miércoles, 13 de enero de 2010

MUESTRA DE CINE EUROPEO

Cartel de la pasada edición MUCES.
Durante la penúltima semana de noviembre del año pasado, Segovia ha sido escenario de la IV edición del festival de cine MUCES (Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia). Según las cifras facilitadas por la organización más de veintitrés mil espectadores hemos asistido a alguna de las proyecciones habidas en sus diferentes secciones (Sección Oficial, Cineasta Europeo, Rodado en Segovia, País invitado, Cine Documental, Lo nunca visto), lo que para una ciudad como ésta no deja de ser un número abrumador. Se constata de nuevo que si se ofrece calidad a precio módico el ciudadano apuesta por ella.
La celebración de esta muestra, es la que me ha llevado a la reflexión que encabeza este artículo…

Existe el adagio que afirma que más vale una imagen que mil palabras. No siempre creo en él, aunque podría pensarse que esta opinión es interesada dado mi apego enfermizo por las palabras. Y digo que algunas veces no creo en tal máxima, porque en muchas ocasiones ocurre lo contrario, o sea, que un simple puñado de palabras sustituye con ventaja a las imágenes y que esas palabras provocan la llegada a nuestro recuerdo de imágenes a velocidad de vértigo…
Mientras que un escritor en un relato, con independencia de la extensión del texto, puede introducirnos en la vida interior de un personaje de modo abrupto sin que el lector sufra menoscabo en el entendimiento, el cineasta tiene que recurrir a otras estrategias para llegar al mismo punto. Si un escritor necesita de varias líneas (o páginas) para describir un paisaje, un cineasta ‘sólo’ tiene que mover la cámara ante el paisaje para que el espectador sea testigo y comprenda lo que se le quiere decir, o parte de ello…
Sin embargo no creo que se trate de establecer estériles contiendas entre un modo u otro de expresarse o comunicarse. Mi creencia, por el contrario es que los humanos somos un complejo conglomerado diseñado y preparado para servirse y utilizar ambos modos de completar o urdir un relato. Creo que no exagero si afirmo ahora que en esta generación la máxima prueba artística de la atracción mutua que ejercen entre sí palabras e imágenes es el cine.
Lo que entiendo por cine. El cine que más me gusta.
El cine que hemos visto estos días pasados en Segovia es de esta clase, esa filmografía en que el guión es tan importante (a veces más) que las propias imágenes. Ese cine en el que la atención del espectador queda prendida de la historia que, si además, está filmada con hermosas imágenes se convierte en un potente y sugestivo vehículo de comunicación.
Los buenos guionistas, escritores al fin, son en general grandes conocedores de tipos humanos. Éste, probablemente, sea otro de sus secretos. Porque las historias que se narran en una película viajan sobre la carne de los personajes que se desplazan por la carretera de un argumento. Por tanto, los diálogos, las miradas, los gestos (palabras e imágenes de nuevo) son los materiales con los que se trabaja a la hora de construir una película.
Creo que los organizadores de esta muestra van en la misma línea que someramente he apuntado puesto que al tiempo que se desarrollan las secciones citadas más arriba de la muestra, se falla el premio de guiones que este año ha recaído en la argentina Inés González Devesa, por su obra Verano, que se presentó al certamen junto con otros casi doscientos guiones.
Y no deja de ser significativo que el jurado de este concurso lo haya presidido Vicente Molina Foix, un escritor y cineasta.
Aunque tras un siglo ya poco tiene que ver, no se puede olvidar, no lo olvido, que el cine incorpora del teatro y de la narrativa mucho del bagaje que le ha hecho grande y lo ha convertido en séptimo arte. Y tanto creció la criatura, que desde hace décadas, ya sucede al contrario, y es la literatura quien también se deja influir y se nutre de los hallazgos y el modo propio de expresarse de la cinematografía. Sigue habiendo grandes películas que son adaptaciones de obras literarias, más aún, algunas de estas adaptaciones encumbran definitivamente los textos de donde bebieron.
No siempre este idilio es una convivencia maravillosa. Todos conocemos adaptaciones cinematográficas que han destrozado, literalmente, grandes novelas, pero no era el objeto de estas líneas ponderar los merecimientos de unos respecto de otros, sino constatar, al hilo de la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia, que el cine, el buen cine, el cine de toda la vida, depende de un buen guión, aunque no sólo, al igual que muchos textos literarios de indudable vuelo se nutren de muchos hallazgos logrados por el séptimo arte.
Han cambiado los modos de producir un film, la manera en que se rueda, los formatos en que las imágenes pueden ser trasladadas a la pantalla… El verismo con que hoy se puede filmar cualquier escena, hace que algunos momentos de memorables películas del pasado nos parezcan casi infantiles. El notabilísimo avance de la técnica y la tecnología también son una innegable mejoría para que el espectador se sumerja mejor en la narración que se nos traslada. Pero a la hora de la verdad, al menos en el cine europeo, lo que cuenta es la historia.
Luego, como en la literatura, a unos les gustará una cosa más que otra, o como en la vida, habrá momentos para una cosa y para su contraria, pero en definitiva, ahí estarán esas historias esperando impacientes a que nuestras miradas y nuestras voluntades se fijen en ellas.
No es de extrañar que grandes escritores sean grandes cinéfilos y que algunos directores de cine sean magníficos escritores. Al fin y al cabo pertenecemos a la misma estirpe, la de los seres que se sientes impelidos a contar historias para que el resto las disfrute, aunque, algunas veces, las sufra.

