domingo, 24 de octubre de 2010

Extraño funcionamiento. (Oniliria II)

Imagen extraíada de Internet


Estimado señor Bonifacio Buendía Bastida:
Ante los calamitosos sucesos que se vienen sucediendo en esta oficina a la que usted debería acudir con más frecuencia, dado que de ella dependen los ingresos de su empresa, no me queda más remedio que elevar, para su consideración, este escrito de queja que, por ser más conciso y eficaz prefiero quede resumido en siete puntos, al objeto de que usted, con su superior criterio, pueda evaluar la gravedad del caso:
  
  1. En esta oficina se trata con excesiva deferencia al público.  Cuando llega un cliente o simple consumidor, se le sonríe, se le saluda con cortesía, se escucha lo que viene a decir… Y lo que es peor, se busca el modo de satisfacer sus deseos. En caso de que esto no sea posible, se llega a indicar otra empresa a la que pueden acudir o se consulta a otro compañero. 
  2. He llegado a observar con estupor que si alguien desea algo con verdadero énfasis y sus posibilidades económicas no le permiten acceder a sus deseos, se procura encontrar una solución satisfactoiria... para el cliente. La atención que se dispensa a las consultas telefónicas parece en exceso amable y pormenorizada. En ningún caso he podido ver algún gesto de fastidio o no he podido escuchar una sola frase en la que se ponga de manifiesto la evidente superioridad de la empresa sobre los deseos del cliente o simple consumidor de alguno de nuestros productos. Por el contrario, y ante mi perplejidad, con demasiada frecuencia me hallo en la tesitura de tener que escuchar disculpas de lo más variopinto. 
  3. Ninguno de los empleados llega tarde a su puesto de trabajo. Ni siquiera un poco tarde. Además no se observa entre ellos ningún tipo de gesto de hastío por tener que acudir al puesto de trabajo. Ni siquiera una remota queja a la escasez del sueldo. Nada. 
  4. Tampoco he detectado, a pesar de mis esfuerzos, desfase en los tiempos dedicados al desayuno o la comida del mediodía.
  5. Las únicas Incapacidades Laborales Transitorias tramitadas durante el último año ante la Tesorería de la Seguridad Social se han debido a dos partos y una gripe.
  6.  Todos los trabajadores abandonan su puesto de trabajo en el momento exacto o unos minutos después de la  hora indicada, si es que alguna tarea urgente les requiere algo más de tiempo o esfuerzo. Me niego, como puede comprender, a extenderme más en este punto.  
  7. No he llegado a escuchar, y le puedo garantizar que lo intento, ninguna queja, ni siquiera un comentario despectivo sobre usted o alguno de los compañeros.
A la vista de todo ello, como usted habrá entendido sobradamente, dada su dilatada experiencia al frente de esta empresa, me veo en la imperiosa necesidada de remitirle con toda mi preocupación este memorándum, para que tome las oportunas medidas que estime necesarias, en orden al más correcto y adecuado funcionamiento de la empresa.

Safe Creative #1101208302961

14 comentarios:

Fernando dijo...

El relato es magnífico, muy representativo de la realidad. Creo, naturalmente, que no estás hablando de una empresa, sino de un autónomo. Como dice uno de mis hijos, que lo es, "se ha descubierto un curalotodo, que evita cualquier tipo de enfermedad" Se llama "ser autónomo".

Un abrazo, amigo Amando.

Leonel dijo...

Me encanta la ironía con que has fotografiado lo que debería ser y nunca es. Genial y bien logrado, Amando.
Un abrazo.
Leo

José María Alloza dijo...

Jajaja, me encanta y no sabes cuánto, dado que mi oficio es consultor de empresas.
A veces he visto gente decir que había que cambiar, por el motivo que había que cambiar.
Felictaciones.
Un abrazo.

catherine dijo...

El tono enfático de la queja sin quejas me encanta. Surrealisto, más onírico que lírico, muy administrativo.
Sigue con esta vena oniliria irónica, es un placer leerlo.

Isolda dijo...

Buenísimo Amando. Me he reído contigo. Se nota que hoy ha sido un día feliz.
"...ha dictado el siguiente decreto: 1. A partir de la fecha, se responderá escuetamente a las llamadas de teléfono y queda terminantemente prohibido demorarse con un cliente más allá de tres minutos. 2. en aras de la salud..."
Muchos besos.

Ángeles Hernández dijo...

Me encanta, porque

¿No sabes la rabia que da andar rodeada de personas a las que todo les incordia, que piensan que el usuario es molesto, que no dudan en hacerlo venir varias veces, que no dan explicaciones, y que encima culpan de todo a la administración ( que no digo yo que sea maravillosa pero que antes hay que mirar para cada uno) con lamentos permanentes sobre el duro trabajo de funcionario algunos de los cuales en cuanto cogen gustito a las bajas, no dudan en prorrogarlas por los motivos más nímios?.

Yo quiero ir a esa empresa contigo, así dejaré de ser la rara. (Bueno a decir verdad, por las mañanas tengo serias dificultades para que no se me peguen las sábanas.)

Original y aleccionador.

Un abrazo y felicidades por vustras bodas de oro familiares Á.

emejota dijo...

Viiivaaaa, la ironía al ....p..edestal. Me ha encantado y me lo he pasado genial leyéndolo. Está claro que tras los contratiempos, si es que lo hubiere, te superas. Un fuerte abrazo extensivo.

Flamenco Rojo dijo...

Mira que dan juego las tres “B”…bueno bonito barato, bata babucha botella (pa los domingos), Bonifacio Buendía Bastida…

Podría ser un texto del mundo al revés…del mundo ideal. Desde luego hay gente pa’tó.

Buen día y muchas felicidades para los abuelos, que 50 años de matrimonio no se cumplen fácilmente.

Flamenco Rojo dijo...

Por curiosidad...¿Te he leído por algún sitio que hoy es festivo en Segovia? ¿Qué celebráis hoy?

Mercedes Pinto dijo...

Desde luego, una empresa que progresa de esta guisa en España es para preocupar a cualquiera, debe ser porque su máximo responsable está bien lejos. ¿Ninguna queja? Esta empresa debe estar por lo menos en Marte.
No conocía yo este lado cómico tuyo, y me gusta, y mucho. Naturalmente, la elegancia y el buen hacer es algo innato en la persona y se refleja en toda su obra.
Siempre es un placer visitar a quien tiene algo que enseñarte, y no creas que te hago la bola, creo que ya me vas conociendo y...
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Qué lástima que sea una ironía. Ingenioso, Amando.

Abrazo.

Marina Fligueira dijo...

Carambola... viva le perfección. Ay que ver que empleados más legales y atentos. bien, pues nos dejas al decuvierto tu otra faceta de irónico, que te queda de maravilla. Felicidades me ha encantado. Un beso y se feliz.

Jasonia dijo...

Y eso teniendo contratos basura, que si tuvieran la plaza en propiedad ni te cuento... ¿o entonces sería justo al contrario?...ummm déjame pensar...

Gracias por hacernos sonreir.

beso.

neko dijo...

Curioso escrito.... me sorprendes con textos tan variados! :)