por siempre.

Gracias Amando, por regalarnos tus preciosas letras. Adelante siempre.
Te dejo mi gratitud y mi admiración siempre. Feliz semana. MARINA.

Nines Díaz dijo...


Celebro ese aniversario de publicaciones en tu blog que nos permite conocer tu poesía y disfrutar de ella.

Felicidades, Amando.

Un abrazo.

catherine dijo...

Felicitaciones Amando y gracias por ser como eres, siempre empeñado en el bienestar ajeno, desde el menor detalle para las amigas hasta las grandes causas. .
Un abrazo fuerte.

Isolda dijo...

Querido Amando, cuatro años de tu primera entrada, que auqneu he vuelto a leer, no se me olvida. Tiene razón Marina, hagas lo que hagas y escriba sd el modo que sea, eres reconocible desde la primera frase. No sabes juntar dos letras sin que aparezca la poesía que llevas dentro. Sea aquí o allá te seguiremos siempre, porque ya frmas are de muchos de nosotros. Enhorabuena, poeta escribidor y muy querido. No tienes más que ver todo lo que te han dicho más arriba.
Besos de latidos, como dice nuestro Flamenco.

fcaro dijo...

Felicidades Amando. Cuatro años no son nada para lo que esperamos. Mi abrazo.

Armando Manrique Cerrato dijo...

¡Enhorabuena por ese aniversario y por tantos versos como estos con los que nos deleitas habitualmente! Un abrazo y a seguir adelante

Ángeles Jiménez dijo...

Felicidades, Amando, brindo por tus bellas letras.
Un beso

Evaasecas dijo...

Muchas felicidades Amando.
De vez en cuando me dejo caer por aquí, ya sabes, aunque no deje nada. Un abrazo.

Beatriz Ruiz dijo...


Querido amigo. No podía ser de otra manera, "diario el fracaso de la especie y mi fracaso, diario".

Es una gran alegría poder contarte a pesar de todo y seguir adelante.

Te beso.

Miguel Angel dijo...

Declaración de intenciones, o un beso alado, o un retrato autoretratado. ¡Qué más da! Lo que es cierto es que es pura música tu poema, un remanso de alma. Enhorabuena y que nos sigan acompañando por muchos años tus letras.

Marina Fligueira dijo...

Hola Amando: paso a saludarte, releer este bonito poema y a la vez algo melancólico.

Desearte un delicioso fin de semana, en la compañía de esos labios que curan las dolencias.

Te dejo un abrazo y mi estima siempre.

Adelante, que ningún mal viento arrastre tus bonitos sueños y que aparezca delante de ti, el equilibrio de los sentidos, la armonía de los elemento, el aroma de la madrugada,la luz sobre el olvido y la música del crepúsculo sobre le vida.

Un puñado de besos para compartir con aquellos que tú más quieras.
MARINA.

Marina Fligueira dijo...

Gracias Maestro, por ese escueto Amen.

Feliz día, aquí ventoso y lluvioso.
Un abrazo para compartir con los tuyos.