domingo, 31 de mayo de 2009

LLUVIA EN MAYO

La palabra de cada día 2004
Diario de un opositor.
Mayo

El largo paseo de esta tarde ha sido un reencuentro con la lluvia. Una lluvia blanda, una lluvia mínima, pero al tiempo, y a ratos, densa, casi como niebla. Una lluvia primaveral que me ha caído encima con la suavidad de los besos y de las caricias. La temperatura, aunque no se pueda definir como primaveral, se acercaba a tal definición. Parece que el termómetro está luchando desesperadamente por alcanzar la cumbre de una montaña que se le resiste. Es como si se hubiera equivocado de cara, y hubiera afrontado el ascenso por la más impracticable. Todo llegará, espero. El aspersor en el que se ha tornado el cielo, ha bendecido esta tierra una vez más durante estos días. El verde de los campos refulge, más que brilla. La frescura de los árboles estalla a nuestra mirada. Quizá se retrasen algo más las flores, pero las humildes chiviritas alfombran con pedacitos de nieve y sol las praderas, los jardines, como si un invisible tapicero tejiera sueños lácticos en las horas más solitarias de la madrugada. Me he calado con la ingenuidad de un niño, y me he sentido bautizado, de algún modo misterioso. No me ha importado que el paraguas se me haya quedado colgado del picaporte de la puerta de la cocina. No me ha importado la leve humedad que ha llegado a penetrar la trenca que usaba. No me ha importado que las gotitas adheridas a mis gafas, convirtieran en poliédrica mi visión de las cosas. Me sentía bien caminando a ritmo alegre bajo la lluvia blanda, leve, pero densa.



">

34 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Mayo 2004 Segovia: El aspersor en el que se ha tornado el cielo, ha bendecido esta tierra una vez más durante estos días…
31 de mayo de 2009 Sevilla son las 00:15 h. tenemos 28ºC, vaya nochecita que nos espera. No sé que vamos a dejar para Agosto. Cuando daríamos por aquí por un aspersor de esos que también nos describes Amando.

Un abarzo dominguero.

Amando Carabias María dijo...

PEPE GONCE: Me caigo de sueño, pero te contesto con un saludo efusivo. Lo mismo importa la lluvia de dentro, más que la de fuera, pero ya te digo estoy medio frito.
Felices sueños a todos, amigos.

Anónimo dijo...

Gonce, que ya llegó "la caló", esa que hace imposible conciliar el sueño reparador...ozú...Pues aquí, hoy, perdón ayer, no pasamos de 21 grados.. de todas formas ya sabes que, acercándose el Corpus, siempre hace calor por ahí. Pues nada, a llevarlo con alegría, el botijo, el abanico, alguna Cruzcampo a la orilla del Guadalquivir, enfrente de la capillita del Carmen, en la terraza, nunca hace calor...y ya está...Felices sueños. María.

Amando Carabias María dijo...

MARIA: Pues que hayas tenido tú esos felices sueños que nos deseas, y que el consumo de cervezas en ese lugar donde no hace nunca calor sea moderado que si no Gonce escribe como Borges, esto como Forges.

Beatriz Ruiz dijo...

Es todo un lujo empezar un domingo escuchando a Vivaldi... gracias amigo...

Pues nada, os venís todos, Pepe, María, Amando... a Tenerife... Llegó el sol, no llueve... y de noche refresca... Se puede pedir más???...

Cariños desde aquí... siempre...

Amando Carabias María dijo...

BEATRIZ: Con esto de la red y del internet, quien suscribe era perfectamente incrédulo, y no hacía más que ponerse y poner pegas. A lo mejor por haber sido tan consciente de sus peligros es por lo que hoy le encuentro más ventajas.
He llegado a la conclusión, no sé si muy peregrina, de que internet no es muy distinto del mundo en que vivimos, más bien es su reflejo, acaso con una mixtura mayor de fantasía y algo de mentira.
Pero en una cosa es bien distinto, y ello, ahora mismo para mí es una bendición: poder conocer y tratar a personas que por otro medio hubiera sido casi imposible que conectáramos. Es verdad que no se puede decir nunca jamás, y no es menos cierto que la vida da muchas vueltas, y nadie puede jurar que un día cualquiera no apareciera yo por Tenerife y me encontrara contigo y sin más ni más entablásemos una amistad... Pero parece un poco complicado, ¿no? No te digo nada si pensamos en Argentina. Y más en un ser tan ridiculamente poco viajero como yo.
Y si además de todo esto, se nos abren las puertas de un corazón, pues qué decir...

