sábado, 8 de agosto de 2009

EN LA EPIDERMIS DEL PLANETA HERIDO



En la epidermis del planeta herido
la yema de tus dedos rompe el llanto.
Fin de la noche, tu caricia en flor
cuando apenas despiertas...


Se ha roto la sonrisa de la aurora,
pues nos han desgarrado la cortina
donde la brisa del amanecer,
tan tenue como el pulso de la hierba,
sustenta el hilo de oro de la vida.
Mordieron sus entrañas con el odio...
Algún poeta quema sus latidos
sobre las brasas de los versos que arden
dentro del epitelio de una lágrima
cadalso de la muerte.
Las voces quedarán exterminadas
en mitad de los truenos sanguinarios:
es la noche de túneles vibrátiles
que se confunden con galernas ciegas
con el marasmo de un mar vitriólico.


Sólo espero tus besos
para que se ilumine la mañana.
Aunque el mundo no vea sus destellos,
para mí son un faro incombustible,
llamas limpias que vencen la tormenta.
En la epidermis del planeta herido
la yema de tus dedos rompe el llanto.
Fin de la noche, tu caricia en flor
cuando apenas despiertas.
Safe Creative #1101208299834

6 comentarios:

maria dijo...

no sé por qué, a lo mejor en ausencia de Amando Ferran puedes explicarmelo pero este verso:
"tan tenue como el pulso de la hierba,"
me rompe el el ritmo o el tono
a ver si me explico el verso es "tenue" como la brisa y el poema es desgarrador, morder, herido, exterminar y atenua el "sustenta ... el hilo de oro de la vida" lo interrumpe dulcemente
bueno no me explico
Maririu

Isolda dijo...

Ferran lo explicará mejor, sin duda, Maririu.

Yo no explico, sólo siento lo que interpreto, la fina línea que existe entre la vida y la muerte y que efectivamente es tan sutil, "como el pulso de la hierba" o "la yema de tus dedos".

Amando, otra vez, me parecen versos extraordinarios. Sobre todo, me gustan porque siempre los leo la primera vez, sabiendo que los voy a releer, saboreándo los detalles, que hacen que me estremezca.

Por mi parte felicitaciones y besos, poeta.

Pepe Gonce dijo...

Yo la poesía la comparo con el vino... Yo, por desgracia, no entiendo de vinos (ni de poesías), solo sé cuando me gusta o cuando no... Para eso están el enólogo y el sommelier o sumiller y ellos te dirán, uno el proceso de elaboración del vino y su análisis, otro realizará la cata o degustación del mismo y resaltará las características y calidad de éste. Nosotros, por suerte, tenemos nuestros propios enólogos y sumiller de la poesía.

Por mi parte afirmo que me gusta toda la poesía criada en las barricas de Amando.

Un abrazo.

María A. dijo...

Pepe Gonce, a mí me ocurre lo mismo, que ni entiendo de poesía ni de vinos, pero me gustan cuando son buenos. La poesía de Amando, me gusta tanto como un buen Ribera de Duero: Pago de Carraovejas -hoy muy de moda y por ello, carísimo-, Protos... debe de darlo la tierra.
Como el día salió fresquito y nublado, con amenazas de lluvia y estamos aún en período de convalecencia, ha tocado cocina
-pochas y piparras-, paseo por la bahía de Txingudi y buena siesta. Ahora daremos otro paseíto y a leer. Besos afrovascos fresquitos y con chaqueta.

maria dijo...

Yo no he dicho que no me gustara, al contrario
y de vinos me fío de mis sentidos y no de lo que me dicen "los entendidos" pagados para el negocio,

catherine dijo...

De acuerdo con lo de buenos poemas y buenos vinos. No necesitamos entendidos pagados pero un poco de ayuda como en una cata : el primer aroma en la boca , pues en la garganta. Y me olvido el olor. Sabor y/o olor a frutas rojas, albaricoque, kiwi, piedra de chispa y muchos màs.

Isolda, qué lastima! Bueno, digo otra vez que podremos citarnos durante el invierno o la primavera.
Maririu , estoy preparando el viaje. Te pongo al corriente dentro de poco. Pero no es facil con un marido que arregla un velero para las vacaciones en Corcega y la hija que esta ahora en un pueblo de Cuenca donde no recibe las llamadas.

Buen domingo.