miércoles, 20 de enero de 2010

MIRABA EL TIEMPO



Miraba el tiempo a través de la ventana del dormitorio. Y el tiempo no se movía, permanecía en un estatismo impasible. Pensó que había enloquecido, pues desde que fue un buen estudiante de bachillerato sabía perfectamente que el tiempo nunca se detiene, ni siquiera cuando parece que se inmoviliza.

Pero aquella tarde era diferente. Por mucho que cualquiera le pudiera demostrar que, como cada día desde que el universo existe, el tiempo proseguía su camino infinito, él sabía que no avanzaba.

Ese silencio absoluto, esa ausencia total de ruido...

¿Y aquellos gestos lejanos...? Él sabía que el tiempo se había detenido y que no volvería a arrancar.

Nunca.

34 comentarios:

la palabra en cierne dijo...

Me recuerda a mis veinte años cuando miraba al tiempo desde la ventana de mi habitación y creía saber cómo serían las cosas. Me equivoqué. Creí saber como "debían" ser las cosas.
Buenas noches abrazada a tu relato.

María Eleonor dijo...

Me acordé, no me preguntes porqué pero lo hice, de aquel español que lo único que quería era la eutanasia, te acuerdas?, vi la película con Bardem, "mar adentro", qué película una joyita. Bueno cuando leí ahora tu escrito se me antojó su interioridad, era como si el me dijera, "hey yo sentí eso"...estaré enloqueciendo?, bueno, semejante obra ésta aunque sea corta me deja el alma llena, en fin en verdad que cada uno interpreta como mejor le parece, me emocionó es todo.

Un abrazo muy cariñoso.

Amando Carabias María dijo...

Palabra...:
Siempre se cree como 'deben' ser las cosas. A veces es así, a veces no. A los veinte casi todos estamos lejos de saberlo.

Amando Carabias María dijo...

Maria Eleonor:
Tu emoción y que hayas sentido algo parecido a lo que sentiste con "Mar adentro", me deja sin palabras.
Un beso cordial.

Mercedes dijo...

Por mucho que la física nos asegure que el tiempo es imparable, si sientes que se ha parado, es que se ha parado.
Nada es más verdad que la que se seinte.
Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Mercedes:
Toda la razón. Hay minutos que parecen segundos, hay segundos que parecen años.
Y lo que importa es la duración de los latidos de nuestro corazón.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

EL encuentro con la muerte? no se me ocurre otra manera de detener el tiempo...

Abrazotes
Marian

la palabra en cierne dijo...

Por cierto, enhorabuena por participar en el Día Internacional de la Poesía en Segovia y haber sido seleccionado.
Me alegro mucho. Segovia se mueve.

Amando Carabias María dijo...

Marian Raméntol:
Y quizá la conciencia fluya

Amando Carabias María dijo...

Palabra..:
La verdad es que es todo un honor y una ilusión. Gracias.

Flamenco Rojo dijo...

Cuando veo más allá de las personas, cuando veo más allá de los lugares que me rodean, es en ese momento cuando el tiempo se detiene.

Un abrazo.

Pd.- Enhorabuena por la elección para participar en el Dia Internacional de la Poesía. No podía ser de otra forma.

Alena.Collar dijo...

Primero, enhorabuena, que no lo sabía y me entero donde debo: es decir en tu blog.
Segundo: tu relato es muy bueno. Yo lo veo como el asistir a la muerte del "protagonista", pero me puedo equivocar. Me gusta de él su sobriedad narrativa. El mínimo de palabras para contar lo que se quiere.
El final, con ese "nunca" parece un latigazo expresivo.
Bravo.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo:
También es una reflexión interesante la que nos haces. En el caso que nos propones, es la detención del tiempo por algo tan maravilloso como enredarse en la amistad y la belleza.

Muchas gracias, y la verdad es que me hace mucha ilusión, porque los dos poemas seleccionados despegaron su vuelo en Pavesas.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar:
La referencia a lo del día de la poesía la dejé en el blog la otra noche, creo que el sábado, pero quizá la extensíón de los textos que han precedido a este micro de hoy ha hecho que pasase desapercibida.

