martes, 26 de mayo de 2009

UNA EXPOSICIÓN

Foto tomada de El Adelantado de Segovia.
No sé cuántas veces más sucederá, pero hoy se pueden unir en este cuaderno virtual, los conceptos de Segovia, derechos humanos, prensa y gastronomía...(¿?).
Gracias a este artículo de El Adelantado de Segovia, publicado ayer 25 de mayo, he descubierto que en el Parador de Segovia se ha inaugurado una exposición que denomina "La crueldad sin sentido a través de miradas valientes".´
En estos días esta vieja ciudad se convierte en centro del periodismo, ya que se concede el Premio Cirilo Rodríguez destinado a los corresponsales en el extranjero de medios de comunicación españoles.
Cirilo Rodríguez fue un periodista segoviano, formado en Radio Segovia y que luego aterrizó en Radio Nacional de España, medio que le destinó a Nueva York como corresponsal y desde allí narró a toda España, por ejemplo, la llegada a la luna del primer hombre.
Como he dicho en muchas ocasiones, no entiendo nada o casi nada de periodismo, pero sí tengo la intuición de que la mayoría de los periodistas que son corresponsales en el extranjero suelen ser de una pasta especial. Sobre todo los que viven año tras año en lugares complicados. Saben que, de algún modo, son nuestros ojos y nuestros oídos y cuanto más democrática es la sociedad a la que representan más lejos deberían llegar, y creo que lo saben, y creo que lo hacen.
Aún no he visto la exposición, espero poder acercarme a contemplarla, hasta el próximo 15 de junio hay tiempo para ello.
Seguro que será un motivo de reflexión que nuestros ojos queden dinamitados por la contemplación de veintitantos motivos de vergüenza y, al mismo tiempo, queden impresionados por una de las visiones más espectaculares que esta ciudad ofrece a quien la contempla a cierta distancia. Quien eligió la ubicación del Parador de Segovia entendía perfectamente el tema del paisaje... Y Carta Mediterránea, organizadora de la exposición, demuestra que conoce perfectamente el paisaje del horror humano que nos trae para que nuestro corazón dé un paso hacia la solidaridad.

22 comentarios:

Pilar dijo...

Pues aquí me tiene usted. Unos días la última, otros la primera. Contradictoria que es una, pero siempre fiel a tu blog.
Tienes razón, muchas veces miradas valientes revelan verdades ocultas, no por eso menos conocidas, aunque no reconocidas, por los verdugos que las perpetran ( y perpetúan). En algunos países se disfrazan de tradición, como en la Sharía, en otros se practica la tortura impunemente. Sea cual fuere el caso, siempre aparece el salvaje darwiniano (¿recuerdas nuestra conversación?) que llevamos dentro,aunque gracias a Dios, todavía haya personas sensibles al horror, como el gran Cirilo Rodríguez "desde Nueva York", al que recuerdo con admiración y nostalgia, aunque por aquel entonces yo todavía llevaba coletas. Me alegro de esa exposición, iré a verla sin duda , si los eventos y viajes previstos me lo permiten.
En cuanto a Stormy Weather, fue una casualidad (no causalidad), y desde luego mi ánimo ayer estaba más para bailar "tregua y catala" gracias a sorpresas muy agradables que de vez en cuando, en plan Serrat, te da la vida.
No te puedo mandar canciones desde aquí, pero como seguimos en tiempos revueltos (atmosféricamente hablando) te recomiendo "En ecoutant la pluie", esa canción deliciosa que cantaba Silvie Vartan, cuando aún era bella.
Besos submarinos.
Desde mi pecera.

S.C. dijo...

¡Te pillé!
Tú vas a ir al Parador a darte un buen homenaje. Lo de la exposición es la excusa, jajjajaj.

Pepe Gonce dijo...

Buenos ingredientes para un buen puchero: derechos humanos, prensa y gastronomía. Y si este puchero te lo sirven en Parador de Segovia…

El nombre de la exposición fotográfica lo dice todo “La crueldad sin sentido a través de miradas valientes”. Cualquier iniciativa a favor de los derechos humanos es bien recibida.

Amando te lo han puesto que ni a Felipe II… Aquí tienes un buen motivo para una escapadita al Parador, eh.

Abrazos fuertes.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Muy interesante, como dice Pepe cualquier iniciativa a favor de los derechos humanos es bien recibida.

