viernes, 25 de diciembre de 2009

NAVIDAD AÑO CERO

Este es el misterio que compramos en la Plaza Mayor de Madrid
Según conté
aquí

No nos engañemos. No confundamos el eco con las voces. Allí no hubo luces, ni efectos pirotécnicos, tampoco hubo centros comerciales, ni aglomeraciones, ni cajeros automáticos. Allí no se celebraron opíparas comilonas, ni se rebasó el límite de alcohol en sangre autorizado para circular por los polvorientos caminos de Judea...

Por cierto, ni siquiera hablo de Belén, donde, según las crónicas, sí hubo jaleo, pues no pudieron alojarles en las posadas. En Belén los hosteleros colgaron el cartel de no hay billetes, ni rincones... Pasa lo que pasa, la joven pareja no debió darles buena pinta. Obreros manuales, quizá parados que llegaban a cumplir con el requisito abusurdo de las autoridades romanas. (¡Qué afán ha tenido siempre la administración por contar súbditos!). Los taberneros llegaron a la conclusión de que se gastarían poco en comida y nada en vino. Y encima, ella estaba de parto. No lo podia ocultar.

Uf, un parto y con todo lleno. Menudo contratiempo. Vamos, vamos, que se vayan.
¿Pero, hombre, así a la calle? ¿Sin más?
Ay, mujer, siempre con tus sensiblerías... Pues mándalos al establo y que se apañen como puedan.

Cuando digo allí, hablo de esa cueva donde un pesebre cubierto de pajas pintadas de sol, y que hubieran sido alimento de las bestias, sirvió de cuna a un niño que se atrevió a ponerse en nuestras manos. Estas manos que se hartan de derramar sangre y odio, letras y caricias; estas manos expertas en la destrucción y en la edificación; estas manos acostumbradas a morir y a matar.

No nos confundamos, no nos dejemos engañar. Allí (repito: allí es una cueva que servía de establo) no había aromas de suculentos guisos, pero tampoco hubo tormentosas discusiones revestidas de sonrisas de hienas.

Allí sólo hubo barro de luz y palabra de carne. Allí resonaron ecos de viejas utopías que soñaron con trocar lanzas en podaderas y espadas en arados. Allí comenzó a hacerse canto el viejo sueño: el león pacerá junto al cachorro de ternero, el niño jugueteará con su manita dentro de la hura del áspid sin temor y sin peligro. Allí inyectaron vitaminas a quienes gritaban porque los montes se allanasen, porque los barrancos se encumbrasen.

Y allí sonó una melodía compuesta por ángeles, cuyo eco muy pocos han escuchado. Y sólo alguno ha podido copiar en papel pautado.



Fragmento del Oratorio de Navidad de Juan Sebastián Bach. BWV 248, conocido como la Sinfonía.
Este es el fragmento que escuchan los protagonistas de mi cuento de Navidad de este año.

Si alguien que no lo haya recibido lo desea, con que me lo pida vía mail, será satisfecho.

OS DESEO A TODOS FELIZ NAVIDAD

38 comentarios:

Alena.Collar dijo...

Era un revolucionario.
Y nació, eligió nacer, en un lugar miserable; junto a los humillados y ofendidos de la tierra.
Donde nada había...

http://www.youtube.com/watch?v=2bosouX_d8Y

Evaasecas dijo...

Feliz Navidad, Amando. Abrazos.

Miguel Mora dijo...

Perdón Amando por romper el aire navideño, pero como aquí entran muchos de los asiduos de los blogs de “El País” quisieran comentar que ayer en el blogs de Lluis Bassets y hoy en el de Cruz no me han publicado lo que más abajo añado. Se me hace difícil de entender y me siento como si estuviera en la película “ La vida de los otros”, ¿habrá empezado a actuar la stasi de Berlusconi?

Ayer noche, y hoy por la mañana otra, vez envié el texto de más abajo al blog de Lluis Bassets. Era una respuesta apresurada a un firmante llamado Azpeitio. No ha salido. Desconozco la causa, aunque hace muchos meses en ese blog se produjeron algunas no publicaciones (eufemismo de censura). Lo intento ahora reproducir aquí por si el Sr. Azpeitio se pasa. También por si no fuera ajeno al tema de J. Cruz : relación con el mundo periodístico