_________________________________________
* Se pueden consultar más datos sobre el Festival en El Norte de Castilla y El Adelantado.com *

50 comentarios:

Mercedes dijo...

Te felicito, una entrada fantástica, que nos viene muy bien en la época que estamos viviendo con respecto al cine. Estoy contigo, al final lo que importa, tanto en cine como en literatura, es que la obra cuente una historia que nos haga llorar, reir, comprender mejor, conocer... Y todo a través del sentimiento y la reflexión. Nada de esto es posible sin un buen guión o argumento, con el suficiente peso como para levantar una realidad paralela que el espectador o el lector viva con intensidad. En los últimos años se han estrenado muchas películas en las que el guión era muy débil o prácicamente inexistente, sacrificando este por el mero espectáculo visual, bajo mi punto de vista, por muy buena que sea la producción o la fotografía, como película (historia contada con palabras e imagenes) está huérfana.
Me gustó leerte.
Un abrazo

Evaasecas dijo...

El cine, mi gran compañero últimamente, ya que no tengo tv. me gusta tanto ver cine como leer, aunque ultimamente no leo mucho. Y eso de ir a una sala, tampoco lo hago desde hace mucho tiempo.
Siempre he admirado todo lo que tiene que ver con la creatividad. En cualquier faceta, en cualquier rama. Tanto el cine como la literatura te permiten abandonar tu propia existencia y echar a volar.
Como un sueño en hora y media o en cuatrocientas páginas.

Amando Carabias María dijo...

Mercedes:
Si al menos algunas de las llamadas superproducciones se pudieran considerar con buena fotografía... El problema, a mi modo de ver, es que el cine que llena las salas se basa solo en los efectos especiales.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas:
Por eso siempre serán necesarias las mentes creadoras.

Flamenco Rojo dijo...

Aunque ya te lo comenté en la revista Alenarte, reitero que es muy interesante que se hagan este tipo de festivales en sitios, como en Sevilla por ejemplo, donde ya, por desgracia, no hay demasiada oportunidad de ver cine que no se puede ver en salas comerciales. Estoy convencido que si no fuera por estos festivales este cine no se vería y no deja de ser un buen método de fomentar estos proyectos.

Un abrazo.

la palabra en cierne dijo...

Segovia se mueve.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo
Es interesante y necesario.
El eterno debate entre arte e industria. Hay en juego intereses económicos y, como bien dices, se trata de salas comerciales.
Y fíjate, que en los últimos meses se publica en la prensa con cierta reiteración la noticia de que se está pensando reducir el número de estos festivales por su inviabilidad económica (¿?).

Lo conseguirán.

Amando Carabias María dijo...

Palabra...:
Pues dentro de lo que cabe sí, quien no se mueve soy yo.

Miguel Mora dijo...

