miércoles, 27 de mayo de 2009

CALLES DE AMOR


">

Recuerda ahora sus quince años. ¿O eran dieciséis...? El tiempo vuela como un cigüeña blanca y negra, sumergida en las brisas o en los temporales... Si entonces hubiera podido, habría convertido en misiles envenenados las palabras dirigidas a Dios. Si entonces hubiera podido, habría estrujado las rocas de las montañas y habría dado a beber su zumo esquirlas al destino que lo había enviado a ese sufrimiento que sajaba su corazón en mil cristales de fuego.
Quizá era el olor de la noche lo que le empujaba a ese recuerdo. Un aroma de cítricos etéreos que provenía de aquel nuevo abandono.
Tantas ausencias en su vida habían destruido la afilada punta de sus palabras que no eran flechas, sino blandas migajas de resignación que se revestían con el color mortecino de la grisalla.
Le miraban ojos juveniles y extrañamente adustos. Se daba cuenta, mientras su garganta recibía la dentellada de la esencia del enebro, que allí era un ornitorrinco verde en la entraña de un desierto de hielo. Pero no podía irse. Ahora no podía irse.
Cargaba todo el cansancio de los vacíos sobre los brazos desplomados, y dejaba que la melodía ensordecedora del local anestesiara el ritmo de un corazón que clamaba por un paño que enjugara tantas deserciones, tantos errores, tantos aldabonazos en puertas equivocados.
Aquella puñalada, la primera, la de sus quince años (¿o eran dieciséis...?), había aterrizado en su frente tantos años después como una mariposa con alas de puñales, para recordarle un dolor que el último abandono no le había producido.
Algo extraño...
Pero es que quizá le ocurría como sucede con las calles cuando llueve... Las primeras gotas pavimentan de lágrimas el asfalto, las siguientes caen sobre mojado.

22 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Amando me gusta el retrato... Depués lo comentamos. Ahora tengo prisa. Me voy a ver la carretas de Triana que se van pal Rocío...

Sueña la margarita con ser romero...pla, pla, pla...
Para ir con la Virgen en el sombrero...pla, pla, pla...

Pilar dijo...

Muy bien. Un recuerdo de adolescencia, un corazón roto, miles de lágrimas...pero Amando, ¿Y la esperanza?
Hay una frase, algo engañosa...."el tiempo cura...". Yo creo que el tiempo mitiga, lo que realmente cura es el amor.
Uy...qué sentimentalona que me he puesto.
Sólo una pregunta ( con opción a responder o no, por supuesto):
¿Por qué esa canción?

Susana dijo...

Es sólo un recuerdo de quince, dieciséis, diecisiete o incluso dieciocho. Puede ser.
Lo malo es cuando la situación se traslada a edades no precisamente adolescentes.
En cualquier caso, como dice Pilar, la mancha de mora con otra se quita. No se puede vivir sin amor.
Besos escribidor

Pilar dijo...

Pues tienes razón, Susana. Pero mira, desgraciadamente hay much@ Valmont suelt@ por ahí,jugando a seducir, sin tener en cuenta los sentimientos sinceros de la persona a la que está destrozando sin piedad y a la que ,a lo peor, arruina la vida ( como en la peli).
Jo..y sigo en plan folletín.
Besos submarinos.
Desde mi pecera.

Pepe Gonce dijo...

Susana, Pilar, si es que hay mucho desaprensiv@ suelt@...

María,hip, ya he buelto de ber la barretas, hip, de Triana, hip. Que bría esbaba la berveza, hip. Bambién hebos bisto, hip, las de la Bacarena, hip... Iban buy bonitas...

Hasta luego, hip.

Bucha buerte esta boche, hip, al Barça.

Susana dijo...

He olvidado apuntar que algunas imágenes poéticas, a las que ya nos tienes acostumbrados, son verdaderamente increíbles y dotadas de una fantástica imaginación.
Besos escribidor

Isolda dijo...