Sr Azpeitio, mal día hoy, para debatir con usted. No coinciden sus datos con la realidad: 48 millones de personas son más del 13 por ciento. Muchos de los “sin cobertura” no votan, hay mucha gente que no vota en EEUU y más entre las capas marginales, más desfavorecidas. Todo persona tiene – por el hecho de serlo – derecho a la asistencia sanitaria (¡y de la misma calidad!), es un derecho humano elemental.
El profesor Vicens Navarro es médico, catedrático de Ciencias Políticas y Sociales en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University, Baltimore durante 35 años. Ha vivido en Suecia y EEUU, donde ha asesorado Gobiernos. En 1983 participó en el grupo de trabajo de la Casa Blanca encargado (ya entonces) de realizar la reforma sanitaria en EEUU. Autor de numerosos libros y estudios que usted puede encontrar en Internet.
Le decía lo de “mal día para debatir” por aquello de la Nochebuena, se aproxima la cena…Otro día quizás, de cualquier forma, con alguien que piensa que Obama es comunista y que los pobres (muchos, también en EEUU) e “ilegales” ( hay hombres ilegales, ¿usted cree?) no tienen derechos me va a costar trabajo tener ni tan siquiera un punto de partida para la discusión.

María A. dijo...

Allí donde dicen que nació...en la cueva de Belen, hoy es un espectáculo de gentes que van a guardar colas interminables para dar un cabezazo donde dicen que nació... llegan turistas de todas partes ...bajan del autobús; hacen la fila; bajan a la cueva; montan el numerito y ya está...No miran alrededor: no ven el muro que separa a las gentes que allí viven...No ven a los niños palestinos que asoman por las callejas...No se ve, hoy mismo, que allí hay gente que mata y gente que muere..y nos damos cabezazos ante donde dicen que estaba el pesebre....
Ay, parece que la cena me afectó... casi tanto como cuando, hace unos años, vi el "espectáculo" de Belem... De todas formas, Feliz Navidad y buen año para todos..me voy a empezar el 2010 por tierras de Buda y del imperio de Angkor. Si puedo, escribo. Abrazos hoy castellanos.

Amando Carabias María dijo...

De parte de Alena Collar
Gracias, Alena.

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Un revolucionario cuyo estilete era la palabra. Un revolucionario cuyo arma secreta era la oración. Un revolucionario cuya propuesta política fue la de poner todas sus energías en los que más sufrían.
El verdadero revolucionario.

Amando Carabias María dijo...

Evaasecas
Del mismo modo te deseo que pases estos días del mejor modo posible. La Navidad es un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. El resto, como diría el otro, es fachenda y agua bendita.
Un beso.

Anónimo dijo...

Felices fiestas y el deseo de que el próximo año se cumplan los deseos más íntimos de todos vosotros.Que sigáis tan unidos y tan felices en este bello rincón.
Paco Gomez

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora:
Buenos días y feliz Navidad. De todo corazón.
Comienzas tu comentario pidiendo disculpas por romper el aire navideño...
No estoy nada seguro de que esto sea así del todo. Y espero explicarme. Antes de contestarte, obviamente, he ido a la entrada del blog de Bassets a la que te refieres y he visto que hay un comentario tuyo de la tarde de ayer, así que me imagino que al que te refieres que fue rechazado tanto en el blog citado y en el de Juan Cruz y que has insertado en este rincón (muchas gracias), es posterior.
No sé si tal rechazo se debe a lo que siempre dicen, a lo que todos pensamos o a lo que sugieres sobre Berluscconi.
De todos modos, desde un comentario posterior al tuyo no ha habido ninguna publicación allí hasta otro que tiene fecha de hoy. Quizá hubo algún problema...
Voy al asunto.

Me da la impresión que hablar de salud pública tiene mucho que ver con la Navidad, porque la salud del cuerpo es algo básico para la vida. Ya sé que es una perogrullada, pero algunas veces las perogrulladas conviene dejarlas por escrito, para que no se olviden. Y, por incidir más en esta cuestión antes de ir a la otra, muchas páginas del evangelio narran sanaciones de enfermos, que en ningún caso pagaron por recibir la mentada asistencia...
El Sr. Obama creo que no ha podido llevar hasta donde quería la reforma sanitaria que previsiblemente será aprobada en EEUU. Al final parece que ha quedado más bien descafeínada, aunque lo más importante,a mi modo de ver, es que abre una puerta que una vez cruzada no tiene camino de retorno (salvo hecatombe) y que allanará el camino para que se continúe por la senda emprendida.
El tema de la prestación sanitaria es algo que me preocupa muchísimo, desde hace años, y nunca he comprendido la existencia de la sanidad privada, salvo que se le aplique la perspectiva del negocio. Y esto siempre me ha repugnado un poco. Que el sistema sanitario público tiene muchos problemas y adolece de muchas carencias es evidente, y que la más pequeña de todas no es la lista de espera, pues todo el mundo sabe (y tú mejor que nadie, Miguel) que llegar a tiempo supone en un porcentaje elevadísimo de casos hablar de vida o muerte. Pero que esto sea así, no quiere decir que haya que dejar fuera del sistema sanitario a tantas personas...
Sin ir más lejos, es probable que Jesús de Nazaret en el momento de nacer fuera un ilegal, aunque estaban a punto de legalizarlo (o a eso fueron José y María)... Claro que este debate no se estaba produciendo en el Senado Romano por entonces. Creo que Tiberio andaba en otras cuestiones. Y Cirino, como es sabido, tenía que contar galileos, samaritanos y judíos.