Como ya he dicho más arriba, no te equivocas, no. Esa es la idea y, aunque parezca lo contrario, es complicado ajustarse a este formato.

maririu dijo...

Lo siento Amando pero me gustaría que meditaras sobre tu última frase en la respuesta QUE ME HICISTE AYER :
“Quizá todo tenga que ver con lo que dices, pero me da más en la nariz que tiene que ver con los personajes que han sido los presidentes de este país.”
Parece como, si sobre América Latina, no hubieras leído ni tan sólo a Neruda, ni a Miguel Angel Asturias, a Octavio Paz, Nicolas Guillén etc etc. visto Viva Zapata o Mission con Jeremy Iron y de Niro.
¿crees que los haitianos eligen sus dirigentes como tú en la España de Hoy? y habría mucho que decir... Oíste hablar de Pinochet, de Papa Doc de Torrijos, de Batista... ???
¿Has meditado sobre la democracia? ¿qué es realmente? y ¿la política?
Lo siento, no puedo dejar terminar el debate asíy pasar a hablar del tiempo imposible, lo siento.
Admito que lo hagas pero yo no puedo

Amando Carabias María dijo...

maririu:
Creo que quizá no me expresé con toda la claridad. No me refería para NADA a los haitianos, sino sólo y en exclusiva a quienes han ocupado el cargo de Presidente en ese lugar, además auspiciados o colocados por países supuestamente democrácticos.
Además tú misma has destado la frase textual:"...los personajes que han sido los presidentes de este país.”. No hay ni sombra de pensar en los electores.
Besos.

Tempero dijo...

El tiempo y su dilución.
El tiempo y su disolución.
El tiempo y su desilusión.
El tiempo y su digresión.

Amando, Flamenco, Isolda, y demás, escuchad esta soleá sobre el tiempo.Incontestable, en el fondo.

El tiempo y, donde pone 'su' poner ahora 'nuestra' y concluimos la retahíla.

Saludos.

Isolda dijo...

Si la muerte pisa mi huerto
¿quién firmará que he muerto
de muerte natural?

¿Quién lo voceará en mi pueblo?
¿quién pondrá un lazo negro
al entreabierto portal?

¿Quién será ese buen amigo
que morirá conmigo,
aunque sea un tanto así?

¿Quién mentará un padrenuestro
y a rey muerto, rey puesto...
pensará para sí?

¿Quién cuidará de mi perro?
¿quién pagará mi entierro
y una cruz de metal?

¿Cuál de todos mis amores
ha de comprar las flores
para mi funeral?

¿Quién vaciará mis bolsillos?
¿quién liquidará mis deudas?
A saber...

¿Quién pondrá fin a mi diario
al caer
la última hoja en mi calendario?

¿Quién me hablará ente sollozos?
¿quién besará mis ojos
para darles la luz?

¿Quién rezará a mi memoria,
Dios lo tenga en su Gloria,
y brindará a mi salud?

¿Y quién hará pan de mi trigo?
¿quién se pondrá mi abrigo
el próximo diciembre?

¿Y quién será el nuevo dueño
de mi casa y mis sueños
y mi sillón de mimbre?

¿Quién me abrirá los cajones?
¿quién leerá mis canciones
con morboso placer?

¿Quién se acostará en mi cama,
se pondrá mi pijama
y mantendrá a mi mujer,

y me traerá un crisantemo
el primero de noviembre?
A saber...

¿Quién pondrá fin a mi diario
al caer
la última hoja en mi calendario?

Amando, como todos los comentaristas que me preceden saben muchísimo más de versos que yo, prefiero dejaros lo que me ha sugerido tu entrada. Otro poeta, Serrat.

Besos de vida a repartir.

Isolda dijo...

