domingo, 5 de junio de 2011

Para entender el miedo del planeta


No es necesario un vuelo de preguntas
que recorran la brisa
para entender el miedo del planeta...

Aunque no se detenga su sonrisa
(su baile circular e indefinido),
es fácil descubrir sus cicatrices
y todas sus heridas:
río de cementerio
por donde bogarán los ataúdes
de los hijos de nuestros hijos muertos.

Aún no he aprendido lo que importa:
el nombre de las flores,
la lengua de los pájaros,
los gestos de las nubes,
el temblor de la tierra,
el silencio del agua,
o el llanto del océano…;
sin embargo, a pesar de esa ignorancia,
sé que nos suicidamos día a día
en nombre del progreso…

Entonces me pregunto exasperado,
recubiertos mis versos por bozales
que eviten mis insultos más obscenos…:
¿Quién es el proxeneta…?
¿Quién arrojó a la calle como putas
nuestras palabras más hermosas

destruyendo su esencia, variando su sentido…?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es asfixiar el aire del planeta
a cambio de un puñado de monedas?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es corromper el agua del planeta
a cambio de un puñado de monedas?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es purgar las especies del planeta
a cambio de un puñado de monedas?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es cercenar los sueños de esta especie
a cambio de un puñado de monedas?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es convertirse en dios de este planeta
a cambio de un puñado de monedas?
¿Qué diccionario afirma que el progreso
es el más alto abismo donde acaba
la senda que transitan nuestros pasos
a cambio de un puñado de monedas?


Safe Creative #1101208299834

13 comentarios:

emejota dijo...

Querido Amando, me parece que hoy nos han inspirado musas hermanas. Beso extendido.

Flamenco Rojo dijo...

Somos egoístas y no apreciamos el medio ambiente por naturaleza, no hay nada que hacer, no hay concienciación posible...Aunque parezca catastrófico y pesimista, si dejamos que todo siga girando de la misma forma que gira, acabaremos sucumbiendo a la evidencia de que nos cargaremos el planeta en un proceso colectivamente criminal y en un atentado incalificable e insolidario contra las actuales y futuras generaciones. Lo has conseguido amigo Amando, hoy, tu poema, nos pone a reflexionar a todos.

Un abrazo.

catherine dijo...

Reina Don Dinero pero unos le contestan su imperio.
Y en cuanto a los diccionarios.... no todos son de fiar.

mercedespinto dijo...

Todo tiene un precio, amigo Amando. Nadie recorre un camino sin dejar huellas. Es cierto que nos tortura la idea de pensar que abandonaremos nuestra casa dejándola peor que la encontramos; que los que vengan aborrecerán lo deterioros que les dejamos en herencia; y los hijos de estos, y los siguientes… Pero hay algo que olvidamos, al fin y al cabo, queramos o no, algún día la casa se derrumbará, es una cuestión del tiempo (¡Ay!, el tiempo… ¡Qué pu…!) porque es materia. Por eso no hemos de olvidar que nuestro paso por este mundo solo tendrá sentido si construimos en el espíritu, el único que quedará por siempre. Cuando pienso que el sol morirá dentro de 5.000 millones de años (una propina comparados con la eternidad) me doy cuenta de que no trascenderemos con los pies pegados a la tierra, ¿entonces?
Otro tema para debatir frente a un par de cafés.
Que tengas buen domingo.

Maria Sanguesa dijo...

Este poema es tan bueno y tan auténtico, tiene tanta fuerza en su denuncia, que tan sólo puedo decirte que es magistral... me faltan las palabras. Afirmo y me estremezco con cada uno de sus versos.
Un fuerte abrazo.

Montxu dijo...

Magnífico Amando, nítidos clamores.

Un abrazo

Isolda dijo...

Poema de denuncia extrema, como tantos a los que nos tienes acostumbrados. Pero tu forma de decir implacabable y a la vez con tanta emoción y ternura conmueve los cimientos, sino del planeta, de cada uno de nosotros.
Y a sí es, querido, así funciona el mundo, para vergüenza de muchos.
El terceto inicial es precioso y nos adentra en lo que nos espera.
Besos como versos.

Abuela Ciber dijo...

Tus versos sentidos ante la destruccion, conllevan a actos de mejoramiento, personal y colectivo.

Cariños y buena semana

Leonel Licea dijo...

Poema necesario, Amando, nos abre los ojos, nos hace pensar, nos estremece. Simplemente un gran poema, amigo mío.
Un abrazo.
Leo

Anabel dijo...

Es un grito en carne viva, tal y como está el planeta.

Y toquemos el tema de los diccionarios, no lo toquemos...

Besos,

Anabel

Marina Fligueira dijo...

¡Hola de nuevo, este un excelente poema! Bueno, como todo lo que escribes tan magistralmente amigo mío.

¿Qué diccionario afirma que el progreso
es asfixiar el aire del planeta
a cambio de un puñado de monedas?

Es egoísmo de las monedas es el veneno que corrompe el mundo. Gracias por tu prefecta forma de denuncia, a quienes quieren asfixiar nuestros sueños. Un besito. Y se feliz.

neko dijo...

suicidándonos día a día, y empeñando el futuro de los que vendrán por unos simples pedazos de papel.

No hemos sabido escuchar al planeta. Tal vez ya sea tarde para hacerlo...

Paloma Corrales dijo...

La estupidez humana no necesita diccionarios. De hecho con alguna dosis más de cultura se mejorarían tantas cosas.

Besos, Amando.