Beatriz Ruiz dijo...

Todo es ponerme... amigo... todo es ponerse...

En cualquier caso, como yo si soy viajera... igual aparezco por Segovia sin más ni más...

Sobre Argentina... y yo creo en la realidad de mis sueños... Te imaginas encontrarnos todos allí, y al tiempo con Adrian???... Sería magnífico... sin duda...

Amando Carabias María dijo...

BEATRIZ: Así como lo de Argentina lo veo pelín complicado, si te acercas a esta ciudad lo raro será que yo no esté.

Isolda dijo...

Amando, de melancólica a melancólico, como el otoño o el invierno de Vivaldi, nada de nada. Las imágenes del vídeo espectaculares.
Los viajes son estupendos, siempre que tengamos un hogar como referente, finalmente todos queremos volver a casa y para los que tardan en regresar, habrá que hacerles ver dónde está su hogar.
Divago. Ahora recuerdo un libro que María seguramente habrá leído acerca de los saharauis en Tinduf “Los niños que tardan en nacer”, ví también hace poco, una película francesa sobre el mismo tema. Me apasionó, por la poesía y la magia con que ven el nacimiento de un hijo, cuyo padre lleva en el frente, bastantes más meses de los que dicta la naturaleza, desde la concepción al nacimiento.
En definitiva, no hay como querer para creer.
Besos a todos con mucho cariño.

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Melancólico llama a Melancólica. Aló...? Aló...?
Tienes razón, pero para poder disfrutar de las cosas es necesaria la variedad, si todo fuera melancolía, no sabríamos apreciarla, y unas gotas de optimismo vital nos vienen bien... Respecto de los viajes opino idéntico. Algunas veces sucede que los que se van no es que se vayan es que tienen dos hogares que atender. Las cosas algunas veces las complicamos viéndolas desde un sólo ángulo. Y normalmente las dos partes tienen algo de razón.

maria dijo...

hice un comentario pero no aparece
maririu

Pepe Gonce dijo...

Isolda, Amando, no soy yo nadie para meteros la bronca por definiros como melancólicos, pero… melancolía según el RAE:
1. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.
2. Monomanía en que dominan las afecciones morales tristes.
3. Bílis negra o atrabilis.
Descartamos El 2 y el 3, ¿no? Entonces ¿Qué sois ambos, personas tristes…? Pues no me lo creo. Vamos a ver si nos buscamos otra definición, melancólicos de “pacotilla” (de poca importancia o de mala calidad). Os lo dice un antónimo de melancólico: un alegre, un ilusionado.
Vaya lección magistral de Lengua Española…
Isolda, hablando de viajar. El puente del Corpus, del 11 al 14 de Junio, nos vamos dos parejas más, Mary y el llaverito de Carmen a Torremolinos, a uno de los hoteles Sol Meliá, creo que se llama Sol Príncipe. A ver que tiempo nos hace por tu tierra…
Un abarzo fuerte.

Pepe Gonce dijo...

María, otra vez tenemos hoy fiesta por tu barrio, y el mío. Hoy sale en procesión, en su palio, la Esperanza de Triana. Celebran el 25 aniversario de su coronación canónica. Va a la Catedral de Sevilla y estará allí hasta el próximo sábado día 6. Volverá al barrio y tiene previsto entrar a las 5 ó las 6 de la madrugá. Que nos gusta una procesión y una banda de música en Triana, eh.

Amando Carabias María dijo...

MARIA RIU: Pues no sé qué ha podido ocurrir. En estos últimos diecisiete minutos no he recibido ningún aviso de ninguna clase. Quizá, y es que a veces se confunden los mensajes, a mí mismo me ha pasado, no habías completado lo de elegir una identidad. Ahora por ejemplo sí te ha aparecido.
Me encantraría conocer que es lo que nos habías dejado, tus palabras son siempre muy sugerentes.
Un beso hasta París.

