domingo, 17 de octubre de 2010

Kirmen Uribe: Bilbao-New York-Bilbao

Kirmen Uribe.
Imagen tomada de Internet


Los días de vacaciones concluyeron. Para mi desgracia.
¿Descansé? No estoy muy seguro, pero supongo que sí.

De todos modos esta entrada no es para hablar de mí, sino de uno de los dos libros que he leído en estos días.
Bilbao-New York-Bilbao de Kirmen Uribe, es una novela que cuenta cómo se ha escrito la novela.
Dice Kirmen Uribe, en una de sus reflexiones a lo largo del texto, que ha pretendido hacer algo así como lo que hizo Diego Velázquez con Las Meninas. Al fondo del gran cuadro de la historia de la pintura aparece el reflejo de los reyes, que en realidad es el supuesto cuadro que está perfilando el artista. Sin embargo el espectador contempla lo que está alrededor, las meninas, los bufones, el perro…
En esta novela el lector tiene que completar o intuir la historia que, como un espejo lejano y desvaído, cuenta o pretende contar el escritor, pero en realidad lo que se lee es parte de la peripecia personal del escritor durante los años en que ese proyecto ocupó su tiempo.
Kirmen Uribe construye su novela a bordo de un avión que vuela hacia Nueva York vía Bilbao con escala en Francfort. Sus pensamientos, durante el viaje transoceánico van tejiendo la historia de las tres generaciones de la familia (su familia) desde el abuelo Liborio hasta él mismo pasando por su padre, José.
Y el mar.
El mar, probablemente, es el decorado sustancial de la novela, incluso cuando se sobrevuela a varios miles de pies de altura. El mar de las costas vascas, el mar de Rockland en Escocia, el Atlántico inmenso, siempre inmenso.
La verdad es que ya tenía el libro cuando saludé a Kirmen Uribe, pero no lo había leído. Ya saben, la falta de tiempo. O de ganas. O de ánimo. Antes de estrechar su mano, a la salida del Museo Esteban Vicente de Segovia, le había escuchado hablar junto a Santiago Roncagliolo y Félix Romero en uno de los actos a los que asistí con motivo del último Hay Festival de Segovia.
Y me gustó.
Me gustó su sencillez. Me gustó su sinceridad sin retórica. Me gustó que se declare ante todo poeta. Me gustó que la familia fuera el centro de toda la novela. Me gustó su sonrisa. Una sonrisa que podría llegar a ser embaucadora.
Y sé que todas estas cosas no tienen nada que ver con una novela, o con su análisis. Pero es que en esta empresa no me pagan por hacer certeros y sesudos análisis de libros, y menos de libros Importantes, como éste, que obtuvo el año pasado el Premio Nacional de Literatura en Narrativa. Entre otras cosas porque no sé. Porque los libros me gustan o no me gustan con independencia de las modas y de lo que atestigüen los críticos.

La verdadera razón por la que traigo aquí y ahora esta novela es porque hay unos párrafos que revolotean en mi interior, incluso antes de haberlos leído, desde que los citó en la recoleta capilla del Esteban Vicente. Este fragmento se me clava en las entretelas desde entonces. Quiizá por él haya leído este libro antes de leerme otros muchos que tengo pendientes. Se trata de unas líneas que están tan al comienzo del relato que parecen las notas del leiv-motiv de toda la historia.
Cuenta en ella que su abuelo, cuando fue diagnosticado de cáncer, llevó a su nuera (la madre del escritor) a ver un cuadro del pintor Arteta al museo de Bilbao. A raíz de este hecho, en una digresión, el autor explica lo que transcribo, en referencia al artista vasco:
“Me habían contado cómo escapó a México durante la guerra. Tras el bombardeo de Gernika, el gobierono legítimo le encargó que pintara un cuadro emblemático. Se trataba de mostrar al mundo lo que había ocurrido allí, la masacre que habían cometido los nazis. Iba a ser la oportunidad de su vida. Aun así, Arteta declinó el encargo. Arguyó que estaba cansado de la guerra, que lo que él quería era exiliarse y reunirse con su familia en México. Al final el encargo recayó en Pablo Picasso. Lo que vino después es de todos conocido. Pintar el cuadro sobre Gernika hubiera supuesto un salto definitivo en la carrera de Arteta, pero no lo aceptó. Antes que el arte, eligió su vida. Prefirió reunirse con su familia a ser recordado para la posteridad
A muchos les parecerá que la elección de Arteta constituyó un error. Cómo pudo perder la oportunidad de su vida, y todo por una decisión absolutamente circunstancial. Cómo pudo anteponer el amor por su familia a la creación artística. Es más, habrá quienes no le perdonen eso jamás, y piensen que el creador se debe a su obra antes que nada.
En más de una ocasión me he preguntado qué habría hecho yo en la situación de Arteta, cuál habría sido mi elección. No sabría decirlo, para ello hay que haber vivido ese mismo momento. Y, sin embargo, ésas son las encrucijadas a las que se enfrenta el artista. La vida personal o la creación. Arteta eligió la primera opción; Picasso, en cambio, la segunda”
Kirmen Uribe. Bilbao-New York-Bilbao. Págs. 15-16. Editorial Círculo de Lectores, cedido por Seix Barral.