Amando Carabias María dijo...

María A:
No creo que te afectara la cena, al menos no más que otras cenas de otros días... El espectáculo es lamentable, por una parte, pero por otra es, cómo decir, conmovedor.
Es imposible saber las razones por las cuales cada peregrino, viajero, visitante o turista que acude a la cueva de Belén lo hace. Probablemente en la etiqueta de las cuatro anteriores que he escrito, esté parte de la solución. Me imagino que los motivios del peregrino tendrá poco que ver con las del mero turista, quizá en algún caso, tibiamente.
En esto soy un poco raro, no me llama la atención visitar los mismos lugares FISICOS por donde anduvo (o estuvo acostado) Jesús. Más que nada porque todo es impreciso, y porque mucho de lo que hay allí se ha convertido en objeto de luchas religiosas alguna de ella tan ridícula que es inexplicable y otras tan tremendas que producen guerras, lo cual es la verdadera antítesis de lo que debiera ser una religión...
Pero supongo que hay muchos que acuden a éste y otros lugares con verdadero sentido religioso. Lo que ocurre, me imagino, que es imposible encauzar a los peregrinos, viajeros, visitantes o turistas en pequeños grupos (creo que tendrían que ser muy pequeños) para que no conviertan aquello en una visita guiada a una especie de centro comercial.
De una cosa estoy seguro. Si Jesús fuera uno de los visitantes de aquellos lugares, repetiría alguna de sus escenas más memorables. Y probablemente, entornando los ojos al cielo, suspiraría, y tras una breve oración, repetiría lo que le dijo a la samaritana, donde el pozo de Jacob: "Llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren" (Evangelio de San Juan, capítulo 4, versículo 23).
(Vaya mañana que llevo)

Esperemos que desde la tierras de Buda puedas remitirnos alguna crónica como enviada especial del grupo.
Feliz Navidad y feliz viaje.

Amando Carabias María dijo...

Paco Gómez:
Gracias por tus deseos para todos nosotros que te devuelvo de modo recíproco: que tus más hondos e íntimos deseos se vean cumplidos para ti y los tuyos en este año que comenzaremos, si Dios lo quiere, la próxima semana. Que tus anhelos expresados por escrito día sí, y día también de paz, concordia y armonía se hagan realidad allá donde estés, allá donde quieras estar.
Y ya sabes, que este rincón que tanto ponderas, también tiene el sitio reservado para ti cuando quieras y siempre que quieras.

Miguel Mora dijo...

Y ahora, sí ya de la Navidad. La Navidad – como la primavera – la anuncia “El Corte Inglés” desde mucho tiempo antes de que se produzca. Y hasta dicen, y así parece, que el Papa se viste de Prada, es un Jefe de Estado y vive en uno de los Palacios mas ricos y hermosos de la tierra ¡lejos queda el pesebre ¡ Hoy, el Papa, pertenecería a aquel grupo de escribas y fariseos que Cristo echó del templo con violencia, no bastaba la palabra.
Hasta en Medicina se habla de “arsenal terapéutico” para referirse a los medicamentos, sólo en un sentido parecido la oración sería un arma, aunque más que un arma es un consuelo, una droga que a algunos les ayuda a soportar la existencia. La Iglesia – patética Institución por lo terrorífico de su historia – ha apoyado armas de las de verdad, dejémonos de eufemismos, de las que cortaban cabezas en la Conquista, de las que quemaban en la Inquisición; bendecía a Franco y apoyaba a Hitler. La Iglesia prohibe la anticoncepción y la muerte digna. Los cristianos primitivos se reunían en cuevas, eran perseguidos, hoy – los que sigan las normas de sus dirigentes – apoyan los poderes más reaccionarios, se suman a manifestaciones estremecedoras.
Sí, ya sé, el patrimonio artístico que nos ha legado el cristianismo es extraordinario. También los son las pirámides de Egipto y los templos de Angkor que alguien ha mencionado. Pero que la magnificencia no nos nuble la razón. Y sobre todo que no nos la nuble el clima navideño y lo elemental de algunos símbolos, el acercamiento de los seres queridos. La fiesta es mejor cuanto menos se la santifique.

