jueves, 21 de junio de 2012

A veces los poemas





A veces los poemas
sólo se escriben
con la tinta del llanto.

A veces los poemas
sólo se escuchan
mirando en su silencio.

A veces los poemas
sólo se leen
cuando la luz dormita

18 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

... O lo que podríamos llamar "Tres verdades poéticas".

Un abrazo.

Mª LUISA ARNAIZ dijo...

Llanto, silencio, sueño: las esquinas de la vida.
Un beso.

Flamenco Rojo dijo...

Que los poemas que se escriban con la tinta del llanto sean los menos.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Hoy la sencillez llamó a tu puerta y te dejó tres besos leves, como ala de mariposa.

Abrazo

Paloma Corrales dijo...

¿Haikus con el paso cambiado? En cualquier caso te han quedado limpios y bonitos.

Un beso.

La Solateras dijo...

Demasiadas veces los poemas se escriben con la tinta del llanto. Quizá convertir el llanto en poema sea una defensa, no sé.

En cualquier caso, tres verdades muy bien dichas.

Un abrazo fuerte.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Escritura transparente, silencio escuchado y lectura en la oscuridad, elementos fundamentales para comprender los signos gráficos, escuchar el son monótono de la pluma al lijar el papel para dejar su señal, imaginar el mundo nuevo que salta desde la blanca página y te envuelve.
Transparencia, silencio, oscuridad, signos, sones, señales e imaginación, conforman este mundo que nos describes con una exactitud digna de ti, un poeta.

Un fuerte abrazo, Amando.

Isolda dijo...

Me uno al comentario de María Luisa, me gusta y es muy afortunado. Añado: a veces los poemas nos desbordan en tres frases. Escueto y sencillo, dice tanto! No puedo competir con los besos de Soco; a pesar de ello, te envío los míos, siempre.

María Luisa Mora Alameda dijo...

Me gusta mucho esa sencillez que sale de lo profundo de tu corazón y lo dice todo con tan poco. Enhorabuena Amando.

La Esfera Cultural dijo...

Un triángulo convertido en poesía.
Tres puntas, tres aciertos.

Amando García Nuño dijo...

A veces, como ésta, los poemas sólo son poesía. Nada menos.

Jesús Aparicio González dijo...

Muy cierto Amando, a veces con poca luz, (la del atardecer, la del alba sería...)el poema se nos desvela e ilumina el alma.

Un fuerte abrazo amigo

Ramón María dijo...

Sin duda la brevedad de tus versos llegan.

Abrazo.

catherine dijo...

Escribir, escuchar, leer...
lo cierto es que leo los poemas con poca luz, pués luz dormita.
Este me encanta por su sencillez.

Laura dijo...

A veces tus poemas
me revuelven las ganas de escribir mis versos,

pero sólo encuentro palabras
cuando releo mis
tristes andanzas,

o cuando leyendo
a la luz de tu vela
pienso la vida
como una película muy bella.

Felicidades por tus versos ¡me gustan!.

Un abrazo

Nines Díaz dijo...

"Los poemas se escuchan cuando miramos en su silencio y se leen cuando la luz dormita...".

Breve y certero poema, Amando.

Un abrazo.

Leonel Licea Alvarez dijo...

Simplemente, a veces los poemas llegan para quedarse. Los tuyos siempre se quedan en mí.
Un abrazo fuerte.
Leo

Abuela Ciber dijo...

Que bellamente has expresados, esos momentos de deleite del alma.

Cariños