sábado, 13 de junio de 2009

AUNQUE PRETENDAN SER DE LUZ MIS VERSOS



Aunque pretendan ser de luz mis versos,
aunque sobre su vientre no navegue
la lágrima que sangra
en la respiración de este planeta,
aunque mi voz arrulle melodías
que tersen los dos párpados del mar,
¿cómo ocultar que esta batalla expele
mil jirones de carne desahuciada?

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
atrapa sus caricias
una viscosidad de garras ciegas
cuya piedad encarceló el infierno
entre gritos de llamas y de abismos.

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
llueve pus, hieden las nubes,
vendavales de pústulas ululan
zumo de sangre y llanto

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
los ojos de los niños del hambre
arrojan sus cadáveres exhaustos
sobre el alféizar gris de mi sonrisa
resquebrajada contra los ocasos.

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
se me hunden mil colmillos,
inoculan ponzoña que atraviesa
la entraña de los sueños
y fractura el dibujo de la aurora.

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
no puedo almidonar
el espanto que cruza las miradas
que perdieron la voz y las arterias.

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
no sé cauterizar a la jauría
de caníbales que inseminan noches
con pentagramas de corcheas muertas.

Aunque pretendan ser de luz mis versos,
se teñirán de luto sus acentos…:
hay demasiada carne que supura,
hay demasiados besos que se esconden,
demasiadas caricias torturadas,
demasiados cadáveres que gritan,
pues sus tumbas no tienen cementerio.

















8 comentarios:

Pilar dijo...

Gracias amandocarabias.
Que sepas que casi nunca me equivoco cuando encuentro a alquien por la vida, sin buscarlo, y empiezo a quererlo. Será un don de esos, como le pasa a COLOR ROSA , que además de guapa es lista, compone y le planta cara a ese tipo que gobernó el mundo.
Del poema hablaremos en la pecera porque a estas horas podria errar muy errática y acabaría llorando.Y necesito paz, amigo, y ten por seguro que la luz de tus versos velarán mis sueños esta noche.
Susana,no me digas que te lío, que tienes razón. Que todo esto surgió como el Aleph, esta mañana, en un peldaño de la escalera de la Diputación.
Isolda, gracias.
Bea, también.
Amando, buenas noches. Y mira el cielo, que tiene miles de estrellas, aunque hoy no encuentro a luna.Quizá mañana.

Isolda dijo...

Amando, maravillosa combinación: tus versos y la música. ¡Qué manera de dulcificar la terrible realidad que nos rodea! Sin embargo, ahí permanece terca, igual que tú para aprovechar el momento y rebelarte.
La canción impactante, por lo que supone.
Besos para dormir bien, hoy con el arrullo de las olas del mar.

Amando Carabias María dijo...

PILAR: Como te dije en ese escalón de esa escalera, el envío del enlace fue como un empujón.
Es muy difícil hablar de los procesos creativos, y más por el propio paciente del proceso... Este vídeo lo conocia desde hace unos días, lo he visto en algún blog, o alguien me lo envió (lamento no poder especificar mejor). Su última frase es COMPÁRTELO, y ahí quedó, supongo que arando en mi interior. Ayer lo enviaste tú y fue como el aviso, como esa 'casualidad' que llega en el momento adecuado, como si me hubieran gritado: ¡ya! Y me dije, ¿ya, qué? No había nada, salvo el fallo de un premio de poesía del que dos veces he sido finalista, y un viernes que se adensaba en calor y bochorno. Y me puse a escribir a mano (en la oficina, sshh, es un secreto; pero era viernes). Y cuando llegué a casa, rodeado de ese silencio del que hemos hablado en estos días, el poema que era en prosa, emergió poco a poco y dolorosamente en endecasílabos y heptasílabos y cuando acabé dije, ¡ya! y me acordé de ti y de tu pecera y dije, en silencio, claro, gracias sirenita...
Qué hayas descansado tras estos días de tensión selectiva.

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Es que es trampa, amiga, es trampa. Con esta música (no sé con mis versos) no se dulcifica nada. Es un truco de viejo cazador que sabe que desde la quietud y desde la aparente dulzura la presa se despista, se tranquiliza y se desprotege. De pronte nuestro corazón, que es la presa, queda expuesto y desnudo e inerme ante la realidad. Parecía que nos iba a cantar una canción de amor (y lo es), o una balada melancólica (y lo es), pero de pronto asoman sus fauces la tremenda y desoladora realidad de los más débiles.
Por suerte, Isolda, nos queda el arrullo del mar.

Anarkblog dijo...

Muy buen poema Amando, muy correcto métricamente y muy bien estructurado en pequeñas estrofas que van adquiriendo intensidad progresivamente para lograr un ritmo sostenido y redondo; hermosas metáforas las que has encontrado: "los dos párpados del mar", "almidonar el espanto", "miradas que pierden la voz"...Es realmente poético. Me ha gustado también mucho el tema musical de Pink que has incorporado (te lo voy a "birlar" para Tierra de poemas). Enhorabuena Amando.

Y con tu permiso aprovecho para enviarle un beso muy grande a Isolda a quien le debo más de uno y más de dos por todos los que ella me ha regalado en el blog de JC. Isolda: ¡MUA!

Un saludo amigos. Que paséis un buen Domingo.

Amando Carabias María dijo...

ANARKOBLOG: Muchas gracias por tu valoración del poema.
Por otra parte, al llevarte el tema a tu blog, no haces más que darme una satisfacción, puesto que como he dicho en alguna de las respuestas, la última palabra, la que cierra el vídeo sobre fondo negro es CÓMPARTELO, y no hay nada mejor modo de compartirlo que se difunda.
Luego entonces, doblmente agradecido.

Pepe Gonce dijo...

Amando totalmente de acuerdo con blogácrata. Pero chico eres como los buenos cantaores de flamenco. Tocas todos los palos (no palillos como decía María Sanguesa el otro día) y los tocas muy bien.

Amando Carabias María dijo...

Pepe Gonce: Ya me gustaría a mí, ya me gustaría a mí. No obstante te agradezco estas palabras. Y una cosa sí aseguro, y lo digo de todo corazón; al menos me esfuerzo. Eso seguro.