Siento que os debo agradecer a todos vuestras opiniones. Hablábamos aquí de la importancia de los comentarios. Es un placer multiplicar la entrada de Amando, hermosa, breve, sobria y certera, con lo que ve Marián o Palabra y Alena y Mercedes y Flamenco o Tempero y no olvido a Eleonor ni los que vendrán después. (Maririu, eres poeta, lo sé, hoy no, pero te incluyo). Flamenco, bonita manera de detener el tiempo. Tempero, me dejas una vez más sin palabras.

K dijo...

A nuestras preguntas,las horas responden con una sonrisa diciendonos que vinieron solas , y que solas se irán cuando les dé la gana.
Trás los cristales de mi ventana ,el tiempo y la vida se intercambian miradas de inteligencia y se miran de soslayo. El tiempo se detiene un segundo y escoge sitio para morir ,pero la vida le dice que no permitirá que caiga bajo una sombra oscura ,sacrificado.
No morirá allí , en un banco desvencijado,rodeado de hojas secas ,entre cestas de recuerdos.
Esperaré . Esperaré por tí y enfrentaré solo la saña de mis manos y cuando el camino se llene de silencio y "claridad" nos iremos juntos .

Amando Carabias María dijo...

Tempero:
El tiempo es caprichoso, o no, pero su mejor remedio es el olvido.
No sé si el olvido, pero sí la distancia de las cosas.
Abrazos.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Tremendo poema, para después, para esos moementos posteriores en que de nosotros sólo quede visible la materia.
Necesariamente, como bien sabes, tengo que ser breve, pero no menos intenso.

Amando Carabias María dijo...

K:
En realidad yo diría que las vidas son las pasajeras del tren del tiempo. Un tren con tantas estaciones de nombres desconocidos y expectantes. Y lo curioso que el billete que nos metieron no tiene el escrito en que apeadero es nuestra última parada.

Shandy dijo...

Armando, éL personaje presiente que se ha detenido su reloj, que su marca pasos ha dejado de latir.Nuestra experiencia y concepción del tiempo es finita, pero el tiempo... (lo sabe bien el estudiante de bachillerato)
Un abrazo

Amando Carabias María dijo...

Shandy:
Diría más. ya ha pasado del pre-sentimiento al sentimiento..., a pesar del estudiante
Biquiños.

jordim dijo...

el tiempo es muy cansino, demasiado exigente..

Amando Carabias María dijo...

jordim:
Prefiero eso, que sea cansino y exigente, a que se convierta en una lenta y desesperante sucesión de nada, tras nada.
(Tengo pendiente un comentario sobre tu nueva Eva).

Marina Fligueira dijo...

Sólo se detiene el tiempo con la muerte, o con un accidente que deje a uno parapléjico, entonces si que se ha detenido. También existe la otra parte que es demasiado bonita, esa que cuando una tiene veinte años y te abraza el amor de tu vida, quisieras que el tiempo se para en ese instante, y en muchos otros que le siguen. Un beso gallego.

Marina Fligueira dijo...

Por cierto, felicidades Amando por ese premio, y por este relato.

Krlos Reyna dijo...

Hola =D wao =D si, es que no se detiene y lo pudo ver así un instante, tal vez en un instante si, se detuvo en ese instante, y creyó seguir mirando al tiempo, de hecho se quedo mirándolo fijamente, al tiempo pasado.

Un abrazo amigo :D

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira:
Es un honor este premio, pues para mí es un premio formar parte de ese acto, haber sido seleccionado.

Creo que la mayoría coincidimos en la interpretación del texto. Tampoco te alejas tú de ella.

Amando Carabias María dijo...

Krlos Reyna:
Se detuvo, Krlos, se detuvo.
Gracias de nuenvo por venir.
Abrazos

Evaasecas dijo...

Demasiadas veces parece detenerse, demasiadas veces parece irse sin poder hacer nada para pararlo.
Y demasiado difícil distanciarse de las cosas si es que esa es la solución.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas:
No, no es la solución. Creo que es la contraria, y aunque duela. Además no se trata de evitar que no se pare, por desgracia es inevitable. Mejor no te lo cuento, ¿verdad?