Yo también prefiero, en general, el cine con guión. Es difícil concebir el cine convencional, el cine que se proyecta en las salas comerciales, sin guión, pero existe un cine sin guión restringido muchas veces a ciclos y salas no comerciales o directamente a museos. Hay cineastas que hacen incluso cine sin personajes, sin objetos, sin imágenes al uso, manipulando directamente el celuloide y luego proyectándolo. El propio Andy Warhol realizó películas en las que el tiempo se limitaba al tiempo real de rodaje, cámaras estáticas filmando el sueño – de 8 horas – de un hombre. Cineastas mucho más reconocidos que famosos, como el francés Chris Market que no ha buscado nunca el favor popular, documentalista excepcional – como lo fue el Buñuel de “Las Hurdes, tierra sin pan” – aunque probablemente se pueda discutir si determinados documentales tienen guión o no. Hay también un director americano, Mike Leigh, que presume de hacer cine sin guión. No todo el cine, ni siquiera el europeo, es consecuencia de la literatura.
En el último Festival Eñe ( Círculo de Bellas Artes, Madrid) asistí a una deliciosa charla de José Luis Borau en la que contaba como Dámaso Alonso los llamó – a él y a Berlanga- para incorporar, hace años, un guionista de cine a la Real Academia de la Lengua. Decidieron proponer a Rafael Azcona pero éste rechazo con indignación, el siguiente candidato (que aceptó) fue el estupendo actor y escritor Fernán Gómez. Así entraron, con justicia, los guionistas en la Academia. Era una anomalía, y un error, considerar a los guionistas como escritores de segunda. También en un error creer que todo el cine deriva, de alguna manera, de la literatura. Me gustaría comentar también que en ese Festival Eñe había muchas “Conferencias Exprés” (de 30 minutos como máximo), la de Borau era una de ellas. Se sorprendió muchísimo cuando le cortaron comunicándole que se había terminado el tiempo: “pero si estoy empezando”, dijo con razón. Y es que parece haberse trasladado la moda de la prisa a la cultura ¿ en razón de qué”?
Y ya que estamos con cine me gustaría que un día, si le parece bien a Amando, cuando más participantes en este blog la hayan visto, comentásemos la película “El cónsul de Sodoma” que – ésta sí claramente – es una película heredera de la literatura. Está siendo tan polémica, sobre todo después de la reacción de Juan Marsé, que pienso sería muy interesante conocer diversas opiniones. Yo la he ido a ver pero “ contaminado” por todo este clima que se ha creado a su alrededor, tan “contaminado” que hubiera preferido ir a verla “ virgen” y así mi opinión sería más auténtica. En todo caso película para comentar.

Miguel Mora dijo...

Creo que me equivoqué y no era Dámaso Alonso sino Lázaro Carreter. También debí poner rechazó y no rechazo y sabe Dios cuantos errores más. La prisa también por mi parte…

Miguel Mora dijo...

Veo las cifras de muertos en el terremoto de Haití y me siento frívolo hablando de lo anterior...

Flamenco Rojo dijo...

Las últimas noticias hablan de decenas de miles de muertos tras el seísmo. Que desgracia, si Haití era un país pobre y un infierno, después de esto no lo quiero ni pensar. Por cierto las primeras ayudas en llegar, los cubanos. A ver cuando llegan los del primer mundo.

Miguel, yo todavía no he visto la película “El cónsul de Sodoma”, pero me temo que cuando la vea me ocurrirá un poco lo que a ti, veré el film un poco condicionado por los comentarios que he oído y leído. Llegado el caso me encantaría comentarla en este espacio.

Si a alguien le apetece ver el tráiler de la película mencionada por Miguel Mora aquí lo dejo.

http://www.youtube.com/watch?v=M5yyO9eSt_Y

Un abrazo.

maririu dijo...

