viernes, 2 de diciembre de 2011

La huella de su frente


Para Míriam
en su cumpleaños.
Ahora que mis versos se despojan
buscando desnudez,
salvo la melodía de la brisa,
dirijo mi mirada a su mirada
y me encuentro su lumbre de horizontes
ardiendo en el misterio de sus ojos.
Intento recordar versos no escritos,
convertidos en nanas de la noche,
cuando mis brazos eran como almohada,
y mi voz el embozo de su piel;
pero aquellos sonidos mal cantados
huyen de este presente que se hilvana
con madejas de miedo y de angustia,
con cuchillos que matan las sonrisas…
Sin embargo en el hueco de mi codo,
late a fuego la huella de su frente,
un tatuaje indemne a los olvidos,
quizá el mejor sendero
que me acerca a la lumbre de sus ojos,
a su horizonte ardiendo en ilusiones
como un amanecer de flor en llama.
No necesita más esta memoria
para quemar el miedo y la tristeza,
para saber los versos que perduran
dentro del manantial de mis latidos,
y son la melodía
sobre la que camina mi existencia y
son la antorcha que alumbra
la oscuridad y el miedo de las horas
evitando el abismo de la muerte.

9 comentarios:

chus dijo...

Felicidades a los dos!

Leonel Licea dijo...

Y no puedo dejar de emocionarme con tus versos, Amando, eso que nos cuentas a través de tus versos, se llama amor, el más grande, el más limpio, ese eterno de verdad, el que nos hace inmortales porque nos perdura: Nuestros hijos.
Enhorabuena.
Un abrazo fuerte.
Leo

Beatriz Ruiz dijo...

No digo más... me habría gustado ser Míriam...

Felicidades, siempre...

Isolda dijo...

Como dices querido, esos momentos quedan grabados para siempre, incluso cuando los hijos se conviertan en nuestros padres... Siempre la lumbre de sus ojos y siempre a la vista, gracias a Mariano. ¡Cómo no emocionarse con estos versos!
Besos de cumpleaños a padre e hija.

emejota dijo...

Siempre me quedo extasiada ante lo bien que expresas la emoción del amor, en cualquiera de sus estados o fases. Beso extendido.

Flamenco Rojo dijo...

No hay regalo que pueda superar el cariño de un padre hacía su hijo, en este caso hija...

Felicidades a los dos.

Marisa Peña dijo...

Magnífico...

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Amando!!!

¡Que belleza de versos! Hoy tus letras me parecen una linda melodía. Nacidas de un corazón grande y de una mente despierta, que cantan al unísono, el himno del cariño -verdadero y al amor.
Felicidades para los dos -para toda la familia. Gracias por compartir tu sabiduría.
Te dejo mi gratitud y mi admiración. Besos a puñados. Y ser felices.

Verónica dijo...

¡Precioso! felicidades a ambos.
Un abrazo, buen fin de semana