Pilar, yo creo que Amando habla, con su poesía habitual y sus delicadas palabras, de un dolor que, recuerda a otro, que sufrió a los quince años (¿o eran dieciséis?)
Nos relata acerca del sentimiento trágico de la vida, como decía Unamuno, y que es inherente al ser humano, así que no veo diferencia en un abandono amoroso a los quince o a los cuarenta. Da igual, duele igual, se rompe un trocito del corazón y luego otro y otro; que sí!, que se nota cómo se rompe, por eso los que han amado mucho y han sido abandonados, están llenos de cicatrices; Pero se curan, Susana, se curan con el tiempo.
¿Habéis pensado que están bastante bien calculados los plazos de la vida?
Cuando se es niño, las rabietas, los lloros, se pasan en un abrir y cerrar de ojos; así vamos creciendo, ya en la adolescencia los llantos, como todos sabemos, inundan las calles y se nos cae el cielo encima, pero, ¿qué tiempo le damos a un nuevo amor? Tres, cinco, ocho meses? Y ahí seguimos, juntando cicatrices, que van haciendo más llevadero el camino, a pesar de todo. Nos acomodamos a ellas y aprendemos que las cosas se superan por si mismas.
Si nos roban el bolso de un tirón, perdemos todo, nos molesta y lo sentimos porque era un regalo, por los trastornos consiguientes, pero nunca servirá de nada comprarnos otro; es más, probablemente en al armario encontremos alguno que nos gustó en su día y no usábamos desde hace tiempo.
Así que yo no creo demasiado en eso de “la mancha de una mora, con otra se quita”
Si, me he pasado, vaya, me ha pillado también sensible, perdonad por la filosofía de andar por casa.

Con ser romero, sueña la margarita, con ser romero, sueña la margarita con ser romero!
No creo que puedas volver, Pepe, te noto un poquillo perjudicado.

Besos del sur para nuestro Amando y para todos vosotros.

Amando Carabias María dijo...

PEPE: Espero que la visión acompañada de las carretas de las hermanadades partiendo hacia la marisma, te permita volve a comentar lo que querías.
Gracias.

Amando Carabias María dijo...

PILAR: La esperanza siempre queda en algún sitio, no lo dudes, lo que ocurre es que hay momentos del día o de la noche en la que ante determinadas situaciones se convierte en una palabra encerrada bajo 7 llaves en un diccionario inaccesible...
¿Por qué esta canción...? Es al revés en este caso... Nuestro amigo de blog Blogácrata, que lleva el blog Tierra de poemas, subió esta canción que había oído, supongo que como la mayoría, pero ´de la que desconocía el significado de su letra. Al escucharla con la letra a la vista, empezó a tomar forma este relato, de esto hace algunas semanas hasta que ha cristalizado en lo que habéis leído.
Al escritor o al escribidor no le pasan todas las cosas, ni le pasan todas a la vez, pero tiene que tener los ojos abiertos, como ventanas con insomnio, para que el mundo -o alguna parte de él- no se le pasa. Como tengo escrito en algún lugar de la columna de la derecha: Nada que sea humano me es ajeno... Y por fin, el dolor del abandono es una sensación compartida por todo el mnundo.
Creo.
Un beso

Amando Carabias María dijo...

SUSANA: Tengo para mí que la diferencia entre este sentimiento a los quince y a los cuarenta tiene que ver con la intensidad, más que con su esencia. Es, de algún modo, lo que quería hacer ver en este retrato. El ornitorrinco verde, es ornitorrinco verde para quien le mira, para él mismo es un ser que sufre. Y sin embargo, cómo se exraña de que no le afecten las cosas del mismo modo. Por eso tiene que convocar el recuerdo de sus quince años ¿o eran dieciséis...?

Amando Carabias María dijo...

PILAR y SUSANA: En cierto modo una mancha de mora con otra se quita. Pero a mí me da la impresión de que casi nunca caen en el mismo sitio. Aún así el tiempo ayuda, vaya que si ayuda, a veces mitiga, y a veces hasta cura...

PILAR: Interesante el personaje de Veldemont, don Juan de Mañanra, Juan Tenorio, Matahari, Lolita... El cazador cuya misión es llenar de muescas la culata de su rifle...
Digo interesante por lo que tiene de estudio de la psicología humana, por lo que tiene de demostración de lo fácil que es el engaño, de lo sencillo que es hacer daño... Sólo es necesario un corazón solitario dispuesto a dejarse encantar con los sonidos de los cantos de las sirenas (Sin alusiones a la nuestra, claro).

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: El amor es el amor siempre a los 15 a los 18 a los 47 o a los 62. Y el desamor, por tanto, tiene las mismas características lóbregas.
Sobre eso, estoy de acuerdo...
Pero igual que dormir a los 18 es lo mismo que a los 47, no se duerme de la misma manera, o con la misma intensidad y el no hacerlo afecta de manera bien distinta. En la adolescencia, en la juventud, el dolor duele más porque es más desconocido... Luego, vuelves a tener razón, las cicatrices con que se nos va llenanado el latido del corazón, parece que nos ayuda a pasarlo menos mal. Sabemos que la tormenta acabará pasando, así que como marineros expertos preferimos que navío bogue, sin forzar en exceso las maniobras, no se vaya a romper algo de vital importancia... Ahora el que se enrolla con filosofías baratas soy yo...

Pepe, quizá se esté reponiendo con una siestecita.