Ay Amando sabes muy poco de cine, muy poco, menos mal que ha llegado Miguel M. que es aún más cinéfilo que yo para relevar el nivel.
En lo único que tienes razón es en el acierto de Segovia al organizar un festival de cine y en el hecho que eun guionista puede ser un gran escritor
pero
¿qué haces con Hichcock? no creo que escribiera DIBUJABA
(a lo mejor me equivoco, me hago vieja y me entran las dudas)
y con la Nouvelle Vague =la nueva ola , no con Eric Rhomer que acaba de morir y era también escritor pero con ¿Godard? con ¿Truffaut? con ¿Almódovar? y sobre todo con ¿Alain Resnais? ví en lugar de "Le ruban blanc" de Hanecke completo la película de Resnais Les Herbes Folles = las hierbas locas- y os aseguro que es cine el cine de un jovencito de más de 80 años.
El cine no sólo son imágenes, a veces sin palabras, es movimiento, es pintura, es música, es teatro, es espectáculo total, no tiene nada que ver con un DVD en casa, proyección individual es un espestáculo colectivo en sala o al aire libre.
Os aconsejo "Cinema Paradiso"
Lo que dices del paisaje es panorama, vista panóramica, pero el paisaje en David Lean en Pasaje a la India, en la Hija de Ryan o en Laurence d'Arabie no es un panorama forma parte de la historia.
Y un escritor tiene mucho que aprender de un creador de cine. El ritmo por ejemplo.
¡Ay Amando! Lo siento

maririu dijo...

Faltan un montón de comas, perdonad.
Miguel no sé cuando podré ver El consul de Sodoma, pero por el momento resisto a leer las críticas, por lo general las leo después de ver la película, cuando puedo.
Estos días están estrenando en París Agora de Amenabar.
Como habéis visto estoy mucho mejor
Ahora se estila poner jejeje
costumbre que nos viene de la tele con las risas del público en el lugar exacto en donde nos teneos que reír.

Mª Amalia dijo...

Reconozco que me gusta más el teatro,pero también el cine. Y como el teatro, en su sitio: en una buena sala de cine. En casa, casi siempre me duermo, no sé por qué...Bueno, el domingo logré ver enterita, en casa, una de mi paisano Martin Patino: Octavia. Trabajito le costó al historiador...
Cinema Paradiso, Maririu, era "mi película" para las tardes de domingo solitarias y lluviosas en Sevilla. Sofá, mantita, una vieja sábanita gastada, de cuando aún dormía en la cuna y que recuperé de un arcón de la casa de mi infancia. Silenciaba teléfonos y demás artilugios; daba al ON del vídeo y ¡a llorar!. Al terminar, las glándulas lacrimales secas... pero con las pilas cargadas...
En las próximas semanas,tenemos aquí el III Festival de Teatro "Las dos orillas", con montajes de grupos españoles y creadores marroquíes. La 19ª edición de la semana de Cine Europeo en Marruecos, con la proyección de 10 películas. Abre Almodóvar y "Los abrazos rotos", pero hay películas de otros 9 países: Francia, Rumanía, Bélgica, Rep.Checa, etc.
Y, para empezar, la exposición fotográfica de Luis Vega: "La vida perra de Mohamed Chukri", autor de "El pan desnudo", una de las mejores novelas de la literatura marroquí contemporánea. Metidita en faena que voy a estar todas las tardes-noches de las próximas semanas. Abrazos africanos.

Isolda dijo...

Creo que lo más importante en una película es el guión; estoy pensando en Almodóvar, en Truffaut como dice Maririu, en Hichcock por supuesto, en Ricardo Franco y su magnífica "La Buena Estrella". El cine es un conjunto de cosas que tienen que encajar debidamente. Algunas son poemas visuales y musicales, como "Mararía", que no necesita más que estas dos cosas o como la cinta que me viene a la memoria "Savoir et être" un documental sobre la escuela rural en Francia. Ésta no necesitó más que voluntad.
Besos de película, estaba cantado!

Mary Cugat, está usted en plana forma, seguro y me alegro. Besos

Anónimo dijo...

Así que la Africana se llama Mª Amalia, buen plan tienes estos días.
Abur

María A. dijo...

El seísmo de Haití, tremendo. Hace ya muchos años viví uno de 6,4º Ritcher en Perú y fue una de las peores experiencias de mi vida. Ese ruido... El silencio posterior...El llanto de la gente... Y no nos pasó nada, pero nunca se olvida. Aquí hubo uno serio, en Alhucemas, hace unos años. A uno de mis alumnos se le cayó la casa encima y pasó casi un día debajo de la cama salvadora, hasta que le rescataron. Pasó dos años sin habla y aún está en tratamiento psicológico. Esta mañana pasó todo el recreo en mi despacho: necesitaba hablar y llorar. Dice que cada vez que ocurre algo similar y se entera, se pone fatal y es como si volviera a vivir la experiencia. Al terminar las clases parecía un poco más tranquilo pero estaba muy mal.