Un abrazo
MArian

Adrian Dorado dijo...

Pues disculpen Uds. pero es que a mí las imágenes de las torturas no me resultan muy "apetitizantes" (neologismo que significa abrir el apetito)como para luego de ver la exposición "clavarse" un cochinillo servido boquiabierto y tostadito recién saliito de la pira ni una pata de mamífero(supongo que cordero en este caso)guisada y presentada, vaya a saber uno con qué guarnición. Mucho menos Judiones de la Granja, que por mucho que estos guarros se hayan portado como nazis con los palestinos tampoco es cuestión de andar manducándoselos indiscriminadamente. Que nó, insisto, que a menos que querramos parecernos a Peter Greenaway en "El cocinero, el amante, el ladrón y..." pues diría que la vision de determinadas imágenes terroríficas sería más sano que, en lugar de estimular la secreción de jugos gástricos de forma aperitiva, pues nos quite el hambre por lo menos por dos o tres horas mientras se disipan los efluvios sadomasoquistas convocados por las fotografías.

Bueno todo esto dicho con ciertas reservas pues a la hora de las confesiones debo decir que, antaño, cuando quería aprender anatomía y luego de disecar unos balquitos cadáveres durante cuatro matutinas horas, al mediodía me cruzada al restaurante y nos comíamos (con mi primo a la sazón médico él),unos filetones de vaca jugosos que no os cuento así que: confesadas mis contradicciones ruego me disculpen los moralismos iniciales. Y que quede to como si ná.

Os arbazo

Amando Carabias María dijo...

PILAR: Te contesto moviendo los pies al ritmo de la maravillosa "En ecoutant la pluie",y bien que me hacía falta para este día en que llegó el león sordo y fastidió el concierto, pero eso es otra historia.
Me alegro que el tiempo tormentoso sólo fuera afuera, y adentro tuvieses un buen día, nadando en tu pecera.
Sí, Pilar, recuerdo la conversación y conversaciones como esa y como otras con otros (unas en vivo y otras a través de maravillosas cartas) me obligan a abrir lo ojos y a intentar contribuir a que no se perpetúen las torturas, aunque se perpetren.
Un beso.

Amando Carabias María dijo...

SC: Es obvio que se trata de darse un homenaje, pero a ver si te estiras y lo pagas tú, aunque sea un café.

Amando Carabias María dijo...

PEPE GONCE: Los ingredientes son maravillosos. Ir al Parador de Segovia es una costumbre que me gusta cultivar, aunuqe sólo sea, como acabo de escribir para tomar un café. Cargar las baterías de la sensibilidad contemplando una postal como la que se ve desde allí merece la pena.
Además´, en estas fechas puede ser una buena terapia para el corazón, para que recupere cierta fibra hace la solidaridad.

Amando Carabias María dijo...

MARIAN: Agradezco tu visita a este rincón, Marian. Cualquier iniciativa hacia la solidaridad es interesante... y, por desgracia, necesaria.
Por suerte, existen miradas valientes y gestos valientes que nos acercan hacia el problema y consiguen que abramos las miradas más allá de nuestros horizontes tan estrechos.
Es otro modo de inundar los áticos de Dios, sino con poemas, como tú misma, al menos con la rabia que nos produce contemplar al ser humano machacado por otro ser humano.
Un beso.

Amando Carabias María dijo...

ADRIAN: Efectivamente, ya os contaré, lo prometo, no será muy recomendable unir a la contemplación de las imágenes la degustación de alguno de nuestros platos que demuestras conocer al dedillo. Pero no sólo antes de comer como planteas, sino también después, pues se podrían producir molestos cortes de digestión.
Dicho esto, busquemos el aspecto un poco más positivo: ¿Cuántas personas que no hubieran ido a una sala de exposiciones 'convencional' para ver esta muestra se la encontraran en contra de su voluntad, y quizá algo se remueva en su conciencia, no sólo en sus tripas?
Y como bien señalas, la contradicción es esencia del ser humano, a lo que se ve, no sólo en ti.

Anónimo dijo...

