jueves, 14 de abril de 2011

Exposición: La Calle Real


Cartel anunciador de la Exposición


En Segovia hay una calle que es su arteria principal y que, sin embargo, no figura en ningún nomenclátor oficial. Por mucho que cualquier visitante busque en planos, placas colgadas en las fachadas, callejeros o guías, no encontrará en ninguno de ellos el nombre de Calle Real. No obstante, todos los que vivimos en esta ciudad durante más de un día, empleamos ese nombre con toda naturalidad. Oficialmente, para Correos, en los documentos citados, en las tarjetas de visita, en las guías de teléfono, qué sé yo, se podrá leer Calle Cervantes, Calle Juan Bravo, Plaza del Corpus Crhisti y Calle Isabel la Católica, que son los tramos en que se divide la conocida como Calle Real.
(Para leer el resto del artículo pinchad aquí)

6 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Como comenté en la revista, la fotografía tiene el valor y el mérito de hacer perdurar la memoria de las tradiciones y las costumbres de un tiempo, como una vez lo fue la pintura, hoy la fotografía coupa ese lugar, y por supuesto contado por ti, en este articulo, dan ganas de ir a Segovia, ya lo haré.
UN abrazo.
Leo

Beatriz Ruiz dijo...

Recuerdo mucho esa calle de la que nos hablas, mi amigo... Bueno, en realidad, recuerdo mucho ese viaje a Segovia...

Besos...

Flamenco Rojo dijo...

Hoy me siento una persona privilegiada por haber paseado por esa larga calle acompañado por mi amigo Amando Carabias...aunque fuera un día lluvioso y con paraguas.

Un abrazo.

Elvira Daudet dijo...

Querido Amando:

Qué nostalgia producen las imágenes del ayer, aunque éste fuera inequívocamente mejorable, y qué hermoso el blanco y negro de las fotografías, tan esclarecedoras, de nuestro pasado, que se van virando a sepia con vocación espectral como nosotros mismos.
He paseado muchas veces por la calle Real, mi marido nació en Segovia, sin saber que tenía otros tres nombres.
Besos
Elvira

María Eleonor Prado Mödinger dijo...

Bueno hace ya un lustro de tiempo conocí Segovia, su acueducto, me saqué hasta una foto con don Cándido, comí sus puercos y me lo tomé todo,jajajajaa, de eso hace mucho y bueno hice un paseo por todas partes, no recuerdo los nombres de las calles, de seguro mis pies rozaron su curva.

Un abrazo amigo mío

Isolda dijo...

Como dije en Alenarte, querido, Todas las calles de nuestra infancia nos dejan ese regusto amargo y melancólico. Las fotografías son un reflejo magnífico. Me quedo con la calle Real, mil veces más real que sus varios nombres.
Besos para Segovia o Euritmia.