Anónimo dijo...

¿A que es bonito mi nombre?

María A. dijo...

No sé por qué salgo como anónimo, si soy María A.malia

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora:
Bien, digamos que estoy a años luz de este planteamiento cinematográfico del que hablas. Me parece interesantísimo, y probablemente un camino aún más alejado de las salas comerciales que el otro al que me refería en este artículo.
Y así, a bote pronto, diría que ese camino es probablemente el sendero de quienes desean profundizar al máximo en el lenguaje propio específico del cine, desde el punto de vista de las imágenes. Sería algo así como el cine puro, por analogía, por ejemplo, con la poesía pura.
Son camninos transitados por los grandísimos creadores que has citado, y por tanto habrá que eatar atento a su evolución, si es que hay cineastas que continúan por ese camino.
En todo caso a mí se me escapa, y como mi formación es la que es pues me quedo en donde me quedo. Y efectivamente creo que el guionista de cine no es un escritor menor. Es un modo más de escribir y que formen parte de la Academia de la Lengua es, no sólo justo, sino necesario para el cine y para la propia lengua.

Ya he leído cierta parte de la controversia sobre "El Cónsul de Sodoma". No sé si la veré. En Segovia aún no la han proyectado. Pero, de momento, el título me parece poco afortunado. Y por desgracia, por lo que he visto, tanto quienes la aprueban como quienes la rechazan lo hacen fijándose en la parte más escabrosa de la vida del poeta.
Me parece imprescindible entrar en esa faceta de su vida, pues su poesía no es ajena a su vida (como la poesía de cualquier poeta no es ajena a su vida), pero me da miedo que sólo sea eso. Supongo que no será así.

Tienes razón, hablar de según qué cosas en según qué días no sólo es frívolo, sino que cuesta trabajo.
El desastre de Haití nos anuda el corazón..., pero ¿durante cuánto tiempo?

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
Parece que EEUU ya ha enviado su ayuda (creo que un portaaviones). Desde España ya ha salido algún contingente.
Los primeros auxilios, como siempre, será un rosario de imágenes en los telediarios...
Los problemas se acentuarán después, cuando llegue la hora de la reconstrucción y Haití sólo esté en los atlas...
No quiero ni pensarlo.

Amando Carabias María dijo...

maririu:
Como de tantas cosas, como de tantas cosas. Por eso procuro huir de comentarios técnicos en ninguna materia, simplemente hablo de lo que me gusta o no, de lo que me llega o no, de lo que entiendo o no. Y claro a uno le puede cierta 'deformación' por el gusto a lo más literario, a lo más narrativo, a todo lo que ahonda en las historias humanas, en los seres humanos.
No comprendo lo que dices de Hitchcok. A mí me parece uno de los grandes guionistas del séptimo arte. Quizá uno de los más grandes todo-terrenos del cine. Sus películas cuentan con una capacidad visual portentosa, tanto que, por ejemplo, ver la silueta de una mujer tras la cortinilla de una ducha, siempre nos remitirá a Psicosis, o una bandada de pájaros 'nerviosos' nos empujará a la angustia que sentimos cuando vimos 'Los Pájaros', o cuando veamos a alguien correr perseguido por una avioneta nuestros ojos de la memoria reflejarán el rostro de Cary Grant con la angustia reflejada en sus pupilas... Que en su vastísima filmografía haya películas fallidas, creo que no es obstáculo para dudar de su gran capacidad para ahondar en el lado oscuro del ser humano...
Me alegro de tu mejoría.
Ágora es una película que también merece la pena ser vista, y quizá comentada.

Amando Carabias María dijo...

maririu
Releo tus palabras y me doy cuenta de otra cosa que se me ha quedado en el tintero. A mí, personalmente, muchos de los guiones de Almodóvar me parecen sobresalientes. Si no yerro (puesto que hablo de memoria) Almodóvar tiene un Óscar como mejor guionista. En concreto "Todo sobre mi madre", me parece un guión prodigioso, escrito por él.

Creo que en ningún lugar he dicho que los escritores tengan que ser guionistas o que los guionistas no sean escritores, sino todo lo contrario.
Escribir un guión de cine me parece algo complicadísimo, porque además un buen guión tiene que saber que forma parte de todo un conjunto de manifestaciones (que citas con total acierto y por tanto no repito)y que tienen que apoyarse las unas a las otras.