Miguel Mora dijo...

Mientras estaba escribiendo lo anterior, Amando, me estabas contestando.
Sólo para aclarar que el comentario mío que no publicó Bassets lo envié dos veces ayer tarde y una esta mañana. A Juan Cruz esta mañana. Me sorprende, yo no soy muy ducho en esto de la informática pero llevo mucho tiempo enviando comentarios y – como se puede ver – eran de lo más asépticos. Además no represento un peligro para nadie ni para nada.

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora:
Y porque la primavera la anuncie el Corte Inglés, nadie supone que es su propietario, ni siquiera su organizador.
Quiero decir, querido Miguel, que ninguna institución se puede apropiar de la llegada de la brisa tibia, del nacimiento de las flores, de la eclosión de la vida.
Igual con la Navidad, igual con la vida. Es cierto (ciego sería si no lo admitiera) que hay una historia tenebrosa y brutal encabezada por la Iglesia, pero, como tantas cosas, tiene su reverso en forma no sólo de legado artístico, sino en forma de avances que incluyen la medicina.
Seguro que has caído en la cuenta del título de esta entrada. No es un título más o menos original, es una invitación a la reflexión, y entre otras, ésta que nos haces.
Es muy difiícil, por no decir imposible, establecer algún vínculo entre el nacimiento de Jesús y la Navidad de hoy. Como bien apuntas la Navidad de hoy simplemente usa el hecho de la que procede como mera excusa que tiene que ver con el despilfarro y la muestra de un poder que llega a ser opresivo y repugnante.
No todos los medicamentos son "arsenal terapeútico", ni la oración es siempre consuelo. Que la Iglesia ha apoyado con armas que matan a los poderes es algo tan histórico y fehaciente que da verdadera repugnancia, es directamente vomitivo... Y en todas las institituciones religiosas ha sucedido lo mismo. En todas se repite un esquema similar a lo largo de su proceso histórico, cuando se da un paso que se suele repetir: convertir en oficial y obligatorio algo que sólo puede ser personal. La fiesta mejor cuanto más se humanice, es decir, cuanto más se aleje de liturgias, ritos e imposiciones sin sentido..., es decir, cuanto sea más auténtica.

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora
Mientras te contestaba, me has contestado :).
Me pasa lo que a ti, y como tú, no soy peligroso para nadie... ¿o sí?

Miguel Mora dijo...

No, Amando, no somos peligrosos para nadie, eres además tremendamente amable e inteligente en las respuestas. De todas formas pienso que a veces sería bueno que fuésemos peligrosos para alguien. Lo digo porque las personas que influyen en la sociedad – y hablo ahora desde el punto de vista positivo – siempre han representado un peligro para alguien o algo. Cristo incluído.

Miguel Mora dijo...

No quiero dar mucho la lata pero acabo de leer un artículo de Vicenç Navarro en “Público” ( me estoy pasando a “Público”, “El País” cada día me gusta menos), se titula ¿ Es España católica? y da los siguientes datos:
- En España, entre los jóvenes nacidos en democracia, sólo el 9,4% se considera católico practicante, el 39% no practicante y el 46,4% indiferente, ateo o agnóstico.
- El Estado se gasta 517 millones de euros en la enseñanza de la religión: 388 en las escuelas públicas y 129 en las privadas.
- El 47% de los jóvenes cree que la Iglesia está más cerca de los poderosos y ricos que de los pobres y necesitados.
Sirvan como reflexiones navideñas, sin ánimo de aguar la fiesta.

Flamenco Rojo dijo...

¿Qué estará pasando Mamá?, no entiendo nada,
es Navidad y todos esperando regalos y a Santa Claus,
¿por qué buscan el mejor vestido y el abrigo?, ¿el más elegante reloj y pantalón?,
¿El peinado adecuado y el perfume más caro?

¿Mamá, no saben que es la Navidad?
¿Por qué no adoran a Dios de Amor y de la verdad?
¿Que no saben que hoy nació?
Que no necesita regalos caros si no
un corazón lleno de amor.

¿En dónde se perdió la Navidad?
¿Quién se la llevo? ¿Y en dónde el dejo?,
¿Por qué muy pocos saben que hoy nació nuestro salvador?
Quizás olvidaron que él murió por amor
o es quizás que ya olvidaron que es el amor.

