sábado, 7 de febrero de 2009

LECTURAS PARA LA PAZ

Cartel por el que la librería La Clandestina convoca al acto.
Copiado del blog del citado establecimiento

.
Escribo esto, porque no podré estar, y porque si alguno que me leéis aquí os pudierais acercar.
A lo largo del mes de diciembre y parte de enero se ha producido la tragedia en la Franja de Gaza. Este blog, como tantos otros, se ha hecho eco de ello en la medida de mis posibilidades. Esto es mucho decir, a lo mejor tendría que haber hecho más, así que lo tendría que borrar. Bueno lo dejaré.
Siempre se puede hacer más.
A la derecha de estas entradas, hay un huequillo donde tengo colocados otros blogs por los que suelo pasearme, si es que me queda un poco de tiempo.
Habréis visto, supongo, e incluso podéis entrar, el blog de Adrián Dorado, el de Saramago, el de Juan Cruz, el de S.C. y los de Alena Collar y Mariano Zurdo. De estos dos os quería hablar ahora.
A Alena se le ocurrió proponer a Mariano (cuando el fragor del fuego era más intenso en Gaza) la organización de un acto que reivindicara la paz. Se me olvidaba algo importante, Mariano trabaja en una librería de Madrid, La Clandestina.
Como tantos otros, entre los que me incluyo, Alena y Mariano tienen la convicción de que el verdadero camino hacia la paz pasa obligatoriamente, después de haber derrotado al hambre, por la cultura, por la formación y pasa, sobre todo, por buscar los puntos de encuentro. Alena pensó que tiene que haber, y los hay -seguro que entre ambos los han encontrado, pues menudos son- escritores palestinos y escritores israelíes que también se les revuelve en las tripas toda esta situación de muerte y desesperación. Escritores que piensen que la paz es un valor y la guerra la exterminación.
El pasado dos de febrero, cuando comentaba la presencia de Mario en un acto a favor de la paz escribí que a, mi modo de ver, no es lo mismo estar contra la guerra, que estar a favor de la paz, ya que estar a favor de algo implica construir, erigir, elevar, mientras que estar en contra...
Estar por la paz es buscar la luz donde la oscuridad, la vida donde la muerte, la sonrisa donde el sufrimiento, las palabras donde los disparos.
La paz es fruto de la justicia. Esta no es una idea muy moderna como bien se sabe, pues ya la Biblia la recoge, y sin embargo aún nos suena a revolucionaria.
Quizá sólo sea un pequeño gesto, quizá llegue tarde (no lo creo, puesto que aún nadie ha resuelto el verdadero problema), pero poner en el mismo escabel los poemas u otros textos de escritores palestinos y de escritores israelitas que tengan en común la paz, es un acto de justicia, es una candela en mitad de la madrugada, una sonrisa donde sólo se vierten lágrimas, y es intentar que las palabras inutilicen a las balas.
Enhorabuena y suerte...

Se ve en el cartel, pero por si acaso, la dirección de La Clandestina es C/ La Palma 49 en Madrid, y según me contó Mariano un día, está cerca, muy cerca, del metro de Tribunal. Si alguno vais porque aquí lo habéis leído, dadles un abrazo de mi parte a Mariano y a Alena y si la encontráis, a la paz-paz.
Enhorabuena por la iniciativa.

4 comentarios:

Alena.Collar dijo...

Querido Compañero:
Las Gracias no son suficientes para valorar tu gesto en este articulo.
Que mañana estarás presente en el corazón de todos los que hablemos sobre la Paz, es un hecho indudable.
Ójala los blog fueran de tanto servicio como has hecho tú a la Paz con este escrito.
Un fraternal abrazo.

Adrian Dorado dijo...

Querido Amando, me sumo a lo expresado por Alena, y a la iniciativa que ha tenido la Clandestina y Mariano Zurdo.
Un abrazo

Mariano Zurdo dijo...

Amando, sencilla y sinceramente, GRACIAS
Un abrazo zurdo

Amando Carabias María dijo...

Pues qué queréis que os diga Alena, Mariano, que no asistir en directo me fastidia. A ver si tengo suerte con la transmisión via internet.

Adrián, gracias por hacerte presente desde tan lejos, pero sin embargo tan próximo a nuestros corazones.