Amando Carabias María dijo...

SUSANA E ISOLDA: No sé cómo daros las gracias por vuestras palabras sobre mis palabras. Os lo repito y procuraré no decirlo tantas veces, es vuestra presencia la que me obliga a esforzarme un poco más, la que me empuja a no conformarme con lo primero que se me pasa por la cabeza. Vuestas palabras y otras que no se publican pero me llegan también, son un buen nutriente, no lo dudéis.

Adrian Dorado dijo...

Bien, segurísimo que irían a mal puerto si a mi me preguntaran por los temas cardioglandulocerebrales de los amoríos pues me encuentro tan de ida que ni mú podria decir, con cierta conciencia de razón, claro. Que en estas cosas del amor uno no entiende nada y la más de las veces queda como el ornitorrinco citado, se tenga la edad que sea pues si algo lo caracteriza ( al amor y al ornitorrinco es su misterio ).Y si no lo tuviera pues pocos se afiliarían a ese club.
Dicho lo cual me callaré hablando de mi boca (pero como soy participativo y me encentro a gusto engordándole el caldo al blog de mi amigo y el roce con las maravillosas féminas que por aquí se pasean me ponen de fiesta) hablaré, entonces, por la boca de otro:un amigo, que como es un clásico todos conocen y es al que siempre le pasan las cosas de verdad y no al dicente que pone una cara de mamerto asombrosa mientras se enrolla en detalles que, seguro,seguro le ha contado el amigo de marras.

Adrian Dorado dijo...

Bueno pues, le parecía a mi amigo, que al comienzo de este camino, el primer zapatillazo en medio del corazón como hachazo al tronco duele como la mi...sma sacada de una muela que dura..digamos ¡una eternidad! Así sean tres semanas el tiempo gris del noganismo para nada, la falta de baño o de los vinos hasta volver a caer en la cama pensando que donde se conseguía el revólver para la tapa de los sesos pero es que... ha de ser en la puerta de su casa para que vea lo que sufro y que: Sí por amor, ¡Qué sí señó! por amor hasta ahí he llegado. Luego y allegado a su domicilio había .. enfrente, no?, una morenita como así de altura, y que se meneaba contorsionando las caderas mientras se tocaba la cabellera cuando lo miraba sin mirarlo, claro, pero él sentía que era un fuego, un incendio, vamos! que le subía hasta la ingle y él se acordaba de la otra y su traición y que es por venganza solamente que lo hago, se decía, que aún la amaba porque como amaba él: nadie. Y así por venganza sé que mi amigo se casó con la morena y luego cuando se separó le dolió igual que aquel corazon partío pero ¡cuernos! Son todo en el amor los machucones? Se preguntó hasta que, de puro curioso, le trasladó la pregunta a una profesional de los amoríos llamada psicóloga y allí aprendió que toda moneda tiene dos caras y que uno pede ser el expelido y otro el expelidor y que a los expelidos les duele el narcicismo en forma de herida le dijo y que los expelidores a veces hacen histeriqueadas disfrutando como locos cuando los expelidos sufren en la misma proporción. Y que hay quienes, a ese jueguito lo llevan hasta el "mirame y no me toques" pero mirarme, coño, que si nó donde está la gracia! Y que te muestro lo que mas te gusta para que mires y...pero que tu eres un degenerado que...pero, pe ro que estás haciendo con tus ratones y conmigo, hombrepordios, por quien me has tomado, conmigo no te confundas Eeeeeehhhh? Que te denunciaré por acoso y violación de mi intimidad y que me injurias pensando esas porquerías, sí, claro que sé que no has dicho nada, que hace una hora que no abres la boca, pero es que se te vé en la cara lo que piensas, o me lo vas a negar también? ¿EEEEhhh?
Y mi amigo se fué dando cuenta que, en realidad, su culpa su única culpa es haber entrado en el juego. En cuál juego? pues en el que fuera, donde fuera y como fuera y que de eso se trata el amor, de involucrarse afectivamente con otro y proyectar todos los deseos y que si en algo se coincide pues que te lo pasas de diez hasta que, no se sabe porque extraño designio de la naturaleza, el caso pega un giro de 180º queda todo patas para arriba y si eres el expelidor porque previo a esto ya estás liado en otra historia pues no sufres ni pío y el que lo pasa mal es el expelido que con el adjetivo de despechado/a pasa a conjeturar las mil y unas venganzas posibles que consuma o nó según sea su capacidad de odiar y entonces descubres que el odio no es lo opuesto del amor sino una de sus facetas y que es una manera de quedar ligado por lo negativo al mismo sujeto o sujeta que te sujeta. Que lo contrario del amor es la indiferencia que como todos dicen es lo que, de verdad, mata... bueno matar también matan otras cosas pero eso, que también le pasó a mi amigo otra historia dferente...
Y que me he pasado de rosca y tengo miedo, ahora de ser yo ser el expelido por Amando ...