31 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Seguramente los dos acertaron: sus intereses tenían prioridades distintas.
Un abrazo.

Leonel dijo...

Amando, si un dìa me propusieran publicar un libro, te elegiría para escribir el prólogo y para promoverlo, logras atraparnos ya estimular las ganas de leer el libro del que hablas, y no sòlo hoy. HOy estas palabras tuyas:
"Me gustó su sencillez. Me gustó su sinceridad sin retórica. Me gustó que se declare ante todo poeta. Me gustó que la familia fuera el centro de toda la novela. Me gustó su sonrisa."
Hacen que tenga ganas infinitas de tener ese libro entre mis manos... trataré de encontrarlo.
Un abrazo.
Leo

Amando Carabias María dijo...

mateosantamarta:
Esa es la cuestión, las prioridades de sus intereses.
En todo caso, probablemente tengas razón.
Lo peor del asunto es que unas líneas después, el autor nos cuenta que el pintor vasco murió en accidente de tráfico... en México.
El pobre huye harto de la guerra, quizá por miedo a morir. Y sin embargo...

Amando Carabias María dijo...

Leonel:
Si un día me lo propusieras lo haría encantado, no lo dudes. Ahora bien, yo no estaría tan seguro de mis valores para la promoción. Tu sensibilidad se merece mejor pluma que esta mía. Pero lo dicho, lo haría, y además, encantado.

Mercedes Pinto dijo...

Planteas una cuestión muy peliaguda, ya lo creo. Como dice Mateo, es posible que los dos acertaran, o no; al final lo importante es tomar tu propia decisión, tal vez dependiendo de qué es lo que más amas.
Yo creo que lo sé, menos mal que ellos también me quieren tanto como para dejarme tiempo suficiente para dedicar a mi otro amor.
Cuántas cosas se aprenden aquí.

Un abrazo.

Isolda dijo...

Leí el ibro y me gustó, aunque no supe exprimirlo tanto como dices. Tal vez lo relea. Sí recuerdo lo fundamental que es y fue la familia, para Uribe. La pintura de Arteta que viene en triple hoja es fantástica.
Chapeau por los que tienen las prioridades bien definidas.
Besos poeta-escribidor.

Flamenco Rojo dijo...

Tal como nos lo presenta da la impresión de que en realidad son unas memorias del autor, ¿no?…A lo mejor ha sido una apreciación errónea por mi parte, que por otro lado me choca porque es un escritor muy joven. De todas formas tiene muy buena pinta…lo tendré en cuenta para futuras adquisiciones de libros.

Un abrazo.

fiaris dijo...

Por lo que dices el libro ha de ser muy bueno,abrazo

Amando Carabias María dijo...

Mercedes Pinto:
Esa es la verdadera suerte, que ellos te quieran tanto que te permitan el tiempo suficiente.
Esa es la suerte que hemos encontrado.
Aquí se aprende con vuestros comentarios, fundamentalmente.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Sí recuerdo que ya hablamos de ello en Segovia, cuando vino Uribe y asistí a su charla.
Lo de que un libro guste más o menos, siempre es una cuestrión muy subjetiva e incluso depende de los momentos en los que se lea.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Probablemente quien no se haya explicado de modo adecuado he sido yo.
No, no se trata de unas memorias en sentido amplio. En todo caso sería, para entendernos, una especie de bitácora o diario sin fechar de los pasos que fue dando durante la época en que supuestamente iba a escribir la novela, que en realidad sucede durante el tiempo (o menos) que tarda el viaje Bilbao-New York. Es decir el periodo de tiempo en que se dedicó a bucar información entre la familia y fue comprendiendo el fondo de sus antecesores.

Amando Carabias María dijo...

fiaris:
Como acabo de comentar a Isolda, eso de la calidad de los libros es bastante subjetivo. Si sirve de algo (cosa de la que tampoco estoy excesivamente seguro), el año pasado o hace dos (no recuerdo) recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Amando Carabias María dijo...

Transcribo lo que se dice en la solapa del libro de la edición que poseo, la de Círculo de Lectores, por ver si se aclara mejor su contenido:

"Kirmen Uribe es, al mismo tiempo, el narrador y protagonista de esta novela que transcurre durante un viaje de Bilbao a Nueva York, en el que su memoria recorre la historia de su familia. Cartas, diarios, e-mails, poemas, museos, diccionarios y cuadros son convocados para recrear los fragmentos de aquélla: la vida de un abuelo nacionalista y franquista al mismo tiempo, la desgarradora existencia de los marineros que vivien sin casa en medio del mar, las aventuras y penalidades de su padre José, patrón del Toki Argia... teselas que apuntan a reconstruir un cuadro devorado por el tiempo: la vida de la familia Uribe."