¿Por qué comprar lujos en Navidad?,
mientras tienes un corazón lleno de soledad,
el no te pide oro ni plata, ni ropa ni alhajas,
él te pide que lo visites en su casa.

Hoy es Navidad, invítalo a pasar,
prepárale un banquete donde él sea el invitado especial,
abre tu corazón y dale todo tu amor.

María L.

Felices fiestas
Pepe Gonce

Alena.Collar dijo...

Vengo otra vez porque imaginé que el articulo de Amando suscitaría charla así de amena e interesante. Y así ha sido.
Y voy a ser muy breve.
Como Amando -y otros muchos contertulios- sabe, yo no soy creyente.
No creo que Jesús fuera el hijo de Dios, ni por supuesto que resucitara.
Ahora bien: creo que su mensaje es uno de los más revolucionarios de la historia y además -desafortunadamente- el que más se ha traicionado por quienes dicen seguirlo, es decir por su Iglesia.
Es curioso; ninguno de los que aquí hemos escrito tiene NADA que reprocharle a Jesús. Se crea o no en su divinidad. Y TODOS, incluído Amando que sabemos todos de su Fé, es decir de que es no solo cristiano sino cristiano ejerciente de tal, tenemos que reprocharle algo a su Iglesia.
Me parece que esto debería dar que pensar.
Un abrazo a todos.
De paso, decirle a Miguel Mora que -si me permite una opinión- en ciertos lugares es mejor no mancharse, o aceptar que puede pasar cualquier cosa.

Amando Carabias María dijo...

Miguel Mora
Empiezo por el final. No aguas la fiesta, porque esta fiesta trasciende en mucho a la iglesia como institución, organización o jerarquía, porque quizá esta fiesta, más que ninguna otra entre los cristianos, es la enaltecedora de lo más humano y terrestre, de lo más carnal: El verbo se hizo carne. La experiencia del nacimiento de una criatura es, probablemente, una de las más gozosas que tiene el ser humano como especie, y pensar o creer que esa carne puede ser (es) el habitáculo de un dios es para saltar de felicidad.
Los datos que se aportan simplemente confirman la tendencia que se da en toda Europa y a quienes tendría que empezar a preocupar seriamente es a la propia Iglesia que debería plantearse volver a leer con paciencia, detenimiento y descernimiento algunos de los textos que forman el corpus de su doctrina, tradición y fe. Si nos remontamos a los Hechos de los Apóstoles se lee (y no una sola vez) que el número de los discípulos aumentaba, porque se FIJABAN EN CÓMO SE AMABAN, es decir, porque veían que entre los primeros seguidores de aquel Jesús crucificado se vivía de un modo que para ellos era casi desconocido. (Tampoco era novedoso del todo, pero en general fue bastante impactante).
Ese modo de vida fue lo realmente peligroso, porque venía a revolucionar el estilo de vida de aquellos tiempos. Y es lo que siempre será peligroso (escribo en el mismo sentido en que apuntas más arriba) para los poderosos: quien subvierte los valores de una sociedad evitando jerarquías, buscando el servicio y volcándose en los más débiles para así terminar por abolir la injusticia, la miseria, la hipocresía y el crimen, y todo desde el camino de la paz, es el enemigo público número uno de un sistema basado en la opresión a todos los niveles: físico, económico, cultural, afectivo...
Es cierto que desde el inicio hubo muchos problemas, y el propio libro citado es buena prueba de ello.
Pero cuando se pasó del ejemplo de vida, a la imposición de una fe, cuando se pasó a la adhesión forzosa y obligatoria (Edicto de Constantino 383 -sino yerro-), es decir cuando hasta los poderosos (del emperador abajo) tenían que ser cristianos por decreto, comenzaron los verdaderos problemas, y comenzó la parte de la historia oscura que comentábamos esta mañana. (En este sentido la película "Agora" es muy ilustrativa).
Para mí (y cualquier día recibiré el decreto de excomunión, al tiempo) la iglesia empezó a dejar de ser seguidora de Cristo, y se convirtió en otra cosa.
A pesar de todo lo dicho, desde de sus entrañas siempre nacieron renovadores que pretendieron purificar tanta mentira y tanta hipocresía, que pretendieron volver a aquellas raíces. Pero la lucha es feroz, por una razón muy sencilla: no se quieren perder ni prebendas, ni parcelas de poder, ni nada por el estilo...
Pero aunque la cosa es evidente, al menos para mí, nadie, o casi nadie, del amplísimo grupo que forma la jerarquía católica (incluso la jerarquía de otras iglesias cristinas) se plantea vivir de otro modo, provocando en quien dice no creer al menos la duda y esa breve frase admirativa que decían los judíos al ver a los primeros cristianos: Mirad cuánto se quieren.

