lunes, 10 de enero de 2011

El cazador

Tomado de Banco de imágenes gratuito



Nunca le había gustado ni su mirada, ni su gesto, ni sus palabras, ni sus silencios. Pero lo de aquella mañana había superado cualquier crueldad.
¿Hasta dónde llegaría el reino?
Sabía que tenía que ser prudente, pues el bienestar de los suyos, al menos su tranquilidad, estaba en cumplir las órdenes sin rechistar, ocultar sus pensamientos, sus sentimientos, sus ideas como si no los tuviera, comportarse como los perros fieles. Pero...
Tenía miedo, pero, al mismo tiempo...
Sí, era un insignificante cazador, y precisamente por ello, la engañaría. Bien sabía él lo fácil que es engañar con una víscera en las manos. Lo difícil era conocer el corazón de las personas.
Mientras retornaba, escuchaba el eco de las conversaciones con su esposa. A ella no se lo contaría. Mejor tener la fiesta en paz. Estaba harto de sus sermones.
-Por muy mal que te caiga, es la reina, y a ella te debes –decía, cuando salía el tema. Daba igual que él protestara.
-No, querida, la reina murió cuando nació la niña… Esta es…, sólo es su madrastra.
Sí, tenía miedo, para qué negarlo, pero qué feliz se sentía al haber desobedecido palabras tan claras, concisas y contundentes.

Safe Creative #1101208302800

17 comentarios:

Verónica dijo...

Hola Amando, muy feliz año amigo.

Muy interesante cuento.

Me quedo con una frase que dices: Lo difícil era conocer el corazón de las personas.

Pienso que es dificilísimo, algunos corazones, no se llegan a conocer nunca.

Abrazos, amigo y muy buena semana

Verónica dijo...

Hola Amando, muy feliz año amigo.

Muy interesante cuento.

Me quedo con una frase que dices: Lo difícil era conocer el corazón de las personas.

Pienso que es dificilísimo, algunos corazones, no se llegan a conocer nunca.

Abrazos, amigo y muy buena semana

Isolda dijo...

Con el corazón en la mano, sólo pueden suceder cosas buenas. En realidad no entendimos Blancanieves, tu micro lo deja claro.
Bien pudiera ser la casita de los enanitos, la de la fotografía.
Besos de microcuento, pero muchos.

catherine dijo...

¿Lo difícil es conocer el corazón de las personas o reconocer un corazón animal, diferenciar un corazón humano de un animal? El cazador sabe hacer ambas cosas.

Flamenco Rojo dijo...

Pues menos mal que al cazador se le ocurrió esa solución…de lo contrario nos quedamos sin cuento. Ahora que caigo…los hermanos Grimm nunca nos contaron que en realidad el cazador era republicano y que le tenía la guerra declarada soterradamente a la reina bruja.

Un abrazo sin cuento.

Mercedes Pinto dijo...

Tantos años escuchando, viendo y leyendo este maravilloso cuento y has tenido que llegar tú para que reparara en la figura del cazador; el héroe del cuento; el que salvó a Blancanieves. Porque actuó con el corazón.
Me gustan estas líneas que no traes que no fueron escritas en su momento.
Un abrazo.

neko dijo...

he leido solo el relato y no entendía mucho, hasta que he visto lo de blancanieves y me lo he explicado todo... algún día tengo que leerme ese cuento.

chus dijo...

enhorabuena!!!

Leonel dijo...

Has hecho el milagro, como siempre haces con tus letras, parafraseando Antoine de Saint-Exupéry, "no se ve sino con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos."
Gracias por tu micro, Amando.
Un abrazo.
Leo

fiaris dijo...

Un microrrelato que encierra muchas reflexiones,gracias por estar,gracias por ser.abrazo

emejota dijo...

Tarde, pero quería leer tranquilita. Caramba, me dejas atónita. La foto la puedo reconocer aproximadamente, o al menos parece algo que me suena familiar. El texto expresa tan bien unas emociones tan humanas, tan diversas, de las que se podrían extraer varias situaciones. Eres un maestro en el arte del suspense, o el misterio y no es cariño. Ya hablaremos de esto en algún momento a lo largo de este año que empieza. Un fuerte abrazo extendido.

Laura Caro dijo...

Curioso desarrollo de un fragmento del cuento. Desde luego, los corazones no sabe verlos el que sólo mira con los ojos y tiene que ser un gustazo - a pesar del miedo- engañar al malo de la película.
Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Tus micros siempre me gustan muchísimo. Buena versión de Blancanieves. Un fuerte abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Se dice que en cada relato o cuento, siempre hay otra historia que no se cuenta. Tú lo has dejado muy claro.

Enhorabuena. Y abrazo

Ángeles Hernández dijo...

¿Dónde he leído yo otro relato de Blancanieves que no es éste?, tengo que encontrarlo.

Anda que no me ha costado, buscaba enanitos y me decía que por qué habías puesto un cazador yen vez de un príncipe.

Cuando encontré la clave todo tuvo su explicación y su lugar. La clave que nos abre los ojos y que da sentido a situaciones a veces incomprensibles.

La víscera en la mano-real; el corazón en la mano-metáfora de la verdad de las emociones.
¡cuántas lecturas!.

Hermosa visión, gracias por enseñarnos a ver el mundo de otra manera, un abrazo grande de Á.

Marina Fligueira dijo...

Hola, pues lo leí y releí y no acertaba... "con la bola en el hoyo".
¿Saber ver corazones? ¡Hay corazones que se ven a primera vista!
Sin embargo, hay otros... que puedes tardar mucho en descubrir como laten.
Un abrazo Escribidor, Tu eres de los que se ve como respiras a primera vista. Un micro-relato lindo y tierno. Ser felices.

Abuela Ciber dijo...

Tus palabras me llevan al tiempo en que mi abuela me acunaba , contadome cuentos de princesas.

Cariños