jueves, 5 de abril de 2012

Como patinador sobre un eclipse




Algunas madrugadas vestidas con esquirlas,
me siento amordazado por su galope oscuro,
por sus mil garras frías, por sus pupilas ciegas
como una caracola sin océano.
Me siento amordazado en su silencio,
por un miedo que acalla hasta el susurro
de mis uñas creciendo en su ataúd.
No es fácil entender las miradas exhaustas
de quienes acarician
                              abismos cada día
y sienten que respiran por costumbre,
quizá intuyendo su último latido.
No hay nada más cansado que el temor,
de un ciervo herido en medio de la noche,
percibiendo el zarpazo inagotable
de monstruos genocidas
que vierten nuestra sangre: sazón de su alimento.
El cansancio que lleva a la agonía
consiste en respirar miedo y abismo,
ese olor putrefacto y nauseabundo,
prefacio de las lápidas.
Enhebrar el ovillo de la vida,
con su color de luz y de futuro,
para fundir mi piel en su armadura,
es mi única tarea,
es el único surco necesario,
el que desenmascara sus mentiras.
Pero algunos reptiles se disfrazan,
camuflan su veneno,
repiten su retrato,
y parecen verdades absolutas,
si lo ojos no activan la mirada
de los sabios que a todos nos habitan.
Hollaré mi sendero al ritmo de la sangre,
no olvidaré las casas amigables
de la verdad, la escucha y el silencio,
y sabré las razones de las lágrimas
o el sentido profundo de los besos,
ajeno a las proclamas
de tantos titulares insidiosos
que sirven al dinero y sus secuaces,
a quienes nos pretenden
                                     esclavos y no humanos.
Seré viajero de mi vida,
no turista perplejo y agotado
tras recorrer inútiles fachadas
como patinador sobre un eclipse.

14 comentarios:

Iván dijo...

Te explayas mucho en cosas que podrías expresar de forma más sintética. Te digo ésto por lo que pones arriba de dónde escribo, ja. Igual, el poema está bueno... que el ovillo viva para la aguja, uña del puño, que teje los sueños del adormecimiento perpetuo...¿La aguja es el tiempo?

Isolda dijo...

Un poema lleno de fuerza y tan actual, que eriza la piel. El miedo y la mordaza que nos obligan a desviar la mirada tantas veces, queda reflejado en tus versos que una vez más llegan al corazón. "Enhebrar el ovillo de la vida con su color de luz y de futuro..." ¿Hay mayor esperanza que la de vivir al ritmo de la sangre propia? Me quedo con varias de esas estrofas, llenas de esa mirada tan profunda y de metáforas tan tuyas. Una hermosura, querido.
Besos siempre, poeta.

emejota dijo...

Solo a ti, querido amigo, se le podría ocurrir patinar sobre un eclipse. Una visión cósmica absolutamente original, ya sabes cómo me gustan estas cosas. Bss. extendidos.

Flamenco Rojo dijo...

Hasta para un no creyente es estremecedor el poema. Supongo que nos es casualidad el haberlo publicado en el día de hoy.

Un abrazo.

La Solateras dijo...

Un gran poema, Amando, perfecto en la forma y denso y profundo en el contenido; de los que conviene leer despacio y asimilando cada uno de sus versos, llenos de verdades como puños.

Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Iba a pasar de largo, ya sabes que últimamente voy mal de tiempo y no me paro a comentar. Pero esta vez... Uf... Me ha llegado, y mucho. Me parece de lo mejor que tienes, dice mucho de la riqueza de tu espíritu.
Una maravilla.
Hasta pronto. Un abrazo.

Ana J. dijo...

Sabes que la poesía cala en mí a duras penas, pero este poema lo ha hecho. Tal vez sea por la autenticidad que transite. La última estrofa resonará en mí por mucho tiempo.

catherine dijo...

Lágrimas y besos, agonía y vida con color de luz y de futuro, procesiones de Viernes Santo y pintura de Mariano:hoy en tu diario El Surco nos das una clave para la lectura de este poema hecho a medida para los viajeros de la vida (los turistas ¡a aprender a mirar e escuchar!). Un beso, Amando.

Nines Díaz dijo...

Contundente y de denso contenido este poema, Amando, especialmente estos versos

El cansancio que lleva a la agonía
consiste en respirar miedo y abismo,
ese olor putrefacto y nauseabundo,
prefacio de las lápidas.

Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Estimado Amando

Festejar la esperanza es hermoso!!!!!

Felices Pascuas a ti y seres queridos!!!!

.

Abu

elvira daudet dijo...

Querido Amando, comparto la opinión de Mercedes, éste poema es de lo mejor que has hecho. El contenido es muy hermoso y la forma que lo envuelve de una belleza y sonoridad que rozan la perfección. Su primera mitad se lee conteniendo la respiración, después creo que está algo "estirado".
Besos
Elvira

Annie Altamirano dijo...

Un poema fantástico y que cala hondo. Un abrazo, poeta.

Abuela Ciber dijo...

Me encanto tu comentario, como digo siempre por el medio hay un lugar: el eje que divide .
Hace unos dias me visito Reith (colombiano) que viajo por América en moto.
Y de eso le explicaba, mirar el lado derecho, el izquierdo y luego sensatamente buscar el medio , el camino que haremos tranquillos, sabiendo en realidad lo que pasa en nuestro entorno, ayudando todo lo que podemos, pero pensando en que si tenemos que llegr a destinos buenos para: TODOS!!!!

Es un placer tus visitas, gracias.

Cariños

Marina Fligueira dijo...

¡También este es un magistral poema! -Amigo, y quedaría preciosísimo recitado con tu prodigiosa voz.
Gracias siempre por compartir tus lindas letras.
Un besito y se muy feliz.