Amando Carabias María dijo...

María A:
Gracias a Marián hace bien poco que descubrí Cinema Paradiso.
Y te entiendo. Pero cómo no se va a llorar con semejante película.
Y sin embargo me parece una gran película.
"Los abrazos rotos" me parece otra gran película.
No quiero, porque no puedo, decir si es mejor que "Ágora" o que "Celda 211" (ésta no la he visto), pero sí diría que no es mejor que otras películas de Almodóvar
Que disfrutéis el resto de la programación que nos comentas.

No me extraña que tu alumno siga con semejante trauma.
No soy capaz de imaginarme semejante experiencia, pero tiene que ser terrible

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Es que un guión de cine no sólo es(ni siquiera parecido) como un libro.
Me imagino que quien escribe un guión, después de haber hecho el script-board, el argumento, etcétera, tiene que haber visto la película en su cabeza, que no tiene por qué ser la misma que se le ocurra al director -salvo que guionista y director coincidan en la misma persona-. Y si uno ve la película normalmente pensará en muchas cosas a la hora de escribir: planos, iluminación, composición de la escena, música...
Luego llegará quien manda (el director) y establecerá los cambios oportunos, pero eso no quita para que quien escriba el guión piense en esas cosas.
Supongo que hay otras tantas variantes, como cuando existe una idea y el guionista se limita a los diálogos de las escenas.
En fin que una película es una suma de muchos esfuerzos, pero, sigo pensando que el guión es absolutamente básico. (Y que concte que el guión no es sólo diálogo)

Marina Fligueira dijo...

Caramba, los desastres naturales y los que no lo son- también, cómo las guerras que todos los días están goteando sangre… se ceban con lo más pobres- desfavorecidos de nuestro planeta. Que mal repartida está la riqueza, ¡quizá ésta tenga mucho que ver con la pobreza! A los ricos, no les afectan los desastres, o- por lo menos tanto. Sus casas están hechas a prueba de bombas y de seísmos. Sin embargo estos otros están condenados a vivir en chabolas en más cruel miseria. Es muy triste, pero es una realidad y con solución coro: y a largo plazo. Un beso para todos vosotros/as. Ah!!! Que se me olvidaba… me gusta el cine, pero voy pocas veces, me dan dolor de cabeza esos sonidos tan fuertes que ahora hay en las salas de cine. Sin embargo voy siempre que puedo a ver una buena obra de teatro, me encanta. Amando como siempre da gusto leerte.

Miguel Mora dijo...

Flamenco Rojo, Maririu, Amando, tiempo habrá de comentar “El Cónsul de Sodoma”. Si la sigo teniendo tan fresca porque mi memoria para las películas empieza a no ser excelente y al cabo de poco tiempo olvido muchas cosas. Por eso y porque empecé – como consecuencia de la censura – a ver muchas películas con retraso, no es verdad que sea más cinéfilo que Maririu. Simple aficionado que cada vez va menos al cine y que procura repasar en vídeo lo que le gustó hace tiempo. Por ejemplo, todavía no he visto Ágora…

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira
A mi modo de ver, el que los desastres naturales afecten a los pobres y desheredados de esta tierra, más que al resto, es una prueba más de la profunda injusticia que rige las relaciones humanas.
Tendría que ser obligatorio construir en todas partes del mundo con todos los elementos de seguridad posibles para evitar en lo posible los efectos de estas reacciones de la Naturaleza.
Dicho esto (pura utopía, lo sé), también hay que reconocer que la fuerza de la naturaleza no siempre puede ser controlada. Habrá que intentar protegerse, habrá que intentar minimizar los efectos, habrá que intentar plegarse a su poderío, pero hay que saber que ella es mucho más poderosa que nosotros.
Todo esto suponiendo que en este caso y casos similares el propio ser humano no sea ajeno a estos movimientos telúricos.
En muchas ocasiones a los humanos nos falta humildad para saber que somos simples criaturas de la naturaleza, no sus propietarios, y que no podemos domarla.

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora
Pues quizá no fuera malo que ya escribieras tus impresiones, por si acaso.
Si la echan en Segovia, o en su defecto pasa pronto a los vídeo club, intentaré verla pronto y poder hablar sobre ella.
Sìempre es un placer aprender contigo desde el diálogo.