Amando Carabias María dijo...

PEPE GONCE: Te contesto a las dos en éste... Y ya sé que no es obligatorio que te veo cargado la cerbatana de la sonrisa.
Pues va a ser que tienes razón en parte. Los verdaderos melancólicos, como dice la RAE es un escalón muy próximo al de la depresión. Y eso son palabras mayores. Quien ha vivido muy cerca de la enfermedad (y cuando hablo de enferedad hablo de palabras mayores, muy mayores) no tiene derecho a jugar con las palabras. No sé Isolda, aunque me imagino que estará de acuerdo con servidor, quizá tengamos que alejarnos un poco más de esta palabrita, porque efectivamente me considero un activista de la vida, un optimista irreprimible y muchas veces un inocente de tomo y lomo.
Y así voy.
Quizá, y lo propongo a Isolda y a Pilar que mañana nos dirá, espero, en vez de melancolía deberíamos hablar de nostalgia, de cierta morriña...
Claro que si estáis todo el día de procesiones y jarana, cualquiera tiene tiempo para la nostalgia.
Y en quince días a tomar el sol antes de que se lo lleven los guiris. Isolda, contrólamelos que se lo llevan tó..

Maria Sanguesa dijo...

Pues, quizá, si estuvieses en Galicia la palabra sería una cierta saudade... no sé, ¿nostalgia? Isolda y tú tenéis, como algunos de quienes amamos la poesía, un temperamento romántico y una gran sensibilidad. Y eso es estupendo para vivir en profundidad.
El texto es precioso, las lluvias de primavera son fuente de vida y de ensueños. Los colores se despiertan y los aromas se intensifican. Maravilloso Vivaldi.
Un beso.

maria dijo...

pues decía que como siempre (en tu blog) me hago un lío, la prueba me lo hice
pero la explicación de antes era que anuncias diario y te remontas a 2004.
la lluvia en Mayo es sugerente no me acuerdo del refrán
En cuanto a melancólico, Gonce, yo creo que se les ha pegado de alguien que lo utiliza mucho y en efecto como sinónimo de nostálgico (que no es)
morriña es como la saudade y decía buenas tardes a todos desde París con alternancia de sol y bruma.
no creo dijera nada más.
Si no entra .... me cortó la coleta
Mar i riu

Inés dijo...

Armando, bendita lluvia blanda, leve y densa. Qué sensación de purificación y libertad!

me he sentido muy a gusto caminando a tu lado, gracias por el texto.

maravillosa la música de Vivaldi.

un beso!

Isolda dijo...

De acuerdo, por aclamación popular, no me declaro melancólica, lo dejamos en soñadora del pasado... y del futuro también. Pasé una depresión, no muy profunda, pero como dice Amando, son palabras mayores. Ahora llevo algo más de un año, con mucha ilusión por todo y eso se lo debo a los médicos. Si no, no estaría escribiendo.
Además como Maririu,he aprendido a reirme de casi todo, por no decir de todo lo que no importa.
Ay Gónce, qué ilusión..
Viva Vivaldi siempre.
Besos a todos y uno especial a María Sangüesa.
Amando, no te digo ná, tu ya sabes, cuando quieras.

Amando Carabias María dijo...

MARIA SANGÜESA: La palabra, efectivamente es saudade, la puse de hecho, y la quité, por aquello de Galicia. De todos modos me quedo con lo de nostalgia, de momento.
Gracias por lo demás María. De sensibilidad hay poco que enseñarte a ti.
Besos...

Amando Carabias María dijo...

MARIA RIU: Lo primero es que tenemos aquí un poco de lío con el nombe María que, por cierto, me enecanta, así que por eso tengo que especificar de esta manera.
¿Ves como te decía que tus palabras sugieren?
Hablo de Diairo, porque se trata de un breve parrafillo de mi diario, y éste data del año 2004.
Sobre la nostalgia... Cualquiera que me conoce desde hace años, a mí y a mis letras (y aunque hoy no ha asomado, espero que mañana lo pueda hacer) podrá aseguraros que lo de antaño sí era melancolía.
Por suerte la vida me ha enseñado otros lados menos oscuros y ya no me hace falta volcar en la escritura ciertas experiencias. Intuyo a quien te refieres, y te digo que no, que no me ha pegado nada, pero tampoco pasaría nada porque lo hubiera hecho. Mucha de la gran literatura se ha hecho mientras se describía el recorrido de una lágrima por la geografía de una mejilla. Y el dolor y la tristeza y el sufrimiento dan mucho juego a la literatura, ahora y siempre... El humor y la ironía son mucho más difíciles y exigen una inteligencia superlativa.