Pues qué bien que haya una exposición interesante en el Parador, ya me gustaría verla...
Lo de la comida, si me lo permiten, discrepo, que las cocinas de los Paradores no suelen ser las mejores, no...
Yo,si pudiera ir,lo haría después de haber comido en otro sitio mejor y posiblemente más barato, que ahí se suele pagar el sitio. Como hace muchos años que no voy por esas tierras, no tengo ni idea... Después de haber comido, ya iría al Parador donde, primero me tomaría un cafelito. A continuación, una siestecita, que para eso están muy bien los paradores: suelen tener unos magníficos salones con sofás espléndidos para dormir un poco y nunca te dicen nada. Salvo que coincidas con alguna BBC (boda,bautizo o comunión...)que suelen dejar "sueltos" a los niños y no se puede dormir...
Ya repuesta de la siesta, con la digestión encaminada y la mente despierta, sería -para mí- el momento de pasar a ver la exposición... Bueno, así lo haría yo...Abrazos africanos, en una tarde preciosa,con el Mediterráneo azul, azul...María.

Pepe Gonce dijo...

Con tu permiso Amando.

María, vaya tela un cafelito con pastelitos en el Parador de Carmona, en el mirador que tiene por atrás mirando a la campiña, eh.

Por cierto mañana salen las carretas de Triana pal Rocío. No sé si este año pasan por delante de tu casa junto a La Estrella o tiran por la calle Pureza para visitar la Parroquia de Santa Ana. Mary irá temprano a verlas con la pequeña Carmen allí por el Altozano ya que mañana los alumnos de los Salesianos entran más tardes por lo de las carretas. Luego sobre las doce, cuando el Ángelus, iré con ella a verlas al Patrocinio, a la puerta de El Cachorro. Ya te contaré como va la “Carreta de plata”…

Abrazos trianeros.

PD.- Isolda ¿Dónde estás? ¿No te habrás ido pal Rocío con la Hdad. de Málaga? Es broma, ya sé que no te gustan las multitudes.

Isolda dijo...

Hola a tantos y a todos. Hoy llego la última y me doy el gustazo de leeros, despacio uno a uno.
También me acuerdo mucho de Cirilo Rodríguez, era buen periodista y buena persona, me consta. ¡Cómo vivís, los de Segovia! Disfrutad de la comida, exposición, siesta, cafelitos y lo que haga falta, en el orden que queráis, pero hacedlo por los que estamos lejos; brindad por Pepe, por María la de los abrazos africanos, Adrián, Marián y por mí.
Pilar de la Pecera, siempre me alegro de verte, voy a escuchar la canción que propones (no la recuerdo y debería)
Al escribidor sólo puedo mandarle besos por seguir ahí.

Isolda dijo...

Pepe, se han cruzado los comentarios, yo sigo aquí, (aunque dándole vueltas a esa exposición, tampoco está tan lejos), como he dicho antes disfrutando de vosotros; te leo en otros sitios y a veces me parto de risa con tus golpes. Besos a las chicas.

Vuelvo a Amando, me percato ahora de una frase de las tuyas, antológicas: Es otro modo de inundar los áticos de Dios, sino con poemas, como tú misma, al menos con la rabia que nos produce contemplar al ser humano machacado por otro ser humano.
Completamente de acuerdo. Más besos

Anónimo dijo...

Ay,ay, ay, Pepe Gonce...con lo feliz que estoy yo aquí, uno de los días en los que realmente añoro mi Triana es precisamente esta noche y mañana...ver salir a las carretas y la ilusión de los que van con ellas...El pánico que me da que tanto cohete me queme los toldos...Yo siempre voy desde mi casa hasta el Cachorro...allí me doy la vuelta pues ¡hay que ir a currar! Y el regreso, la próxima semana...por la noche...siempre monto la cena en mi terraza y aparecen amigos, amigos de amigos, gente que "pasaba por allí"... enfin...ahora "toca otra cosa", que no me puedo quejar pero...debo confesar que, cuando voy por ahí, el regreso me cuesta...Ni miro para atrás. Es que, ¡soy salmantina trianera!...ufff...Bueno, quedan muchos Rocíos...y, para compensar...pensaré en lo que no me gusta del Rocío, ni de las carretas, ni de Triana...pero esta noche, seguro que duermo al son de la Salve Rociera del coro de la hermandad...
Yo,ahora, a pensar en lo del fútbol de mañana y mis muchachos/as, que están cansaditos del "viaje de su vida" pero como locos.Ya montaron la parabólica y me prometen estudiar a tope a partir de mañana ¿¿¿¿¿????? Más les vale...
Del parador de Carmona y su mirador a la campiña, prefiero ni acordarme...Abrazos africanos. María.