Amando Carabias María dijo...

Flamenco Rojo/Pepe Gonce:
Esta es la esencia. Son palabras sencillas y hermosas, pero directas y comprensibles por cualquiera. La voz de un niño o una niña que mira al mundo y no entiende nada, o casi nada.
El día en que alguien comenzó a jugar con los senimientos de la buena gente y llegó a la conclusión de que podría hacer dinero con la ilusión, comenzó el desatre. Y el desastre comenzó hace tiempo, aunque en España llegara un poco más tarde que en otras partes.
Regalar a quienes quieres algo es una bendición (a mí me gusta, vaya), el problema es cuando -como decía más arriba- se hace obligatorio y es necesario que el regalo sea valioso, pues de lo contrario parece que es menos regalo... Con lo que me gustan los libros :).

Amando Carabias María dijo...

Alena Collar
Pues por un momento dudé. Pensé que llevaba escrito demasiado sobre lo mismo o parecido y pensé que quizá suscitara hartazgo. Por lo que se ve no es así, y me alegro. (De paso, digo, que procuraré variar el tercio en las entradas a partir del lunes).
Haces una reflexión interesante, que en muchos casos se puede generalizar afirmando que normalmente los fundadores de algo (una escuela filosófica, una religión, un estilo literario o artístico, un movimiento social, etcétera) suelen tener menos detractores que sus seguidores.
La pureza de los inicios, la ilusión de lo nuevo se pierde, y se llega pronto al insntante en que hay que 'reglamentar' el funcionamiento de lo cotidiano. Y ahí comienzan las discusiones y los problemas y las interpretaciones, y probablemente el alejamiento del ideario original.
Volviendo a lo que decía a Miguel Mora, cuando salimos del cine después de haber contemplado "Ágora" me preguntaba: en qué punto de todo lo argumentado por los personajes seguidores, supuestamente, de Jesús de Nazaret -que ya se olían que en poco tiempo serían los únicos dueños del cotarro- aparece una sola referencia al evangelio... De lejos, en segundo plano, en una escena que habría que analizar en toda su complejidad, se oye una de las bienaventuranzas, mientras el dirigente de los parabolanos (integristas acérrimos y destructivos) pasea a uno de los protagonistas entre una multitud de indigentes y desvalidos a los que ayudan caritativamente. Probablemente ahí reclutaron a buen número de sus seguidores.
En el resto de la historia ni una sola vez aparece referencia explícita al evangelio. No digo que Amenábar juegue sucio, al contrario, digo que es lo que había y muchas veces lo que hay aún. Se nos muestran dos tipos de obispos: los incendiarios fervorosos e integristas que sólo buscan la adhesión porque sí, y los que teniendo mucha cultura y mucha diplomacia, son capaces de cualquier cosa con tal de que el poder político esté a sus pies, eso sí con unas formas exquisitas a las que se podría llamar diplomacia vaticana.
Sólo te he de matizar un detalle, por circunstancias que no vienen al caso, mi creencia no es tan ejerciente, al menos en el sentido que le gustaría a la iglesia.
Digamos que la vida me ha ido colocando ante diversas situaciones, diversas realidades y me he dado cuenta que es preferible cierta dignidad que buscar un refugio con subterfugios (valga el juego de palabras).
Que soy creyente es indudable y después de este tiempo (en el que no me he dedicado a ocultarlo) decir otra cosa sería mentir. Que mi vida cobra más sentido desde la fe en Jesús hecho hombre y resucitado tras una muerte en la que se mezcló la indignidad religiosa y el miedo político, no tiene duda, pero que mi vida dentro de la iglesia del modo en que están organizadas allí las cosas es un sinsentido, tampoco tiene duda.

Amando Carabias María dijo...