Flamenco Rojo dijo...

Gracias Amando por la información...

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Es un placer.

catherine dijo...

creo que como tu encontrar al autor me incita a leer al menos uno de sus libros.
Lo que leí cuando recibió el premio me hizo entender que es un libro bastante complicado. ¿Me equivoco?
El pintor habría pintado una obra completamente diferente de la de Picasso, ¿con qué éxito?
Cada uno tiene que tomar decisiones para aunar trabajo, familia, tiempo libre. Cuando un artista renuncia a una obra no sabemos lo que perdemos.
Gracias por la reseña, Amando.

Abuela Ciber dijo...

Leyendote con atencion.

Te deseo una semana con logros positivos.

Cariños

Frase de la semana:
"Nada nos hace entender mejor nuestras creencias que el tratar de explicarlas a un niño curioso."
(F.A.C).

Ángeles Hernández dijo...

Personalmente lo tengo muy claro y así lo he hecho cuando he sentido la llamada de la sangre, dejando atrás ¿quién sabe qué?.
Por supuesto que no la inmortalidad, pero ante el éxito profesional (que no la malpraxis) y la satisfación por el cuidado de los míos, no hay color.

Claro que esta es una opción muy privada que quizás en el caso de Picasso tuviera connotaciones diferentes. Supongo que se trata más bien de una trayectoria vital que de un hecho aislado.

El libro que comentas parece hablar de muchas cosas, pero tú has seleccionado un detalle muy concreto.

Un abrazo y buenas madrugadas Á.

Amando Carabias María dijo...

Catherine:
No, no es que sea muy complicado, lo que ocurre es que se aleja del concepto que tenemos de novela.
A mi modo de ver la supuesta novela la tiene que construir el lector con los mimbres que le deja el escritor, pero lo que realmente lee es el proceso interno del autor para llegar hasta donde llega.
Efectivamente la renuncia de un artista a realizar una obra, supone que los demás perdemos algo; pero en ocasiones también sucede al revés, quiero decir, que hacer una obra implica pérdidas para el artista.
Por eso es tan complicado el asunto.

Amando Carabias María dijo...

Abuela Ciber:
Muchas gracias por tu atención.
La frase, como siempre, para pensar.
Me parece que era en la película Filadelfia en que un abogado solía decir a sus posibles clientes:
"-Explíqueme las cosas para que las entienda, como si tuviera cuatro años"
Bueno, algo así.

Amando Carabias María dijo...

Ángeles Hernández:
Planteas algo que me hace reflexionar.
¿Es la inmortalidad a lo que renuncia el artista cuando renuncia a realizar una obra?
No sé si es así. Nunca me lo he planteado en tales términos.
Quizá sea algo más íntimo y que tiene más que ver con el presente inmediato, con la sensación de impotencia, de pérdida..., una desazón...
Somos limitados y libres, esas son las dos conclusiones a las que siempre llego. Y esto implica en el orden práctico dos cosas solamente: que no puedo llegar a todo y que tengo que elegir.

Tienes razón. El libro atesora en sí más cosas. Ya digo que lo mío no son las reseñas. Me quedo en los aspectos que me interesan.

Beatriz Ruiz dijo...

Bueno amigo... copio lo que en su día escribí sobre ese libro en mi página el 30 de agosto...

"De nuevo de la mano de Mariano, nuestro amigo de La Clandestina llegó a casa este estupendísimo libro que ahora termino.

Es un libro muy íntimo... Con una narrativa viva y refrescante nos involucra en una historia de familia, amistad, leyenda y mucho sentimiento"

Pues eso...

Amando Carabias María dijo...

Beatriz:
Por fin he entrado en el foro y he visto la entrada. Incluso he comentado en ella.
Tienes razón en lo que dices.

neko dijo...

Ya comenté en otro momento que no leo reseñas ni críticas sobre libros. Me gusta leer con la mente limpia de influencias.

Aun así, al ritmo de lectura de los últimos tiempos creo que no debería aceptar mas recomendaciones esta vida porque no llego. Tal vez sea la falta de interés del libro que estoy leyendo y la mania de no dejar nada a medias... en fin, menudo rollo para no decir nada.

Va, que me lo apunto.

Gaspard dijo...