Buenas y arbazadas noches

Anónimo dijo...

Me salgo del tema pero... no podéis imaginar la tarde que estamos viviendo...Están como locos/as...Ahora, en el descanso, les hemos invitado a pastas y se están poniendo de grana y oro, pero, no paran de cantar el himno del Barça y...se están portando impecablemente , con muchísima clase, los forofos del Madrid y del Atlético de Madrid, que también hay muchos...Unos señores...uuuuy, oigo... Todos, nos están dando una lección magistral de deportividad y elegancia...uuuuuy...Me tengo que ir...Abrazos. María...

Pepe Gonce dijo...

Adrián, miarma, te ha salido un ensayo literario...

María, me he acordado de ustedes con el gol del Barça.

Uy...el Barça al paloooo...

Isolda dijo...

Adrián, hay que ver las cosas que le pasan a tu amigo, tengo una amiga, que también dice lo mismo.
Me hacen mucha gracia tus comentarios, por la forma que escribes, me divierte tu sentido del humor y a veces me recuerdas a Elvira Lindo, cuando saca el ventilador y las palabras se atropellan. Del asunto en sí, maldita la gracia! No creas, me siento muy identificada con los hombres de un cierto tipo de mujer, ese del que nos cuentas.

¿Dónde has dejado a Hermes? Tennos al tanto, que lo mismo se ha perdido.
Amando, perdona por aprovecharme de tu cuaderno. Muchos besos a los dos.

Amando Carabias María dijo...

ADRIÁN: ¿Cómo es posible que digas que puedo expulsarte de este rincón, si como bien dices con tus comentarios que se unen a la de esta formidable tropa de amigos se alimenta este cuaderno?
Como dije más arriba, está claro que cada uno podemos contar nuestra/s historia/s de amor, y porque de esto todos algo hemos experimentado... Incluso si no las hemos vivido ha venido algún amigo para narrarnos la/s suya/s, para que hiciéramos de ese paño que recoge la miseria del dolor del que sufre... Y es curioso que en una historia que en prinicpio es de dos se puedan dar tantas posibilidades... Claro que si aparece un/a tercero/a o dos terceros/as, la cosa puede devenir en tragedia griega.

Amando Carabias María dijo...

MARÍA: Como ya he escrito en mi diario, una de las razones por las cuales un madridista irremediable como yo quería que esta noche ganara el Barça era por tus chicos. Y me he estado acordando de ellos durante todo el partido.
No sé si ellos lo saben (si hay algún lector de este blog que tenga acceso a instancias oficiales del Barça que transmita la historia, por favor), pero seguro que tenían que senti que muchos chavales en Marruecos, estudiantes que quieren progresar en sus vidas, han disfrutado este año con la victoria blaugrana.
También me he alegrado por el fútbol que me gusta, porque coincide con el de estos chavales, y me he alegrado porque por una vez el resultado y el juego han caminado de la mano.
Si es posible, y no te miran como si hablaras de un marciano, transmite a tus chicos mi más cordial enhorabuena.
También se la quiero transmitir en público a los culés que lean estas líneas, en especial y porque de vez en cuando se hacen presentes entre nosotros a Ferran Gallego y a Maririu y si hay alguno más que lo sea y que ha participado que se sienta también incluido en este abrazo.
Y no sólo por el triunfo de esta noche, sino por toda la temporada que nos han regalado.

Amando Carabias María dijo...

ISOLDA: Razón tienes. Adrián escribe sus relatos con un tono festivo e irónico que sorprende y más cuando se trata de alguien tan próximo como su amigo.
Soy de los que piensan que la ironía y el buen humor son un síntoma de inteligencia y de salud, y más cuando se tratan temas cercanos.
Reírse de uno mismo (no mofarse o escarnecerse) ayuda a no caer en terribles problemas.

Amando Carabias María dijo...

A TODOS: Llega a esta hora mi hija Míriam de la calle. Yo estoy preparando lo que tiene que salir en poco tiempo, espero. Las calles de esta ciudad están llenas de gentes eufóricas que celebran el triunfo del Barça, los coches ondean banderas (senyeras incluida), la policía intenta controlar el tráfico, alguna fuente está siendo usada como baño espontáneo... ¿Cömo estará siendo en Canaletas o en las Ramblas? Desde esta casa he escuchado, incluso la explosión jubilosa de algún cohete...
Que nadie se desmande, porque más de uno seguro que lo de la celebración festiva le es indiferente.