Desde Barcelona, una corresponsal, me envía dos regalos que antes de contestarle en persona quería compartir con vosotros, en primer lugar un artículo que publica El País, firmado por el ya fallecido, el gran teólogo Enrique Miret Magdalena:
Desde aquí lo podéis leer

Y en segundo lugar este delicioso poema, seguro que conocido por muchos, de Lope de Vega:

LAS PAJAS DEL PESEBRE

Las pajas del pesebre,
niño de Belén,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Lloráis entre las pajas
de frío que tenéis,
hermoso niño mío,
y de calor también.
Dormid, cordero santo,
mi vida, no lloréis,
que si os escucha el lobo,
vendrá por vos, mi bien.
Dormid entre las pajas,
que aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven
serán mañana espinas
en corona cruel.
Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer.
Que aunque tan grandes deudas
en paja cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Dejad el tierno llanto,
divino Emanüel,
que perlas entre pajas
se pierden sin por qué.
No piense vuestra madre
que ya Jerusalén
previene sus dolores,
y llore con Joseph.
Que aunque pajas no sean
corona para Rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Félix Lope de Vega y Carpio

A mi corresponsal muchas gracias desde aquí.

Isolda dijo...

Este día por lo menos, especial, me ha permitido otra vez entrar muy tarde y ver todos los comentarios.
Que los tiempos han cambiado es una perogrullada, pero concide que leí el artículo de Público del que habla MM y el de Miret Magdalena que nos envía la corresposal catalana. Verdaderamente estoy de acuerdo con ambos artículos, tan distintos entre sí, pero no me dicen nada nuevo. Entendédme. Nada que no sepamos. Lo mejor de cualquier creencia es la gente honesta consigo mismo, y aquí hay muchos, diría que todos y eso es lo que nos une.
Amando tienes la fé (de la que habla Alena) por todos juntos y hoy has sido un verdadero profesor de teología, en la contestación a Miguel Mora.

Sabes que lo digo con cariño, pero harás bien, en retomar otros temas las semana que viene.

Besos navideños a espuertas como el agua que cae por el sur

Amando Carabias María dijo...

Isolda:

Ya sé que lo dices con cariño y sé que lo tengo que hacer, aunque a veces es difícil acallar el corazón, ya sabes aquello que la boca habla lo que el corazón le dice, o algo por el estilo...
Es que me da mucha, mucha rabia, que hayan despojado la desnudez y la sencillez de estos días y los hayan recubierto de lujo, ostentación, consumo...
Bueno, todo eso.

Ya quisiera yo, y lo digo en serio, haber actuado con un profesor de teología. Miret Magdalena sí lo hace en el artículo de El País, con esa sencillez, y ese convencimiento. Qué maravillosa defensa de su fe:

"La religión en la que creo no es cosa de tristes gruñones, sino apertura y ayuda mutua, que siempre repercutirá en un mundo mejor, sea cual sea nuestro pensamiento: por eso, con el tiempo, mi fe se ha vuelto más sencilla y más dependiente de lo interior y de una conducta abierta a los demás. Porque Dios, lejos de ser un amo exigente, es "poesía en la cual se cree"."

No os preocupéis repito, a la próxima semana cambiaremos el rumbo. Ha sido un paréntesis, que me ha sido imposible obviar.

Isolda dijo...

La frase más escrita hoy en los blogs ha sido precisamente esa:
"Dios, lejos .... es poesía en la cual se cree". Y a veces temo retroceder a la infancia, con la misma humildad que nos demuestras.
Espero que hayas tenido un día feliz, a pesar de las ausencias.

Amando Carabias María dijo...

Isolda:
Pues me congratula que haya sido ésa la frase de los blogs, me encanta.
El día ha sido feliz a pesar de las ausencias, y a pesar de otras cosas. Al menos ha sido intenso. Y os he tenido a vosotros 'obligándome' a la reflexión serena.

Temes retroceder a la infancia...
No sé si te entiendo bien, o sólo intuyo... La infancia es el paraíso que perdimos y al final se retorna a ella. Pero creo que no se retorna de vacío, uno vuelve con el equipaje que la vida ha ido depositando.
Por tanto es imposible ya, ver algunas cosas como las vimos. Y sin embargo es posible intentar verlas con los conocimientos adquiridos pero con esa misma inocencia.
No se trata de volver a ponernos la misma ropa que entonces nos quedaba como un guante, sino de revestir el corazón con su inocencia, pero sin modificar el atuendo de los que hoy somos...
Y como creo que estoy empezando a desvariar, me retiro, no sin antes desearos a todos muy buenas noches y a ti, muchos besos.

Beatriz Ruiz dijo...

Yo también pienso que si existió, y parece que sí, era un auténtico revolucionario... lo triste es todo lo que le añadieron después.

Brindo entonces por todos los corazones grandes... que palpitan al son de la bondad, solidaridad y Paz... y muchas veces nos regalan un pedacito de Amor... Brindo por vosotros pues...

Amando Carabias María dijo...

A este brindis me sumo con alegría y determinación y te incluyo en la nómina de quienes han hecho de su existencia una dedicación plena a la solidaridad y a la paz.
Salud.