Alena.Collar "muy refunfuñante" dijo...

Amos...
Grrrr...
O sea; o seaaaa...que este maravilloso articulo de mi reportero segoviano merece ( como realmente merece) 30 comentarios, y en Alenarte solo mi amigo Flamenco tiene la gentileza de poner uno...

Grrrrr...
"sus voy a dar con lo redondo de la jarra"....


(Es todo broma, carape...)

Un abrazo risueño.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar "editora":
Pero si no hubiera sido por Alenarte, no habría escrito el artículo.

Alenacollareditora dijo...

Jaajajajajaja

Amando Carabias María dijo...

Alenacollareditora
Todo es empezar, ¿qué no?

Evaasecas dijo...

Después del debate que ha suscitado este post, diré que yo tampoco entiendo de guiones y todos los intríngulis que hay detrás de una película de cine. Yo veo cine en casa. Tampoco he visto "Agora", pero lo tengo en la lista de tareas pendientes. Me encantó "Avatar". Y hoy toca, si hay tiempo, "Buscando a Eric", que también lo tenía en tareas pendientes.
Me gusta mucho este blog porque es variado y los comentarios son tan buenos como el propio blog. Aprendo. Gracias.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas
¿Qué si aprendemos? Los comentaristas de este espacio sois muy generesos en vuestras aportaciones. Cualquier día en vez en wikipedia entran en los comentarios de Pavesas :).

"Buscando a Eric" tuvo este post. Lo digo por si te sirve

Beatriz Ruiz dijo...

Evaasecas... aprendemos... y mucho...

No soy ninguna entendida en cine, pero es cierto que creo que estos festivales tienen muchísima importancia para este arte... precisamente por no ser películas comerciales... Yo procuro no ir a salas de cine comerciales, alguna excepción hice, claro...

Cinema Paradise no se me olvidará jamás...

He visto películas que destrozaron el libro que correspondía... pero también en otras ocasiones le hicieron el honor... Un buen guión en definitiva es un buen libro, no???...

Para mi lo importante del arte, de cualquiera de ellos, es que te haga sentir...

Preparo ya mi próximo viaje... la ocasión me lleva a Argentina... pero volveré...

Besos desde Tenerife.

maririu dijo...

pues yo dejé un comentario esta mañana antes de las 9 y estaba leyendo el último de Amando y ...se fue
?????????????????????????????
buen viaje B...

Amando Carabias María dijo...

Beatriz:
Creo que tienes razón, un buen guión es un buen libro.
Te deseamos un buen viaje y nos vemos a la vuelta.

Amando Carabias María dijo...

maririu
Pues aquí no ha entrado nada. Se lo habrá llevado el viento, porque otra cosa no, pero viento hoy...

Beatriz Ruiz dijo...

Gracias Maririu... leo con alegría tu recuperación...

Beso...

Evaasecas dijo...

Amando, jajaja, tengo esa peli en lista de espera desde aquél post tuyo. Se que hiciste un post sobre ella y recuerdo que de ese me fui al post que hiciste sobre aquel Madrid-Barça, cosas mundanas, que a falta de festivales, a veces llenan mi tiempo, que le voy a hacer.

Beatriz, anoche, leyéndoos, añadí esa peli también a la lista de espera. Me gusta mucho el cine, aunque no sea especialmente exigente, supongo que solo busco entretenimiento, que no es poco, y como dije en mi primer comentario, quizá solo soñar un ratito. No se si tiene que ver con la ignorancia sobre los "intríngulis", pero es lo que me da el cine, o lo que busco. Enamorada quedé cuando vi " Mr. Magorius y su tienda mágica", por ejemplo, en el fondo soy una cría, jajajaj.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas
Mejor no hagamos hoy sangre... (con lo del fútbol, digo... =)

Después de enlazar con la película de Loach he recordado que fue uno de los primeros post a los que te acercaste. Pero bueno. ahí está.

catherine dijo...