Amando Carabias María dijo...

MARIA RIU: Se me olvidó: tendrás que dejarte la melena...

Amando Carabias María dijo...

INES: Es una bendita suerte tenerte entre nosotros, pues tus paseos blogeros tienen que ser como el Camino de Santiago, ya que estamos con saudades y cosas así. Por tanto que elijas este rincón para dejarnos tu sonrisa se agradece, y más haber paseado a tu lado mientras llovia blandamente.

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Si hubiera sospechado incluso desde lejos lo que cuentas, ni habría mentado a la bicha. No pretendo enseñar yo a Noé nada de la lluvia.
Y fíjate si no sospechaba nada es por lo mismo que comentas, porque siempre he notado en tus palabras esa sonrisa y esa risa vital. A pesar del ensueño del pasado y del futuro de esa mirada melancólica que también pones sobre las cosas, siempre he percibido a una mujer alegre y vital. Quedémonos con ello.
Ya te veo tomando una buena cervecita bien fresquita en compañía de los Gonce, qué gozada, ofú.
Esperamos ya vuestros relatos, aunque esos días habrá que daros permiso.
Y por lo demás, tengo pruebas más que sobradas de lo que me dices.
Un beso.

maria dijo...

mira que me lo haces difícil, dejarme la melena ¿para y por qué?
cuando digo que estoy hecha un lío
Las Marías abundan pero yo soy MARÍA a secas por voluntad paterna,
y no olvidarse mi Riu es el Ebro, aviso para caminantes muertos de sed.
A estas horas cualquier cosa
buenas noches
acabo de ver a Paul Newman y Robert Redfors en ¿l'Arnaqueur? ¿el más guapo?

a ver si funciona: esta vez no pide lo mismo, pongo el el gmail y veremos

Amando Carabias María dijo...

MARIA RIU: Como decías que si no te entraba el comentario, te cortabas la coleta y como te ha entrado el de más arriba y éste, por eso creo que deberías dejar que creciera la coleta y la melena.
Un beso, María, ya sabes que aquí se te quiere, se te respeta y se te espera.

Isolda dijo...

Amando, querido, tu has hablado de la lluvia, así que nada de cortarse; además tienes razón, soy "nostálgica" pero con muchas ganas de vivir y saborear cada momento y sí, tengo la sonrisa puesta y funciona muy bien.
Ya te escribiremos Gónce y yo, para darte envidia.

En la historia que contaba de los niños saharauis,me refería a María a secas o María la de los abrazos africanos. María Sangüesa, lo es por definición Y Maririu ha dicho varias veces Riu es el apellido de su madre (Ríe y Río en catalán), pero eso sí, ella vive junto al Sena, (el Ebro lo dejará para las vacaciones, digo yo).

Besos llenos de vida, para todos.

Susana dijo...

Saudade. Cualquiera que la escuche y sienta desde dentro entenderá lo que estáis diciendo (http://www.youtube.com/watch?v=E_7BV-IuyKI).
Bueno, la nostalgia no tiene por´qué ser melancólica. Nostalgia tenemos todos, a diario, de cualquier situación, comentario o vivencia pasada y que se nos asoma al presente, quizá de un modo bastante diferente.
La melancolía es otra cosa, la entiendo bipolar. Puede ser un estado totalmente fructífero, y en su condición no lleva necesariamente ser perdurable. El otro estado melancólico, el que seguramente los románticos podrían haber identificado con la depresión, es otra cosa, es un pozo negro sin fondo y sin salida del que seguramente se puede salir. Pero no es creativo ni fructífero, y por supuesto, sí perdurable.
Claro que era melancolía: Cuando uno espera mucho de la vida y lo que encuentra a su alrededor no cumple ni por asomo las espectativas. Pero eso nos lleva pasando desde que abrimos los ojos al mundo y lloramos por primera vez.
Pero ahì está el deseo vehemente de superación, el esfuerzo que a diario hace el optimismo por salir a flote, el positivismo de las coasas. En fin, la emoción de lo mínimo, de lo pequeño y de lo insignificante, que todos los días aparece por doquier en nuestra vida.
Hay por ahí un relato árido, como un paisaje lunar, que me enseñó cómo debía ser una depresión por dentro,como si navegaras por las neuronas, a pesar de no haber entendido casi nada de su lectura.
Besos escribidor.
PD.: la ausencia de noticias es algo, si no positivo, sí al menos, tranquilizador