Amando Carabias María dijo...

Recuerdo que a las 00.01 aparecerá publicado el capítulo XX de Mañana amanecerá en mi otro blog EURITMIA EN LA RED, cuya dirección electrónica es http://euritmiaenlared.blogspot.com/. También podéis acceder desde el enlace que está en la columna de la derecha, donde está la lista de los blog que sigo, bajo el epígrafe ESTOS SON MIS PAISAJES o, en su defecto, desde aquí mismo

Pilar Moreno Wallace dijo...

Sólo añadir que me han parecido muy interesante este "diálogo" y del que he aprendido mucho sobre temas importantes.

Mi deseo para todos: buen entendimiento y esperanza para el tiempo que está al llegar.

la palabra en cierne dijo...

Me gusta el misterio y me gusta la música. Qué enredo de comentarios.
Aquí estamos buscando conciertos de música clásica. Mañana excursión a Aachen, Aquisgrán.

Amando Carabias María dijo...

Pilar Moreno Wallace
Gracias por tu comentario y por el seguimiento.
Me alegro de que el diálogo te haya enriquecedo. Y ya sabes desde ahora tienes tu sitio reservado en en este rincón.

Amando Carabias María dijo...

Palabra en cierne
A nosotros nos gustó mucho el misterio, por eso lo compramos. De la música qué decir...
Lo de los comentarios para mí ha sido una gozada, aunque reconozco que si se tienen que leer todos de golpe, puede resultar un poco de enredo.
Que encontréis en Aquisgrán buena música.

Fernando. dijo...

Querido amigo; estoy anonadado viendo el trabajo que tienes en tu blog. Comentarios y respuestas, nuevas respuestas y comentarios. Esto parece una tribuna pública,un ágora, con el evidente trabajo de quien modera la controversia, que no es poco. Te felicito por el temple que tienes. Nunca me ha gustado compartir públicamente mis inquietudes y mis angustias vitales. Detesto los planteamientos absolutos y no me gusta la discusión por la discusión. Alguno de los comentarios que he leído me han parcido violentos. Prefiero refugiarme en mi poesía y, a través de ella,abrir honestamente mi esencia vital. Lo que sí observo en los comentarios que me hacen a mi obra,es que mis lectores no captan demasiado la profundidad que yo trato de alcanzar. Hasta en una ocasión tuve que explicar cómo había desarrollado el poema, paso a paso, lo que permitió que se entendiera lo que yo pretendía. En fin, sí me gustaría que vosotros me comentáseis mi poesía con ánimo de mejorar mi forma. Un abrazo muy cordial. Fernando Jiménez-Ontiveros

Amando Carabias María dijo...

Fernando:
La verdad es que se trata de un trabajo apasionante. Pero tremendo y más cuando uno lleva la vida que llevo. Así que desde mediados de noviembre reduje el número de entradas y rebajé el ritmo, porque de lo contrario...
Respecto del temple... No es que siempre lo consiga, pero me gusta mirar las cosas desde el punto de vista de los demás. Intento aplicar la famosa regla de oro, aquello de tratar a los demás como me gustaría que me tratasen.
Por ejemplo, ahora mi pensamiento está sólo centrado en tu comentario, en tus palabras, y a él respondo.
En contra de lo que dices, en esta entrada no hay comentarios violentos, hay más bien defensa apasionada de las razones de cada quien.
Por supuesto que es muy lícito que se quiera mantener el silencio sobre las cuestiones vitales. Sólo faltaba. A mí, en según qué cosas me ocurre lo mismo.
En la medida de lo posible, me acercaré por tu blog de poema (creí que sólo tenías el otro) y si sé te comentaré. Sólo faltaba.
Un abrazo, Fernando.

Marina Fligueira dijo...

Si, Amando, yo como tú digo la misma frase, de una cosa estoy segura que efectivamente Jesús mi amigo elevaría lo ojos al cielo, y ansiaría después de una oración, repetir lo de la samaritana, junto al pozo de Jacob, llegó la hora (ya estamos en ella). Estamos asistiendo a unos ejercicios espirituales en nuestro convento de lérez, y se habla precisamente de Evangelio de San Juan, es un deleite leerlo y entenderlo. Pero para esto del cristianismo es necesario tener unos principios. Un abrazo y feliz fin de año, y que el 2010, os sea bien propicio.

Amando Carabias María dijo...

Marina Fligueira:
Ojalá que sean provechosos. Y lo mismo digo que el 2010 sea propicio y venturoso para todos.