Amando Carabias María dijo...

MARIA: No sabes cuánto siento discrepar de ti. La comida de este Parador es exquisita. Y eso que allí he comido un par de veces. No me une nada con ellos y no tengo por qué promocionarlos, pero está muy bien... Respecto de lo del precio, sin embargo, toda la razón... Supongo que cualquiera podría echarse la siesta, pero yo diría que en el de Segovia, la belleza que verán tus ojos desde los inmensos ventanales, será suficiente acicate para que tu atención despierte

Amando Carabias María dijo...

PEPE Y MARÍA: Me encanta vuestra conversación rociera y trianera. Es amenísimo aprender estas cosas que forman el corazón y la forma de ser de un pueblo. Estos detalles tan concretos, tan íntimos, tan reales, que parece que llegan hasta la pantalla del ordendador el polvillo que se levanta en el camino al rodar de las carretas, el piafar de los caballos quizá inquietos, el rumor de esa salve cantada que levanta a los corazones...
Dices bien María, habrá más rocíos y esperemos compartirlos en este mismo ricón... Y mañana, pues mañana yo pienso ser un poco culé. Y como me lean muchos madridistas me expulsan de esa cofradía...

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA (1 y 2): Como le dije ayer a Pilar en otra entrada, qué importa llegar tarde si la dicha es buena. No sé si organizar una excursión con los amigos de aquí y tomar el famoso cafetito y a la vez brindar por todos vosotros y luego contároslo o hacerlo en silencio y en soledad, como un elogio por la cantidad de cosas buenas que me dais.
Cirilo Rodríguez, como ha dicho Pilar, fue una institución en este país, y al menos en eso estamos de acuerdo den esta ciudad.
Procuro estar y si no estoy procuro volver, aunque sea con prisa para preparar lo de más tarde...
Lo de "los áticos de Dios", no es ocurrencia mía, es de Marian Ramentol, gran poetisa de estilo surrealista que ha titulado su poema de hoy, como podréis ver en la columna de la derecha de los blogs que sigo, pretendo que una guerrilla de poemas ataque el ático de Dios.
Recibidos tus besos, te los devuelvo deseando que lleguen hasta el borde de la orilla del Mediterráneo... Allá no se está mal tampoco, seguro.

Pepe Gonce dijo...

Como ya sabéis yo soy más sevillista que el escudo. Con deciros que sabía hacer el escudo de mi Sevilla F.C. antes que las 5 vocales. Pero mañana, yo también soy del Barça.

María, acabo de leerle tu comentario a Mary, lo del Rocío y lo de tus muchachos/as. Estate segura que mañana cuando estemos viendo las carretas y la final de la Champions nos vamos a acordar de ti y de ellos.

¡¡¡ Aupa Barça !!!

Anónimo dijo...

Vayamos por partes...Amando, que no veas cómo celebro que en el Parador de Segovia se coma bien...un año de estos habrá que ir a probar...
Cirilo Rodriguez...un periodista de otra época...segoviano tenía que ser...Fue un referente en aquellos años en los que la esperanza nos acompañaba y la ilusión por conseguir un país mejor iluminaba nuestros sueños.Recuerdo sus crónicas desde USA y yo, escuchándole me preguntaba si algún día tendría la posibilidad de volar por el mundo...
Gonce, que disfrutéis mucho de la jornada y ¡se me olvidaba! Enhorabuena por tu Sevilla...nunca olvidaré el paseo triunfal por el Guadalquivir cuando ganásteis la copa de la UEFA?? Yo, junto al puente, lo pasé de cine... hasta los patos llevaban bufanda sevillista!!!Abrazos africanos para todos/as y perdón por los localismos... María.

Amando Carabias María dijo...

PEPE GONCE: Eres genial, Pepe, ofú... Más sevillista que el escudo... Genial

Amando Carabias María dijo...

MARIA: Fíjate que gracias a tu opinión y a la de Isolda, me doy cuenta de que lo que aquí pensamos de Cirilo Rodríguez no es chauvinismo, o como se diga, y que quizá por ello este premio sea tan prestigioso.
Mi alegría de mañana por la victoria del Barça, será sobre todo, porque sé que tus chicos serán felices un rato y podrán olvidar esos dessastres casi inaudibles que, sin embargo, están tan cerca de nuestras fronteras.
Un beso.