martes, 18 de noviembre de 2008

COMO LA NIEBLA

En estos días, desde que el sábado se arrodilló ante la puesta del sol, la ciudad se ha visto envuelta en una niebla blanda que más que ocultar, camuflaba.
Mi cabeza está también cubierta por la niebla.
Después de un año sin mucha actividad literaria, de pronto, se me acumula todo casi al mismo tiempo, y percibo que mi mirada no ve tan claro como hace unos días. Avanzan las palabras, como un ejército invasor, pero les falta un buen mariscal de campo que las organice.
Espero que el sol, deshaga estas guedejas pálidas que me hacen temblar.

1 comentario:

chus dijo...

regalanos cuentos por favorrrrrrrrrrr