Tendráis que soportarme tres días más: el portatil y mi marido volvieron ayer y saliremos a la montaña sólo el domingo.
Me gustan mucho el cine y el teatro pero con lo complicado que ha estado mi vida desde el verano no he visto nada de teatro y solo La cinta blanca. En una película me gusta el ambiente; cuando el guíon es un libro ya existante me decepciona y un libro escrito después de la peli, peor. Una vez hice la experiencia de comprar los textos, bilingües, de Todo sobre mi madre; es muy interesante.
En la estación de esqui ponen una peli diferente cada día, a veces dos. Quizás iré pero ponen los hitos de la temporada y a mí me gusta más el cine de autor, d'Art et d'Essai, el que dan en el Festival.
Buen viaje Beatriz. Maririu, me parece que estás completamente curada. Y ¿qué tal la voz de Amando? bueno, sus palabras y la arquitectura que les da son todavía excelentes.

maririu dijo...

este es uno de los que puse pero no es áquel que os decía y que hablaba de Hichcock:

"Festival de cine
ésta que a veces es anónima, soy yo el blogger es de un caprichoso...
Ya puedes tener un buen guión que si tienes malos actores y sobre todo un mal director te sale un cromo.
Si no tienes un operador o no eres buen operador y no sabes iluminar tus planos.
si no sabes cuando hay que terminar un plano...
Dadme un Fellini o un Bergmann y os lo harán tragar todo sin guión.
Truffault en La nuit américaine no sabía adonde iba.
Si Azcona no hubiera tenido a Berlanga y a José Isbert, y a ...
sería escritor pero no habría peli"

m dijo...

Cathérine de acuerdo en todo y gracias por tu comentario en...
¿qué te pareció Le ruban blanc?

maririu dijo...

Evaasecas si no es para soñar ¿para qué serviría el Arte? Sueña, niña, no dejes de soñar, es lo que más ayuda a vivir y siempre se aprende algo soñando.
Me acuerdo del primer "Revoltés del Bounty" Bounty es el barco que hizo naufragio a causa de un motín enel Oceano Índico. Digo el primero porque era con Charles Laughton y Clark Gable y ya pueden poner tecnicolor ytecnología en el remake que la potencia poética de esa película me dura desde mis 12/13 años (Miguel Mora ya hablaremos de la censura franquista que dejaba pasar las películas americanas en mi infancia) ¿sabéis lo que aprendí en esa película soñando?
pues que hay que mirar adelante e impedirse mirar atrás a pesar de todo.
Y si queréis saber como lo consigue Charles Laughton, encontrarla... Cuando os déis por vencidos os lo contaré.
El anterior de m. y éste no son de los desaparecidos.

catherine dijo...

m, maririu, fan de cine, Le Ruban Blanc tiene el ambiente que corresponde a lo que Haneke quiere mostrar de la Alemania de principios del siglo XX y sus consecuencias en los años siguientes. La foto, en blanco y negro es magnífica. No puedo encontrar quien lo compara con Bergman, Bergman es en la tradición de Ibsen, frío del paisaje y efervescencia interior.
Son películas que hunden al espectator en su ambiente.

Amando Carabias María dijo...

Catherine
Pues es una maravilla tener que 'soportarte'. Eso es un premio, más que un castigo.
'La cinta blanca', película que no he visto, viene precedida de sus premios y del atronador éxito que está provocando en crítica, prensa y espectadores.
Las adaptaciones cinematográficas son una complicación, porque tienen que luchar contra el conocimiento previo del argumento de la película, y con la idea que el lector se ha hecho de los personajes, los ambientes, todo.
A mí en general me pasa lo que a ti a este respecto.
Mi voz recuperó toda su salud, por suerte, y espero que mis palabras no pierdan su arquitectura, como dices.
Un beso.

Amando Carabias María dijo...

maririu
Estamos de acuerdo, vienes a decir lo mismo que hemos estado diciendo. Está claro que los cimientos no son el único componenete del edificio, y en general se dan por bien planeados y ejecutados siempre. Nos fijamos más en las fachadas, los tejados, las ventanas, el volumen, lo airoso del conjunto. Pues así en el cine. Y al contario, un buen edificio proyectado con toda suerte de detalle y precisión, puede ser perfectamente deleznable cuando al construirse se hace sin gusto.
Por eso, ni recuerdo mal, en alguna de las respuestas que escribí anoche, hablaba sobre la armonía o complementariedad que tienen que tener cada uno de los elementos que desembocan en una película. De ahí la vital importancia del director que es quien tiene que coordinar todo.