domingo, 10 de abril de 2011

Presente encadenado




Admito que este día es anodino:
ni un cuento que llevarse a los estómagos,
ni fruta que narrar a los jilgueros,
ni siquiera unos versos que afeitar
con esta maquinilla de escribir,
ni barbas que zurcir sobre un papel...
Y sin embargo,
hoy es tan importante como aquellas
jornadas escondidas en los libros
de historia y en memoria de estudiantes,
pues todos viajaremos alrededor del sol
con la luna esperando en el bolsillo,
sin coste adicional en el billete
(por cierto de ida y vuelta),
salvo un leve desgaste en la mirada
y alguna nueva arruga en los latidos.
Hoy almidonaremos los zapatos
con los blancos arpegios del deseo,
quizá nuestras palabras se columpien
en el parque que el viento desmelena.
Quizá también suceda que algún beso
fertilice mis ojos al oír
la lluvia del rocío de sus labios.
Y lo más importante que hoy sucede:
hoy es la sembradura del mañana
que se revestirá con la luz del hoy,
porque cuando mañana se llame hoy,
aunque vista el disfraz de lo anodino,
será el más importante de los días.

Safe Creative #1101208299834

18 comentarios:

Fernando dijo...

Excelente poesía, amigo Amando. Pienso como tú que el día de mañana se convierte en el día de hoy si tenemos esa esperanza interior que nos hace sobrevivir. Ningún día es, por consiguiente, anodino, sino esplendoroso, único, fundamental. Un abrazo muy fuerte ab imo pectore.

Verónica dijo...

Bonito poema Amando.
Ese mañana, está a la vuelta de la esquina, es que amigo los días pasan tan rápido.
Buen fin de semana
Abrazos

Isolda dijo...

Me quedo sin palabras, querido Amando. Es un poema magnífico, cada verso lo es y me siento dentro del presente continuo que nos mece hacia adelante. Y puestos a dejarnos llevar, que sea con esperanza en la siembra y con metáforas tan hermosas como estas.
Todos los besos de un día importante.

Flamenco Rojo dijo...

Mi padre se pasó toda la vida hablando del día de mañana…Nos llevamos, según nos aconsejan, ahorrando toda la vida para el día de mañana…Tú, amigo Amando, piensas en el día de mañana…Pasan las semanas, los meses y los años pero ese día de mañana aún no ha llegado. Por lo tanto lo mejor será concluir que el día de mañana se convierta en el día de hoy…y a vivir que son dos días.

Un abrazo.

Alena.Collar dijo...

Tantos años de pequeña soñando con el día de mañana...
Y el "futuro" era "Esto".

Alena.Collar dijo...

Aclaro; no me refería a que "ésto" fuera malo, sino a que sin duda era "otra cosa". A que de peques vemos el futuro como algo que cuando llegue bueno poco menos que haremos "de todo", seremos esto y lo otro, etc; y luego llega el futuro y es "esto", esto sencillo, habitual, la vida normal, solo que con años, con canas, con más problemas, con más recuerdos...

emejota dijo...

¡Que buena caricatura! Lo digo primero para no olvidarme al final.
Señor poeta me ha emocionado porque la unión de ese cierto vacío e incertidumbre al tiempo es precisamente la piedra filosofal de mi covacha. Me resuena tanto, tanto, que todavía tiemblo. Un fuerte abrazo extendido.

Fiaris dijo...

¡Grandioso!!!
abrazo

Maria Sanguesa dijo...

Un excelente poema, Amando, el tiempo es esto: un presente encadenado. No tenemos mas que el hoy de cada día, pero nos gusta soñar con ese mañana que no existe... un inmenso abrazo.

María Blázquez dijo...

Amando, quiero felicitarte por tu estupenda poesía y los recursos, exquisitamente elegidos, para describir el presente como paso inmenso y necesario hacia el mañana. Todos habremos reflexionado alguna vez, en días de esos, anodinos, sobre la simpleza o inutilidad de los mismos, pero tienes razón, no hay día anodino aunque lo sea, son meros preludios de otros que son grandiosos, pero ¿qué sería de lo grandioso sin lo insignificante? No te habría nacido esta poesía.

Un abrazo

Beatriz Ruiz dijo...

Es un poema precioso... Ese mañana existirá, claro...

Besitos...

Leonel Licea dijo...

Te lo han dicho y no puedo que confirmarlo, es un gran poema, una mirada dentro a esos días que ayer eran futuro y que hoy, ya son casi pasado, con su estela de acontecimientos necesarios o menos, con sus desilusiones y con sus propias expectativas. Ese mañana que esperábamos es realmente lo que lo que hoy tenemos?
Llevo días trabajando un poema en el que el tiempo es protagonista, una mirada al ayer y a lo que aún nos queda por vivir, como digo siempre, el tiempo que nos obliga a escribir y pensar en el... ay!
Un abrazo Amando.
Leo
PD. Espero que el dìa anodino haya terminado.

Princesa115 dijo...

Precioso poema, algo ya reiterativo, pero no menos cierto.
El mañana, el hoy, el pasado??? Todos los días están escritos en letras de lucha, a cada amanecer nos preguntamos qué nos deparará....pero hay que seguir y luchar. Es mi lema.

Un saludo

Terly dijo...

Ningún día fue perdido y el de mañana tendremos que ganarlo a pulso haciendo que broten las margaritas que pétalo a pétalo nos vayan informando del otro y el otro mañana...
Un abrazo.

catherine dijo...

Morgen ist auch ein tag dicen los alemanes, y espero no equivocarme porque no hablo alemàn. Mañana es también un día, será otro día, cada día es un día, mejor o peor.
Delicioso poema, Amando. Me gustan mucho los hechos raros del principio y los poeticos que siguen.

Jesús Aparicio González dijo...

Una acertada reflexión sobre el día "único" que siempre vivimos,poema con un final muy bueno.

Un abrazo

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Amando!
Es un delicioso poema! Que da para la reflexión, ningún día será igual que otro, uno puede que sea anodino, o hasta tristón, pero abrá otro que deslumbre de entusiasmo, de felicidad! Es verdad que hoy tenemos ese desgaste en la mirada! Y, más de una arruga en el latido! Pero, no por eso vamos aser menos felices.
Como termina tu poema, cada día será el más inportante. Me encanta.
Un abrazo y se feliz.

Montxu dijo...

Un lujazo.

Abrazo