sábado, 13 de noviembre de 2010

Besos que, desde el sur, recorren el mundo

Ahí está su mirada atenta, siempre sonriente y animosa, siempre buscando el ángulo de luz que desprende cualquier ser humano que se cruza ante ella. ¿No sentís su rescoldo cada vez que vuestros ojos llegan a este rincón? ¿No sentís sus besos que viajan desde el sur revoloteando de mil formas ante vuestra mirada? Entusiasmo y melancolía es una mezcla complicada de entender, y, en apariencia, de difícil maridaje, pero en ella se han hecho carne de una sonrisa directa, de una mirada como de fuego y de unas ganas de vivir hacia delante y hacia el recuerdo que, en pocas ocasiones, uno ha encontrado, porque en sí mismas ambas parecen contradictorias. Pero en ella, hay pocas cosas contradictorias, todo tiene lógica, desde el silencio ensimismado ante la escucha de una obra de Bach, hasta la conversación imparable durante horas y horas en que el mundo puede dar una vuelta sobre sí mismo, volteado en su lengua imparable.

De todos modos, quienes la conocemos, sabemos que su sonrisa acuna la vida, a pesar de que a veces, el dolor se encuentre demasiado cómodo entre los pliegues de su corazón.

Quizá, hoy, eran necesarios unos versos, pero algunas veces, los versos, se esconden, vergonzosos, entre prosas mal camufladas, o se convierten en besos que desde Castilla viajan al sur, al encuentro de su sonrisa.

11 comentarios:

Leonel dijo...

Hay prosas que son poesias, como esta que tan bien has escrito. Me uno a esos besos que desde Italia vuelan al sur de España.
Un abrazo.
Leo

Flamenco Rojo dijo...

Quizá, hoy, eran necesarios unos versos…

Creo en ella porque sus palabras son sinceras y expresan lo que siente su corazón.
Creo en ella porque es amiga en horas tristes y en horas alegres.
Creo en ella porque con su sonrisa, un rayo de luz, alegra nuestra vida.
Creo en ella porque su mano está siempre abierta para ayudar.

Los Flamencos mandan besos desde un rincón del sur que sólo tendrán que recorrer poco más de 200 Km.

Enhorabuena Amando, ella no se merecía menos.

Un abrazo.

emejota dijo...

Afortunada la retratada de contar con tan buen retratista de la palabra-pincel. Un fuerte abrazo extendido.

ANDREA dijo...

Hola, como vereis soy nueva en escribiros, que no en leeros.No tengo mas remedio que entrar pues hace mucho tiempo que vivo en el sur y lo conozco muy bien. Cuantas cosas bonitas habeis dicho y aún así creo que os quedais un poco corto, de todas formas me alegra y mucho que hayais encontrado por estas latitudes todos los valores, que como bien sabeis no son pocos, que caracterizan al sur.
Un cordial saludo, os seguiré leyendo.

Ana J. dijo...

Un alto en el camino para pasar por Pavesas.
Maravillosos ánimos para quien quiera a que vayan destinados.
Qué suerte contar con alguien como tú.
Un abrazo

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Amando!
Gracias y felicidades por vestir de oro la bella poesía. Si yo pudiera también de oro la vestiría. Un puñado de besos desde el norte al sur que llegan en un suspiro. Marina.

Isolda dijo...

Querido Amando, yo sí me escondo vergonzosa ante tus palabras, porque si he recuperado mi sonrisa y la ilusión por tantas cosas, en gran parte, te lo debo a ti y a todos los que os habeis convertido en Amigos. Desde aquel blog en que saludabas todas las mañanas desde Segovia, con la mirada puesta en el cielo. De ahí vinieron todos los demás; los que habéis escrito algo y otros que no lo han hecho, pero a todos os llevo en el corazón. Me haceis la vida feliz. Flamenco, gracias a ti, ni siquiera han faltado los versos que me han emocionado. Creo que te lo he dicho más veces, aunque me repita: eres un amigo extraordinario;
Si me veis así, pues seré así y bien orgullosa que me haceis sentir.
Tampoco me faltan tus besos, querido Leo, todos los días. Andrea, mi amiga, por fin has entrado, qué te voy a contar que tú no sepas...
Emejota, habiendo compartido exposición y comentarios, es como si te conociera de siempre.
Ana la joya, seguro que también cuentas con él; básicamente porque Amando es un hombre bueno y nunca te dará un no por respuesta. Marina guapa, eres la dulzura en persona, siempre deseando lo mejor. A todos los que os habeis acordado de mí en este día, sólo puedo agradeceros infinitamente y repartir besos en todas direcciones.
Guardo tu texto en mi carpeta especial. Gracias y que mis besos lleguen volando a Euritmia.

fiaris dijo...

Hermoso escrito,abrazo.

Anónimo dijo...

Arribe a tu blog buscando otra cosa en yahoo y debo reconocer que esta muy bien escrito.

catherine dijo...

¡Qué torpe soy! digo otra vez después de releer. Los besos del Sur los recibimos desde hace tiempo, desde otro blog y aquí. No había ninguna posibilidad de equivocación.
Besos de los Alpes.

neko dijo...

envidia me dan tus palabras...