La leí en versión original, en euskera. Creo recordar que me gustó. No excesivamente. Acaso es por eso que ahora no recuerdo prácticamente nada del argumento. Lo he recuperado en parte con tu post. También con el desplegaba que cita Isolda.
Con vuesto permiso, reproduzco en euskera el texto con el que terminas:
"Entzuna nuen halaber nola egin zuen ihes Mexikora gerra garaian. Gernikako bonbardaketa izan eta berehala, koadro esanguratsu bat pintzatzeko agindu zion legezko gobernuak Artetari. Mundu guztiak jakingo zuen horrela zer gertatu zen Gernikan, zelako sarraskia egin zuten bertan naziek. Bere bizitzako lana izango zuen hura. Hala ere, ezetz esan omen zion Artetak enkarguaro. Gerraz nekatuta zegoela azaldu zuen, berak nahiago zueka familiarekin bildu eta Mexikora erbestaratu. Gero, enkargua Pablo Picassori iritsi zitzaion. Eta ondotik datorrena guztiok ezagutzen dugu. Artetaren karreran jauzi handia izango zen Gernikari buruzko koadroa egitea, baina ezezkoa eman zion. Artea baino nahiago izan zuen bizitza. Gerokoan gogoratua izatea baino gurago familiarekin elkartzea.
Askori akatsa irudituko zaio Artetaren aukera. Nola gal zezakeen bere biritzako aukera, unean uneko erreakzio batengatik. Nola jarri zuen sorkuntzaren gainetik maite zuen jendea. Areago, batzuel ez diote hori barkatu ere egingo, pentsatuz sortzailea sormenari zor zaiola beste gauza guztien gainetik.
Behin baino gehiagotan galdetu izan diot neure buruari zer egingo nuen nik Artetaren atakan egon izan banintz. Zein bide aukeratuko nuen.
Ezin da esan, egoera bera bizi behar da horretarako. Baina horixe da askotan artistak aurrean izaten duen bidegututzea. Bizitza pertsonala ala sorkuntza. Artetak lehenengo bidea hautatu bide zuen, eta Picassok bigarrena." (Págs. 17-18 de la edición de Elkar).
Gabon, que resulta de gau+on= noche+buena=buenas noches.
Precioso idioma.

Amando Carabias María dijo...

neko:
La verdad es que no escribo las pocas reseñas de libros que escribo, para que nadie se sienta obligado a leerlos. En absoluto. No tengo misión de vendedor o promocionador de libros, salvo lo de los amigos y amigas. Ahí sí. Ahí sí procuro poner la carne en el asador, aunque sin engañar, o no engañando mucho.
La verdad es que no hay tiempo para leer todo lo que se debería de leer, es absolutamente imposible, aunque sólo nos dedicásemos a leer, así que despreocupa.
Además, cada día estoy más convencido (y creo que sobre esto se ha hablado en alguna ocasión en este blog) de que los libros llaman, te escogen a ti, tú no los escoges.

Amando Carabias María dijo...

Gaspard:
Recuerdo que en esa conversacióm o acto del Hay Festival, en que Kirmen Uribe nos habló de su libro (por cierto en ese acto también participó Santiago Roncagliolo hablándonos del suyo), al final, nos dijo que cuando lo acabó de escribir, se sentía tan exhausto que no fue capaz de traducirlo él al castellano. Fue una amiga suya, Ana Arregi, quien lo trasladó al español. Sólo al final del proceso se incorporó el autor.
También he comentado que Uribe viene del ámbito de la poesía. Toda su obra está escrita inicialmente en euskera.
Gracias por traernos estas palabras, es una forma de acercarnos más al autor.

lammermoor dijo...

¡Qué apetecible resulta ese festival segoviano! Y que gusto poder hablar con un escritor que te cuente cosas sobre su novela. Qué placer cuando además descubres que no se siente un divo.

También estoy convencida (cada día más) de que los libros te escogen a tí, no tu a ellos; incluso saben mejor que tú cual es el momento en que deben ser leídos.

Y en cuanto a la decisión del artista; cada vez que elegimos pagamos un precio (más grande o más pequeño), renunciamos a algo. Es inevitable. Por otro lado, si hubiera aceptado ¿habría sido más lo que ganaba o lo que perdía?

(tengo la sensación de que me ha salido un comentario un poco confuso. Lo siento)

Amando Carabias María dijo...

lammemoor:
Pues yo que no me considero un genio, especialmente hoy, creo que te he entendido bastante bien.
Incluso leo entre líneas, y lo tendré en cuenta para el año que viene.
Sí, el Hay Festival es apetecible.
También tienes razón en lo de la elección...
En el caso de Arteta, me imagino que para él ganó, aunque el destino no le dejó gozar mucho tiempo.

Marina Fligueira dijo...

Pues tal como lo describes… da ganas de ir a por el libro. Y, si he leído, o entendido bien... Lo hay en círculo de lectores. Es uno de mis hijos, socio y me lo conseguirá. Gracias por presentarlo. Un beso- que no cuesta dinero….

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira:
Has entendido bien. Yo lo compré con el número de septiembre, creo.