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Pues eso, a expensas de que mañana Pilar, desde su pecera nos quiera sugerir algo nuevo, nos declaramos nostálgicos y optimistas.

Amando Carabias María dijo...

SUSANA: El enlace que nos pones, si la técnia no falla y mis dedos tampoco aparecerá en la entrada a la que le faltan como tres cuartos de hora para estar lista, una hora todo lo más, lo prometo. Viene al pelo, ya veréis, así que en el copyright de mañana te llevas algo.
El relato al que te refieres, es uno de los que he tenido entre las manos (y aún no descarto) para que engrose estas páginas. Su problema mayor no es el lenguje (espero), más bien su extensión... Es como si te estuvieras anticipando en todo a lo de mañana.
Tu reflexión sobre la depresión, la nostalgia y la melancolía es muy oportuna e inteligente. Efectivamente, cuando uno de esos sentimientos conduce a un pozo negro sin salida, la creatividad desaparece, porque desaparece la vida o las ganas de vivirla. Si hay creatividad, de algún modo hay vida.
Y sí, y no sabes cómo me alegra, la mejor noticia es que no hay noticas.
Un beso.

Isolda dijo...

¡Qué arte tienes, Susana!
Besos sureños para tí.

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Si tú supieras...

Adrian Dorado dijo...

Bueno, bueno, yo entro siempre a los finales y veré si mañana tengo mas puntualidad es que anoche de fiesta y la casa quedó un desastre, por allí me mencionaron al efecto del anfitrión y les digo que sí que soy de los que disfrutan con los amigos en casa, que ya sabeis...es más que no entere que habeis pasado por aquí sin avisarme y calcular que cuando menos una comida juntos hemos de hacer que entre mis hábitos abunda el cocinar. Lo dicho anoche para 24.
Respecto de la melancolía sé que es muy común tomarla más a la ligera de lo que ella es en realidad y dicen que es mas grave que la depresión misma pues es lo curre cuando la depresión se hace crónica o sea que si de una depresión sales de una melancolía pareciera que no. Así que a los tiznes negros que emergen de vez en cando tiñiendo con cierta tristeza la mirada, no exageremos diciéndole melancolía, por dios! No me parece que ninguno de los dos seias de ese modo, pero...si teneis mas ganas de vivir!!!...o sea que Gonce tienes razón, muy bien señó.
Respecto de lo que nos convoca en origen: los textos de Amando, pues creo que este a mi me ha pegado de una manera muy profunda, es breve pero muy intensamente narrado, exquisito diría, así que felicidades escribidor.Una hermosísima parrafada

Dejo un arbazo cálido para cada quien, y uno especial para la afrancesada amiga con la que hace mucho que no dialogo,es para ti Maririu. Y veré de coincidir mas con los horarios... me podéis decir que manía la vuestra de adelantarse a la vida como cinco horas... Yo que me estoy por acostar y alguno de vosotros seguramente ya le sonará el despertador...que manía de andar siempre adelante, hombrepordios!!
La culpa la ha de tenr Greenwich,no?

Amando Carabias María dijo...

ADRIAN: Bueno nos estás poniendo ya los dientes largos. O sea que además de poeta, pintor, escultor, patafísico irredento eres cocinero. ¿Y eres patafísico en la cocina? Lo mismo es un camino a explorar, ahora que los restauradores están de moda.
Lo que cuentas de la melancolía sirva como última argumentación para convencernos de los riesgos de la melancolía.
A París llegarán tus abrazos, empujados por los míos que se suman.